Entries Tagged as 'Reflexiones'

Para recoger hay que sembrar

Tenía pendiente escribir una crónica sobre la sesión que celebramos el pasado viernes dentro de la Red Elkarlanean (en breve os anunciaremos su nombre oficial).

Tenía ganas de hacerlo porque me pareció muy productiva pero tras la resaca electoral he preferido una breve pausa para que el tono del escrito fuera el adecuado.

Nos juntamos en Innobasque 14 personas para poner en común los avances que los distintos equipos hemos ido realizando y para debatir sobre algunas cuestiones de interés general.

El equipo de aprendizaje compartido nos presentó un flujograma y una plataforma digital para subir todas aquellas propuestas de colaboración identificadas por cualquier agente de cara a detectar intereses comunes e ir creando consorcios para echar a andar esos proyectos potenciales.

Es un sistema sencillo que nos va a permitir a todos conocer los proyectos que van surgiendo, sabiendo que el liderazgo de cada proyecto lo llevará quién identifique la idea y que las puertas están abiertas para quienes deseen participar en los mismos.

En alguna reunión anterior ya identificamos 17 proyectos que podían dar juego para nuestra cooperación interna. Se trata ahora de explorar si esa posibilidad la aterrizamos en la práctica. ¡Seguro que sí!

De igual forma se planteó emplear dicha plataforma para compartir acciones de vigilancia en tres ámbitos de interés común: “Fabricación avanzada”, “Economía circular” y “Producto inteligente”. Se persigue que el conocimiento fluya entere todos y todas y valorizar aquella información que nos pueda orientar en la búsqueda de nuevos proyectos.

Se trata de sumar recursos y ver capacidades complementarias para generar cooperaciones efectivas.

Una de las ideas que también se puso encima de la mesa fue la importancia de ser capaces de analizar lo que vaya aconteciendo para poder ir aprendiendo de la propia experiencia.

Nuestra compañera Mª Eugenia Garcia de Andoin presentó un documento que recoge de forma agregada la propuesta de valor y las actividades clave de los diferentes agentes que conformamos esta red. Entre ellas destacaría la capacidad de:

  • Dinamizar procesos de colaboración
  • Acompañamiento en procesos de innovación, internacionalización y emprendimiento
  • Vigilancia sectorial y de tecnologías específicas
  • Conocimiento profundo de las comarcas y las cadenas de valor de los agentes implicados

Se trata de dar un salto de lo individual a lo colectivo. Cada agente seguirá con sus dinámicas de trabajo habituales… y además queremos identificar nuevos espacios que pueden surgir de este trabajo conjunto. Por ello es importante identificar bien cuál es la propuesta de valor de la propia red, porque ello será lo que nos pueda dar un posicionamiento diferencial que dé sentido a lo que estamos proponiendo.

No se trata de replicar lo existente sino de buscar espacios nuevos para generar nuevas oportunidades en colaboración.

Hablamos también de la identidad corporativa. De la importancia de que sea ligera y orientada a la acción. De incidir en transmitir nuestra apuesta por la innovación en cooperación. De hacer esta función de una manera singular, diferenciada, aportando valor. Desde la diversidad de esta Red podemos facilitar una mirada más amplia, más inclusiva.

En general consideramos que existen muchos agentes que desarrollan su función de una manera eficaz. Pero adolecemos de mayor conectividad que favorezca el conocimiento mutuo, la identificación de oportunidades y la creación de consorcios cooperativos y creemos que en ese espacio tenemos mucho que aportar.

En este sentido se produjo una conversación muy interesante en torno al ritmo de trabajo que llevamos, a la necesidad de tangibilizar los resultados de esta Red… Hay quién piensa que hay que pisar el acelerador y hay quién piensa que el ritmo es el adecuado en esta etapa de creación para poner una base sólida de relación para luego poder avanzar de forma más eficaz y cómplice.

Me pareció muy oportuno poner encima de la mesa está cuestión, pues a veces lo que no se explicita puede ser un freno para el avance del proyecto.

Como soy un ferviente creyente de las sincronías, justo el día siguiente de la reunión, Manel Muntada publicaba en su blog un interesante artículo titulado “La organicidad del cambio”. Lo traigo a colación porque presenta un análisis donde señala la importancia de enfocar los procesos de cambio profundo, cómo lo es la apuesta por el trabajo colaborativo en culturas individualistas y competitivas, como un proceso a cultivar.

En ese sentido afirma que “La concepción lineal lleva inevitablemente a un diseño del proceso de cambio basado en la construcción y ahí está la causa principal de su falta de efectividad y de la frustración que genera, ya que, cuando se trata de personas, el cambio no es lineal ni se construye, el cambio es orgánico y se cultiva”.

Por ello plantea que “El cambio se ha de cultivar, es decir, su diseño y arquitectura han de estar enfocadas a proveer del sustrato y crear las condiciones necesarias para que emerja de las propias personas. Cultivar es eso: preparar el terreno, sembrar, proveer de nutrientes y prestar mucha atención a aquellas variables que favorecen o, por el contrario, pueden entorpecen el proceso natural de desarrollo.”

Al menos yo así estoy viviendo este proceso, una siembra que a su debido momento dará sus frutos. Para ello hace falta desarrollar las cualidades de las personas que siembran: paciencia, constancia, conocimiento aplicado y sobre todo mucho cariño por lo que se hace. ¡Gracias Manel por inspirarnos con tu enfoque!

Por último hablamos de establecer un sencillo sistema de indicadores micro y macro sobre la evolución de la cooperación en Bizkaia para ir viendo que nuevas acciones conviene ir tomando en función de la evolución de la realidad.

Hicimos al final de la sesión un recopilatorio de todos los documentos que hemos ido generando y nos dimos cuenta de todo el camino recorrido. Poco a poco hemos ido debatiendo en profundidad sobre nuestro marco de actuación en común que promueva la libertad, que ponga en valor las capacidades propias y todo ello hacerlo de la manera más autogestionada posible.

El proyecto está en un momento muy interesante. Tras mucho diálogo el terreno está bien regado y abonado. Tenemos voluntad, recursos y herramientas disponibles para que los frutos vayan emergiendo. ¡Para recoger hay que sembrar. ¡Hecha la siembra los frutos irán llegando!

Posibilidades para la cooperación, despegando ilusiones, aterrizando sueños

El pasado viernes no se nos ocurrió mejor forma para cerrar laboralmente el mes de Abril que hacerlo celebrando un nuevo encuentro en torno al proyecto Elkarlanean de impulso colectivo de proyectos de innovación en cooperación.

