Entries Tagged as 'Premie'

Biotalde: Un equipo con mucha vida

Hace unos días estuve en la presentación del proyecto profesional de Itziar Kerexeta, airea-elearning. De dicho encuentro yo me lleve la propuesta de airearme para aprender y de aprender para airearme. Así que para dar continuidad a dicho propósito ayer participé en la sesión de contraste Kudeabide en la empresa Análisis Biológicos Biotalde SL.

Sabía que jugaba con ventaja porque tuve ocasión de conocerles en 2003 cuando participaron en el programa Premie. Ha llovido mucho desde entonces pero me acordaba de esta experiencia porque son de las que dejan huella. Personas que ponen su pasión en lo que hacen, porque les da sentido desarrollar su proyecto profesional en aquello que les llena por dentro 😉

Así que a las 8h30′ de la mañana ya estaba en Galdakao listo y dispuesto para tener una mañana de aprendizajes.

Por parte de Biotalde el equipo directivo Nieves, Susana e Iratxe, de Euskalit Vicky, Mónica de Bizitegi y yo mismo.

Con un verbo fluido Nieves nos contaba que cuando empezaron allá por 1.988 Susana y ella eran dos biólogas, 2 autónomas ,venidas a más. Apostaron por dar vida a su vocación y con una mano delante y otra detrás crearon Biotalde.

27 años después ya son 10 personas desarrollando proyectos de seguridad alimentaria y ambiental. Un laboratorio de referencia que aspira a crecer en servicios de asesoramiento y de valor añadido.

Todas son mujeres. Con un perfil muy técnico y con carencias comerciales. Cosas de su historia.

A lo largo dela mañana nos han contado muchas anécdotas de su devenir. En mi opinión les caracteriza que les gusta lo que hacen, que son muy participativas, las responsabilidades están muy desplegadas en todo el equipo, con buena comunicación interna y con mucha implicación con sus clientes

Premie para ellas les marcó un hito. Empezaron a ampliar su visión técnica para incorporar criterios de gestión, de negocios. Y así siguen en un camino interminable donde avanzan sin parar aunque siempre con todo el horizonte por delante 😉

Posteriormente vinieron certificaciones ISO, acreditaciones con ENAC, proyectos innova…

Están muy acostumbradas a mirar dentro lo que les falta, lo nuevo que quieren incorporar, lo que tal vez deban ir abandonando…

Les falta desarrollar más su visión externa, su vis comercial. Van avanzando pero es uno de sus principales retos

En su ilusión está seguir siendo un laboratorio de referencia y además ir transformándose en una empresa de servicios. Diversificarse, dar asesoramiento, ser capaces de construir un proyecto de futuro, sostenible y que pueda pervivir al cambio generacional que a medio plazo se atisba.

Desde siempre han apostado por las personas, por su capacitación, por que adquieran experiencia, por delegar responsabilidades, por empoderar…

2014 fue un año de cambios. De cuestionar las inercias organizativas, de abrazar el caos como palanca de cambio y fruto de ese trabajo se han planteado canalizar por Kudeabide alguno de esos proyectos de cambio.

A lo largo del año se autorizan para tener espacios-tiempo en el que pueden hablar, soñar, proponer, cuestionar. De hecho dos veces al año se juntan las 10 para reflexionar sobre quiénes son y que quieren. Mensualmente se juntan 7 de las 10 para analizar cómo van los proyectos, que logros se van consiguiendo, donde hay que poner mayor atención.

A veces se sienten en un mar de confusión y anarquía, que tal vez les falta cierto orden y capacidad de sistematización.

Debaten sobre lo que les falta para crecer como organización (¿tener más visión?, ¿diversificarse?, ¿reforzar los aspectos comerciales? ¿fortalecer la eficiencia de algunos procesos?, ¿desarrollar las competencias personales para crear equipos con, aún, mejor desempeño?)

La colaboración con un consultor externo les está ayudando a ver algunos de sus ángulos ciegos, les está animando a que focalicen los esfuerzos, aterricen las nuevas propuestas…

A mí me surgían dos preguntas:

  1. ¿cómo ganar en sistemática sin perder en frescura, en su capacidad para seguir sus intuiciones?
  2. ¿cómo no desmontar la fuerza creativa del caos?

Me ha gustado especialmente su actitud.

  • Quieren una organización que se atreva, que salga de algunas zonas de confort, para tomar más riesgos
  • Quieren minimizar los “Sí, pero…”
  • Apuestan por los proveedores locales, incluso aunque no sea lo estrictamente más barato. Saben que ese compromiso es sano para ambas partes, es de largo recorrido
  • Cuestionan mucho si los indicadores les reportan información que les permita tomar mejores decisiones
  • Procuran poner el foco en aquello que está ocurriendo y puede ser mejorable. Como decía Jorge Drexler en una de sus canciones ” amar la trama más que el desenlace“.
  • Apuestan por que las personas tengan más autonomía, se empoderen de sus áreas de responsabilidad
  • La apuesta por conversar con otros laboratorios para aprovechar sinergias, aunque también sigan siendo competencia

Parece que 2014 ha sido un año de ganar en experiencia, en aprendizaje, en inconformismo, en cuestionamientos, en poner encima de la mesa las patatas calientes

Ahora se trata de:

  • Ir integrando, relacionando todo lo que hacen para ganar en coherencia
  • Aterrizar, focalizar las propuestas para que las ideas y las propuestas se conviertan en proyectos
  • Apostar por la proactividad, salir al encuentro de lo que desean, tomar más iniciativas
  • Asumir más riesgos, atreverse a experimentar
  • Simplificar procesos para identificar lo esencial, lo que aporta más valor, lo que les va a dar sentido
  • ..

Para cuando nos hemos dado cuenta eran las 15h30′. Así que tocaba cerrar e identificar los proyectos prioritarios para Biotalde. 7 horas de conversación después las ideas estaban más matizadas, recolocadas.

