Entries Tagged as 'Cooperación'

Construir historias para cambiar la Historia

Una vez que una experiencia ha acontecido se suele escribir el relato que la explica. Todo parece lógico, se explica cronológicamente, pareciera que todo fue bien planificado, que los sucesos se fueron produciendo de una manera ordenada…

Ocurre también que hay miles de historias que se iniciaron y que no cuajaron. Seguramente las condiciones de partida fueron similares pero en estas ocasiones se quedaron atascadas en algún camino sin salida. Y como nadie las narra pareciera que no hubieran existido.

Viene esto a cuento porque estamos en las puertas de iniciar un nuevo programa que persigue fomentar que las personas que dirigen las organizaciones apuesten cada vez más por desarrollar más y mejores proyectos en cooperación para innovar.

Esto de la cooperación es tan antiguo como la vida misma. De hecho si algo está claro es que somos absolutamente interdependientes. Que aislados/as no hay futuro, que cada quién es, porque en conjunto somos.

Desde el Departamento ya existe un programa para impulsar la cooperación para la internacionalización, los proyectos de innovación en cooperación se priorizan, se han apoyado proyectos colaborativos con AIC, el centro de fabricación avanzada, los Smart grids… ¿Cómo seguir contribuyendo?

A modo de relato os contamos que llevamos tiempo gestando un nuevo proyecto. Más bien es una nueva historia, asi que…

Érase una vez que…

A finales de 2013 les pedimos colaboración a dos equipos de investigación: de Orkestra y del MIK (éstos en armonía con Hobest).

Con los resultados de aquellos informes y de la mano de las experiencias de Inkoa, Garaia y Metalúrgica Marina nos dimos cuenta de que, a veces, la cooperación transforma los grises en verdes

Lo “natural” hubiera sido que tras aquella inspiradora sesión de arbela el proyecto hubiera cogido breada. Sin embargo…otras cuestiones debían ser atendidas y aquel buen arranque hubo de estar un tiempo esperando paciente su turno.

A modo de experiencia piloto, de la mano de Tecnalia impulsamos un proyecto que vinimos a denominar Coolab haciendo un guiño a que pretendía ser un laboratorio para experimentar ésto tan complejo como necesario que es la cooperación.

Tras contactar con unas 100 organizaciones se realizaron una serie de dinámicas colectivas en las que 34 empresas hicieron su networking. No llegaron a desnudarse aunque striptease sí hubo.

Tras más de un año de idas y vueltas se identificaron 3 oportunidades de negocio en la que 10 empresas tomaron parte. Muchos claros y sombras en esta experiencia. Muchas lecciones aprendidas: la importancia de trabajar bien los preliminares, la necesidad de que las oportunidades de negocio identificadas sean claras, la importancia de que además del facilitador externo haya mucho motor interno, mucho compromiso…

Y cuando pareciera que la modestia de los resultados de esta experiencia fueran a ralentizar el proceso resulta que… todo lo contrario.

La apuesta por la cooperación se convierte en una de las prioridades elegidas por el Departamento para contribuir a que el presente y el futuro de la cooperación en Bizkaia se ensanche. El encargo tiene que ver con impulsar la proactividad, con facilitar las condiciones de entorno para que afloren más y mejores proyectos en cooperación.

Y entonces en vez de correr, se nos ocurre que es mejor ir despacio. 😉

Por una parte conectamos con el equipo de Colaborabora que nos ayudan a diseñar una metodología para trabajar intensamente los preliminares, los previos, las condiciones que pueden permitir que el conocimiento mutuo y la confianza se asienten sobre sólidas bases. Todo ello servido a modo de un buen cóctel.

De nuevo otra fecha mágica, el 12 del 12. En esta ocasión nos pusimos a “Kooptelear”: a preparar sabrosos cócteles para disfrutar en buena compañía.Hay que reconocer que la sesión fue otro subidón. Este reto es tan complejo como atractivo, así que ¡a por él!.

El primer semestre de 2015 ha sido un periodo de conversaciones con otros agentes, con otras personas involucradas con la misma intención… así que nada mejor que construir una red desde la que estos esfuerzos colectivos se coordinen, se retroalimenten, se contrasten, se refuercen.

De la mano de un equipo de Innobasque hemos ido generando encuentros en los que se trataba de explorar las distintas visiones existentes, las experiencias previas, con sus aciertos y sus fracasos, las prioridades, las necesidades, los recursos y capacidades disponibles, el nivel de compromiso con el proyecto…

Todo a fuego lento, meneando la cazuela para que no se pegue el guiso ( ¡no siempre lo conseguimos) ;-(

Y así poco a poco sentimos que es hora de juntarnos y crear un espacio de encuentro. Para que la presencia física nos energetice, para poner alas, ruedas, gasolina, ilusión a este proyecto.