Para ello Augusto, Josu, Ander, Mª Eugenia, Ana, Alberto, Guillermo, Txema, Joseba, Silvia, Idoia, Ainhoa, Jose Javier y yo mismo nos reunimos en las oficinas de Innobasque para compartir nuestros avances desde de la última reunión conjunta allá por Febrero.

Aquella sesión tuvo mucho de conocimiento mutuo. En ella cada una de las entidades que pertenecemos a esta Mesa nos mostramos desde lo que hacemos y lo que pretendemos, con nuestras luces y sombras.

Utilizando la herramienta Canvas fuimos desgranando, desde el hacer individual, lo que podemos llegar a construir en modo cooperativo. Constatamos aspectos que nos unen, sinergias posibles, oportunidades que pueden emerger si nos vemos como posibilidad mutua.

Yo destacaría de ese encuentro previo 3 ideas fuerza:

  1. Las distintas entidades que conformamos esta Mesa tenemos propuestas de valor que engloban muchos conceptos pero tenemos que poner el foco en el valor diferencial sobre todo para tener un posicionamiento claro.
  2. La suma de todo lo que realizamos los diversos agentes no siempre es lo más adecuado. Hay que seleccionar desde el sentido y enfoque de la nueva red que queremos co-construir y plantearse también qué no hacemos y debiéramos hacer (nichos no cubiertos).
  3. En el apartado proyectos clave se engloban proyectos muy genéricos. Por ello se propuso trabajar este apartado para la siguiente reunión y desgranarlo sobre todo enfocándonos en los en proyectos colaborativos.

Así que quisimos dar un paso más para tangibilizar las oportunidades que pueden surgir trabajando de manera colaborativa. Así que fue el turno para dibujar un mapa de experiencias, esto es, compartir proyectos donde lo cooperativo es indispensable para la consecución de objetivos.

Previamente se habían elaborado una serie de fichas de proyectos distinguiendo tres ámbitos:

  1. Fichas de oportunidades, donde se entendía por oportunidad, la identificada desde la vigilancia u otra metodología de cada entidad, alrededor de la que se pudiera desarrollar un proyecto en cooperación para la innovación.
  2. Fichas de necesidades, donde se entendía por necesidad, la idea de negocio que surge de una problemática o necesidad detectada en la empresa que permitan desarrollar un proyecto de cooperación para la innovación.
  3. Y fichas de proyectos, entendiendo por tal, cualquier proyecto de cooperación que está en desarrollo y necesita de capacidades complementarias.

Se expusieron un total de 17 proyectos desde 7 organizaciones diferentes.

Lo potente del ejercicio fue que a medida que cada persona exponía cada uno de los proyectos iban surgiendo aportaciones, referencias a experiencias similares, algunas exitosas otras fracasadas…

Sobre todo aprecié escucha y las antenas bien desplegadas para buscar sintonias.

En gran medida lo que se hizo fue un mapeo de proyectos para ver qué conexiones se podían establecer, de que maneras se podían ir alineando capacidades, intereses, desafíos…

Hubo varias referencias a explorar bien lo que ya existe antes de iniciar nuevos proyectos para no incurrir en redundancias, a la importancia de validar bien los proyectos antes de sacarlos al mercado a través del contraste con usuarios y prescriptores.

También se habló de construir espacios de experimentación, de apostar por “usuarios avanzados”. De nutrir las cadenas de cooperación, de emplear metodologías de trabajo para complementar capacidades, de la importancia de la función de arbitraje entre diferentes con poca práctica en el arte de la cooperación, de aprender de las experiencias de fracaso, de ver la posible extrapolación sectorial o comarcal de las iniciativas mostradas.

Creo sobre todo que todos sentimos que compartir es una vía idónea para enriquecer las propuestas y que si queremos recibir hay que dar para retroalimentar este ciclo de dar y recibir.

También compartimos algunas estrategias de vigilancia de las que disponen las distintas agencias. El pasado viernes lo expusieron Azaro Fundazioa, Hegan, Esle y el Polo de Durangaldea.

Básicamente comparten el seguimiento de las “megatendencias”, la inteligencia competitiva, los observatorios de vigilancia tecnológica, el trabajo en red y la búsqueda proactiva a través de contacto y cercanía con sus asociados.

Como “deberes” cada uno se llevó sus notas para ver cómo dar el siguiente paso, esto es, cómo buscar nuevas alianzas y acuerdos para que los proyectos citados se vayan desplegando de forma colaborativa.

Dedicamos también otro espacio de la reunión para ir construyendo el modelo de funcionamiento y de gobernanza de este embrionario proyecto.

Nuestro objetivo declarado es ir convirtiéndonos en un agente de referencia en esto del impulso de la cooperación. Para ello queremos conformar una red flexible, abierta y con capacidad evolutiva. Para ello se pide que todos los agentes participemos de forma proactiva y generosa.

Lo importante van a ser los proyectos que se vayan alentando, para ello se quiere que el modelo estructural de la Red sea ligero, simple y muy orientado a la acción.

Y como por no tener no tenemos ni nombre se empezaron a lanzar propuestas para contar con un nombre específico que recoja nuestra apuesta por una sociedad que evoluciona en clave cooperativa.

Nos convocamos para el próximo 24 de Junio. Seguro que tras el fuego de la noche de San Juan podemos celebrar el día más largo del año con propuestas inspiradoras para seguir aterrizando sueños.

Foto reunión Elkarlanean

Sobre relatos y sincronías

El pasado 16 de Diciembre celebramos una nueva reunión en el marco de la Red Elkarlanean que estamos impulsando, y de la que ya hemos hablado en otras ocasiones. Mi primera intención fue escribir un relato sobre la misma inmediatamente. Consideraba que había sido un buen colofón de cierre de 2015.

Sin embargo… por una razón que no sabía cuál era, sentía que era mejor dejar la crónica como apertura del 2016. ¡Ahora sí sé cuál era el motivo, que luego desvelaré!

El caso es que el citado 16 de Diciembre nos juntamos un total de 14 personas en el Departamento de Desarrollo Económico y Territorial para tratar de integrar y concretar nuestros deseos en un plan de acción para el año que asoma.