Todo ello ha sido posible gracias a la apertura y a la capacidad de exposición de las personas de Biotalde: Susana, Iratxe y Nieves. Y por supuesto a la capacidad de Vicky y Mónica para ir guiando la conversación.

Destacaría especialmente la meritoria e incansable labor de Vicky Bascones, a través de sus preguntas la conversación ha ido discurriendo de una manera eficaz y productiva. Destacaría también su capacidad didáctica cuando era preciso y su capacidad de síntesis para recoger por escrito todo aquello esencial que iba surgiendo. Un acompañamiento de nivel 😉

Al terminar compartía con Mónica un café. Y por eso de que no hay casualidades surgía de nuevo en la conversación algunos rasgos de la propia historia de Bizitegi. Otra organización volcada en lo que hacen, en su misión social. 35 años dándolo todo y que tampoco “se venden”. Ellos ya saben lo que hacen. Comentábamos sobre hasta qué punto hay que visibilizarlo para ponerlo en valor o hasta donde es mejor hacer una labor callada que hable desde otras claves diferentes al ruido del marketing.

Lo dicho, una jornada fresca, con mucho aire, con mucho aprendizaje.

Un placer constatar y contagiarse del “espíritu de Biotalde”. Un equipo con mucha vida. Suerte para los nuevos proyectos… y para el jueves 😉

Las metodologías Premie, Xertatu y bilgune accesibles en abierto

Desde el año 1995 diversas iniciativas para la mejora de los sistemas de gestión de las pequeñas y medianas organizaciones han ido desplegándose desde el Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia

Muchas historias se han ido escribiendo a lo largo de estos 20 años en torno a los programas Premie, Xertatu y bilgune. Muchas personas han aportado su tiempo, su esfuerzo, su compromiso, sus ilusiones, sus críticas …

Hemos visto de todo. Aciertos y fracasos. Proyectos que han crecido como la espuma y otros que a pesar del empeño puesto en los mismos han ido languideciendo.

Hemos celebrado premios que reconocían buenas prácticas. Nos hemos entristecido con los proyectos que se han ido apagando.

Hemos compartido con equipos de empresas y con el mundo de la consultoría nuestras propuestas, nuestras dudas, nuestras intuiciones, incluyendo, todas las veces que hemos podido, sus aportaciones.

Nos hemos cuestionado, hemos dudado, nos hemos equivocado, hemos apostado por reinventarnos cuando sentíamos que era el tiempo.

Hemos enfrentado las malas prácticas. Nos hemos sometido a crítica ajena y propia. Nos han evaluado y medido, saliendo en la foto de todos los colores.

Y ahora tras dos décadas de andanzas, ha llegado el momento de ubicar todo el saber que se recoge en cada una de estas tres propuestas metodológicas en abierto, bajo licencia creative commons. Hemos elegido la fórmula Reconocimiento-CompartirIgual (by-sa)

Licencia Creative Commons

De forma que si esto de la mejora de la gestión, el compromiso con la responsabilidad social y/o la apuesta por la participación delas personas te interesa… tal vez puedas bucear por estas propuestas para encontrar pistas, buenas preguntas, la sugerencia de algunas posibles respuestas…

Se trata de que esta experiencia, este saber acumulado forme parte del procomún. Que esté accesible. Que se pueda (re)utilizar, recrear, reinventar… y sobre todo se pueda seguir compartiendo.

Porque se trata de eso, de explorar caminos, de construirlos a medida que se camina, con sus avances y retrocesos, pero sobre todo aprendiendo de la experiencia.

Tiempo de agradecimiento ¡a tanta gente!

  • A quienes se atrevieron a preguntarse si era preciso crear nuevas propuestas para dar respuesta a las necesidades insatisfechas de las empresas
  • A quienes iniciaron cada proyecto y a quienes lo han mantenido con posterioridad
  • A cada una de las personas que han participado en cada proyecto
  • A cada persona que ha acompañado cada proyecto
  • A todas las personas que con su saber hacer y su entrega han contribuido a la existencia y pervivencia de estos programas
  • A las distintas personas del Departamento que en un momento u otro han trabajado en los mismos
  • A quienes han hecho el diseño gráfico, editado materiales y videos, diseñado esculturas…
  • A quienes han dado testimonio de su experiencia
  • A quienes nos han dejado, no sin antes dejarnos su legado y su huella
  • Y a cada persona que ha tenido algún contacto con estas iniciativas y las han enriquecido, a veces incluso sin saber de su influencia.

A partir de ahora disponéis de estos materiales en abierto en los siguientes enlaces:

www.bizkaia.eus/premie  www.bizkaia.eus/xertatu  y www.bizkaia.eus/bilgune

Desde el Departamento este tipo de proyectos seguirán siendo subvencionables en el marco del programa Kudeabide.

Las personas que hemos tenido la suerte de vivenciar estas iniciativas os decimos que ¡nos tenéis a vuestra disposición!

¡Gracias por compartir vuestras formas de caminar! y sobre todo ¡Ánimo para seguir haciendo nuevos caminos!

T4: Coherencia e intensidad que mejoran la Calidad de Vida

El pasado día 14 le acompañé a Oihana Jauregui en la auditoría Premie de la ASOCIACIÓN CIUDADANA DE LUCHA CONTRA EL SIDA (T4)

Más que trabajo era puro placer. Tenía especial interés tras la conversación que previamente había mantenido con Ana López, de la que ya hablé en otra entrada

Nos atendieron 4 de las 5 personas del equipo directivo: Ana, Igor, Álvaro y Maribel (Faltaba Marco aunque también estuvo muy presente en varios momentos de la conversación). Un equipo cohesionado, coherente, muy consciente de la importante labor social que desarrollan y con mucho compromiso personal con lo que hacen.

Y otra vez de la mano de la Fundación EDE, en este caso con la inestimable colaboración de Itziar Garay, una asociación del tercer sector se “complica” con programas de gestión diseñados principalmente para organizaciones empresariales, industriales.