En la primera quincena de Julio nos reuniremos, nos “confabularemos”. Sin duda será un día de encuentro y reencuentros, de soñar, de compartir ilusiones y dudas, de reforzar nuestro compromiso por esta forma de hacer colaborativa que nos puede permitir llegar a escenarios imposibles de manera individual.

Miramos para atrás y vemos el recorrido hecho. No vemos todas las otras múltiples posibilidades que hemos ido descartando sin saber bien a dónde hubieran conducido.

Miramos para adelante y solo vemos cruces, bifurcaciones, decisiones que esperan ser tomadas. Vemos también mucha niebla. Entornamos los ojos para tratar de ver aquello que apenas se divisa en el horizonte. Habrá que tener paciencia, avanzar y ver entonces con más claridad para poder actuar.

Hasta aquí un relato de esta historia. Algunas preguntas que nos surgen son:

  • ¿Por qué no escribimos la historia que queremos que emerja?
  • ¿Y si nos atreviéramos a escribir, esta vez, la historia a priori?
  • ¿Y si hacemos un ejercicio de visión para soñar lo que viene, para dar rienda suelta a nuestra intuición, para cargarnos de fuerza con todo lo que está por construir?

Como dice el adagio “Si no lo crees no lo ves”. Hace falta creer para crear lo nuevo. Saber que en este interminable camino, lo importante es ir disfrutando de cada experiencia que nos regale el camino, celebrar cada avance, saber que van a surgir dificultades, que también habrá retrocesos y que es esos frágiles momentos habrá que tener mucha serenidad y aprender de cada experiencia. Habrá que atravesar dudas y miedos sabiendo que todo sigue, todo se va transformando a medida se va desplegando… y entonces resulta que podemos pasar de ver la cooperación como la asignatura pendiente, casi imposible, a verla como la salida natural para afrontar los retos que se presentan, sabiendo que en compañía (casi) todo está al alcance de NUESTRAS posibilidades.

Soñar lo improbable para hacerlo posible. Y hacerlo en compañía, celebrando cada hito.

¡A caminar! ¡A construir esta historia que puede cambiar la realidad y, sobre todo, nos puede cambiar!

¡Al fin y al cabo se trata de eso, de construir historias que cambien la Historia!

CONEXIONES

Estamos estableciendo diversas conversaciones con asociaciones empresariales, agencias de desarrollo local, clusters para explorar formas de intervenir que faciliten la emergencia de proyectos de innovación en colaboración.

La intención ir creando en torno a este propósito una RED que siembre las condiciones para que broten más y mejores proyectos en colaboración. Queremos practicar desde el ejemplo por lo que queremos que esta red sea colaborativa 😉 ¡Seguramente será un buen equipo en el que aplicar las propuestas de la metodología Kooptel!

No sé si vamos despacio. Aunque ya sabemos que si tenemos prisa es mejor vestirnos despacio 😉 Entendemos que en estos procesos los “preliminares” son muy importantes y llevan su tiempo. Se trata de sembrar confianza, que haya afinidad, que se sienta que participamos en un proyecto en común, que vayamos identificando aquellas cuestiones que de manera generosa cada quién podemos/queremos compartir. ¡Seguro que el cruce entre necesidades de unas y ofertas de otras nos permite crecer de manera colectiva!.¡Es lo que tiene compartir!

Confiamos que antes de irnos de vacaciones de verano podamos haber tenido una primera reunión donde se puedan visibilizar los avances silenciosos que vamos teniendo.

Mientas tanto seguimos dando vueltas a qué nuevas propuestas hay que ir formulando para dar mejores respuestas a los retos sociales y económicos en los que estamos inmersos. Y cada vez es más nítida la necesidad de realmente avanzar hacia lo que se viene en denominar fabricación avanzada, industria 4.0. Como decíamos en un post anterior “Cuando se habla de la fábrica del futuro se habla de una fábrica flexible, conectada, sostenible, inteligente, automatizada y social”. Así que seguro que los esfuerzos que estamos haciendo por fomentar lo colaborativo facilitan proyectos que hibridan las capacidades de organizaciones diversas.

Siguiendo con este “juego” de buscar conexiones entre las distintas propuestas en las que estamos involucrados habría que ver de qué formas favorecemos vía Kudeabide proyectos de gestión avanzada donde se pongan en cuestión los modelos de negocio, se fomenten alianzas estratégicas entre organizaciones y se apueste por formas de trabajo donde la cooperación interna y externa sean el mantra de la gestión.

¡Que los hilos que conectan unas propuestas y otras nos permitan tejer ropa de abrigo para pasar los duros inviernos y tejidos suaves para los meses cálidos!.

Insistimos en la importancia de integrar agentes y propuestas y por apostar por las CONEXIONES.

A fuego lento cocinando un guiso colectivo

Decíamos en una entrada anterior que uno de los retos de este 2015 es la activación de cooperaciones fecundas para el impulso de la innovación en cooperación.