7 mujeres, 7 hombres, Mª Eugenia, José Ramón, Idoia, Jorge, Ana, Txema, Silvia, Josu, Eunate, Augusto, Ainhoa, Guillermo, Olatz y Borja. (Les echamos de menos a Alberto y Mariana pero unos virus los secuestraron a última hora).

Mucha diversidad, muchos puntos de vista diferentes, tantos que a veces nos costaba encontrar puntos de consenso. Así que el bueno de Guillermo Irigoras tuvo que emplearse a fondo para recoger las diferentes propuestas y, a la vez, tratar de plasmarlas en un todo suficientemente abierto y coherente.

Por una parte, usando sus palabras, se trataba de “trocear el elefante” para poder abordar los distintos proyectos que queremos impulsar. Pero, a la vez, por otra parte, cada vez que metíamos el zoom para tratar de profundizar en cada actividad había un sentimiento general de incomodidad en cuanto que no se quería encorsetar el plan de acción y menos en un momento dónde hay tanta incertidumbre. De alguna forma se hacía un llamado a permitir que la propia experiencia sea la que vaya marcando el camino en la medida que se vaya desarrollando.

Así que la sesión se movió en las dos direcciones: enfocar el curso de la acción y confiar en que sabremos ir encontrando las mejores respuestas a medida que nos encontremos con los retos.

Me resultó especialmente significativo que a pesar del enfoque eminentemente práctico que se quería de la sesión, hubo continuas referencias a que en estas primeras fases lo esencial es conocernos mejor para ir construyendo comunidad. Para aprender unas personas de otras, para compartir experiencias, para construir confianza, para generar ilusión, para identificar oportunidades cruzadas…

Para mí al menos, por debajo de las conversaciones subyacía cuál es el sentido, el propósito de esta red embrionaria y cómo encontramos un foco retador, que nos aglutine en torno a este proyecto. ¿Por qué invertir energía en este equipo? ¿Para qué?

Otra idea fuerza importante fue que lo importante era GENERAR VALOR. Ser capaces de identificar proyectos de innovación en colaboración durmientes. Saber impulsarlos, canalizarlos, acompañarlos, difundirlos… Que nuestra estructura no se coma los proyectos que son la razón de ser de la red.

Por ello poco a poco fue configurándose que lo importante es:

  • Crear los espacios para poder compartir proyectos,
  • Ser generosos en el compartir para que todos y todas aprendamos y ganemos,
  • Trabajar(nos) primero el “equipo de viaje” para generar dinámicas de colaboración colectivas
  • Ir encontrando nuevas formas a los elementos esenciales de esta Red para generar “magnetismo”, para dar VOZ y presencia a los proyectos cooperativos en la creencia de que señalan el Norte dónde las apuestas imposibles se hacen posibles.

Así que tras dos horas de intenso debate, con sus momentos de confusión incluidos, se identificaron unas primeras propuestas para ir haciendo camino, abiertos a lo que vaya surgiendo, pero sabiendo que participamos en un empeño que nos enriquece.

Entre las principales ideas que se han recogido en el acta de la sesión destacamos las siguientes:

Para el equipo de aprendizaje compartido:

  • Elaborar un Mapa de Experiencias de innovación en cooperación
  • Identificar/Potenciar oportunidades para convertirlas en nuevos proyectos

Para el equipo de desarrollo del marco de referencia de la nueva red:

  • Impulsar el conocimiento mutuo desde la CONFIANZA
  • Generar dinámicas habituales/continuas de compartir
  • Hacer una difusión proactivo de los elementos de “valor” de la nueva red y sobre todo de la cultura colaborativa

Y entre el plan de acciones:

1.- Impulsar el conocimiento mutuo (confianza)

  • Generar dinámicas para promover la confianza y el conocimiento mutuo
  • Desarrollar un marco de actuaciones adicionales que potencie la confianza entre los agentes

2.- Verbalizar/compartir un marco de compromisos y principios compartidos

3.- Generar dinámicas para compartir que generen valor a cada integrante

  • Diseño del modelo de nueva Red
  • Garantizar la confluencia de intereses y expectativas desde la escucha activa y la evolución continua

4.- Difusión proactiva de los “elementos de valor” de la nueva red de impulso de la cultura colaborativa

  • Diseño de un plan de comunicación específico
  • Diseño de un plan de promoción de la cultura colaborativa para la innovación

Nos hemos convocado para nuevos encuentros para ir aterrizando todas estas posibilidades que se abren en torno a estas propuestas que confiemos irán madurando a lo largo del año recién nacido.

Decía al principio del texto que había sentido el impulso de esperar a escribir esta crónica al comienzo de 2016. Entendí el motivo de esta intuición cuando a finales de Diciembre, mientras descansaba mirando el mar, leí otro relato, otra crónica. Su título “Comunicar es Comunizar”, de Ricardo Antón de Colaborabora. Y al leerla supe qué ambos textos querían enredarse.

Rescato y hago mías, nuestras, los siguientes mensajes:

  • Que más que generar impacto se trata de suscitar empatía, que más que lanzar mesajes se trata de activar conversaciones
  • Que se trata de apostar por un tipo de comunicación afectiva, cuidadosa, centrada en crear conversaciones, ampliar los debates, fortalecer la comunidad, porque al fin y al cabo las redes son cuidados colectivos
  • La importancia de construir comunidad, entretejernos, enredarnos para nutrir la comunidad
  • Que comunicar cambio requiere también cambio de marcos conceptuales
  • Que la mejor comunicación es la que se realiza desde la experiencia
  • Que es muy importante concretar… pero la prisa mata

Pues eso, que hay un movimiento en marcha para el fomento de lo cooperativo, lo comunitario que ya está llamando a la puerta. Solo hace falta querer escuchar y, sobre todo, ponerse en marcha.

Let´s go! Let’s ko! Goazen… amankomunean! A disfrutar de lo que acontezca!

Como decía hoy en twitter Guillermo Dorronsoro “No podemos elegir ganar o perder. Pero sí podemos elegir que el juego haya merecido la pena”. Ekin goiari!

Elkarlanean, ongi etorria!

¡Hoy estamos de enhorabuena!. Los proyectos colaborativos tienen una nueva referencia. Queremos hacernos eco de la aprobación del Decreto Elkarlanean. ¡Sea bienvenido en la esperanza de que facilitará la emergencia de nuevos proyectos en cooperación!.

Nada es flor de un día. Lentamente se han ido tejiendo una serie de conversaciones, encuentros, debates, estudios, aportaciones… que han permitido este feliz “alumbramiento”. Por ello nos sentimos deudores de muchas personas que han ido influyendo para que hoy nos encontremos aquí. Mila esker!

