Entries Tagged as 'arbela'

Elogio de la cooperación… y de la metamorfosis

Tras unos días de descanso, hoy me he reincorporado al trabajo. A la mañana he aprovechado para ponerme al día con correos atrasados y algunas cuestiones que dejé pendientes.

¡Es que el regalo que nos hizo Xabier Udaeta, gerente de Ingenet, el 22 de marzo me impidió ocuparme de cuestiones más prosaicas!, je je.

A la tarde venía por el camino a la oficina pensando que quería dedicarla a “imaginar” en qué nuevas propuestas queremos/podemos embarcarnos para dar respuesta, desde nuestro lugar, a todo aquello que está aconteciendo a nuestro alrededor.

Máxime cuando la semana que viene tenemos previsto reflexionar en grupo dentro del Servicio de Innovación sobre nuestro “modelo de negocio”: cuales son nuestras principales propuestas de valor, nuestras actividades clave, los colectivos con los que estamos ( o queremos estar) coordinados, los tipos de relaciones que queremos establecer con nuestros clientes…

Y yo creo mucho en la “sincronicidad” así que al llegar me he encontrado con que, justo media hora antes de llegar a la oficina, Alfonso Vazquez me había enviado un post que acaba de publicar cuyo sugerente título es ¿el ocaso del trabajo?

Lo recojo aquí porque su lectura me parece muy inspiradora. A mi me ha ofrecido hoy un hilo del que tirar para ir profundizando en un análisis de la realidad desde nuevas miradas que nos permitan encontrar distintas líneas de avance…

Entre las ideas que a mi más me han impactado del texto destaco las siguientes:

• La constatación que la actual degradación del “trabajo” viene explicada, entre otras causas, por el efecto de la financiarización de la economía y, paradójicamente, por las estructuras predominantes del trabajo que impiden, en su origen, la producción del “conocimiento”.
• La apelación a construir nuevas estructuras de trabajo para “abrir nuevas vías de formas de producción, cuyas posibilidades ya están dadas en el potencial de nuestras sociedades”.
• La sugerencia de que “recuperar la cooperación de los productores es esencial para constituir otra forma de economía”

Por otra parte la referencia que hace a la experiencia de Mol Matric me resulta especialmente entrañable. No en vano Fernando Cid y Máximo Villanueva tuvieron hace ya casi un año una presencia memorable en arbela. Todavía recuerdo la fuerza de su testimonio y la humildad de su testimonio. Tengo grabada en mi retina el dibujo de los castellets del graphic de Saioa.

A mi el elogio que Alfonso Vazquez hace de la cooperación me ha conectado a otro elogio… esta vez de Edgar Morin: el elogio de la metamorfosis, donde plantea la urgencia de cambiar nuestros modos de pensar y vivir para que lo probable, la desintegración no se produzca. Y en su lugar ocurra lo improbable, aunque posible, la metamorfosis.

Como decíamos en otro post Edgar Morin “plantea la necesidad de deshacernos de las alternativas reductoras a las que nos convoca el pensamiento dominante y propone apostar por aquellas propuestas rupturistas, marginales, innovadoras… que son el vivero del futuro, gracias a su capacidad para la regeneración económica y social.

Plantea también la necesidad no solo de denunciar, sino sobre todo de enunciar nuevas vías que conduzcan a una nueva Vía”

Porque cómo la experiencia de Mol Matric y tantas otras expresan el cambio, perdón la metamorfosis, ya se está produciendo. No es una utopia, es una realidad aunque aún sin la masa crítica necesaria para que se visualice con mayor nitidez.

Por eso hoy brindo por los dos elogios el de la cooperación y el de la metamorfosis… aunque tal vez sean solo las dos caras de la misma moneda.

Redes de colaboración para construir esperanza

En un comentario al último post sobre el primer año de arbela, Alfonso nos trae una cita del último libro de Manuel Castells. En ella Castells  sostiene que “lo que impulsa la transformación de las sociedades es la esperanza que surge cuando la indignación es capaz de canalizarse en redes de colaboración y generación de comunidades.”

Casi a la vez una compañera del servicio de innovación, Saioa Leguinagoicoa, nos hace llegar el flasmob WOP today is my future publicado ayer mismo.

Tras el visionado del video leo con emoción como Mikel Renteria y su mujer Mentxu fundaron en 2010 un proyecto (Walk On Project, WOP) para la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas. Todo empezó tras conocer el diagnóstico que le hacen a finales de 2008 a  su hijo Jon en relación a una enfermedad fatal neurodegenerativa (leucodistrofia).

Y entonces cuando el panorama se tiñe de negro… “Mikel retoma la música como herramienta para expresar la explosión de sentimientos que esta situación ha ido generando en su familia y entorno. Y la música es junto con la tenacidad, el optimismo y la esperanza el cimiento de WOP.

Y el susurro de Mikel y Mentxu se convirtió en un estruendo musical, en una alegoría perfecta de lo que está ocurriendo con WOP. Mucha gente se está sumando al proyecto haciendo posible lo imposible y movilizando a la sociedad en esta lucha llena de trabajo y emoción que consigue sacar lo mejor de cada uno.”