A fuego lento vamos cociendo este guiso. En parte porque como dice el dicho: “las cosas de palacio van despacio”;-) , en parte porque hay cosas en las que es mejor invertir el tiempo necesario en los preliminares 😉

Varias son las cuestiones en las que estamos inmersos.

Por una parte estamos trabajando en la conformación de una red con otros agentes para el impulso colectivo del reto de fomentar la cantidad y calidad de proyectos de innovación cooperativa.

Con el apoyo de Innobasque vamos a celebrar una serie de “encuentros” con personas significativas de organismos empresariales, agencias de desarrollo local y cluster.

En conversaciones previas hemos pulsado su receptividad e interés por esta iniciativa. Ahora se trata de ir tejiendo esa complicidad y concretar cómo nos vemos cada quién en este proyecto colectivo, que roles queremos/podemos asumir, que necesidades tenemos que requieran ser complementadas por otras agencias.

Queremos cuidar mucho el tono y la calidez de estos encuentros. Queremos que sirvan para ir definiendo las líneas maestras de este proyecto de forma colectiva. Que todos y todas nos sintamos incluidas en este espacio.

Queremos que las conversaciones sean abiertas para que todas sean diferentes. Que en cada una afloren aquellas cuestiones más relevantes, más apremiantes, más imprevistas…

Tenemos un guión previo que ya hemos compartido. Aunque lo importante no es el guión sino el discurrir de cada conversación. Entre las cuestiones en las que estamos especialmente interesados en dialogar son:

  • ¿Cuál es su visión sobre la cooperación interempresarial?
  • ¿Qué frenos y qué impulsores aprecian?
  • ¿Qué lecciones han ido aprendiendo desde su experiencia?
  • ¿Qué roles juegan, cuales les faltan, cuales debieran jugarse de otras maneras?
  • ¿Qué pondrían encima de la mesa y que pedirían a otras agencias para que este proyecto tenga fuerza?
  • ¿Qué líneas de intervención habría que promover desde lo público?

Se trata de escuchar, de apr(eh)ender, de recoger todos estos relatos para ir construyendo un proyecto que nos incluya a todas (las entidades) y que nos trascienda. Que facilite la emergencia de otras formas más sanas de cooperar entre organizaciones para ganar-ganar-ganar (como sociedad).

Queremos que este proyecto deje huella. Que cale primero en aquellas personas que participamos en él y que genere interés por participar de una forma crecientemente activa.

Comentar también que con un equipo de investigación de la Universidad de Deusto estamos trabajano en el diseño de un par de herramientas sencillas sobre la proprensión de las organizaciones hacia la cooperación y sobre los diferentes perfiles de cooperación existentes. Confiamos que para finales de 2015 podremos presentarlas.

Y hablando de metodologías, seguimos conversando con el equipo de Colaborabora para ver:

  • ¿Cómo dar valor al Kooptel que han diseñado?
  • ¿Cómo testar en la práctica esta propuesta, cómo ponerla a disposición de las personas que suelen facilitar proyectos en cooperación?
  • ¿Cómo transformar el itinerario propuesto en un conjunto de diversas posibilidades en función de cada circunstancia y de las propias capacidades de cada bartender?
  • Cómo diseñar algún nuevo encuentro arbela que dé continuidad al celebrado el pasado 12 de Diciembre que muestre los aprendizajes que vamos adquiriendo?

Lo dicho a fuego lento y con mucho mimo para que todo salga “rico rico”

Ya tenemos reto para 2015: Favorecer cooperaciones… fecundas

Ya tenemos regalo de Reyes adelantado. Nos llega vía Ricardo Antón un nuevo post de Colaborabora cuyo título es toda una propuesta de intenciones “Dar lo mejor de una misma y recibir lo que cada cual necesita

Y es que ni el cambio de año ni la celebración de estas fiestas han conseguido diluir el sabor del último evento arbela del pasado 12 del 12. Como decía nuestro compañero Jorge Berezo se nos sigue “haciendo la boca agua”

Una de las cuestiones críticas en los procesos de colaboración, ¡cómo en tantos otros órdenes de la vida!, es el equilibrio entre el dar y el tomar.

Y desde una lógica fundamentalmente mercantil, este equilibrio se traduce prioritariamente al terreno económico.

Sin embargo si en una comunidad, en un grupo, en un colectivo, cada cual diéramos lo mejor que tenemos, que somos (imposible pedir más) estaríamos ya alcanzando el límite de nuestras posibilidades.

Si además tuviéramos la confianza de que vamos a recibir lo que cada cual necesitamos, seguro que nuestra generosidad a la hora de compartir se expandiría. Así que con estos parámetros solo cabe ganar-ganar 😉

Y es que como en una ocasión le escuché a Adolfo Jarrín: No podemos dar lo que no tenemos (somos), ni podemos pedir lo que no damos.

Desde estas propuestas la base, las condiciones para que se den fecundas cooperaciones se multiplican.

