Entries Tagged as 'arbela'

A fuego lento cocinando un guiso colectivo

Decíamos en una entrada anterior que uno de los retos de este 2015 es la activación de cooperaciones fecundas para el impulso de la innovación en cooperación.

A fuego lento vamos cociendo este guiso. En parte porque como dice el dicho: “las cosas de palacio van despacio”;-) , en parte porque hay cosas en las que es mejor invertir el tiempo necesario en los preliminares 😉

Varias son las cuestiones en las que estamos inmersos.

Por una parte estamos trabajando en la conformación de una red con otros agentes para el impulso colectivo del reto de fomentar la cantidad y calidad de proyectos de innovación cooperativa.

Con el apoyo de Innobasque vamos a celebrar una serie de “encuentros” con personas significativas de organismos empresariales, agencias de desarrollo local y cluster.

En conversaciones previas hemos pulsado su receptividad e interés por esta iniciativa. Ahora se trata de ir tejiendo esa complicidad y concretar cómo nos vemos cada quién en este proyecto colectivo, que roles queremos/podemos asumir, que necesidades tenemos que requieran ser complementadas por otras agencias.

Queremos cuidar mucho el tono y la calidez de estos encuentros. Queremos que sirvan para ir definiendo las líneas maestras de este proyecto de forma colectiva. Que todos y todas nos sintamos incluidas en este espacio.

Queremos que las conversaciones sean abiertas para que todas sean diferentes. Que en cada una afloren aquellas cuestiones más relevantes, más apremiantes, más imprevistas…

Tenemos un guión previo que ya hemos compartido. Aunque lo importante no es el guión sino el discurrir de cada conversación. Entre las cuestiones en las que estamos especialmente interesados en dialogar son:

  • ¿Cuál es su visión sobre la cooperación interempresarial?
  • ¿Qué frenos y qué impulsores aprecian?
  • ¿Qué lecciones han ido aprendiendo desde su experiencia?
  • ¿Qué roles juegan, cuales les faltan, cuales debieran jugarse de otras maneras?
  • ¿Qué pondrían encima de la mesa y que pedirían a otras agencias para que este proyecto tenga fuerza?
  • ¿Qué líneas de intervención habría que promover desde lo público?

Se trata de escuchar, de apr(eh)ender, de recoger todos estos relatos para ir construyendo un proyecto que nos incluya a todas (las entidades) y que nos trascienda. Que facilite la emergencia de otras formas más sanas de cooperar entre organizaciones para ganar-ganar-ganar (como sociedad).

Queremos que este proyecto deje huella. Que cale primero en aquellas personas que participamos en él y que genere interés por participar de una forma crecientemente activa.

Comentar también que con un equipo de investigación de la Universidad de Deusto estamos trabajano en el diseño de un par de herramientas sencillas sobre la proprensión de las organizaciones hacia la cooperación y sobre los diferentes perfiles de cooperación existentes. Confiamos que para finales de 2015 podremos presentarlas.

Y hablando de metodologías, seguimos conversando con el equipo de Colaborabora para ver:

  • ¿Cómo dar valor al Kooptel que han diseñado?
  • ¿Cómo testar en la práctica esta propuesta, cómo ponerla a disposición de las personas que suelen facilitar proyectos en cooperación?
  • ¿Cómo transformar el itinerario propuesto en un conjunto de diversas posibilidades en función de cada circunstancia y de las propias capacidades de cada bartender?
  • Cómo diseñar algún nuevo encuentro arbela que dé continuidad al celebrado el pasado 12 de Diciembre que muestre los aprendizajes que vamos adquiriendo?

Lo dicho a fuego lento y con mucho mimo para que todo salga “rico rico”

Ya tenemos reto para 2015: Favorecer cooperaciones… fecundas

Ya tenemos regalo de Reyes adelantado. Nos llega vía Ricardo Antón un nuevo post de Colaborabora cuyo título es toda una propuesta de intenciones “Dar lo mejor de una misma y recibir lo que cada cual necesita

Y es que ni el cambio de año ni la celebración de estas fiestas han conseguido diluir el sabor del último evento arbela del pasado 12 del 12. Como decía nuestro compañero Jorge Berezo se nos sigue “haciendo la boca agua”

Una de las cuestiones críticas en los procesos de colaboración, ¡cómo en tantos otros órdenes de la vida!, es el equilibrio entre el dar y el tomar.