Y claro hay que hacer por enésima vez un esfuerzo de adaptación de lenguaje, sostener al equipo cuando surgen los miedos, los complejos, la ansiedad, las urgencias del día a día y la duda existencial del transfondo del proyecto. Han sabido atravesar todas estas situaciones para encontrar el sentido que tiene para ellas las propuestas que han ido implementando. Han tenido varios momentos de crisis a lo largo del intenso año y medio que les ha durado el proceso de implantación del programa Premie.

Y de nuevo, una organización del tercer sector, nos da ejemplo con su testimonio, con la profundidad con la que han asumido este reto de los resultados que se pueden alcanzar cuando se aúnan equipo, coherencia y mucho compromiso.

Según nos comentaron este proceso les ha resultado muy transformador. Lo han vivido como una suerte de refundación del equipo directivo, de la estructura organizativa, de las formas de gestionarse de una manera crecientemente inclusiva.

El equipo directivo empezó por sí mismo, haciendo un ejercicio de coherencia y transparencia, realizaron una “Declaración de intenciones y compromisos que adquieren con el equipo”. Se trataba de predicar con el ejemplo y de transparentar su compromiso.

Han hecho tantas cosas que hacer la lista es complicado. Destacaría que han conformado equipos ampliados con la participación de las personas más directamente implicadas en cada cuestión, han dibujado su mapa de procesos, se han evaluado por activa y por pasiva, de forma interna y con las devoluciones externas, han revisado los servicios que ofrecen viendo sobre todo como mejorar la Calidad de Vida de sus usuarias, cómo revisar su mirada para poner el foco en todo lo bueno que traen y no tanto en lo que les falta…

Han apostado por las tutorías individualizadas, por la evaluación del desempeño, por crear espacios de desarrollo para sus personas. Y es que de igual forma que hay protocolos para los planes de acogida les ha parecido oportuno diseñar planes de atención individualizados para las personas de T4 para que incluir sus aspiraciones, sus inquietudes, sus motivaciones dé más sentido a su trabajo y se incremente la corresponsabilidad.

Por allí olía a trabajo. A mucho trabajo, pero trabajo hecho desde una inequívoca vocación de servicio público.

Mucha coherencia y mucha intensidad. Un coctel muy bien agitado, con ingredientes muy variados, hecho con mucho cariño y , claro, con esas premisas, con mucho SABOR.

¡Gracias por abrirnos vuestras puertas, por mostrarnos que cuando se abrazan otras formas de hacer desde sólidos valores, otras formas de gestión, otro mundo es posible!.

¡Gracias a personas como vosotras la Calidad de Vida se puede escribir con mayúsculas!. 😉

T 4 : Mejorando los sistemas de gestión con convicción y mucha acción

Cuelgo el teléfono con una sonrisa en la boca. Acabo de estar hablando con Ana Lopez, responsable de la Asociación Ciudadana de lucha contra el sida y de autoapoyo entre los afectados T 4

Le he llamado para conocer sus impresiones tras la implantación del programa Premie y en vísperas de la auditoria para la obtención del diploma Premie.

Me comenta que el año largo de implantación ha sido muy duro. Han tenido que convivir las maneras anteriores de gestionar y el diseño de las nuevas formas de gestión, han aparecido resistencias, momentos de bajón, de dudas…

Y sin embargo cuando la tentación era arrojar la toalla, se han armado de valor, eso está en el ADN de la Asociación, y han atravesado todas las dificultades para alcanzar nuevos acuerdos, para dotarse de nuevas herramientas con las que su trabajo es más eficaz, está más centrado, las prioridades mejor definidas…

Tenían un plan estratégico que han rehecho, un organigrama que han modificado, unos programas en los que han revisado sus prioridades…

Han escrito lo que hacen y se han dado cuenta de todo lo que hacen (A modo de anécdota me cuenta que han desterrado el comentario de “Bah, eso se hace en dos minutos” 😉 )

Han creado un aplicativo para compartir y gestionar el conocimiento. Han analizado que les quita tiempo y no les aporta. A qué cuestiones hay que dar más tiempo para que tengan su sitio…

Han revisado sus estilos de liderazgo y han visto como optimizar las aportaciones de las personas que trabajan en la Asociación, las voluntarias, las personas en prácticas…

Han apostado por lo sencillo, por lo implantable… Lo están haciendo con mucho esfuerzo. Con dedicación, buscando que los cambios introducidos sean ante todo útiles

Están en el camino, en su camino, y en este trecho recién recorrido han tenido muchos aprendizajes, descubrimientos… Falta mucho por hacer, de hecho hasta ahora especialmente se han centrado en 2 programas, el que les da nombre y otro. Queda mucho camino por delante. Pero sobre todo queda la comprensión de que estos procesos les están ayudando a mejorar su sistema de gestión

Tienen un propósito que les ennoblece, el compromiso con sus personas usuarias y como su propio nombre indica mucho autoapoyo para hacer de este caminar un recorrido colectivo.

Mi llamada era para conocer su realidad y su respuesta ha sido toda una lección de entrega y convicción. Mila esker. Y gracias también a Itziar Garay por facilitar este proceso.

Sobre premios y celebraciones

Todavía nos dura la resaca de la celebración que el pasado viernes día 21 de Noviembre festejamos en el Archivo Foral con motivo de la entrega de distintos reconocimientos del programa Premie

Daba gusto contemplar las caras de satisfacción de las personas que vinieron representando a las 45 empresas que últimamente se han inscrito en el programa Premie tras superar la correspondiente auditoría del programa

Así mismo reconocimos la trayectoria en gestión de otras 9 organizaciones que han venido renovando reiteradamente su diploma Premie, así como a dos personas del equipo Tecnalia, Oihana Jauregui e Idurre Apraiz por sus valiosas contribuciones.