Seguimos haciendo la digestión de las “señales” que se emitieron en la pasada sesión de arbela. (Por cierto aprovecho para reconocer públicamente el brillante storify que ha elaborado Alvaro Andoin, de Filmatu y los excelentes videos con el resumen de la sesión y cada una de las intervenciones hechos por el equipo de Media Attack. Mila esker!)

Nuestra compañera Mª Eugenia Garcia de Andoin nos hizo un excelente resumen en este post.

Yo quisiera complementar dicha entrada rescatando algunas de las frases/mensajes simbólicos que más me impactaron:

  • La importancia de levantar la mirada para mirar las estrellas y VER LAS CONSTELACIONES
  • Conectarnos facilita explicitar la interdependencia en la que vivimos
  • La importancia de RE… diseñarse/pensarse/sentirse… para actuar diferente y con más compañía
  • El valor no está tanto en lo que tenemos como en lo que ponemos a circular
  • A nivel metodológico ojo con la superposición de aplicaciones y herramientas. Cuidado con funcionar en clave de cebolla (¿Habéis hecho alguna vez la experiencia de pelar una cebolla? ¿Sabéis que queda al quitar la última capa?)
  • Cada artefacto tiene su accidente, así que a ver cómo hacemos diseños adaptados a las vicisitudes
  • Las emociones (los deseos, lo que nos inspira, nuestros propósitos más profundos) son el combustible de los procesos cooperativos
  • A veces mucho más que los elementos/las personas/los recursos a combinar, la magia está en los preliminares y/o en la manera de hacer las mezclas que dan lugar a recetas absolutamente diferentes con los mismos ingredientes
  • ¿ Y si en vez de poner el foco en lo que nos falta lo pusiéramos en lo que está disponible en nuestro entorno cuando se activa la cooperación, cuando se crean las condiciones para que emerjan nuevos proyectos en cooperación? ¿Y si se trata de diseñar desde la red?

Seguramente para crear estas nuevas condiciones lo primero es creérselo y para ello es preciso cuestionarnos nuestras creencias, nuestras verdades incuestionadas, para que todo ello sea posible.

Y nada mejor que hacerlo en compañía para que este viaje resulte más rico en experiencia y aprendizajes.

¡Que en 2015 lo vayamos co-construyendo! Let’s co!

KOOpteleando con los ingredientes, medidas y más…para la cooperación empresarial

El pasado viernes 12, 12/12/14, organizamos una jornada sobre colaboración, bueno realmente estuvimos #KOOPteleando de la mano de Colabora bora.

Desde el Departamento de Promoción Económica llevamos tiempo intentando activar diferentes procesos de colaboración para la innovación, para la competitividad, para la internacionalización… de las organizaciones y esta jornada es consecuencia de ello y en la que pusimos mucha ilusión.

La cooperación es un proceso complejo, que depende de multitud de factores y actitudes. La mayoría podemos intuir o conocer los ingredientes necesarios para que se dé, pero un mismo KOOPtel, no siempre sabe igual ya que como bien nos comentó Ricardo Anton, “la Base de un Buen KOOPtel” reside en preguntarse ¿QUÉ?, ¿CÓMO?, ¿QUIENES? con un objetivo común y un hilo conductor de confianza, reciprocidad y reconocimiento que haga que todas las personas implicadas sigan poniendo energía en el proceso de colaboración.

Ricardo nos fue desgranando las claves, “ingredientes”: Nos habló sobre los roles explícitos (reparto de tareas,…), roles implícitos de las personas así como operativos; de los capitales (recursos y activos) y, las metodologías necesarias para lograr ese objetivo común.

De su presentación dos frases me calaron hondo y quisiera compartir en voz alta:

“Lo importante es darse cuenta de lo que aporta cada persona del equipo”, “Dar lo mejor de uno mismo y conseguir lo que cada persona necesita”

Javier Creus de Ideas for change, nos habló sobre diferentes casos de éxito analizados con @pentagrowth: las 5 palancas del crecimiento acelerado.

  • Conectar: importancia de la red y a lo que los usuarios nos conectamos → móvil e internet de las cosas.
  • Agregar: activos distribuidos → utilización de lo común reconociendo los derecho de autor.
  • Empoderar al usuario: integrar a los usuarios dentro del proceso de producción
  • Instrumentar a nuestros socios de negocio → compartir mercados
  • Compartir: el conocimiento que se “usa” es el que tiene valor

Nos comentó que para un crecimiento acelerado hay que buscar las palancas fuera de la organización, mirada abierta al exterior, utilizar las capacidades de nuestros usuarios: “más con menos y mucho con casi nada”

 Me sorprendió su afirmación “ser el estándar”, compartir el conocimiento incluso lo patentable, para que nuestros posibles competidores de mercado, se adhieran a nuestra propuesta y ésta, se convierta en el estándar de uso, “leer las estrellas y pintar constelaciones”.