Y desde una lógica fundamentalmente mercantil, este equilibrio se traduce prioritariamente al terreno económico.

Sin embargo si en una comunidad, en un grupo, en un colectivo, cada cual diéramos lo mejor que tenemos, que somos (imposible pedir más) estaríamos ya alcanzando el límite de nuestras posibilidades.

Si además tuviéramos la confianza de que vamos a recibir lo que cada cual necesitamos, seguro que nuestra generosidad a la hora de compartir se expandiría. Así que con estos parámetros solo cabe ganar-ganar 😉

Y es que como en una ocasión le escuché a Adolfo Jarrín: No podemos dar lo que no tenemos (somos), ni podemos pedir lo que no damos.

Desde estas propuestas la base, las condiciones para que se den fecundas cooperaciones se multiplican.

Seguimos haciendo la digestión de las “señales” que se emitieron en la pasada sesión de arbela. (Por cierto aprovecho para reconocer públicamente el brillante storify que ha elaborado Alvaro Andoin, de Filmatu y los excelentes videos con el resumen de la sesión y cada una de las intervenciones hechos por el equipo de Media Attack. Mila esker!)

Nuestra compañera Mª Eugenia Garcia de Andoin nos hizo un excelente resumen en este post.

Yo quisiera complementar dicha entrada rescatando algunas de las frases/mensajes simbólicos que más me impactaron:

  • La importancia de levantar la mirada para mirar las estrellas y VER LAS CONSTELACIONES
  • Conectarnos facilita explicitar la interdependencia en la que vivimos
  • La importancia de RE… diseñarse/pensarse/sentirse… para actuar diferente y con más compañía
  • El valor no está tanto en lo que tenemos como en lo que ponemos a circular
  • A nivel metodológico ojo con la superposición de aplicaciones y herramientas. Cuidado con funcionar en clave de cebolla (¿Habéis hecho alguna vez la experiencia de pelar una cebolla? ¿Sabéis que queda al quitar la última capa?)
  • Cada artefacto tiene su accidente, así que a ver cómo hacemos diseños adaptados a las vicisitudes
  • Las emociones (los deseos, lo que nos inspira, nuestros propósitos más profundos) son el combustible de los procesos cooperativos
  • A veces mucho más que los elementos/las personas/los recursos a combinar, la magia está en los preliminares y/o en la manera de hacer las mezclas que dan lugar a recetas absolutamente diferentes con los mismos ingredientes
  • ¿ Y si en vez de poner el foco en lo que nos falta lo pusiéramos en lo que está disponible en nuestro entorno cuando se activa la cooperación, cuando se crean las condiciones para que emerjan nuevos proyectos en cooperación? ¿Y si se trata de diseñar desde la red?

Seguramente para crear estas nuevas condiciones lo primero es creérselo y para ello es preciso cuestionarnos nuestras creencias, nuestras verdades incuestionadas, para que todo ello sea posible.

Y nada mejor que hacerlo en compañía para que este viaje resulte más rico en experiencia y aprendizajes.

¡Que en 2015 lo vayamos co-construyendo! Let’s co!

KOOpteleando con los ingredientes, medidas y más…para la cooperación empresarial

El pasado viernes 12, 12/12/14, organizamos una jornada sobre colaboración, bueno realmente estuvimos #KOOPteleando de la mano de Colabora bora.

Desde el Departamento de Promoción Económica llevamos tiempo intentando activar diferentes procesos de colaboración para la innovación, para la competitividad, para la internacionalización… de las organizaciones y esta jornada es consecuencia de ello y en la que pusimos mucha ilusión.

La cooperación es un proceso complejo, que depende de multitud de factores y actitudes. La mayoría podemos intuir o conocer los ingredientes necesarios para que se dé, pero un mismo KOOPtel, no siempre sabe igual ya que como bien nos comentó Ricardo Anton, “la Base de un Buen KOOPtel” reside en preguntarse ¿QUÉ?, ¿CÓMO?, ¿QUIENES? con un objetivo común y un hilo conductor de confianza, reciprocidad y reconocimiento que haga que todas las personas implicadas sigan poniendo energía en el proceso de colaboración.

Ricardo nos fue desgranando las claves, “ingredientes”: Nos habló sobre los roles explícitos (reparto de tareas,…), roles implícitos de las personas así como operativos; de los capitales (recursos y activos) y, las metodologías necesarias para lograr ese objetivo común.