Y así dos hechos tan dispares pero que acontecen prácticamente a la vez… me indican que, sin duda, una de las vías para salir de la situación en la que nos encontramos tiene que ver con crear redes de de colaboración y generación de comunidades que nos ayuden a crear futuro y esperanza.

Manos a la obra, cada cual desde donde se encuentre!!!

ARBELA: Zorionak eta eskerrik asko!!!!!

En arbela cumplimos nuestro primer año!… Es por tanto tiempo de celebrar y de agradecer: Eskerrik asko, arbela ekimenetan, parte hartu duzuen guztioi!

El 1 de diciembre del año pasado ya hacíamos un anuncio de que en breve iba a nacer “arbela”. Aunque le pusimos fecha al evento, el 16 de diciembre de 2011, este “parto” llevaba mucho tiempo gestándose. No en vano llevábamos varios años impulsando diversos puntos de encuentro entre empresas y consultores para compartir experiencias y/o debatir sobre aquellas cuestiones cuya comprensión nos pueden ayudar a VER con más sabiduría para poder desvelar todo aquello que muchas veces se oculta a nuestra mirada.

Ha sido este un año intenso en emociones, en debates, en encuentros…

Se han generado muchas conversaciones, han surgido muchas preguntas, se han planteado algunas respuestas que a su vez generaban nuevas preguntas…

Hemos conocido de primera mano experiencias de organizaciones en proceso de transformación. Todas diferentes, diversas, imperfectas…

Y más allá de las diferencias, como factor común, el deseo por mejorar, la generación de espacios en los que poder tratar de forma colectiva las cuestiones más significativas, la construcción de nuevos contextos organizativos para permitir que el conocimiento se despliegue por toda la organización…

En un año como éste, donde cunde el desánimo y la tentación es desandar muchos caminos de avance para mejorar las condiciones de trabajo… nos hemos encontrado con organizaciones que han decidido afrontar sus dificultades desde la coherencia, desde la apuesta por las personas, por la sociedad en la que se insertan, por la innovación y la creatividad, por un futuro con más esperanza…

Las dificultades con las que se enfrentan… exactamente las mismas con las que nos encontramos cualquiera… la diferencia está en su mirada, en la apuesta que hacen, en el camino que eligen.

Por supuesto que en el camino surgen dudas, a veces incoherencias, miedos, retrocesos… Pero ello no les hace perder norte. Saben quiénes son y qué quieren. Y están dispuestas a responsabilizarse de lo que les ocurre. Nos ofrecen generosamente su testimonio… y ello nos enriquece a todos.

Una de las cosas que más me emociona de arbela son los contactos que facilita, los aprendizajes que cada quién se lleva, las dudas e inquietudes que suscita, el deseo de compartir con el resto del equipo lo allí tratado para tratar de encontrar nuevas respuestas…

Y así, poco a poco, sesión a sesión, arbela nos ha ido llenando de vida.

Y ahora, al cumplir un añito es momento para detenernos siquiera un instante para agradecer y celebrar.

Agradecer a todas y cada una de las personas que como ponentes o asistentes han participado en cada uno de los encuentros que hemos organizado. Haciendo memoria quisiera destacar:

el taller de transformación organizacional que dinamizó Hobest en cuatro sesiones (1, 2, 3 y 4) así como el potente debate sobre “Poder, deseo y capacidad de decisión” que concluyó hasta con un himno hecho con la recombinación de letras del último CD de “Doctor Deseo”

Las experiencias de Mol Matric, Agintzari, Servicios de mesa de Gernika, Grumal, Hanna Instruments, Leroy Merlin, Mecanizados Alberdi, Reiner, Artez, Etorkintza, Lancor, virtualware, Inauxa, Walter Pack, Fabricaciones electromecánicas Eder

Las aportaciones en torno a la responsabilidad social de Medical óptica, Nervión agencia de valores, Vicinay Cadenas, Novia Salcedo

Y por supuesto la entrega de dos personas que han sido fundamentales en el impulso de arbela este año; Idoia Bidaurrazaga de Innobasque y Jorge Berezo del propio Servicio de Innovación su capacidad de trabajo y su visión panorámica nos ha permitido que el diseño de las propuestas haya sido de calidad.

Tampoco nos queremos olvidar del respaldo técnico del equipo de Iparbit en el mantenimiento de la plataforma tecnológica.

Hechos los reconocimientos y los agradecimientos queremos celebrarlo, compartir con vosotros la enhorabuena que sentimos por el trabajo realizado y amenazaros con que durante 2013 seguiremos empeñados en impulsar nuevas propuestas para lo cual, desde ya, os solicitamos vuestra cooperación.

Estamos muy abiertos lo que emerja… aunque sí queremos señalar al menos algunas cuestiones que queremos incluir en el nuevo año que en breve iniciaremos:

Promover el intercambio de experiencias entre proyectos que apuesten por el valor de la cooperación y el trabajo en red
Integrar reflexiones en torno al “valor” y al “impacto social” que cada organización genera desde su modelo de negocio
Incorporar a los debates experiencias en torno a políticas de innovación en producto y proceso y de internacionalización

y lo que vaya surgiendo para lo cual esperamos vuestras propuestas.