Este programa nace desde el convencimiento de que necesitamos encontrarnos para ser capaces de afrontar nuevos retos… en común. Por ello Elkarlanean pretende crear las condiciones para favorecer que haya un número creciente de proyectos de innovación en colaboración. Queremos fomentar los acuerdos entre empresas para que compartiendo conocimientos, capacidades, recursos, riesgos…, puedan desarrollar nuevas y mejores oportunidades de negocio en común.

Somos conscientes de las dificultades que entrañan estas propuestas. En demasiadas ocasiones la competitividad de las organizaciones ha estado reñida con la colaboración. Malas experiencias previas, muchas creencias contrarias a la factibilidad de este tipo de proyectos, reticencias… Y sin embargo, ¡tantas oportunidades pueden emerger si se traspasa ese umbral!. Merece la pena apostar por estas vías, tanto tanto que queremos redoblar los esfuerzos, los recursos y la energía para avanzar hacia formas de ser y de hacer mucho más cooperativas.

En este caminar, también queremos reconocer el meritorio trabajo de muchos organismos intermedios que alientan este tipo de propuestas. ¡Nos sentimos acompañados y acompañadas!

Nos encontramos ante la primera versión de un programa que viene con vocación de continuidad. Confiamos que a lo largo de estos próximos cuatro años iremos renovando el compromiso con esta propuesta que hoy ve la luz y empieza a balbucear.

En esta primera edición estaremos muy atentos para escuchar lo que vaya aconteciendo. Seguro que hay aspectos que se han quedado fuera, que son mejorables, que se les puede dar otros enfoques, ¡cómo no!. Queremos ir aprendiendo a medida que el programa se vaya desarrollando. Queremos poner la atención en todo aquello que pueda hacer que esta propuesta vaya mejorando con el tiempo y la experiencia.

¡Hoy es un gran día! ¡Elegimos que así sea y nos comprometemos para ir accionando para que el camino que hoy iniciamos sea fértil… elkarlanean!

Algunas reflexiones en torno al Informe de competitividad del País Vasco 2015: Realidades, retos y… prioridades

Estamos estrenando nueva legislatura y es época de valoraciones y propuestas de cara al próximo cuatrienio. Ilusión, responsabilidad y muchas incógnitas 😉

Coincide que Orkestra, Instituto Vasco de Competitividad, acaba de publicar el “Informe de competitividad del País Vasco 2015” donde recogen diversas aportaciones y reflexiones para la identificación de retos críticos para el devenir de nuestro desarrollo económico y social.

Todo un compendio de series estadísticas, entrevistas con múltiples personas expertas en diversos ámbitos y, por supuesto, las propias aportaciones del equipo de Orkestra a la hora de hacer propuestas de acción para la “transformación productiva en la práctica”.

Y es que, como recogen en el informe, es necesario ir más allá de los datos y generar espacios y procesos para que la información se transforme en conocimiento estratégico.

Mil lecturas se pueden hacer de este informe. El foco, la atención, los matices a resaltar estarán en función de las maneras de mirar la realidad de cada quién. Así que recomendamos su lectura detallada para forjarse una opinión propia 😉

En este blog queremos destacar que dicho informe presenta un panorama de “claroscuros”. La fotografía que se obtiene por la agregación de los datos de las empresas oculta realidades muy dispares. Entre los datos que se manejan se detectan algunos ciertamente esperanzadores mientras que otros manifiestan que la situación sigue siendo muy preocupante para amplios colectivos de personas y empresas. No podemos hablar en general, hace falta particularizar los análisis para que el bosque no nos impida ver los árboles.

Señalan que un importante número de empresas de la CAPV se encuentran en buenas condiciones financieras y económicas para poner en marcha políticas de inversión y crecimiento. Valoran la existencia de una treintena de campeones ocultos (empresas líderes en nichos de mercados internacionales) con tasas de crecimiento estables, una actitud innovadora constante y un alto grado de internacionalización.

Y a la vez … un tercio de las empresas siguen en situación de vulnerabilidad, todavía en pérdidas y con altos niveles de endeudamiento. Y es que la CAPV está especializada en sectores sometidos a la presión por los productos procedentes de países con menores costes.

Por ello apuntan el peligro de evolucionar hacia un territorio dual de grandes y crecientes desigualdades.

Proponen que el diseño de las políticas públicas tenga en cuenta esta “doble realidad”, de forma que se combinen políticas de inversión y crecimiento para avanzar en la transformación productiva, con políticas que garanticen que “no quedan excluidos de la crisis colectivos significativos de empresas, trabajadores o personas”.

A nivel sectorial plantean tres prioridades que coinciden con las apuestas del RIS3. En biociencias, un cluster en un estadio emergente cuya apuesta es a largo plazo, con una mayor base científica y rupturista, en Energía, dado el legado industrial que tenemos, la existencia de empresas tractoras y las infraestructuras energéticas y tecnológicas y, por último, la denominada Fabricación avanzada donde resulta especialmente preocupante el bajo número de empresas con producto propio, la excesiva orientación a los procesos, el escaso desarrollo de la innovación no tecnológica y las limitadas capacidades en las empresas para incorporar e integrar las TIC para replantear los modelos de negocio. Si bien, por otra, parte las tecnologías de fabricación avanzada pueden facilitar estrategias de diversificación basadas en la modernización de sectores ya existentes y avanzar hacia la servitización.

De nuevo, a nivel sectorial, retos competitivos diferentes que reclaman medidas y respuestas diversas.

A nivel territorial también se señala la necesidad de diseñar políticas de ordenación y cohesión territorial que tengan en cuenta la situación de partida y los retos específicos de cada comarca. En este sentido se aboga por trabajar en la coordinación interinstitucional, en trabajar en construir nuevos modelos de gobernanza y de innovación en las administraciones públicas. . La capilaridad territorial es clave para llegar a las pequeñas empresas.

La generación de empleo sigue siendo uno de los principales retos a los que nos enfrentamos y para ello va a ser clave pasar de considerar el desarrollo económico, social y medioambiental como elementos separados a entender su interrelación.

Hay por tanto una llamada a hacer un doble movimiento. Por una parte ver con perspectiva global, entender las conexiones entre las diferentes realidades que conviven para ir creando una visión más o menos compartida, y por otra ver también lo micro, ser capaces de discernir problemáticas específicas que requieren respuestas ad hoc. Ambas miradas deben ser complementarias para evitar peligrosas exclusiones. Y es que las fórmulas de “café para todos” no son válidas, como dicen “One size doesn´t fit all”.