Ane Abarrategi de Ttipi Studionos habló sobre el espacio colaborativo, de acercar el espacio individual y colectivo, de diseñar y construir nuestro propio espacio de trabajo. Buscar el cambio cultural, “mi lugar de trabajo”  implica la apropiación del espacio y modificación de nuestro comportamiento.

 Finalmente, Diego Soroa de Cuantics nos mostró el funcionamiento de la plataforma WUZZIN: ¿quién se apunta? Generar resilencia, relaciones ricas en P2P basadas en las emociones, autoorganización. Provocar la serendipia, encuentros emergentes.

Trata de aprovechar las posibilidades que ofrecen las Tics para buscar la motivación de las personas, activar su curiosidad, las relaciones, su creatividad y finalmente la innovación.

Me gusto un parafraseo que hizo de Gaudí: “la originalidad es volver a los orígenes” … quizás debemos volver a potenciar el movimiento cooperativo de Euskadi como valor empresarial y valor social.

y la forma de autoorganización del mundo animal para crear superorganismos de supervivencia…

En definitiva fue una jornada muy intensa y dinámica repleta de ingredientes muy sugerentes y combinaciones por experimentar.

Impulsar la cooperación para construir comunidad

Seguimos preparando con ilusión el encuentro de arbela del viernes. Estos días Ricardo Antón, Mª Eugenia García de Andoin y yo mismo conversábamos en torno a cómo diseñar una hoja de ruta de la sesión para facilitar que cada persona se apropie de todo aquello que mejor le pueda servir para impulsar procesos de cooperación en sus respectivos entornos.

También le hemos ido dando forma a una sencilla dinámica para tratar de recoger ideas diversas que puedan darnos luz de cara a las propuestas que queremos impulsar desde el Departamento en 2015. Ricardo nos comentaba “Creo que al final hemos logrado integrar todo. Esto demuestra que los procesos cooperativos, conversar, proponer, poner y quitar, aunque un poco más lento da frutos más sabrosos”.

Seguimos insistiendo que para llegar lejos, mejor ir en compañía 😉

Y en estas estamos cuando me llega un escrito de Alfonso Vázquez cuyo título no puede ser más sugerente: “El poder de la comunidad

En él Alfonso recoge la propuesta que hace Henry Mintzberg según la cual “para superar la desastrosa situación a la que hemos llegado en lo económico, lo social, lo político y lo medioambiental, es necesario y urgente rebalancear la sociedad entre lo Público, lo Privado y lo Plural”

Y es que “Evidentemente, la comunidad se constituye con personas que cooperan entre sí, que producen conjuntamente ligadas a un territorio donde viven, que desarrollan lazos de solidaridad y de afecto”

Tras narrar con motivo de tres aniversarios alguna anécdota de las experiencias de Lazpiur, L´Olivera y la Sociedad Deportiva Eibar, se pregunta qué tienen en común tres organizaciones longevas en un mundo de lo efímero. Y se responde que… precisamente la idea de comunidad.

Esperemos que entre todos y todas seamos capaces de encontrar múltiples caminos para ir construyendo comunidades que se apropien de sus sueños hasta construirlos… cooperativamente

Confiamos que este viernes algo podemos mover en esa dirección 😉

¿Y si cooperar fuese como elaborar un #KOOPptel?

Estamos preparando con mucha ilusión un nuevo encuentro arbela, su título: “Fundamentos básicos para la cooperación empresarial”

De la mano del equipo de Colaborabora estamos preparando un #kooptel para explorar diversas maneras para que la cooperación entre iguales, entre personas y organizaciones diversas pueda permitir el impulso de nuevos proyectos fruto de la combinación de capacidades y complementariedades.

Nos inspira la complicidad con Colaborabora que nos parece una organización cuyas personas creen y practican de forma congruente esto del impulso de la cooperación. En este sentido os recomendamos su producción en esta materia.

Por otra parte entendemos que este encuentro va a servir para reactivar las propuestas que a principio de este año planteamos tras los trabajos que presentaron MIK y Hobest por una parte y Orkestra, por otra, cuando exploramos caminos de cooperación para transformar los grises en verdes, que decían desde Garaia e Inkoa.

Estos últimos meses hemos estado celebrando diversos encuentros con personas de diversos Clusters, Agencias de Desarrollo, Innobasque…. Hemos impulsado el proyecto Coolab, apoyado iniciativas de corte cooperativo como los proyectos AIC, CFA (Centro de Fabricación avanzada), los smart grids…

Y ahora que estamos con la intención de definir un programa de Cooperación para la Innovación para 2015, sentimos que la cosecha que se obtenga de este encuentro puede señalar interesantes caminos de avance para seguir experimentando por estos territorios

En este sentido la metáfora elegida nos parece muy sugerente. Esa convocatoria a batir, mezclar, experimentar, probar y volver a mezclar para ir descubriendo mezclas diversas adecuadas a los distintos paladares.