Celebremos pues con alegría los aprendizajes y los encuentros vividos.

Que el sabor de esta celebración nos refuerce el ánimo para, como dice la canción, “soñar, desear y atrevernos a transformar” … el mundo en el que vivimos.

Tal vez sea interesante dar por buena la predicción maya sobre el cambio de época en el que entramos … y convertirlo en realidad. Nos jugamos el presente y el futuro. Eutsi goiari!

RSE en pymes con sentido común

El pasado viernes dentro de lo que vieno siendo Arbela, nos juntamos para hablar de Sentido común, quiero decir, de RSE en pymes con sentido común. Esta vez le tocó a Jorge ser el dinamizador del evento que nos puso en antecedentes, nada halagüeños, por cierto, en estos tiempos de crisis…

La jornada se dividió en dos partes. En la primera, a modo de coloquio, Emilio Calvo y Isaac Ruiz nos dieron su impresión sobre la situación actual de la RSE en las pymes de Bizkaia.

La percepción es que con la que está cayendo las pymes de Bizkaia han reorientado sus prioridades dejando la RSE en un segundo plano. Pero, ¿realmente son conscientes de lo que significa actuar responsablemente? Según estudios el concepto no ha terminado de calar en la micropyme, si bien es cierto que, las pymes están algo más concienciadas. Se afirmó que a la hora de emprender este tipo de proyectos, EL TAMAÑO IMPORTA.

A la pregunta de Jorge de ¿Cuáles son las barreras? Nos explicaron que en nuestro entorno las pymes carecen de la suficiente presión social para actuar responsablemente. Por otra parte, el mercado trabaja el corto plazo mientras que la RSE requiere de un plazo mayor para que se vayan apreciando los resultados…

Pero…y si hablamos de Competitividad sostenible entonces empezamos a hablar el mismo idioma: las empresas exigen a sus proveedores una conducta ética, corresponsabilidad en el ejercicio de su razón de ser…

¿Maquillaje o “core business”? Las grandes empresas desde siempre han empleado los medios de comunicación como instrumento para realzar sus acciones en RSE, el mensaje empieza a no ser creíble. La presión social en las grandes empresas es tangible: la regulación, clientes, presiones de las ONG, medios…esta presión se está empezando a filtrar en el entorno de las pymes.

En el debate hablamos de fuegos de artificio y sostenibilidad económica futura de las pymes: de cómo en el día a día, las grandes empresas aprietan a su proveedores pagando a 180 días y de cómo afecto esto a la salud financiera de nuestras pymes.

De que lo público no termina de traccionar, propone pero no dispone. Me explico, reglamos esto lo sabemos hacer bien pero a la hora de aplicarnos el cuento, la normativa dispone que en igualdad de condiciones, el de menor precio, por aquello de la eficiencia económica. Esto está bien, pero como a todo, se le puede dar la vuelta y generar un efecto no deseado: el apretar en el precio, bajadas para poderse llevar los contratos de la administración.

Uuhmm, me apunto el analizar como incorporar, de una manera diferente, el plus de corresponsabilidad de las organizaciones en los programas del Servicio.

En la segunda parte de la jornada tuvimos el placer de escuchar de una manera muy fresca y emotiva las experiencias de dos empresas que han pasado por nuestra casa y se llevan uno de nuestros tesoros: la implantación de la Metodología de mejora continua en RSE  Xertau:adi

Medical óptica: “más de 600.000 jefes para nosotros”.-Marisol Moya

Han puesto el FOCO en las PERSONAS. En la reflexión estratégica participan todo sus grupos de interés y han conseguido incorporar  acciones de RSE en su gestión.

Me quedo con las frases de que…“cosas hacíamos pero sin saber que eran de RSE”, “¿Cuánto valen las empresas cuando las personas no están?” y  “Los intangibles aportan valor aunque no se puedan medir”.

Nervión agencia de valores.- Gloria Muñoz

Se trata de una empresa de asesoría patrimonial independiente con más de 25 años de experiencia donde el cliente es su activo

¿Cómo puede sobrevivir una empresa pequeña como ésta en un entorno tan competitivo y lleno de rapaces como es el sector financiero? Pues, ofreciendo un trato cercano y haciendo una gestión responsable del patrimonio de otros. Suena bien, ¿verdad? Si pero… hay que conocer al cliente; estar ahí, en los buenos y en los malos momentos; responder, asesorar…

Me quedo con la frase…”vendemos al cliente lo que compraríamos para nosotros mismos”

Finalmente, se abrió el debate y surgieron cuestiones tan interesantes como ¿Cómo hacer que mi comportamiento genere valor? ¿Cuál es mi contribución? El poder del consumidor…

Vamos que fue una sesión MUY INTENSA, REFLEXIVA y con MUCHO SENTIDO COMÚN:)

La fuerza de las personas…

Hoy en el foro arbela hemos tenido la oportunidad de disfrutar de la presentación con la que Jordi Albareda, director regional de la zona Norte de Leroy Merlin, nos ha regalado bajo el título “La fuerza de las personas en estilos de liderazgo participativo.