En el informe se plantea como transitar de un estadio competitivo basado en la eficiencia a otro basado en la innovación. Para ello plantean trabajar intensamente las variables que mejor explican estos procesos de cambio, que en su opinión son:

  • el tamaño empresarial,
  • la propiedad de las empresas,
  • el sector o clúster de actividad
  • la localización territorial y
  • los comportamientos individuales de cada organización

A lo largo del Informe van desgranando una serie de propuestas de interés para abordar estas cuestiones entre las que destacamos las siguientes:

  • Aumentar la cooperación y la conexión del sistema vasco de innovación con el exterior. Se trata de impulsar procesos reales de cooperación y no meros procesos de subcontratación o de repartos de tareas.
  • Impulsar modelos de crecimiento basados en la economía real y el conocimiento
  • Reforzar programas públicos que impulsen la innovación organizativa y comercial
  • Hacer frente al reto del envejecimiento, a la pérdida por los flujos migratorios y a afrontar los problemas sociales derivados del aumento de la desigualdad

En resumen, se trata de buscar equilibrio entre apuestas o impactos a largo y corto plazo, entre procesos de diversificación más rupturistas y más incrementales, entre las transformaciones productivas con una base más científica o más ingenieril, donde se hace particularmente necesario mejorar la conectividad y coordinación.

La realidad es plural, compleja, cambiante… lo que requiere respuestas variadas, flexibles… por lo que la apertura a lo nuevo, a los enfoques inclusivos y cooperativos resultan fundamentales ante los retos que enfrentamos.

Toca concretar, elegir, priorizar, actuar de manera coordinada apostando por la imaginación y la cooperación.

Hace falta poner cara a los números para humanizar las políticas y para ello una imagen , en este caso un vídeo, vale más que mil palabras. Os invitamos a sentir el mensaje que este video realizado por Caritas nos muestra. On egin!

Construir historias para cambiar la Historia

Una vez que una experiencia ha acontecido se suele escribir el relato que la explica. Todo parece lógico, se explica cronológicamente, pareciera que todo fue bien planificado, que los sucesos se fueron produciendo de una manera ordenada…

Ocurre también que hay miles de historias que se iniciaron y que no cuajaron. Seguramente las condiciones de partida fueron similares pero en estas ocasiones se quedaron atascadas en algún camino sin salida. Y como nadie las narra pareciera que no hubieran existido.

Viene esto a cuento porque estamos en las puertas de iniciar un nuevo programa que persigue fomentar que las personas que dirigen las organizaciones apuesten cada vez más por desarrollar más y mejores proyectos en cooperación para innovar.

Esto de la cooperación es tan antiguo como la vida misma. De hecho si algo está claro es que somos absolutamente interdependientes. Que aislados/as no hay futuro, que cada quién es, porque en conjunto somos.

Desde el Departamento ya existe un programa para impulsar la cooperación para la internacionalización, los proyectos de innovación en cooperación se priorizan, se han apoyado proyectos colaborativos con AIC, el centro de fabricación avanzada, los Smart grids… ¿Cómo seguir contribuyendo?

A modo de relato os contamos que llevamos tiempo gestando un nuevo proyecto. Más bien es una nueva historia, asi que…

Érase una vez que…

A finales de 2013 les pedimos colaboración a dos equipos de investigación: de Orkestra y del MIK (éstos en armonía con Hobest).

Con los resultados de aquellos informes y de la mano de las experiencias de Inkoa, Garaia y Metalúrgica Marina nos dimos cuenta de que, a veces, la cooperación transforma los grises en verdes

Lo “natural” hubiera sido que tras aquella inspiradora sesión de arbela el proyecto hubiera cogido breada. Sin embargo…otras cuestiones debían ser atendidas y aquel buen arranque hubo de estar un tiempo esperando paciente su turno.

A modo de experiencia piloto, de la mano de Tecnalia impulsamos un proyecto que vinimos a denominar Coolab haciendo un guiño a que pretendía ser un laboratorio para experimentar ésto tan complejo como necesario que es la cooperación.

Tras contactar con unas 100 organizaciones se realizaron una serie de dinámicas colectivas en las que 34 empresas hicieron su networking. No llegaron a desnudarse aunque striptease sí hubo.

Tras más de un año de idas y vueltas se identificaron 3 oportunidades de negocio en la que 10 empresas tomaron parte. Muchos claros y sombras en esta experiencia. Muchas lecciones aprendidas: la importancia de trabajar bien los preliminares, la necesidad de que las oportunidades de negocio identificadas sean claras, la importancia de que además del facilitador externo haya mucho motor interno, mucho compromiso…

Y cuando pareciera que la modestia de los resultados de esta experiencia fueran a ralentizar el proceso resulta que… todo lo contrario.

La apuesta por la cooperación se convierte en una de las prioridades elegidas por el Departamento para contribuir a que el presente y el futuro de la cooperación en Bizkaia se ensanche. El encargo tiene que ver con impulsar la proactividad, con facilitar las condiciones de entorno para que afloren más y mejores proyectos en cooperación.

Y entonces en vez de correr, se nos ocurre que es mejor ir despacio. 😉

Por una parte conectamos con el equipo de Colaborabora que nos ayudan a diseñar una metodología para trabajar intensamente los preliminares, los previos, las condiciones que pueden permitir que el conocimiento mutuo y la confianza se asienten sobre sólidas bases. Todo ello servido a modo de un buen cóctel.

De nuevo otra fecha mágica, el 12 del 12. En esta ocasión nos pusimos a “Kooptelear”: a preparar sabrosos cócteles para disfrutar en buena compañía.Hay que reconocer que la sesión fue otro subidón. Este reto es tan complejo como atractivo, así que ¡a por él!.

El primer semestre de 2015 ha sido un periodo de conversaciones con otros agentes, con otras personas involucradas con la misma intención… así que nada mejor que construir una red desde la que estos esfuerzos colectivos se coordinen, se retroalimenten, se contrasten, se refuercen.