Se percibían muy buenas vibraciones entre el auditorio que además contó con la presencia de diversas personas que quisieron acompañarnos en un día tan señalado, como Fernando Sierra y Luis Jiménez de Euskalit, Ana Carmen Diaz de Orkestra, Mª Jose Martínez-Granizo de Beaz, Mikel Jaureguibeitia y una amplia representación del Servicio de Innovación.

Quisiera destacar especialmente las palabras que nos dirigieron Lorena Gil de Construcciones Zabalandi, Galder Uriarte de Patxi, SCoop y Scott Marham de IC Bilbao Servicios Lingüísticos y es que no hay nada mejor que dejar hablar a la voz de la experiencia para que el mensaje cale en toda su profundidad. Hago mías las palabras de Scott cuando decía que con Premie habían plantado las semillas para evolucionar y mejorar hasta… en su caso la reciente obtención de la Q de oro.

Compartimos también algunas conclusiones que el Instituto Orkestra empieza a extraer del reciente estudio sobre el impacto del programa Premie, como por ejemplo que:

  • A corto plazo permite obtener visión del conjunto de sistemas de la empresa y como se puede mejorar la interacción y las sinergias entre esos sistemas y las personas
  • A medio plazo facilita implantar una cultura de profesionalismo y actuar metódicamente y
  • A largo plazo dota a la empresa de una estrategia que hace su funcionamiento y negocio más sostenible y competitivo

Para cerrar el acto contamos un cuento que no sé porque me parece que alguna relación, si quiera lejana debe tener con la historia de Premie. Su título: Un Premio llamado Premie

Porque efectivamente la mejor forma de celebrar fue premiarnos mutuamente por el camino que vamos recorriendo con ilusión y humildad para que el trabajo bien hecho sea santo y seña de organizaciones que labran su futuro sacando lo mejor de ellas mismas

Así que tras las fotos de rigor brindamos para que todo esto no sea un espejismo sino un camino sobre bases sólidas.

Gracias a todos y todas por el subidón de adrenalina y mucha suerte en el devenir! Necesitamos personas que crean en sí mismas para que los proyectos sean fértiles y den fruto. Eutsi goiari!

UN PREMIO LLAMADO PREMIE

Hace ya unos 20 años mientras desayunaba un café con leche en un bar, Oihana escuchó una conversación, ¡qué aunque todavía no lo sabía, le iba cambiar su devenir profesional!

(Es curioso, a veces nos pasamos la vida planificando lo que queremos hacer, quién queremos ser, y resulta que la mayoría de las veces lo realmente importante ocurre de manera imprevista. Es como una suerte de sincronía que te permite estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, y cuando estás abierta, todo hace CLICK)

El caso es que aquella mañana lluviosa Oihana escuchó una amarga conversación entre dos hombres. Uno era de avanzada edad mientras el otro más bien parecía un becario recién salido de la Universidad.

Los dos coincidían en su diagnóstico. Estaban cabreados con muchas de las exigencias que en nombre de la Calidad estaban convirtiendo su trabajo en un entorno rígido, aburrido, lleno de seudoprocedimientos que había que saltar en demasiadas ocasiones para que todo realmente funcionara.

No entendían porque en nombre del trabajo bien hecho tenían que pagar tantos peajes, tantas hipotecas que mermaban su iniciativa y su capacidad de proponer.

Mientras se alejaban apresurados cubiertos por un pequeño paragüas que apenas les tapaba la cabeza, en Oihana quedó resonando aquella poderosa pregunta:

“¿Por qué en nombre del trabajo bien hecho, se supone que con Calidad, había que pagar tantas hipotecas?”

Su tiempo se detuvo. Intuitivamente sintió que aquella pregunta iba a marcar un antes y un después, un proceso de búsqueda que contribuyera a encontrar una respuesta más sana a aquella pregunta tan directa.

Mientras veía alejarse a aquellas dos figuras cabIzbajas hasta desaparecer, se fijó en lo que ocurría de verdad en la calle cuando miras para VER. Gente distraída que camina sin mirar. Personas aceleradas en su pelea matutina con el reloj, niños y niñas correteando y jugando arrastrados por adultos que trataban de introducir disciplina en aquellos locos bajitos.

Mientras contemplaba aquel panorama se dio cuenta de que se encontraba masajeandose las sienes. ¿Qué le estresaba? ¿Qué nuevas conexiones quería activar?

El ritmo acelerado de su corazón le desveló que interiormente acababa de tomar una decisión. Aquella conversación le señalaba un camino que deseaba recorrer

Empezó por preguntarse a sí misma:

• ¿En qué momentos de mi trabajo me encuentro en un estado creativo y siento que contribuyo y aprendo?
• ¿Cómo me pongo cuando tengo que seguir normas cuyo significado no comprendo?

Entabló 1.000 conversaciones con gente muy variada para tratar de captar el mayor número posible de puntos de vista diversos.

Personas con mucho recorrido profesional que ya estaban de vuelta de todo tipo de modas de gestión, jóvenes que iniciaban su trayectoria profesional, algunas escépticas desde el minuto cero, otras ilusionadas con la esperanza de aportar su granito de arena para que las cosas puedan cambiar.

Empezó a tomar notas de sus observaciones. Las leyó y releyó, al derecho y al revés, en orden y al azar, tratando de identificar algunas claves que desvelarán aquel galimatías incomprensible en que se había convertido la gestión de las organizaciones al ningunear a la gran mayoría de las personas.