Asi que os queremos animar para que nos acompañéis el día 12 de Diciembre. La propuesta promete dado el nivel de las personas que nos van a contar sus experiencias. Y sobre todo la invitación a elaborar entre las personas asistentes nuestros propios #koopteles, porque al fin y al cabo de eso se trata, de experimentar en primera persona y en complicidad con otras personas.

¡Buenas mezclas, mucho disfrute y mucho brindis!

Internacionalizarse en compañía

El pasado viernes 20 de junio tuvimos la oportunidad de disfrutar de un nuevo encuentro Arbela.

En esta ocasión el tema a tratar fue la Internacionalización pero con un matiz añadido, queríamos reflexionar sobre la Internacionalización en compañía.

A priori, pensábamos  que es más viable tener éxito en la conquista de nuevos mercados desconocidos cuando colaboras con otras empresas que hacerlo de manera independiente. De hecho, tras escuchar las experiencias de las personas ponentes, pudimos concluir que es muy difícil triunfar si planteas el proceso de manera independiente, por tanto, se puede afirmar que Internacionalización y Colaboración van de la mano.

La clave es cómo plantear esta colaboración puesto que hay mil fórmulas, y más importante aún, cuál es la fórmula que mejor se adapta a las características de mi negocio, de mi producto/servicio, de mi equipo, etc.

Las primeras pistas para responder a estas preguntas nos las dio Nora Goitia de la Cámara de Comercio de Bilbao. Nora nos aportó algunas conclusiones obtenidas de la gran experiencia que tiene la Cámara acompañando a las empresas en procesos de internacionalización. Comenzando por eso mismo: la importancia de plantearse las preguntas clave antes de salir fuera. En otras palabras, hacer un diagnóstico inicial que nos diga qué camino a seguir es el que nos conviene más. Y una vez esbozado ese camino a seguir formalizarlo en una Estrategia de internacionalización. Nora recomienda además que dicha estrategia esté integrada en la estrategia general de la empresa y que la empresa sea consciente de que es una inversión a medio-largo plazo, que probablemente no dará resultados inmediatos.

Volviendo al tema de la colaboración, nos confirmó que el tamaño de la empresa sí importa. Si se trata de una empresa pequeña recomienda ganar dimensión, o bien creciendo orgánicamente o bien asociándonos con otros.

Esta colaboración puede plantearse con socios del país que hayamos elegido como nuevo mercado o también puede realizarse con socios locales que nos aporten dimensión, conocimiento del proceso, personas con las competencias necesarias, etc.

Dos buenos ejemplos de ambos modelos respectivamente son los casos de Biolan y de Basoinsa, nuestros siguientes ponentes.

En el caso de Biolan, presentado por Asier Albizu, optaron inicialmente por firmar acuerdos en exclusiva con grandes distribuidores de cada país elegido. Este modelo evolucionó en el tiempo, ya que no dio los resultados esperados, hacia un modelo en el que buscan inicialmente la colaboración de socios en destino, para obtener conocimiento del mercado en cuestión, pero después crean su propia estructura con una oficina propia. Este sistema se adapta perfectamente a su modelo de negocio y actualmente están presentes en 23 países en solo unos pocos años.

Asier reconoce que el coste de este sistema es elevado pero disponer de oficina propia tiene grandes ventajas, entre otras, cada vez que hace un viaje de trabajo aprovecha cada minuto de tiempo que pasa allí gracias al trabajo previo realizado por dicha oficina.

Nuestro segundo caso de éxito es el de Basoinsa, que nos presentó Francisco Murillo. El modelo de Basoinsa es diferente al anterior pero coinciden en que también su modelo ha evolucionado en el tiempo a medida que han aprendido de los errores. Francisco reconoce que el proceso ha sido duro y que después de 10 años continúan en periodo de internacionalización pero está convencido de que deben seguir adelante.

Su estrategia se veía condicionada por el hecho de ofrecer servicios de consultoría medioambiental, es decir, ofrecen servicios no productos, y ello implicaba adaptarse a la cultura del país de destino, lo que supone una dificultad añadida.

Para solventar esta barrera decidieron asociarse con socios locales (4 empresas vascas y una catalana) y constituir una Agrupación de Interés Económico.  La experiencia les fue bien. Colaborando con sus socios ganaron capacidad y complementaron sus servicios entre ellos lo que les permitió plantear ofertas más amplias y de mayor valor añadido. Destaca que una de las principales claves de su éxito es que las personas que se han desplazado a los países elegidos han sido las de primer nivel de cada empresa asociada.

Tras escuchar ambas ponencias podemos resaltar a modo de conclusiones generales:

1-      La importancia del diagnóstico previo: no conviene lanzarse a la aventura sin haber reflexionado antes.

2-      Es necesario contar con una estrategia: las conclusiones del diagnóstico han de reflejarse en una estrategia que, además, esté integrada con la estrategia general.