De su presentación dos frases me calaron hondo y quisiera compartir en voz alta:

“Lo importante es darse cuenta de lo que aporta cada persona del equipo”, “Dar lo mejor de uno mismo y conseguir lo que cada persona necesita”

Javier Creus de Ideas for change, nos habló sobre diferentes casos de éxito analizados con @pentagrowth: las 5 palancas del crecimiento acelerado.

  • Conectar: importancia de la red y a lo que los usuarios nos conectamos → móvil e internet de las cosas.
  • Agregar: activos distribuidos → utilización de lo común reconociendo los derecho de autor.
  • Empoderar al usuario: integrar a los usuarios dentro del proceso de producción
  • Instrumentar a nuestros socios de negocio → compartir mercados
  • Compartir: el conocimiento que se “usa” es el que tiene valor

Nos comentó que para un crecimiento acelerado hay que buscar las palancas fuera de la organización, mirada abierta al exterior, utilizar las capacidades de nuestros usuarios: “más con menos y mucho con casi nada”

 Me sorprendió su afirmación “ser el estándar”, compartir el conocimiento incluso lo patentable, para que nuestros posibles competidores de mercado, se adhieran a nuestra propuesta y ésta, se convierta en el estándar de uso, “leer las estrellas y pintar constelaciones”.

Ane Abarrategi de Ttipi Studionos habló sobre el espacio colaborativo, de acercar el espacio individual y colectivo, de diseñar y construir nuestro propio espacio de trabajo. Buscar el cambio cultural, “mi lugar de trabajo”  implica la apropiación del espacio y modificación de nuestro comportamiento.

 Finalmente, Diego Soroa de Cuantics nos mostró el funcionamiento de la plataforma WUZZIN: ¿quién se apunta? Generar resilencia, relaciones ricas en P2P basadas en las emociones, autoorganización. Provocar la serendipia, encuentros emergentes.

Trata de aprovechar las posibilidades que ofrecen las Tics para buscar la motivación de las personas, activar su curiosidad, las relaciones, su creatividad y finalmente la innovación.

Me gusto un parafraseo que hizo de Gaudí: “la originalidad es volver a los orígenes” … quizás debemos volver a potenciar el movimiento cooperativo de Euskadi como valor empresarial y valor social.

y la forma de autoorganización del mundo animal para crear superorganismos de supervivencia…

En definitiva fue una jornada muy intensa y dinámica repleta de ingredientes muy sugerentes y combinaciones por experimentar.

Impulsar la cooperación para construir comunidad

Seguimos preparando con ilusión el encuentro de arbela del viernes. Estos días Ricardo Antón, Mª Eugenia García de Andoin y yo mismo conversábamos en torno a cómo diseñar una hoja de ruta de la sesión para facilitar que cada persona se apropie de todo aquello que mejor le pueda servir para impulsar procesos de cooperación en sus respectivos entornos.

También le hemos ido dando forma a una sencilla dinámica para tratar de recoger ideas diversas que puedan darnos luz de cara a las propuestas que queremos impulsar desde el Departamento en 2015. Ricardo nos comentaba “Creo que al final hemos logrado integrar todo. Esto demuestra que los procesos cooperativos, conversar, proponer, poner y quitar, aunque un poco más lento da frutos más sabrosos”.

Seguimos insistiendo que para llegar lejos, mejor ir en compañía 😉

Y en estas estamos cuando me llega un escrito de Alfonso Vázquez cuyo título no puede ser más sugerente: “El poder de la comunidad

En él Alfonso recoge la propuesta que hace Henry Mintzberg según la cual “para superar la desastrosa situación a la que hemos llegado en lo económico, lo social, lo político y lo medioambiental, es necesario y urgente rebalancear la sociedad entre lo Público, lo Privado y lo Plural”

Y es que “Evidentemente, la comunidad se constituye con personas que cooperan entre sí, que producen conjuntamente ligadas a un territorio donde viven, que desarrollan lazos de solidaridad y de afecto”

Tras narrar con motivo de tres aniversarios alguna anécdota de las experiencias de Lazpiur, L´Olivera y la Sociedad Deportiva Eibar, se pregunta qué tienen en común tres organizaciones longevas en un mundo de lo efímero. Y se responde que… precisamente la idea de comunidad.