De alguna manera simbólica la presentación que hoy hemos vivido se gestó hace ya tiempo cuando la experiencia de Leroy Merlin fue uno de los casos de análisis del entonces activo Foro de Itaca.

Y varios años después siguen en el mismo empeño. Las circunstancias que estamos viviendo incluso les refuerzan en su apuesta.

Con la fuerza que le daba la cercanía de dos de sus colaboradores, Saioa y Roberto, nos ha ido explicando las luces y las sombras del proyecto que están acometiendo para facilitar un estilo de gestión crecientemente participativo.

Parece que todo tiene su origen en las propias convicciones de la propiedad de la empresa que cree que a largo plazo solo los proyectos que se basan en las capacidades de las personas son sostenibles. Gracias a esta manera de entender la empresa se ha ido desplegando un proceso para fomentar la participación.

Proceso progresivo que ha ido evolucionando en paralelo al nivel de madurez organizativo.

La base de su filosofía de participación está en COMPARTIR…

Compartir de manera coherente e integrada el QUERER, el SABER, el PODER y el HABER. Algo que se dice fácil, suena bonito, pero solo se comprende, de VERDAD, cuando se vive.

Su apuesta es por los valores de cercanía, compromiso, respeto, generosidad, humildad…Valores que… no cumplen, pero se esfuerzan cada día por ir acercándose a ellos.

Cuando hablan de poder se refieren a facilitar los espacios para la toma de decisión por parte de todas las personas de aquellas cuestiones que les afectan directamente. ¿Quién sabe más de cada cuestión sino quien las vive de cerca?. De hecho, por ejemplo, los objetivos para 2013 los han establecido las personas que se dedican a la venta directa.

En cuanto a los “haberes” tienen un sistema de retribución variable que permite incrementar hasta un 55% la retribución fija, ya de por si algo superior a la media del sector, en función de la evolución de los resultados.
También favorecen el acceso a la propiedad de las personas de Leroy Merlin, al punto de que el 97% de la plantilla son accionistas.

Para Jordi esto de la “participación” no es el santo grial, ni la solución pluscuamperfecta para cualquier tipo de organización… Así que lejos de pontificar sobre estilos participativos él simplemente nos contaba su experiencia… que tiene sus luces y sus sombras.

De hecho hay decisiones que se toman con mucha lentitud, en ocasiones surgen ineficiencias, se generan fricciones… Aunque a la vez se está construyendo un proyecto sólido, incrementando los niveles de motivación, crece el desarrollo personal de las personas y… la eficacia.

Nos alertaba de la necesidad de abordar este tipo de procesos cuando se está convencido en la bondad de esta forma de organización de manera esencial, sin artimañas, sin máscaras, sin carácter instrumental…

Y hacía una pregunta paradójica muy interesante a la hora de iniciar estas experiencias: “¿estamos dispuestos a perder poder para ganar poder?”

Entre las claves para la participación citaba la pasión (genuina) por las personas, la cercanía, la coherencia, la constancia…

En su opinión vivimos un momento histórico que plantea con más crudeza que nunca qué tipo de organizaciones queremos construir para que sean sostenibles…

Ellos apuestan por las personas, por invertir tiempo en escucharles, por confiar en sus posibilidades, por ver especialmente su capacidad por responsabilizarse con sentido común por aquello que les compete…

Como una imagen vale más que 1.000 palabras podéis ver, gracias al siempre espléndido arte de Saioa Leguinagoicoa, el graphic que ha ido creando a lo largo de la sesión.

 

Para más detalle podéis leer el caso de Leroy Merlin escrito por Javier Zarrabeitia en esta dirección

Entre lo más valioso de la sesión destacaría la sencillez y la credibilidad con que Jordi Albareda nos ha transmitido por este proyecto, que por lo que se ve le da mucha vida y…

Que nos ha hecho pensar… He creído ver al final de la sesión un ambiente reflexivo… Creo que la pregunta que subyacía tiene que ver con enfrentarnos cada uno al tipo de organización que deseamos y atrevernos a dar pasos para convertir nuestra visión en realidad.

¡Asi sea!

Mecanizados Alberdi, o las personas que saben hacerse buenas preguntas

Fue el 27 de septiembre, bajo el paraguas de Arbela y en la Biblioteca Foral de Bizkaia. Mecanizados Alberdi (17 personas) nos presentó su experiencia de empresa que hace una clara opción por la “participación de las personas en la organización”.

 El título por el que he optado es pertinente porque las dos personas, Aitzol y Nagore, que vinieron de la empresa, nos contaron su experiencia. Nos contaron que allá por el 2008 cuando aún la empresa trabajaba bien, se hicieron o les hicieron una pregunta.

–¿A dónde va la empresa?

 Y como señaló muy acertadamente el consultor que apoya todo este proceso, Tomás Elorriaga, la pregunta tenía mucho calado, pues no se refería solamente a cómo iba la empresa financieramente, sino que la pregunta implicaba a los clientes, a los procesos, a las personas,… y ellos, la empresa, no supieron dar respuesta a la pregunta.