3-      Los modelos de internacionalización son diversos: desde la búsqueda de socios en destino hasta la colaboración con socios locales, pasando por todas las fórmulas intermedias resultantes de la combinación de las dos anteriores.

4-      Los resultados se obtienen a medio-largo plazo: hay que ser constantes y estar preparados para realizar un gran esfuerzo antes de obtener resultados.

Para finalizar, destacar que gran parte de las empresas que se han internacionalizado continúan en ello y no abandonan esos nuevos mercados ya que todos los esfuerzos dan sus frutos a largo plazo. Podemos decir por tanto, que se trata de un reto ilusionante que merece la pena abordar.

¡Desde Arbela os animamos a colaborar para internacionalizaros!

Propuestas para deconstruir la Administración… para construir una nueva

Seguimos en proceso de reflexión en torno al diseño de un programa de impulso de la cooperación.

El hecho de estar en esa intención hace que procuremos estar muy abiertos a todo lo que acontece a nuestro alrededor para captar aquellas señales que nos muestren caminos a seguir.

Y ¿casualmente? ayer en el marco del Congreso Qepea,  Koldobike Uriarte hizo una interesante presentación en la que enuncia diversas propuestas y desafios a través de los cuales nos anima a “deconstruir” la administración pública para reinventarla, fortaleciendo su capacidad de resolver de modo efectivo las necesidades sociales.

Os recomiendo una lectura muy pausada del documento que presentó. Seguro que cada cual descubrimos alguna pista retadora.

Reconozco que en mi caso, captó el interés desde el primer momento. Y es que eso de “deconstruir” tiene mucha miga. Pues más allá de los proyectos que cada cual queremos construir está el valor de cuestionar aquellos supuestos que conforman la realidad, precisamente para poder transformarla desde nuevas perspectivas.

Y en los interrogantes que abre destaca el reto de cómo replantearnos las maneras de construir lo público, de cómo tejer comunidades para incluir el mayor número posible de sensibilidades, el mayor número posible de capacidades.

Propone apostar por el emprendizaje social, de hacer bien … las buenas cosas (aquellas que sirven para satisfacer las necesidades sociales) y nos invita a que nos abramos a desarrollar conceptos y significados nuevos que construyan enfoques alternativos.

Su propuesta es reinventar lo público fortaleciendo el poder comunitario y proponiendo cambios en las relaciones de poder para que este proceso de transformación sea lo más inclusivo posible.

Y acaba animándonos a asumir riesgos en este caminar y a experimentar sin miedo… pues nada puede sustituir la experiencia.

Sin duda ayer 22 de mayo fue un día con mucha magia. Hoy 23 toca digerir estas propuestas… y pasar a la acción.

Ekin lanari!

Cuando la cooperación convierte los grises en verdes…

El pasado 28 de febrero celebramos un nuevo encuentro arbela.

En esta ocasión fue un evento más especial que de costumbre porque respondía a una intención en la que últimamente estamos trabajando y porque presentábamos las principales conclusiones de dos estudios que hemos encargado recientemente al MIK (que a su vez ha trabajado en cooperación con Hobest, multiplicando capacidades y dando ejemplo) y a Orkestra.

Así que bajo el título “Explorando caminos para la cooperación” nos reunimos en torno a unas 40 personas muy variopintas. Efectivamente aparte de las habituales personas de empresas y consultorías, asistieron representantes de diversas agencias de desarrollo local, de clusters varios, de centros tecnológicos, de la Cámara de Comercio y de la Federación Vizcaína de empresas del metal.

Destacaría que la sesión fue bastante nutritiva, que los ponentes fueron bastante claros en sus exposiciones y que hubo bastante escucha en el auditorio. Al menos yo así lo percibí… y lo disfruté. Para mi la sesión fue todo un regalo, una oportunidad de pararnos para compartir reflexiones, para escuchar nuevas propuestas y,eso espero, para que cada cual nos lleváramos nuevos puntos de vista, preguntas, dudas, intuiciones…

Y hablando de regalos, gracias al post de Julen Iturbe-Ormaetxe “De gris a verde: 10 ideas sobre cooperar para innovar” ya están recogidas la mayoría de las ideas y las propuestas que allí se expresaron. ¡Gracias Julen por tu capacidad de síntesis!. Así que eso me va a permitir cambiar mi estilo habitual de escribir las crónicas para no repetir lo que ya está dicho de manera brillante (Eso sí os recomiendo encarecidamente que leáis el post de Julen). Asi que voy a tratar de hilvanar varias anécdotas e ideas que para mi fueron significativas:

  • El día de la sesión fue un día ventoso, desapacible, con mucha lluvia (buen símil de la situación que muchas personas y organizaciones siguen/seguimos viviendo) y hete aquí que la primera persona que acudió a la sesión lo hizo con un enorme paraguas multicolor. Para mi que esperaba con ilusión la jornada me pareció muy simbólico, un buen elemento para protegernos de la lluvia y el viento… y para llenarnos de color y optimismo ante la que está cayendo. Y es que cuando descomponemos la luz en toda su rica diversidad se conforma un arco iris que señala que aunque llueva también luce el Sol.
  • A última hora se produjo un imprevisto con el plantel de ponentes. Resulta que Jorge Gil, el representante de Garaia, no vino porque su mujer se había puesto de parto. Casualmente dos días antes otra compañera nuestra, Saioa Leguinagoicoa, había también dado luz a su hijo Adrián. Para mi fue una señal de vida que me gustaría que estuviese relacionada con el proyecto que a nivel del Departamento queremos emprender para impulsar caminos de cooperación.
  • La asistencia a la sesión de nuestro excompañero Mikel jaureguibeitia también fue para mi motivo de alegría. Yo la vivo con la sensación de que vuelve porque todavía tiene muchas cosas que aportar, para no dejarse cosas en el tintero, para enriquecernos con sus siempre acertados puntos de vista. En este caso una de las perlas que nos dejó fue la invitación a que para crear nuevos caminos empecemos por soñar/pensar lo imposible para luego encontrar las maneras de hacer cosas diferentes. (¡Mikel, siempre dando en el clavo!)
  • Una de las imágenes de la jornada la protagonizó Oscar Rey, de Inkoa, cuando nos contó como a través del proyecto Hortik, en cooperación entre Garaia e Inkoa, relativo a transformar espacios grises en verdes a través de promocionar la agricultura urbana. Y es que ahí las posibilidades de desplegar caminos de cooperación se tiñeron de esperanza.
  • Otro de los momentos especiales de la sesión fue cuando Bart Kamp compartió que ante una pregunta suya su padre le explicó que la publicidad de Campagnolo que él veía en los maillots ciclistas se correspondía con aquello que aunque no se ve es lo que marca la diferencia. Y ello nos evocaba que aspectos sutiles en la acción son necesarios para promover proyectos en cooperación que sean fértiles
  • Nos sugirió Julen que la C del ABC de la gestión se corresponde con el impulso de la Cooperación, con la Creación de la Cultura de la cooperación dentro de las organizaciones y entre organizaciones
  • Julen y Alberto Etxeandia nos retaban a e n s a n c h a r nuestra percepción de la realidad, digo el concepto de cooperación y de crear contextos donde sea más natural cooperar para innovar para permitir que emerjan proyectos imposibles sin complementariedad en acción
  • Xabier Artaza, de Metalúrgica Marina, nos invitó a que primero miremos dentro, de las organizaciones cual es el espíritu de colaboración que tenemos/queremos, porque primero hay que trabajar dentro para luego poder hacerlo fuera.

En mi particular escucha se fueron activando diversas señales que me hicieron sentir que en aquella sesión se derrochaba mucho sentido común, se escondía mucho potencial para explorar nuevos caminos donde lo cooperativo esté cada vez más presente.

José Ramón Ipiñazar abrió la sesión alertando sobre el valor estratégico que tiene la Cooperación en la gestión de las organizaciones y de la dificultad que entraña su generalización por la cultura empresarial imperante y por las múltiples inercias organizativas que poseen a las empresas. Sin embargo esta dificultad a través de la sesión se fue transformando en un reto estimulante cuando las personas elegimos la vía de la cooperación para impulsar la interdependencia, cuando apostamos por sembrar confianza y regar con generosidad para que,con paciencia, a su debido tiempo, podamos recoger los frutos de la cosecha.

Con la ágil dinamización de nuestro compañero Jorge Berezo las personas asistentes nos fueron regalando sus ideas sobre cómo fomentar el surgimiento de nuevos proyectos de cooperación y cómo favorecer la gestión de los proyectos de cooperación en marcha. De esta parte de la reunión rescato la idea de la necesidad de la generosidad, de dar primero para recibir después, de sembrar confianza para poder recolectarla

Si algo quedó claro en la sesión es que en esta intención ya existen muchas personas y organizaciones que señalan que cuando nos lo proponemos en serio, somos capaces de conseguir lo impensable. Somos capaces de convertir que la suma de potencialidades sin desplegar no sea cero sino que sea una cosecha verde y fértil.

¿Y ahora qué?.

Nuestro compromiso es reflexionar en torno al aluvión de propuestas que tenemos encima de la mesa para ponerlas en valor. Pero me atrevería a decir que aún más importante que ello es “cooperar” con las diversas personas y agentes que también están concernidos en esta tarea para entre todas cocrear esos contextos que harán que la cosecha vaya fructificando.

En breve os seguiremos informando de cómo evoluciona este proyecto. Eso sí cualquier sugerencia que nos queráis plantear será oportunidad para explorar caminos para la cooperación.

PD: Las presentaciones empleadas las puedes ver aquí

Arbela. Bideak Eginez.