Esperemos que entre todos y todas seamos capaces de encontrar múltiples caminos para ir construyendo comunidades que se apropien de sus sueños hasta construirlos… cooperativamente

Confiamos que este viernes algo podemos mover en esa dirección 😉

El 12 del 12: Un acontecimiento con muchos cimientos

Seguimos preparando con mucha ilusión el evento de arbela del 12 del 12.

Simbólicamente en esa fecha además se cumplirá el tercer aniversario desde que Izaro vió nacer una estrella y surgió arbela

En este caso tenemos el aliciente adicional de que estamos trabajando con el equipo de Colaborabora para llenar de propuestas diferentes nuestra pizarra mágica

Además no podemos dejar de conectar el diseño de este evento con 1.000 propuestas que hemos ido narrando en este blog

Permitirnos que nos pongamos un tanto nostálgicos. Para nosotros tiene mucho sentido recordar, justo en este momento, tantos y tantos momentos en los que de la manos de unas y otras personas hemos ido impulsando foros de debate (Urkiola, Ítaca, Saratxaga), foros comarcales (Bilbao, Lea Artibai, Enkarterriak..)

Hemos planteado cuestiones relativas a cómo fomentar procesos de transformación, cómo deconstruir modos de pensamiento, como articular otras formas de hacer consultoría…

Hemos conocido mil y una experiencias diversas, distintas, contradictorias, ilusionantes, fracasadas…

No en vano algunas de las narraciones que hemos hecho llevaban por título:

Y justo viene ahora Ricardo Antón y nos propone mezclar, agitar… hacer un #kooptel con las experiencias, las reflexiones, los deseos, las propuestas improbables… para extraer, esenciar, paladear diversas combinaciones posibles donde la Cooperación (con mayúsculas) sea la forma privilegiada de operar

Por eso lo vivimos precisamente como un acontecimiento con muchos cimientos.

Muchas personas a las que agradecer

Muchos caminos por recorrer

En la obra del filósofo Byung-Chung Han, “Sicopolítica” se dice que “Un acontecimiento deja encontrar en su lugar algo que faltaba en su estado anterior… “

Y añade “No lo estadísticamente probable, sino lo improbable, lo singular, el acontecimiento determinará la historia, el futuro humano”

Ese es nuestro deseo. Que en el acontecimiento que vamos a vivir el 12 del 12 aparezcan claves que resuenen en cada asistente para encontrar aquello que nos está faltando, aunque siempre lo hayamos tenido a nuestro alcance, justo en nuestro punto ciego.

¡Buenos descubrimientos tengamos ese día!. Ciertamente puede ser un gran día! 😉

¿Y si cooperar fuese como elaborar un #KOOPptel?

Estamos preparando con mucha ilusión un nuevo encuentro arbela, su título: “Fundamentos básicos para la cooperación empresarial”

De la mano del equipo de Colaborabora estamos preparando un #kooptel para explorar diversas maneras para que la cooperación entre iguales, entre personas y organizaciones diversas pueda permitir el impulso de nuevos proyectos fruto de la combinación de capacidades y complementariedades.

Nos inspira la complicidad con Colaborabora que nos parece una organización cuyas personas creen y practican de forma congruente esto del impulso de la cooperación. En este sentido os recomendamos su producción en esta materia.

Por otra parte entendemos que este encuentro va a servir para reactivar las propuestas que a principio de este año planteamos tras los trabajos que presentaron MIK y Hobest por una parte y Orkestra, por otra, cuando exploramos caminos de cooperación para transformar los grises en verdes, que decían desde Garaia e Inkoa.

Estos últimos meses hemos estado celebrando diversos encuentros con personas de diversos Clusters, Agencias de Desarrollo, Innobasque…. Hemos impulsado el proyecto Coolab, apoyado iniciativas de corte cooperativo como los proyectos AIC, CFA (Centro de Fabricación avanzada), los smart grids…

Y ahora que estamos con la intención de definir un programa de Cooperación para la Innovación para 2015, sentimos que la cosecha que se obtenga de este encuentro puede señalar interesantes caminos de avance para seguir experimentando por estos territorios

En este sentido la metáfora elegida nos parece muy sugerente. Esa convocatoria a batir, mezclar, experimentar, probar y volver a mezclar para ir descubriendo mezclas diversas adecuadas a los distintos paladares.

Asi que os queremos animar para que nos acompañéis el día 12 de Diciembre. La propuesta promete dado el nivel de las personas que nos van a contar sus experiencias. Y sobre todo la invitación a elaborar entre las personas asistentes nuestros propios #koopteles, porque al fin y al cabo de eso se trata, de experimentar en primera persona y en complicidad con otras personas.