Algún efecto de renacimiento tuvo esta pregunta que, parece, exigía respuestas. No se quedaron en la espera. La expresión que Aitzol empleó para no quedarse en esa incertidumbre fue: “hay que tirarse a la piscina”: había que cuestionar de manera radical la organización, el sistema de gestión y los procesos.

 Y nos contó cuál es el valor añadido de Mecanizados Alberdi: más de 50 años de historia, un servicio integral, mejorar el sistema de gestión, contacto con centros tecnológicos, I+D+i, el cliente,…

En el apartado de la participación de personas, organizaron tres equipos que se distribuyeron según el cometido de cada uno, más un equipo añadido compuesto por miembros de los otros tres equipos y cuya función es dinamizar y hacer de enlace entre todas las personas de todos los equipos. Así, en este momento, todas las personas participan y gestionan la organización hasta su llegada al cliente, con el que también han modificado su modo de relación.

Este esfuerzo de colaboración se ve recompensado con una mejora general en los resultados. Se han cambiado algunos conceptos y concretamente uno de ellos se ha convertido en clave: reunirse, hablar y pensar, también es trabajar y se refleja en el rendimiento de la empresa.

Nos hablaron de sus retos para el futuro, que transcribo a continuación:

–          Mantener los buenos resultados que ahora están teniendo.

–          Equipos + personas: profundizar el la idea de equipo.

–          Más contacto con los clientes.

–          Reflexión estratégica en la que están invitados toda la plantilla.

–          Despliegue de objetivos: indicadores, acciones de mejora.

La conclusión a la que llegan es que “algo siempre se puede hacer y siempre puedo buscar nuevas formas”.

Para los que allí estuvimos, fue una buena presentación de vuestra experiencia, de la que todos podemos aprender a entender las organizaciones de una forma en la que la participación de las personas es una de las bases de futuro y de éxito para las gentes que la componen.

Gracias a vosotros por haberla compartido.

REINER: soplo de aire fresco e inyección de moral

Dentro del marco de arbela, el pasado viernes día 13 de Julio tuvimos la fortuna de conocer la experiencia de Reiner por boca de tres de sus protagonistas: Javier Igarza, Jose Cruz y Mikel Gorostidi.

Previo a la exposición Alfonso Vázquez incidió en una cuestión. Es la de Reiner una experiencia “normal”. No tiene épica, ni líderes carismáticos, ni estaban al borde una crisis…

Por ello nos animó a escuchar la presentación para tratar de captar qué factores podían ser los que mejor explicaran el éxito que están teniendo.

Javier Igarza, gerente de Reiner fue quien hizo la exposición de un proyecto que a medida que evolucionaba le iba cambiando a él mismo.

Además, justo antes de él asumir la gerencia de esta empresa familiar en 4ª generación, el gerente anterior, en base a los datos de una hoja Excel pronosticó que no era viable.

Sin embargo Javier siguió más su intuición que el frío análisis de una hoja de cálculo. Apostó por la permanencia de la empresa, por su sostenimiento… y esta “apuesta” les ha guiado hacia una organización viable y comprometida con su propio presente y futuro.

Reiner tenía ya en su genética el concepto de la adaptación. No en vano, desde su fundación allá por 1.928 en los que fabricaban productos de primera necesidad, han ido saltando a fabricar juguetes y a los sectores de automoción y electrodomésticos.

Históricamente se han basado en dos claves: la eficiencia de los procesos y la adaptación de su producto mercado.

Pero algo faltaba porque en 2002 si bien tenían mucha actividad la rentabilidad era muy baja.

Así que decidieron buscar mercados donde poder aportar conocimiento para ser capaces de diferenciarse y no competir en base a costes.

Se plantearon una distinción básica entre costes y valor. El futuro de Reiner no estaba en vender horas máquina sino en vender conocimiento no copiable.

La primera dificultad para hacer esa transición era que su s formas de organización impedían hacer esa evolución.

Todo se basaba en el “control”. Vieron con nitidez que había que liberar el trabajo dando confianza a las personas, había que fomentar la autonomía para que las personas y los equipos fueran tomando cada vez más decisiones. Ello permitía que las personas crecieran y además liberaba tiempo de la dirección para dedicarse a labores más estratégicas.

Otra cuestión clave ha sido la de buscar alianzas con todas aquellas personas y organismos con los que se relacionan, sean centros tecnológicos, proveedores, clientes, conocidos… Se trata de estar atento a las oportunidades que siempre surgen para ir creando una red en la que aprovechar las sinergias y las complementariedades.

Posteriormente nos reunimos en pequeños grupos para seguir profundizando en la experiencia de Reiner y detectar aquello que solo podía leerse entre líneas. Entre las ideas que se compartieron en el debate posterior destaco las siguientes:

• La importancia de combinar la creación de una red y la organización interna dando una dimensión humana al proyecto
• La importancia de hacer los cambios con naturalidad, sin mucho bombo, con autenticidad
• Confiar en que la sabiduría necesaria para hacer este cambio está dentro y que solo hay que darle el contexto necesario para que pueda emerger

En mi síntesis personal diría que Reiner ha sabido soltar formas de hacer de su pasado que, si bien en el pasado les fueron útiles, ya no lo eran y a la vez han apostado por la generación de un proyecto más inclusivo de las personas y más abierto a posibles colaboraciones.