Y empezó a anotar sus descubrimientos en un cuaderno en blanco que exprofeso compró para la ocasión

Para activar sus descubrimientos escribió en las paredes de su habitación algunas de las preguntas para las que buscaba nuevas respuestas:

• ¿Cómo integrar y ver las conexiones que se dan en las organizaciones que afectan especialmente a sus resultados?
• ¿Cómo abrir procesos de reflexión-acción para impulsar la toma de decisiones y su conversión en proyectos?
• ¿Cómo construir sistemas de gestión a medida de las necesidades de cada organización, que se puedan asimilar al ritmo adecuado a cada realidad?
• ¿Cómo saber cuando es mejor actuar para impulsar y cuando permitir que emerja lo que está latiendo en el interior de la organización, en la confianza de que será adecuado?
• ¿Cómo recoger herramientas para facilitar los momentos de impasse y de bloqueo?
• ¿Cómo estructurar todo aquello en ALGO que pudiera ser tangible, compartible, revisable, mejorable, y sobre todo VIVO?

Energetizada por la fuerza de aquellas preguntas y por la pasión interior que sentía, Oihana:

• escalo montañas para tener perspectiva y una visión amplia de la fuerza de la Naturaleza cuando la observas en su globalidad
• buceó en aguas profundas para ver los tesoros que se esconden en el fondo marino y que no podemos apreciar,
• Se perdió en interminables conversaciones en pueblitos apartados donde se respiraba a partes iguales armonía y sabiduría
• Fue a guarderías infantiles para ver la alegría reinante en aquel aparente caos donde los niños y niñas jugaban al dictado de sus propias normas y deseos, y donde las risas y las voces componían música
• Se cambió varias veces de gafas, limpió con esmero los cristales, se dejó guiar por perros lazarillos para ver cómo sienten las personas excluidas y que necesitan especiales cuidados
• Fue a residencias de la tercera edad a escuchar batallitas para ver cómo aquellas personas sabias recuperaban el brillo en los ojos y el tono en su voces cuando aparecía alguien que quisiera escucharles

Y al final tuvo una idea. Aunque más bien sintió que la idea la tuvo a ella.

Todo aquel quehacer, todas aquellas cuestiones que buscaban respuesta tenían que convertirse, tenían que vivirse… como un PREMIO

Algo que tuviera sentido en sí mismo, que estimulara a sacar lo mejor de cada quién, que fomentará las conversaciones, el trabajo en equipo, lo lúdico, el deseo, que no se escudara en normas sino que permitiera enfrentarse a aquellas cuestiones candentes que reclamaban atención

Algo que llevara preguntas retadoras, que ayudase a encontrar nuevas respuestas para construir escenarios diferentes… donde eso de disfrutar del trabajo bien hecho fuese una respuesta profunda.

La paradoja fue que una vez que vio el enfoque, realmente no le costó demasiado diseñar una propuesta que pudiera facilitar esta especie de viaje que alineara los sueños-deseos, con las especificaciones-requerimientos.

Bastaba con simplificar, quitar lo superfluo, rescatar el sentido de la acción, apostar por la intuición, dedicar mucho tiempo a escuchar(se)

Gracias a su intuición femenina y a su gran capacidad, diseño un sistema de trabajo que por su sencillez le parecía que encerraba mucho potencial. ¿Sería todo un espejismo?

Con la ilusión de quién cree haber hallado algo importante se propuso darlo a conocer y lo primero que hizo fue volver a aquel bar dónde todo había surgido.

Tuvo que ir bastantes veces, por eso de que los astros no se alinean todos los días. Pero la espera no era en vano, porque en cada ocasión le surgía alguna nueva idea que enriquecía su propuesta. Así que no tuvo prisa. En el momento adecuado todo se desplegaría.

Y así fue. Una mañana que había nacido extrañamente soleada se reprodujo de nuevo el encuentro.

A Oihana le dio un subidón cuando al llegar al bar volvió a encontrarse con aquella desigual pareja.

Les abordó directamente y les explicó cómo accidentalmente una mañana les había escuchado y cómo esa conversación le había generado un proceso de búsqueda.

Les comentó los rasgos principales de sus descubrimientos y cuando vio cómo se iluminaban aquellas caras antes apagadas, supo que lo que había encontrado era algo importante.

Así que se puso a buscar complicidades. Otras personas con las que compartir su sueño, personas que supiesen acompañar procesos de cambio desde el respeto y la confianza, instituciones que se atrevieran a experimentar con aquellas formas de hacer para mejorar los sistemas de gestión, para apuntalar el trabajo bien hecho.

Y así poco a poco, día a día, experiencia a experiencia fueron ocurriendo muchas aventuras llenas de vicisitudes. Experiencias exitosas y otras menos favorables.

Con el paso del tiempo más de 1000 organizaciones experimentaron y aprendieron de aquellas propuestas.
Oihana solía visitar muchas de aquellas experiencias para hacer propuestas de mejora y también para aprender a revisar sus preguntas y construir nuevos prototipos

Le seguía impulsando la intención de dar vida a aquella causa. Apostar por el trabajo bien hecho, desarrollado por personas con ganas de aprender, crear y contribuir en contextos donde todo aquello fuera realmente posible.

¡20 años!. ¡Toda una generación!. En este periodo parecía que hubiera emergido un nuevo bosque. Imperfecto pues había zonas con claros,, con zarzas, había árboles que se habían secado o habían nacido torcidos… Pero en aquel bosque imperfecto había mucha vida. Árboles de distintas especies conformando un nuevo ecosistema dónde se respiraba un aire más limpio.

Nadie sabía a ciencia cierta si desde el punto de vista del P.I.B. sus resultados económicos eran especialmente espectaculares. ¡Tantos factores influían en ello!

Pero Oihana que sabía cual había sido el detonante, el bing-bang particular de aquel universo emergente sonreía satisfecha sabiendo que cuando se dan las condiciones para que la vida se instale, el milagro de la vida lo llena todo.

Y con aquel mantra repetido de la apuesta por el trabajo bien hecho, Oihana sigue desayunando en bares con los oídos, la mente y el corazón bien abiertos para captar nuevas conversaciones que inspiren nuevos retos.