De la mano de un equipo de Innobasque hemos ido generando encuentros en los que se trataba de explorar las distintas visiones existentes, las experiencias previas, con sus aciertos y sus fracasos, las prioridades, las necesidades, los recursos y capacidades disponibles, el nivel de compromiso con el proyecto…

Todo a fuego lento, meneando la cazuela para que no se pegue el guiso ( ¡no siempre lo conseguimos) ;-(

Y así poco a poco sentimos que es hora de juntarnos y crear un espacio de encuentro. Para que la presencia física nos energetice, para poner alas, ruedas, gasolina, ilusión a este proyecto.

En la primera quincena de Julio nos reuniremos, nos “confabularemos”. Sin duda será un día de encuentro y reencuentros, de soñar, de compartir ilusiones y dudas, de reforzar nuestro compromiso por esta forma de hacer colaborativa que nos puede permitir llegar a escenarios imposibles de manera individual.

Miramos para atrás y vemos el recorrido hecho. No vemos todas las otras múltiples posibilidades que hemos ido descartando sin saber bien a dónde hubieran conducido.

Miramos para adelante y solo vemos cruces, bifurcaciones, decisiones que esperan ser tomadas. Vemos también mucha niebla. Entornamos los ojos para tratar de ver aquello que apenas se divisa en el horizonte. Habrá que tener paciencia, avanzar y ver entonces con más claridad para poder actuar.

Hasta aquí un relato de esta historia. Algunas preguntas que nos surgen son:

  • ¿Por qué no escribimos la historia que queremos que emerja?
  • ¿Y si nos atreviéramos a escribir, esta vez, la historia a priori?
  • ¿Y si hacemos un ejercicio de visión para soñar lo que viene, para dar rienda suelta a nuestra intuición, para cargarnos de fuerza con todo lo que está por construir?

Como dice el adagio “Si no lo crees no lo ves”. Hace falta creer para crear lo nuevo. Saber que en este interminable camino, lo importante es ir disfrutando de cada experiencia que nos regale el camino, celebrar cada avance, saber que van a surgir dificultades, que también habrá retrocesos y que es esos frágiles momentos habrá que tener mucha serenidad y aprender de cada experiencia. Habrá que atravesar dudas y miedos sabiendo que todo sigue, todo se va transformando a medida se va desplegando… y entonces resulta que podemos pasar de ver la cooperación como la asignatura pendiente, casi imposible, a verla como la salida natural para afrontar los retos que se presentan, sabiendo que en compañía (casi) todo está al alcance de NUESTRAS posibilidades.

Soñar lo improbable para hacerlo posible. Y hacerlo en compañía, celebrando cada hito.

¡A caminar! ¡A construir esta historia que puede cambiar la realidad y, sobre todo, nos puede cambiar!

¡Al fin y al cabo se trata de eso, de construir historias que cambien la Historia!

Crecer es pararse, retarse y… atreverse

Ayer era un día de reencuentros. Nos juntamos en un nuevo taller con las empresas que están participando en el proyecto “Aprender a crecer”, liderado por Klaus North y con la colaboración de un equipo de profesoras de la Universidad de Deusto. (El enlace a la crónica anterior aquí).

Se trataba de compartir el estado actual de los proyectos que cada organización ha identificado.
Las personas representantes de Moldes Ura, Comercial Argi, Viajes Amaia y Aisilan fueron exponiendo los avances que han ido experimentando en estos 3 últimos meses a través de unos posters.

Parecía que había sido ayer la última sesión y sin embargo, por el grado de avance de cada proyecto se apreciaba que se habían tomado muy en serio su paso por esta iniciativa. Han trabajado duro para ir aterrizando sus propuestas.

A nivel telegráfico diré que Moldes Ura está empeñada en hacer un desarrollo participativo de su estrategia de negocio. Para ello han articulado una serie de reuniones de coordinación entre el taller y el área comercial. Se trataba de dar espacio y poner nombres a los problemas para poder afrontarlos. Han desplegado un importante proceso de delegación para dar más contenido a los trabajos de cada persona y para liberar tiempos para diseñar el futuro que quieren alcanzar. Los formatos de liderazgo tipo Superman o Superwoman son agotadores y muy limitantes. 😉

Todo ello les ha llevado a plantearse como proyecto principal el salto hacía la fabricación de moldes más grandes, lo que implica un necesario cambio de instalaciones en el que ya están inmersos.

En Comercial Argi el reto es consolidar su red comercial externa. Así que han decidido aprender de sus errores, tomar datos, fijar objetivos más concretos y definir criterios y pautas para desarrollar las competencias que necesitan, para reforzar la formación y establecer un plan de acogida que facilite una mayor integración en el equipo comercial.

Disponen de una comunicación muy fluida aunque les faltaba más coordinación. Por eso han apostado por hacer una pausa para analizar, aclarar, revisar y explicitar cómo quieren desplegar su estrategia comercial. Se trata de conciliar su apuesta por el equipo comercial y establecer una serie de criterios comunes de trabajo.

En Viajes Amaia siguen enganchados a la música. De hecho están consiguiendo organizar importantes paquetes para el 80% de las giras nacionales. Internet ha pasado de convertirse en un enemigo a un gran aliado. Es cuestión, ¡como siempre!, del color de las gafas con que miramos.

Están en un profundo proceso de modernización. Como les dijo Klaus aunque no lo habéis nombrado así, estáis transformando vuestro modelo de negocio de una agencia de viajes tradicional a una organizadora de eventos (fundamentalmente musicales) integrando servicios desde una orientación muy de cliente.

Desde Aisilan nos comentaban que están en proceso de especializarse en la gestión de espacios escénicos. Y para ello están estableciendo cauces para una mayor cercanía tanto con los clientes como con los/as trabajadores/as.

Han creado una figura de coordinador que trata de estar cerca de las personas para darles apoyo, empatizar, ofertar formación para crecer en conocimientos, activar la comunicación. En definitiva para que se sientan parte de un proyecto más global. Donde no solo se viva el proyecto directo en el que cada quién está implicado sino que se sientan miembros de algo más grande.

Se trata de mejorar lo operacional para mejorar la estructura organizativa. De crear sentido de pertenencia y de ponerse retos continuamente para ir creciendo en calidad y cantidad.

Tras las exposiciones hicimos un listado de aprendizajes y dificultades que han ido apareciendo en el proceso, tanto desde el punto de vista de las participantes como de las faciltadoras de la Universidad de Deusto.