Esto que se escribe fácil se consigue con mucha coherencia y mucha constancia

Agradecer a todas las personas de Reiner su esfuerzo por recrearse de forma continua y por su generosidad para compartir la experiencia

Vivimos tiempos en que parece que para sobrevivir hay que hacer cosas extraordinarias. Ejemplos como el de Reiner confirman que cosas tan “normales” como apostar por lo propio, simplificar y modificar los contextos para que las personas puedan crecer y estar abiertos a sumar con otros son fórmulas que garantizan el éxito, mucho más allá que en la esfera puramente económica.

¡Gracias de nuevo por este soplo de aire fresco y por esta inyección de moral!

Izaroren topaketa

Sarrera honek arbela plataformaren markoan sortu den amaierarik gabeko ipuinaren bigarren kapitulua jasotzen du.

Dena neguko solstizioan hasi zen eta, momentuz behintzat, udako solstizioarekin jarraitzen du.

Lehen kapitulua gogoratzeko egin klik egin klik hemen

II. kapitulua

Izarok izar bat jaiotzen ikusi zuen gau hura gogoratzen zuen bakoitzean… emozio itzela sentitzen zuen!

Irribarre egiten zuen gogoratzen zuenean nola, hasieran, bere lagunek  barre egin zioten, nola izarrez beteriko zerutik opariak erori ziren eta nola “arbela” hark  norberak bere desiorik onenak adierazteko gauza bihurtzeko aukera ematen zuen espazioa bideratu zuen.

Ordutik aurrera Izaro ez zen inoiz “arbela” magiko horretatik bereiztu. Abenduaren 16 hartatik Izaro beti joaten zen duela 6 hilabete dena gertatu zen toki idiliko hartara. Batzuetan bakarrik, gehienetan ondo lagunduta.

Eta hori horrela zen gauez izarren distira ikustearekin makina bat amets egiten zuelako, egunsentia iristen zenean amaitzen ez ziren eta egun osoan zehar bizirik irauten zuten ametsak, alegia. Zoriren bati esker gauez ikusten zituen gauza horiek guztiak eguneko gertaerekin sinkronizatuta zeuden!

Gauez “arbelean” marrazten ziren gauza guztiak, nolabait, egia bihurtzen ziren egunez. Ematen zuen arbelaren bidez aukera zegoela  ametsetako bizitza materializatzeko.

Bizitzaz betetako 6  hil. Jardueraz, amaierarik gabeko elkarrizketaz, lagun berriz,  jaiez, ospakizunez, aitorpen kutunez, konplizitatez,… betetako 6 hil.

Baina bazegoen gertatzen ari zen zerbait leun Izaro apur bat arduratzen zuena. Hasieran ez zen ia igarri ere egiten baina, denborak aurrera egin ahala, gero eta nabarmenagoa zen.

Berak toki horretan momentu eta une guztiak gozatzen zituenean, zer zen, bada, gertatzen ari zena eta gero eta handiagoa zen egonezina eragiten ziona?

Egun baten, ideia eta ardura hori burutik kentzea lortu zuenean, gertatzen zitzaion horretaz ohartarazi zen. Nola ez zen ordura arte konturatu?

Horixe zen! Abenduaren 16an hasita eta  inolako konponbiderik gabe gauak gero eta… la-bu-rra-go-ak ziren.

Amorru biziak barrua zeharkatu zion.  Ematen zuen patuak adarra jotzen ziola eta ez ziola aintzat hartzen berak gozatzeko, amets egiteko, sortzeko… zuen grina. Hainbeste denbora bere ametsetatik urrun eta, azkenean, amets horiekin bat egitea lortzen zuenean, denbora trinkotu eta estutu egiten zitzaion.

Bere burua erabat zegoen nekatuta  eta desengainatuta. Eta sentsazio txar hartatik ihes egiteko-edo, Izaro, lehenengoz gau guzti haietan,… lo geratu zen.  Morfeok bere altzoan hartzen zuen neurrian izarrak lausotu egiten zirela igarri zuen eta loak erabat hartu zuen.

Orduan ahots kantari batek iratzarri zuen. Norbait oso irribarretsu hurbiltzen ari zen bera zegoen norabidean. Nor izan zitekeen?

Bat-batean emakume bat bere aurrean agertu zen. Izarok begiak igurtzi zituen ezin zuelako sinetsi ikusten ari zena. Beste emakumea  ere erabat zegoen paralizatuta.

Nor zen bera bezalakoa zen emakume hura, salbu eta ilehoria zelako, eta ez beltzarana?

–         Nor zara? Zizakatu zuen Izarok ahots  dardaratiz.

–         Ni Eguzki, eta zu, nor zara? Zer egiten duzu hemen, neure tokian?

–         Ni Izaro naiz eta gauero etortzen naiz hona izarrak ikustera eta nire arbelean  ametsak marraztera.

Orduan Izaro ohartu zen eguneko argiarekin bat bere arbela ispilu bihurtuta zegoela. Aldi berean, konturatu zen  6 hilabetetan lehenengoz zegoela toki hartan… egunez.