¡Buenas mezclas, mucho disfrute y mucho brindis!

Internacionalizarse en compañía

El pasado viernes 20 de junio tuvimos la oportunidad de disfrutar de un nuevo encuentro Arbela.

En esta ocasión el tema a tratar fue la Internacionalización pero con un matiz añadido, queríamos reflexionar sobre la Internacionalización en compañía.

A priori, pensábamos  que es más viable tener éxito en la conquista de nuevos mercados desconocidos cuando colaboras con otras empresas que hacerlo de manera independiente. De hecho, tras escuchar las experiencias de las personas ponentes, pudimos concluir que es muy difícil triunfar si planteas el proceso de manera independiente, por tanto, se puede afirmar que Internacionalización y Colaboración van de la mano.

La clave es cómo plantear esta colaboración puesto que hay mil fórmulas, y más importante aún, cuál es la fórmula que mejor se adapta a las características de mi negocio, de mi producto/servicio, de mi equipo, etc.

Las primeras pistas para responder a estas preguntas nos las dio Nora Goitia de la Cámara de Comercio de Bilbao. Nora nos aportó algunas conclusiones obtenidas de la gran experiencia que tiene la Cámara acompañando a las empresas en procesos de internacionalización. Comenzando por eso mismo: la importancia de plantearse las preguntas clave antes de salir fuera. En otras palabras, hacer un diagnóstico inicial que nos diga qué camino a seguir es el que nos conviene más. Y una vez esbozado ese camino a seguir formalizarlo en una Estrategia de internacionalización. Nora recomienda además que dicha estrategia esté integrada en la estrategia general de la empresa y que la empresa sea consciente de que es una inversión a medio-largo plazo, que probablemente no dará resultados inmediatos.

Volviendo al tema de la colaboración, nos confirmó que el tamaño de la empresa sí importa. Si se trata de una empresa pequeña recomienda ganar dimensión, o bien creciendo orgánicamente o bien asociándonos con otros.

Esta colaboración puede plantearse con socios del país que hayamos elegido como nuevo mercado o también puede realizarse con socios locales que nos aporten dimensión, conocimiento del proceso, personas con las competencias necesarias, etc.

Dos buenos ejemplos de ambos modelos respectivamente son los casos de Biolan y de Basoinsa, nuestros siguientes ponentes.

En el caso de Biolan, presentado por Asier Albizu, optaron inicialmente por firmar acuerdos en exclusiva con grandes distribuidores de cada país elegido. Este modelo evolucionó en el tiempo, ya que no dio los resultados esperados, hacia un modelo en el que buscan inicialmente la colaboración de socios en destino, para obtener conocimiento del mercado en cuestión, pero después crean su propia estructura con una oficina propia. Este sistema se adapta perfectamente a su modelo de negocio y actualmente están presentes en 23 países en solo unos pocos años.

Asier reconoce que el coste de este sistema es elevado pero disponer de oficina propia tiene grandes ventajas, entre otras, cada vez que hace un viaje de trabajo aprovecha cada minuto de tiempo que pasa allí gracias al trabajo previo realizado por dicha oficina.

Nuestro segundo caso de éxito es el de Basoinsa, que nos presentó Francisco Murillo. El modelo de Basoinsa es diferente al anterior pero coinciden en que también su modelo ha evolucionado en el tiempo a medida que han aprendido de los errores. Francisco reconoce que el proceso ha sido duro y que después de 10 años continúan en periodo de internacionalización pero está convencido de que deben seguir adelante.

Su estrategia se veía condicionada por el hecho de ofrecer servicios de consultoría medioambiental, es decir, ofrecen servicios no productos, y ello implicaba adaptarse a la cultura del país de destino, lo que supone una dificultad añadida.

Para solventar esta barrera decidieron asociarse con socios locales (4 empresas vascas y una catalana) y constituir una Agrupación de Interés Económico.  La experiencia les fue bien. Colaborando con sus socios ganaron capacidad y complementaron sus servicios entre ellos lo que les permitió plantear ofertas más amplias y de mayor valor añadido. Destaca que una de las principales claves de su éxito es que las personas que se han desplazado a los países elegidos han sido las de primer nivel de cada empresa asociada.