Muchas y diversas ideas. Algunas de las que se citaron fueron la importancia de:
• Establecer dinámicas nuevas para mejorar la comunicación
• Compartir y trabajar más en equipo
• Delegar y mejorar la coordinación
• Enfocarse a resultados y ponerse retos
• Pararse para avanzar 😉

Entre las dificultades:

• La recurrente referencia a la ¿falta de tiempo?
• Las dificultades de comunicarse de forma eficaz
• Vender la idea de cambio a nivel interno
• Concretar y pasar a la acción

Klaus les felicitaba porque están poniendo bases sólidas para crecer y mejorar. Más que “quick wins” están trabajando por llegar a entendimientos comunes y por reinventarse.

Entre mis lecciones aprendidas de ayer destacaría cuatro:

  1. La importancia de PARAR para analizar, para crear nuevos espacios, para escucha r de una manera inclusiva
  2. A veces hay que volver para atrás… para reescribir la historia
  3. Para no atarse al presente hay que RETARSE
  4. Saltar, ATREVERSE es el arte de verse con otra mirada para ser capaz de crecer y recrearse

Por último hablamos sobre el valor de la delegación entendida como dar autonomía a las personas y los equipos para que crezcan en sentido, contenido y responsabilidad.

Que una cosa es pasar un marrón, otra pretender que los demás hagan lo que yo hago como yo lo hago y otra es… delegar: dar el poder para que la persona delegada se encargue de ese proyecto con autonomía y responsabilidad. ¡Sin duda otra forma de crecer!.

3 horas intensas, en las que además de ideas, nos llevamos ganas y energía para seguir creciendo.

¡Gracias por el regalo de ayer! 😉

Como una imagen vale más que mil palabras, aqui una de las fotos que hizo mi compañera Mónica Varela de una María sonriente 😉

0 PROYECTOS (2)

CONEXIONES

Estamos estableciendo diversas conversaciones con asociaciones empresariales, agencias de desarrollo local, clusters para explorar formas de intervenir que faciliten la emergencia de proyectos de innovación en colaboración.

La intención ir creando en torno a este propósito una RED que siembre las condiciones para que broten más y mejores proyectos en colaboración. Queremos practicar desde el ejemplo por lo que queremos que esta red sea colaborativa 😉 ¡Seguramente será un buen equipo en el que aplicar las propuestas de la metodología Kooptel!

No sé si vamos despacio. Aunque ya sabemos que si tenemos prisa es mejor vestirnos despacio 😉 Entendemos que en estos procesos los “preliminares” son muy importantes y llevan su tiempo. Se trata de sembrar confianza, que haya afinidad, que se sienta que participamos en un proyecto en común, que vayamos identificando aquellas cuestiones que de manera generosa cada quién podemos/queremos compartir. ¡Seguro que el cruce entre necesidades de unas y ofertas de otras nos permite crecer de manera colectiva!.¡Es lo que tiene compartir!

Confiamos que antes de irnos de vacaciones de verano podamos haber tenido una primera reunión donde se puedan visibilizar los avances silenciosos que vamos teniendo.

Mientas tanto seguimos dando vueltas a qué nuevas propuestas hay que ir formulando para dar mejores respuestas a los retos sociales y económicos en los que estamos inmersos. Y cada vez es más nítida la necesidad de realmente avanzar hacia lo que se viene en denominar fabricación avanzada, industria 4.0. Como decíamos en un post anterior “Cuando se habla de la fábrica del futuro se habla de una fábrica flexible, conectada, sostenible, inteligente, automatizada y social”. Así que seguro que los esfuerzos que estamos haciendo por fomentar lo colaborativo facilitan proyectos que hibridan las capacidades de organizaciones diversas.

Siguiendo con este “juego” de buscar conexiones entre las distintas propuestas en las que estamos involucrados habría que ver de qué formas favorecemos vía Kudeabide proyectos de gestión avanzada donde se pongan en cuestión los modelos de negocio, se fomenten alianzas estratégicas entre organizaciones y se apueste por formas de trabajo donde la cooperación interna y externa sean el mantra de la gestión.

¡Que los hilos que conectan unas propuestas y otras nos permitan tejer ropa de abrigo para pasar los duros inviernos y tejidos suaves para los meses cálidos!.

Insistimos en la importancia de integrar agentes y propuestas y por apostar por las CONEXIONES.

Industria 4.0: Cambiar las miradas y abrirse a la necesaria colaboración

El pasado viernes, por intermediación de Saioa Leguinagoicoa, el equipo del Servicio de Innovación y el de BEAZ , tuvimos la fortuna de escucharle a Agustin Sáenz, de Tecnalia, hablar sobre “industria 4.0”, algo de lo que se viene oyendo últimamente con mucha intensidad si bien, la percepción que cada quién tenemos suele ser muy diversa.

Dentro de los distintos programas que se ofertan desde todas las Administraciones Públicas cada vez adquieren más presencia las apuestas por la fabricación avanzada, el internet de las cosas, la servitización, la industria 4.0, etc.

Por ello nos pareció conveniente dedicar buena parte de la mañana del viernes a conversar con un experto en estas cuestiones para profundizar en nuestro conocimiento en estos ámbitos y para ir construyendo un lenguaje común, al menos a nivel interno.

Lo primero que quisiera destacar es la claridad en la exposición de Agustin y su esfuerzo por dar una panorámica global de las cuestiones clave que están afectando a lo que se viene en denominar 4ª revolución industrial. ¡Gracias Agustin!

En la sesión de trabajo se planteó la necesidad de concienciar sobre estas cuestiones y de la urgencia de acelerar el proceso de adaptación de estas cuestiones en las pymes.

Cuando se habla de la fábrica del futuro se habla de una fábrica flexible, conectada, sostenible, inteligente, automatizada y social. ¡Casi nada!

Y es que no se trata solo de introducir TICS en el mundo industrial. No es sólo una cuestión de brecha digital. Sobre todo se trata de revisar los modelos de negocio. Tomar conciencia de cómo impacta en la industria tradicional esta nueva revolución industrial.

Más que problemas tecnológicos, ¡que también!, se trata de cómo hibridar las tecnologías industriales y las de las TICs. ¡Cómo acceder a un mundo donde la clave está en la conexión, en la hibridación, en la mezcla, en el mestizaje!

Como decía Agustin, “No es tanto la inclusión de los CPS (sistemas ciberfísicos) como que hay que comunicarse, que es difícil tener todo el core-knowledge a nivel interno. Hay que abrazar cada vez con más fuerza la innovación colaborativa, la innovación abierta porque es el signo de los nuevos tiempos”.