–         Hau bai dela bitxia! Ni hona goizero etortzen naiz  joan den neguan, egun baten toki honetatik paseatzen nengoenean deskubritu nuenetik gauza nintzela ispilu honetara begiratuta beste pertsona batzuen ametsak ikusteko islatuta, eta amets horiek    nireak gogorarazten zizkidaten.

Elkarri begira geratu ziren luzaroan. Uko egin zioten bertan gertatzen ari zena ulertzeari. Nahiko zuten egoera sentitzearekin, bizitzearekin.

Kapaz ziren bestearen begien sakontasunean  euren burua ikusteko.

Egoera horretatik ahots batzuen oihartzunarekin esnatu ziren eta ematen zuenean zarata hura haragotik zetorrela… konturatu ziren  sute bat egiteko egurra biltzen zuen gazte jendearen talde bat baino ez zela.

Zelai baten erdian isil-isilik elkarri adi zeuden eta ilearen kolorea izan ezik erabat berdinak ziren bi pertsonek eratzen zuten irudi bitxiarekin harritu gabe gazteek  eurekin joatera gonbidatu zituzten  urteko gaurik motzena eta egunik luzeena ospatzeko egin behar zuten sutearen inguruko jaira.

Euren buruen barruan zerbaitek eztanda egin zuen. Zer ari zen gertatzen? Zer zerikusi zuen har guztiak eurekin? Agian Izaro Eguzkiren itzala zen? Agian Eguzki Izaroren ametsen materializazioa zen? Dena al zen ametsa?

Izarok  eta Eguzkik, elkar begiratuz, momentuan jakin zuten   gau magiko hartan bien arteko elkarrizketa luzea burutu behar zutela.

Eta horregatik gainerako gazteekin bat egin zuten egur gehiago biltzeko. Gau hartan sute itzela egin behar zuten, bere argiak ebatzi gabe zituzten misterioak argitu behar zituelako.

Hau planeta osoan bizi diren Izaro eta Eguzki guztientzat da eta, halaber,  guztiok barruan ditugun Izaroren  eta Eguzkiren   atalentzat.

Celebrando con las empresas

El viernes 22 de junio se producía una feliz coincidencia: arbela cumplía 6 meses de vida y teníamos en nuestras manos el libro que recoge 7 casos de empresas que avanzan hacía mayores cotas de participación. Y como no sabemos hacer las cosas de otro modo, organizamos una jornadita que nos permitiese celebrar ambas cosas. La llamamos “de solsticio a solsticio”. Un poco cacofónico, pero muy significativo.

Vinieron unas 60 personas al Faculty Club de la Comercial de Deusto; no está nada mal con los tiempos que corren. Y deliberadamente quisimos que el tono general fuese de optimismo. Porque se pueden hacer las cosas de forma distinta incluso en circunstancias adversas y en un ambiente de derrotismo generalizado. Porque esas 7 empresas y muchas más nos demuestran cada día que se puede optar por empresas más “humanas” que pueden seguir compitiendo (de hecho ¡¡¡ compiten mejor !!!) en el despiadado mercado. Porque algunos funcionarios soñadores tienen el descaro de darles espacio. Por… tantas cosas.

Miguel Angel Larrinaga, que junto a Josune Baniandrés ha coordinado el estudio, nos presentó, brillantemente, una visión general del estudio. De forma premeditada pasó por las conclusiones como alma que lleva el diablo. No para que nos leamos el libro con detenimiento sino para que las personas que asistían a las jornadas llegasen a sus propias conclusiones. Gracias, Miguel Angel.

Y en arbela no nos gustan los monólogos sino los diálogos ricos. Por eso no pedimos a las 7 empresas/organizaciones que nos contasen sus experiencias desde el atril, sino que formamos 7 grupos, 7 corros, y en cada uno había algún representante de una de esas 7 organizaciones que iba a contar su caso abiertamente y en el que se podía preguntar sin limitaciones, sin frenos, sin miedos. Fue complicado detener el diálogo en esos grupos y no hay mejor señal que esa de que las conversaciones estaban mereciendo la pena.

Lo que hay que aprender de Artez, Fabricaciones Electromecánicas Eder, Fundación Etorkintza, Inauxa, Lancor, Virtualware y Walter Pack es muchísimo. Y lo que tenemos que agradecer también muchísimo porque siempre se han mostrado dispuestos/as a enseñarnos las tripas de sus organizaciones, sus luces y sus sombras, como bien dice el subtítulo de libro.

Las conclusiones que compartimos entre todos/as refrendan mucho de lo que Miguel Angel nos avanzaba en su presentación. Buena señal. Y gran fuente de aprendizaje.

Por último, a modo de cierre, Borja nos regaló la continuación del cuento que ayudó a dar a luz arbela en la jornada de presentación. Otro pequeño lujo para una jornada llena de ellos.

El encuentro de Izaro

Esta entrada recoge el segundo capítulo de un cuento interminable creado en el marco de la plataforma arbela.

Todo empezó en el solsticio de invierno y de momento continúa en el soslsticio de verano.