Tras escuchar ambas ponencias podemos resaltar a modo de conclusiones generales:

1-      La importancia del diagnóstico previo: no conviene lanzarse a la aventura sin haber reflexionado antes.

2-      Es necesario contar con una estrategia: las conclusiones del diagnóstico han de reflejarse en una estrategia que, además, esté integrada con la estrategia general.

3-      Los modelos de internacionalización son diversos: desde la búsqueda de socios en destino hasta la colaboración con socios locales, pasando por todas las fórmulas intermedias resultantes de la combinación de las dos anteriores.

4-      Los resultados se obtienen a medio-largo plazo: hay que ser constantes y estar preparados para realizar un gran esfuerzo antes de obtener resultados.

Para finalizar, destacar que gran parte de las empresas que se han internacionalizado continúan en ello y no abandonan esos nuevos mercados ya que todos los esfuerzos dan sus frutos a largo plazo. Podemos decir por tanto, que se trata de un reto ilusionante que merece la pena abordar.

¡Desde Arbela os animamos a colaborar para internacionalizaros!

Reflexiones y preguntas en torno a la (no) participación

Con la disculpa de hablar sobre cómo impulsar proyectos de participación nos reunimos, a convocatoria de Pasuen Foroa una serie de personas para compartir experiencias y proyectos en torno a esto de la “participación”.

A mí me toco dar algunas pinceladas sobre actividades promovidas desde el Departamento de Promoción Económica y presentar algunas reflexiones en torno a una cuestión tan candente como a veces vacía de contenido.

Comparto lo dicho en esa reunión en este blog que, sin duda, ha sido y es testigo privilegiado de la mayoría de las experiencias que hemos conocido en estos últimos años. Efectivamente, en muchas de las crónicas escritas en el blog se recogen testimonios de experiencias en esto de avanzar hacia la creación de espacios en las organizaciones para la construcción colectiva. Y es que en el marco de la plataforma arbela hemos ido construyendo un espacio para compartir experiencias y para debatir sobre las cuestiones de fondo en torno a la gestión y la participación.

Cada experiencia ha sido única, genuina, diferente, con sus luces y sus sombras, con sus éxitos y sus decepciones… caminos en permanente revisión y siempre inacabados… Caminos profundos y caminos más superficiales…

En las distintas exposiciones que hemos podido escuchar hemos llegado a sentir tanto la pasión por proyectos ilusionantes como el dolor por proyectos que no acaban de despegar, cuyo principal enemigo se encontraba, la mayoría de las veces, en “casa”.

Y seguir estos hilos nos da pistas para tratar de entender en profundidad la dinámica de estos procesos… contradictorios, paradójicos, llenos de incertidumbres…

El origen de estos procesos suele ser muy diverso: una situación de crisis, un reto que genera suficiente adhesión interna para vencer inercias organizativas, el “agotamiento” (también físico) de formas de hacer insostenibles, una casualidad que abre una ventana de oportunidad, un malestar al que hace falta poner coto, un relevo generacional…

Escuchar cada relato nos invita a meternos en cada historia y tratar de entender que dinámicas (planificadas o imprevistas) se han generado que han permitido avanzar (o no) hacia otras formas de organización más participativas.

Os confieso una debilidad. En ocasiones me gusta releer esas crónicas para volver a revivir la emoción asociada a cada experiencia. (¡Ojo, que puede ser adictivo!). Intento sacar una enseñanza distinta a la original.

Porque ahí creo que radica una de las claves de estos procesos. En nuestra capacidad de darnos cuenta y de aprender de aquello que (nos) ocurre. Y es que si no aprendemos de lo que nos ocurre estamos “condenados” a volver a pasar por la misma experiencia, incluso algo peor, a pelearnos con una realidad que no se comporta de acuerdo a nuestras creencias.

Por ello una primera propuesta a la hora de abordar estas experiencias sería tratar de escucharlas sin (pre)juicios, sospecharnos, poner en cuestión nuestras propias creencias para tratar de ir ganando en capacidad de comprensión (y de acción).

Por eso para mí un hilo que me encanta seguir es el del malestar. La queja repetida sobre la escasa disposición de las personas a implicarse en los proyectos. Su pertinaz reticencia a comprometerse, a asumir responsabilidades, a confiar en las bondades de un sistema del que las personas son las principales beneficiarias… ¡Cómo somos las personas humanas!