Este mensaje todavía no es obvio para muchas empresas. Las inercias del pasado ralentizan este avance. Cuesta entender y sobre todo aplicar estos conceptos en la práctica.

Se trata de cambiar la mirada para ver el nuevo negocio mucho más ligado a los nuevos servicios que están exigiendo los clientes. Hay que llenar con servicios de conocimiento la venta tradicional.

¿Por qué no hablar de leasing de mecanizado, de venta de ahorros energéticos, de transformar productos en servicios de valor añadido?

Se avanza hacia una customización masiva donde la flexibilidad empieza a ser casi absoluta. Al punto de que cada vez más las ordenes de producción vienen determinadas más por las órdenes de compra de los usuarios que por las direcciones de producción.

Esta nueva revolución requiere en coherencia una gestión 4.0, una formación 4.0, nuevas formas de producir, incluso una nueva forma de acompañar a las organizaciones desde lo tecnológico donde hay que activar mucho la escucha y la capacidad de adaptación.

Es precisa mucha escucha, saber traducir necesidades en servicios, catalizar procesos de cooperación que den respuesta a retos cada vez más complejos. Incluir nuevas visiones para encontrar nuevas respuestas.

El concepto Smart, inteligente, requiere tener la capacidad de tomar decisiones de manera continua en función de lo que está ocurriendo. Y para ello hay que gestionar infinidad de datos en tiempo real.

Nuestra experiencia y saber hacer nos han traído hasta aquí. ¡Y está bien!. Ahora todo hay que reescribirlo en términos de conexión, cooperación, servicio…

Como decía Agustin en esta carrera de fórmula 1 ha salido el coche de seguridad por lo que las distancias entre las empresas se reducen en estos ámbitos al ser nuevos para todos y todas. En breve el coche de seguridad se retirará de la pista y quienes mejor hayan aprovechado estas vueltas neutralizadas estarán en mejor posición para reanudar la marcha y avanzar posiciones.

Que el ruido de los motores y los avances tecnológicos no nos despisten. Esta vez, de nuevo, se trata de un cambio social, de una nueva forma de mirar la realidad donde es clave nuestra capacidad de dar servicios y nuestra capacidad de colaborar con diferentes para que en la diversidad del mestizaje nuestra capacidad de comprensión y acción permitan nuevas posibilidades.

Toca activar todas las antenas pues nos jugamos mucho en este nuevo envite.

Si queremos llegar lejos en este reto, nada mejor que hacerlo en cooperación. Hay mucho que desaprender para poder aprender las nuevas competencias que requieren los nuevos retos.

A nosotras también nos toca adaptar nuestros mensajes y nuestros programas a los nuevos tiempos que corren.

Nos vamos encontrando por estos caminos 4.0 y los venideros 😉

Ya tenemos reto para 2015: Favorecer cooperaciones… fecundas

Ya tenemos regalo de Reyes adelantado. Nos llega vía Ricardo Antón un nuevo post de Colaborabora cuyo título es toda una propuesta de intenciones “Dar lo mejor de una misma y recibir lo que cada cual necesita

Y es que ni el cambio de año ni la celebración de estas fiestas han conseguido diluir el sabor del último evento arbela del pasado 12 del 12. Como decía nuestro compañero Jorge Berezo se nos sigue “haciendo la boca agua”

Una de las cuestiones críticas en los procesos de colaboración, ¡cómo en tantos otros órdenes de la vida!, es el equilibrio entre el dar y el tomar.

Y desde una lógica fundamentalmente mercantil, este equilibrio se traduce prioritariamente al terreno económico.

Sin embargo si en una comunidad, en un grupo, en un colectivo, cada cual diéramos lo mejor que tenemos, que somos (imposible pedir más) estaríamos ya alcanzando el límite de nuestras posibilidades.

Si además tuviéramos la confianza de que vamos a recibir lo que cada cual necesitamos, seguro que nuestra generosidad a la hora de compartir se expandiría. Así que con estos parámetros solo cabe ganar-ganar 😉

Y es que como en una ocasión le escuché a Adolfo Jarrín: No podemos dar lo que no tenemos (somos), ni podemos pedir lo que no damos.

Desde estas propuestas la base, las condiciones para que se den fecundas cooperaciones se multiplican.

Seguimos haciendo la digestión de las “señales” que se emitieron en la pasada sesión de arbela. (Por cierto aprovecho para reconocer públicamente el brillante storify que ha elaborado Alvaro Andoin, de Filmatu y los excelentes videos con el resumen de la sesión y cada una de las intervenciones hechos por el equipo de Media Attack. Mila esker!)

Nuestra compañera Mª Eugenia Garcia de Andoin nos hizo un excelente resumen en este post.

Yo quisiera complementar dicha entrada rescatando algunas de las frases/mensajes simbólicos que más me impactaron:

  • La importancia de levantar la mirada para mirar las estrellas y VER LAS CONSTELACIONES
  • Conectarnos facilita explicitar la interdependencia en la que vivimos
  • La importancia de RE… diseñarse/pensarse/sentirse… para actuar diferente y con más compañía
  • El valor no está tanto en lo que tenemos como en lo que ponemos a circular
  • A nivel metodológico ojo con la superposición de aplicaciones y herramientas. Cuidado con funcionar en clave de cebolla (¿Habéis hecho alguna vez la experiencia de pelar una cebolla? ¿Sabéis que queda al quitar la última capa?)
  • Cada artefacto tiene su accidente, así que a ver cómo hacemos diseños adaptados a las vicisitudes
  • Las emociones (los deseos, lo que nos inspira, nuestros propósitos más profundos) son el combustible de los procesos cooperativos
  • A veces mucho más que los elementos/las personas/los recursos a combinar, la magia está en los preliminares y/o en la manera de hacer las mezclas que dan lugar a recetas absolutamente diferentes con los mismos ingredientes
  • ¿ Y si en vez de poner el foco en lo que nos falta lo pusiéramos en lo que está disponible en nuestro entorno cuando se activa la cooperación, cuando se crean las condiciones para que emerjan nuevos proyectos en cooperación? ¿Y si se trata de diseñar desde la red?

Seguramente para crear estas nuevas condiciones lo primero es creérselo y para ello es preciso cuestionarnos nuestras creencias, nuestras verdades incuestionadas, para que todo ello sea posible.

Y nada mejor que hacerlo en compañía para que este viaje resulte más rico en experiencia y aprendizajes.

¡Que en 2015 lo vayamos co-construyendo! Let’s co!

Arbela. Bideak Eginez.