Dedicado a…

Cada una de las personas de cada organización que en algún momento ha participado en el programa Premie desde 1.995 (incluyendo aquellas que por las razones que fueran abandonaron el proyecto a medio camino)

Todas las personas consultoras que han acompañado estos procesos de mejora de gestión (incluyendo aquellas que en su momento fueron homologadas pero no llegaron a tener clientes)

Al equipo de Tecnalia (al principio Labein) que ha facilitado que este programa se haya ido desarrollando de una manera fluida

A todas aquellas personas que de alguna manera han tenido algún tipo de relación con el programa y lo han enriquecido con sus aportaciones, incluso con sus críticas.

Al equipo Premie del Servicio de Innovación por su apuesta incondicional en estos últimos 20 años

Un recuerdo muy especial para Ana Larrea y Luis Beroiz

Eskerrik asko denoi amets hau egi bihurtzeagatik!

Premie 2014: Una nueva encrucijada en su historia interminable…

Cuentan las personas más ancianas del lugar que en el origen de los tiempos departamentales el programa Premie ya existía.

Nació con la intención de servir de referencia a las pequeñas organizaciones para revisar y mejorar su sistema de gestión.

Nació sin grandes pretensiones. Se anunciaba como un programa sencillo para las más humildes de las organizaciones. Cualquiera hubiera podido aventurar una vida del programa efímera, tal vez intensa pero efímera.

Pero ya se sabe que las cuestiones del destino son inexcrutables y nunca se sabe, a priori lo que va a cuajar o no, por mucho que nos empeñemos en anticiparlo.

La cuestión es que a base de mucho empeño y con la contribución de muchas personas de organizaciones, del mundo de la consultoría, del Departamento, primero de Labein y luego de Tecnalia, pues ha ido manteniéndose como una propuesta atractiva y valiosa.

Diría que su vida social ha sido muy discreta. A pesar de su longevidad nunca ha buscado grandes operaciones de marketing. Más ha sido el boca-oreja el que ha hecho que nuevas organizaciones fuesen incorporándose al programa.

Continuamente cuestionado sobre si su pertinencia seguía vigente, ha sabido ir adaptándose al paso del tiempo.

Y cuando parecía que llegaba su hora resurgía cómo ave Fénix que sabe que su misión sigue teniendo sentido.

Ha experimentado varias revisiones en profundidad, incluso de una de ellas ha nacido una especie de spin off llamado bilgune.

Sobre Premie (y bilgune) escribió en su día el inolvidable Mikel Jaureguibeitia un brillante texto explicativo que sigo recomendando.

La última de las revisiones acaba de ser con el nacimiento del nuevo prototipo Premie que esperamos testar a lo largo de éste y el próximo año. En dicho prototipo hemos tratado de volcar la experiencia que se ha ido acumulando en el programa para rejuvenecerlo, para flexibilizarlo, para llenarlo de más vida.

En paralelo este año va a convivir con la propuesta Innobideak kudeabide. Iniciativa conjunta del Gobierno Vasco y las tres Diputaciones de la CAPV basada en el modelo de Gestión Avanzada. Nada nuevo para Premie acostumbrado a convivir con otras propuestas.

Sin embargo en este caso en la medida que Kudeabide se trata de una propuesta a cuatro bandas, habrá que ver cual es el sitio más adecuado para Premie para evitar duplicidades, para fomentar sinergias.

En breve también queremos hacer una evaluación del impacto del programa para tratar de “medir” la influencia que esta propuesta tiene en el buen hacer en la gestión de las organizaciones empresariales.

Muchos diálogos pendientes. Nuevas experiencias que se iniciarán a lo largo del presente año. Nuevos retos, la intención de dar mayor valor a la propuesta metodológica de Premie.

Una nueva encrucijada, nuevas tomas de decisiones pendientes. Lo que haya de ser será. El devenir del programa no está escrito. Se trata de escribirlo, de construirlo, de cuestionarlo, de reforzarlo…

Y la historia continua. Y nos ilusionamos con la posibilidad de que en este proceso la huella del programa está permitiendo que cada vez más empresas apuesten por construir su propio futuro. Desde un enfoque crecientemente integrador, desde una apuesta por contemplar el mayor número de perspectivas para que las decisiones sean lo más inclusivas posible.

¡Gracias a todas las personas que lo han hecho y están haciendo posible!.

¡Premie 2014, una nueva encrucijada en su historia interminable…!

Instituto de reintegración social de Bizkaia, señalando caminos de integración!

El pasado miércoles día 19 asistí a la auditoría Premie del Instituto de  Reintegración Social de Bizkaia, IRSE-EBI.

Para mí fue una sesión muy nutritiva y de mucho aprendizaje. He dejado pasar unos días antes de escribir esta entrada para dejar que fuese posando todo lo allí vivido.

Quiero empezar por señalar un previo para mí. En una de las sesiones celebradas en Febrero con personas consultoras de Premie, éstas pedían un estilo de auditoría más cercano, que tenga muy en cuenta el contexto de cada organización, más empático, que aportase más valor que la mera decisión sobre si se obtiene o no el reconocimiento Premie…  Por alusiones Oihana Jauregui comentó que precisamente eso es lo que se hacía. Así que ese mismo día decidí presenciar en breve una auditoría, que hacía tiempo no lo hacía.

Así que a eso de las 9h30’ me acerqué con Oihana a las oficinas de IRSE- EBI en la calle Barroeta  Aldamar enfrente de los juzgados.

Y allí nos estaban esperando 4 personas que conforman el equipo directivo: Juan Luis Fuentes, José Luis Vadillo, Ana Luz Prieto y Ana Cobo.

Dedicamos más de una hora a entender quiénes eran. Oihana ponía las preguntas y ellas respondían con el nivel de profundidad que elegían, que era mucho. Desde el principio quedó claro que el guiso de aquella auditoría se iba a hacer a fuego lento moviendo mucho la cazuela para que ligasen las salsas.