¿Cómo entender estos comportamientos reincidentes? ¿Será que algunas personas (la mayoría) no tienen remedio? ¿Será que recogemos lo que hemos sembrado? ¿Será mejor apostar por el ordeno y mando o contar sólo con las personas que muestran mejor y mayor disposición? … ¿qué será, qué será? ¿????????

Y todo ello cuando las más de las veces los equipos directivos de las organizaciones han empleado las metodologías de gestión más avanzadas, lo último de lo último…

¿Qué se nos está escapando? ¿Qué es lo que no somos capaces de ver?

En una ocasión anoté una frase que se la oí a Alfonso Vazquez que decía más o menos así:
“Son precisamente las lógicas de los sistemas de gestión imperantes las que impiden que se produzcan procesos auténticos de participación, más allá de pequeños avances”.

Se abre el debate. Aunque sin entrar, todavía, en polémicas hay que reconocer que si algo predomina en las organizaciones son las contradicciones entre lo que se dice y se hace. A modo de ejemplo recojo algunas “frases célebres”:

• Exprese sus ideas con autonomía pero no contradiga a sus superiores
• Asuma riesgos pero no vaya a equivocarse
• Diga la verdad pero no traiga malas noticias
• Trabaje en equipo pero recuerde que lo que cuenta en realidad es su desempeño individual
• Sea creativo pero no altere los procedimientos tradicionales
• …

Hay que reconocer que son propuestas bastante esquizofrénicas que me hacen pensar si cuando pretendemos, con buena intención, promover la participación no estaremos impidiendo precisamente que la participación genuina se despliegue, y en su lugar aparezca un remedo de maquillaje que lejos de resolver los problemas contribuye al ocultamiento de las cuestiones de fondo.

De nuestra observación deducimos que no hay metodologías panacea ni fórmulas mágicas. Lo que hay son caminos que deben ser explorados en cada organización teniendo muy presentes las condiciones de partida y las posibilidades de acción.

Más que respuestas, a lo largo de estos años hemos aprendido a formular algunas preguntas que pueden facilitar procesos de reflexión, de introspección, para poder mirar de frente a la realidad y ver hasta qué punto estamos dispuestos a transformar la esencia de nuestras organizaciones para desplegar todo el potencial de las personas que habitamos en las organizaciones. Algunas de esas preguntas son las siguientes:

• ¿cómo construir un concepto de empresa diferente acorde con los actuales requerimientos de despliegue del conocimiento que necesitan las empresas en la actualidad para poder subsistir?
• ¿cómo modificar los sistemas de trabajo para generar dinámicas diferentes?
• ¿cómo se pueden establecer nuevos “pactos” entre las personas de las organizaciones para que todos ganemos?
¿Cómo son los tipos de conversaciones que se dan en nuestras organizaciones? ¿Se habla con apertura, se respira miedo, cómo se trata el error, cómo se alienta lo nuevo, hay libertad, se fomenta la cooperación?
• ¿De qué maneras las estructuras organizativas promueven o impiden el despliegue del conocimiento?
• ¿Qué nos falta o qué nos sobra? ¿Faltan contextos organizativos, espacios conversacionales? ¿Sobran procedimientos, normas, jerarquías, certezas?
• ¿Cómo vivimos la diversidad, la búsqueda de la unidad y su relación entre ellas?
• ¿Y si todo fuera más sencillo, y si todo consistiera en renunciar al control que nos controla y lo que hubiera que hacer es aprender a surfear la ola?
• ¿Y si se tratara de aceptar el caos, las incertidumbres y confiar en nuestras capacidades y en los equipos?

Es todo un reto tratar de llenar de VIDA las organizaciones para que todo lo vital pueda fluir. Y para ello es preciso construir contextos donde se fomente la conectividad, la gestión inclusiva, donde el poder para crear, para tomar decisiones se incremente de maneras significativas.

Así podrán ir emergiendo organizaciones renovadas donde ya no nos plantearíamos sobre la necesidad de establecer “sistemas” para la promoción de la participación. Simplemente la participación sería el resultado natural de unas condiciones favorecedoras de tales procesos.

Así que tal vez debemos empezar por sospechar(nos), por cuestionar las creencias desde las que miramos la realidad para poder VER que, muchas veces, ahí mismo mueren las posibilidades de que se desplieguen procesos participativos.
Eso sí, hace falta mucho valor para abrir esta caja de Pandora. Hace falta coraje para superar la tentación de cambiar algo para que nada (fundamental) cambie.