Para recordar el primer capítulo pinchar aquí edo hemen

Capítulo II

Cada vez que Izaro pensaba en aquella noche en la que había visto nacer una estrella… ¡sentía una gran emoción!.

Sonreía recordando cómo al principio sus amigos se habían reído de ella, cómo habían llovido regalos del cielo estrellado y cómo aquella “arbela” había facilitado un espacio dónde cada quién había sido capaz de expresar sus mejores deseos.

Desde entonces Izaro no se había separado de aquella “arbela” mágica. Desde aquel 16 de diciembre, Izaro siempre había acudido a aquel idílico lugar dónde todo había ocurrido hacía ya 6 meses. A veces en soledad, la mayoría de las veces en buena compañía.

Y es que observar por las noches el brillar de las estrellas le inspiraba multitud de sueños que no se acababan al amanecer sino que seguían viviendo durante el día. ¡Por alguna suerte de sincronicidad todas aquellas visiones nocturnas estaban conectadas con los acontecimientos diurnos!.

Todo aquello que se dibujaba por la noche en la “arbela”, de alguna manera se realizaba durante el día. Como si a través de aquella pizarra la posibilidad de dar vida a los sueños se pudiera materializar.

6 meses llenos de vida. 6 meses llenos de actividad, de conversaciones interminables, de nuevas compañías, de fiestas, de celebraciones, de confesiones entrañables, de complicidad…

Pero algo sutil estaba ocurriendo que a Izaro le producía un cierto malestar. Al principio casi imperceptible y después de forma cada vez más notoria.

Siendo que ella disfrutaba de cada instante que vivía en aquel paraje ¿qué podía ser lo qué estaba ocurriendo que provocaba aquel malestar creciente?

Hasta que un día, cuando dejo de pensar en ello se dio cuenta de lo que pasaba. ¿Cómo no lo había visto antes?

¡Era eso! Las noches inexorablemente desde aquel 16 de Diciembre se estaban…a-cor-tan-do.

Una ola de rabia le invadió por dentro. Como si el destino le jugase una broma pesada y se riera de su ansia por disfrutar, por soñar, por crear…Tanto tiempo alejada de sus sueños y cuando por fin conectaba con ellos resulta que el tiempo se comprimía.

Se sintió profundamente cansada y decepcionada. Y como queriendo huir de aquella desagradable percepción, Izaro, por primera vez en todas aquellas noches,… se quedó dormida. A medida que Morfeo la iba envolviendo en sus brazos notaba cómo las estrellas se iban difuminando hasta que quedó profundamente dormida.

Una voz cantarina le despertó. Alguien se acercaba muy risueña por el camino en aquella dirección. ¿Quién podría ser?

De repente una mujer apareció delante de ella. Izaro se frotó los ojos porque no podía dar crédito a lo que estaba viendo. La otra mujer se quedó igualmente paralizada.

¿Quién podía ser aquella mujer que era exactamente igual que ella excepto porque era rubia en vez de morena?

–         ¿Quién eres tú? balbuceó Izaro con voz temblorosa

–         Yo soy Eguzki ¿y tú, quién eres? ¿qué haces aquí, en mi sitio?

–         Yo soy Izaro y vengo aquí todas las noches a contemplar las estrellas y a dibujar en mi arbela mis sueños

En esto, Izaro se dio cuenta de que a la luz del día su pizarra se había convertido en un espejo. A la vez se dio cuenta de que por primera vez en 6 meses estaba en aquel lugar… a la luz del día

–         ¡Que casualidad! Yo vengo aquí cada mañana desde que un día de invierno paseando por este lugar descubrí que mirando en este espejo era capaz de ver reflejados los sueños de otras personas que me recordaban los mios

Ambas se quedaron mirándose largamente. Renunciando a comprender lo qué allí estaba ocurriendo. Simplemente sintiéndolo, viviéndolo.

Cada una era capaz de verse en la profundidad de los ojos de la otra.

El eco de unas voces les sacó de su ensimismamiento y cuando parecía que aquel rumor venía del más allá… se dieron cuenta de que simplemente era una cuadrilla de gente jóven que recogía madera en el monte para hacer una hoguera.

Sin sorprenderse por aquella curiosa escena que componían dos personas exactamente iguales, excepto por el color del pelo, que se miraban en silencio en mitad de aquel prado, les invitaron a reunirse con ellos en la fiesta que esa misma noche celebrarían alrededor del fuego para festejar la noche más corta del año y a la vez el día más largo del año.

Algo resonó dentro de ellas. ¿Qué estaba pasando? ¿qué tenía que ver todo aquello con ellas? ¿Sería Izaro la sombra de Eguzki? ¿Sería Eguzki la materialización de los sueños de Izaro? ¿sería todo un sueño?

Izaro y Eguzki se miraron y sin decir palabra supieron al instante que en aquella noche mágica tenían pendiente una larga conversación

Así que sin dudarlo se unieron al resto de jóvenes para recoger más madera. Aquella noche tenía que celebrarse una hoguera monumental para que su luz iluminase tantos misterios por desentrañar.

Dedicado a las Izaro y Eguzki que pueblan el planeta y a la parte de Izaro y de Eguzki que cada uno tenemos

Arbela. Bideak Eginez.