Así nos enteramos que la primera vez que se acercaron por el Departamento interesándose por Premie, hace ya unos cuantos años, les dijimos que este programa no era para ellos. ¡Era para empresas!.  Se  quedaron con la miel en los labios y con el gusanillo de todo aquello que nos niegan.

Hacía el año 1987 nacía este proyecto con 3 o 4 personas. Su vocación atender a las personas con “problemas con la justicia”. Empezaron en trasteros como recordaba Ana Cobo, una de aquellas pioneras.

Gestionan programas de la Administración referidos a:

  • Atención a personas penadas
  • Intervenciones socioeducativas a menores y familias
  • Reforma de menores transgresores
  • Rehabilitación de maltratadores

Desde su origen han tenido claro que lo importante son las personas, las usuarias, que atendiendo a las condiciones de trabajo de las trabajadoras, los servicios serían buenos. Nunca han tenido una perspectiva muy  “empresarial”.

(Es interesante constatar este frecuente desencuentro que se observa en las organizaciones de carácter eminentemente social con la gestión empresarial. Esa sensación que tienen de que sus lealtades originarias pueden quedar traicionadas si se profesionaliza su gestión.)

Ocurre que en los últimos años han crecido mucho y sienten la necesidad de dotarse de alguna estructura de gestión que les ayude a organizarse mejor. A seguir dando un mejor servicio sin morir en el intento. Y es que la agenda no da para más y o se reinventan o el gasto de energía personal necesario hace inviable la sostenibilidad de estos proyectos.

Al acercarse a Premie buscaban dotarse de una nueva estructura de gestión, revisar sus modos de hacer, cuestionar las inercias, tener tiempo para pensar lo que les faltaba y sobraba, poner en acción de manera eficaz los proyectos…

Con la ayuda de Izaskun Barbero, de la Fundación EDE, han ido haciendo todo el recorrido por las propuestas del programa.

Lo primero que destacaría de este proceso es que han participado TODAS las personas de la organización. Y es que para esta “no-empresa” eso es lo “normal”, contar con la gente. Y así por ejemplo:

  • cuando han trabajado en el plan de futuro, en la definición de la misión, la visión y los valores han tenido que modificar la propuesta del equipo directivo para incluir otras sensibilidades que habían quedado excluidas
  • han vivido el proyecto de las 3S de una manera muy intensa. Se han desprendido de elementos innecesarios, han rescatado lugares con más espacio, se han corresponsabilizado del mantenimiento de este proyecto de orden y limpieza
  • Han hecho multitud de encuestas para dar voz a aquellas cuestiones que siempre quedan pendientes, y en este caso para identificar que una de sus prioridades es mejorar su sistema de comunicación para que fluya la información, para que se compartan las inquietudes y las buenas prácticas… porque a pesar del buen clima general existente los distintos servicios han sido hasta ahora bastante estancos.

Una de las cuestiones que también aparecía es la necesidad de cambiar el chip y reforzar la estructura de gestión, de intensificar el reparto de funciones y responsabilidades, de soltar el control, de saber decir NO, de aprender a priorizar, delegar, de trasladar la experiencia física del proyecto de orden y limpieza al resto de ámbitos organizativos.

En este sentido con la experiencia Premie han hecho un tour por todos los ámbitos de gestión, han reflexionado sobre sus modos de hacer, su estilo directivo, han avanzado con el análisis de sus clientes, proveedores, la elaboración de su mapa de procesos, su plan de futuro, su cuadro de mando de indicadores… ahora es momento de interiorizar y apropiarse de todo este trabajo para que se consolide.

Destacar en la auditoría el VALOR que aporta Oihana Jauregui. Escuchando sin juicio, haciendo preguntas poderosas, retando, señalando otras posibilidades, animando a ser más flexibles, a adaptar el programa a sus necesidades buscando el balance entre lo que necesitan y lo que pueden hacer, a  buscar el diseño de una organización más equilibrada y flexible… Y así de una manera discreta les fue regalando un sinfín de recomendaciones que seguro no caen en saco roto.

Destacaría también la potencia y el equilibrio del equipo directivo. 4 personas que se escuchan, que discrepan y saben llegar a acuerdos, que se complementan desde su diversidad, que saben expresar sus diferencias sin convertirlo en tema personal y sobre todo… que comparten la ilusión por lo que hacen.

Creo que con esta experiencia han conseguido hacer un dialogo más amable entre su propósito primigenio y las posibilidades que ofrece la inclusión de herramientas de gestión… empleadas con sentido.

De alguna manera han modificado su forma de mirar la organización y por tanto de verla. Son más conscientes de la realidad, disponen de más datos, tienen más claras sus prioridades y son capaces de discernir mejor los esfuerzos que merecen la pena y los que les agotan.

El camino es largo aunque los pasos que han dado en este proceso han sido muy valiosos de cara a conseguir que sus sueños se vayan cumpliendo. Ganas no les faltan… y tarea tampoco.

Me fui muy agradecido por la mañana disfrutada y al salir a la calle y volver a ver todo el ajetreo de personas a las puertas del Juzgado caí en la cuenta de que salíamos del Instituto de reintegración social, uno de cuyos servicios es el de gestión de “penas”, donde además atienden tanto a víctimas como victimarios… Buena metáfora!

¿Cómo hacer para integrar en una visión más amplia, sin excluidos, todo aquello que necesitamos como sociedad?

Premie y el experiendizaje

Como decíamos en alguna entrada anterior ¡habemus prototipo Premie!. En dicha nueva versión metodológica del programa hemos tratado de incorporar aquellas cuestiones que a lo largo de estos años hemos ido aprendiendo desde la experiencia.

Tras varias sesiones de trabajo con el colectivo de (personas) consultoras Premie estamos en un proceso de reflexión para ver cómo abrimos un proceso de diálogo con ellas y con otras personas para seguir recogiendo nuevas aportaciones.

Tenemos especial interés en dejarnos influir por otras experiencias que nos reten, que nos cuestionen, que nos enriquezcan, que nos saquen los colores…

Incluso diría que más allá de los mecanismos que queremos activar para este proceso de renovación, tenemos la INTENCIÓN de estar alerta a cuántas propuestas puedan ir apareciendo que nos puedan señalar vías de avance diversas.

Y en estas estamos cuando por una suerte de extrañas carambolas he topado con una página de Baketik que lleva por título “La pedagogía del experiendizaje”, como maridaje entre dos conceptos: la experiencia y el aprendizaje.

Y leer ese texto me ha estimulado y por ello quiero compartir aquí algunas de las perlas de dicho texto:

Empiezan reconociendo que la premisa metodológica de esta pedagogía es algo tan básico cómo reconocer que aprendemos desde nuestras experiencias. Plantean, entre otras cuestiones, tres aprendizajes instrumentales:

• Dialogar desde la conciencia de que mis perspectivas son siempre incompletas
• Ser empáticas, no sólo para saber ponernos en el lugar de la otra persona, como, sobre todo, para sentir, en alguna medida, como propio el sufrimiento ajeno para actuar sobre sus causas o consecuencias.
• Adquirir paciencia (aguante y constancia) para afrontar constructivamente retos, dificultades y sufrimientos

¡Casi nada!

Señalan que el “experiendizaje” no enseña nada nuevo, ni nos hace depender de otras personas expertas o de complicadas metodologías. Simplemente desvela y potencia lo que ya está dado en cada persona.

Esta propuesta se fundamenta en la creencia de que una persona sana es un ser con capacidad de mejorar su realidad personal y social, por sí misma, en interrelación y colaboración con su entorno. Lo que es un canto a la autonomía de la persona en su medio social.

Por último nos deja para la reflexión la constatación de que aunque somos seres con capacidad innata para mejorar también lo somos para hacernos trampas en el solitario. Nosotras elegimos… en la medida de que nos demos cuenta de ello, ¡claro está!.

Según esto:

  • ¿cómo discernir en nuestra propuesta aquellos aspectos que potencian la genuina apropiación de las organizaciones de aquello que necesitan, de aquello que saben, aunque a veces esté oculto?
  • ¿cómo intervenir en las organizaciones para que sea la propia experiencia el fiel de la balanza sobre lo que les ayuda (o no) a mejorar, a ser más auténticas?
  • ¿cómo incluir en el programa aspectos relacionados con la calidad de las conversaciones, la opción por la empatía o la apuesta por la paciencia, en tiempos de tanta urgencia?

¡Seguiremos haciéndonos preguntas y captando señales para que a su debido tiempo las respuestas que necesitamos vayan emergiendo!. Mientras tanto buena digestión. On egin!

P:D: Post dedicado a dos personas:

A una persona del equipo que hoy cumple años y que nos enseña en el trabajo con su constancia, empatía y capacidad de escucha. Zorionak!!!!
Y a otra del equipo externo que anda viajando por el mundo que atesora una gran de capacidad de aprender desde la observación de las experiencias ajenas al ser capaz de hacerlo suspendiendo su juicio propio. Mila esker horrela izateagatik!!!

¡Premie: Un regalo para las organizaciones!

Como hemos recogido en este blog estamos de mudanza metodológica en el programa Premie. Habemus un prototipo nuevo!

Hemos tenido un primer contraste con el colectivo de personas homologadas en el programa para explicarles los cambios y recoger su feed back. Y parece que esta versión mejorada del producto, gusta.

Si afilamos nuestra vena de marketing diremos:

• Que recoge las mejores prácticas que se han ido produciendo a lo largo de la vida del programa.
• Que hemos seleccionado unos pocos CONCEPTOS. Y es que cómo se cuenta en airbag “el concepto es el concepto”. Es decir, que más allá de las apariencias, las formas y las distintas alternativas que siempre coexisten, está lo que subyace, lo que da sentido, lo esencial, lo que permite discernir si el camino es de aprendizaje o no.
• Para cada concepto hemos desarrollado una serie de CUESTIONES CLAVE. Y es que creemos en la fuerza de la pregunta, en las posibilidades que emergen cuando nos cuestionamos lo que hacemos, lo que pensamos. Toda una invitación a explorar nuevos caminos, una buena excusa para generar conversaciones que ayuden a ampliar perspectivas. Preguntas que nos ayuden a mirar las cosas desde nuevos lugares, para ver nuevos matices.
• Que continuamente hay un llamamiento a la acción. Para ello en cada ámbito de trabajo se insiste en los COMPROMISOS DE ACCIÓN para que el proceso sea fértil. Se hace referencia a un continuo ciclo de reflexión-acción-aprendizaje no como tres actividades sucesivas sino como tres dimensiones complementarias de una misma actividad.

En la reunión del pasado día 21 en un momento concreto entendí la naturaleza de Premie: Se trata de un regalo para las organizaciones. Y esto es así por varias razones:

• Lleva asociada una subvención para atenuar su coste económico
• Se facilita una metodología que invita al (auto)cuestionamiento para ganar conciencia sobre lo que (nos) ocurre y para pasar a la acción
• Una persona (consultora) acompaña en todo el proceso para facilitar, animar, espejar, ser testigo, fruncir el ceño, espolear…
• Es un (auto)regalo de un espacio-tiempo para poder dedicarse a lo importante, a lo que tiene sentido, a sembrar en el presente la semilla del futuro deseado
• Crea un espacio para compartir con otras experiencias de otros caminantes que construyen caminos propios que en ocasiones se entrecruzan
• …

Dicen que nuestra manera de mirar construye lo que vemos. Será por eso que en mi mirada lo que aparece al observar Premie es un regalo, no siempre apreciado, no siempre entendido.

En cualquier caso está ahí disponible. A la espera de quien quiera convertir su potencial en un caudal de acción para revitalizar proyectos con todavía mucho por aportar.

¡Todos los días son adecuados para hacer(nos) regalos!

Arbela. Bideak Eginez.