Siempre nos quedaran las múltiples experiencias que van señalando, otra vez, que hay alternativas y que otros modos de (auto)organizarnos son posibles.

Sin ir más lejos hoy mismo se celebra en Bilbao el I foro redca (red de consultoría artesana) sobre gestión del cambio. ¡Que estas nuevas miradas (artesanas) nos ayuden a ver el bosque entre tanto árbol!.

PD: Aprovecho esta entrada para volver a recomendar el video que en su momento editamos en relación con la iniciativa bilgune.

Dynamik Technological Alliance: La colaboración como estrategia

El pasado 23 de mayo celebramos un nuevo encuentro en arbela que fue muy bien amenizado por Pedro Mari Olaeta, consejero delegado de Dynamik Technological Alliance, un consorcio que integra 9 organizaciones que se complementan en sus capacidades y que apuestan por la colaboración como estrategia.

Lo más valioso de la sesión fue el testimonio de Pedro Mari Olaeta. Compartió su experiencia y nos ofreció pistas para la acción muy interesantes. Aunque yo particularmente me quedo con la energía con la que nos transmitió sus propuestas, que deduzco es una de las claves para la que lo improbable se convierta en posible.

Bultzaki, Elay, Larreno, Alzuaran, Lebario, Ingeinnova, Inyectados Gabi, Microdeco y Plaiber integran esta oferta multitecnológica con la que pretenden entregar conjuntos de gran cualificación al sector del automóvil en 2016.

En 2008 8 empresas del sector del automóvil inician una serie de conversaciones para aunar fuerzas y poder saltar eslabones en la cadena de valor de automoción. Posteriormente se unió un a ingeniería para dar más consistencia al proyecto.

La idea era trabajar en conjunto manteniendo la individualidad de cada organización. Extraer del sumatorio de planes estratégicos individuales otro conjunto. Y asi tras un proceso de maduración de la idea en Abril de 2012 constituyeron Dynamik. Una alianza coparticipada a partes IGUALES por las 9 organizaciones.

En los aspectos técnicos del proyecto no me voy a detener. Para ello os invitamos a navegar por su página web. Lo único destacar las tres frases que ellos mismos destacan en su web: Son “un nuevo equipo con sólidos componentes”, ”con capacidad tecnológica para desarrollar el futuro” y “con vocación de expansión global”.

Últimamente la apelación a la colaboración y lo CO en general es uno de los mantras que con más frecuencia se repiten. Efectivamente parece una estrategia adecuada a los tiempos que corren, y no sólo por cuestiones estrictas de competitividad. Lo que ocurre es venimos de formas de hacer muy individualistas y donde “el otro” era esencialmente un competidor al que había que batir. Y ahora hacer esa transición a formas de hacer más cooperativas parece un tema complejo.

Por eso testimonios como el de Dynamik nos ayudan a abrir los ojos a otras posibilidades de acción. Constatar la realidad de estas experiencias nos confirma que hay alternativas diferentes y que lo esencial es creer en ellas y apostar por estas otras formas de relación entre organizaciones complementarias que juntas son capaces de llegar más lejos en beneficio de todos.

Entre las claves que han sido de utilidad para Dynamik destaco las siguientes:

En el proceso previo de conformación del consorcio es fundamental ir sembrando confianza, compartiendo información, generando complicidades, señalando las complementariedades y las nuevas capacidades que surgen en las intersecciones entre las distintas organizaciones.

Hay que sortear muchos miedos, reticencias, escepticismos, inercias previas… y para ello la GENEROSIDAD es una de las claves. De hecho han creado el consorcio de forma paritaria para resaltar la fuerza del conjunto sobre las individualidades. Han sido capaces cada uno de renunciar a una parte de sus intereses para que la estrategia sea inclusiva y todos y cada uno tuvieran un espacio suficiente para poder cocrear.

Es importante partir de los denominadores comunes. Muchas veces solos no podemos, pero en cooperación sí, si compartimos objetivos comunes.

En este proceso han contado también con unos facilitadores que han ejercido su función de mediación para impedir discusiones estériles y para ceñir el debate a las cuestiones críticas.

Igualmente es fundamental identificar PROYECTOS que den VIDA a la estrategia conjunta compartiendo riesgos y resultados. Y es que el camino se hace al andar. O sea la colaboración se refuerza colaborando. Y son los propios proyectos los que generan cohesión

Tomar conciencia de las nuevas oportunidades que surgen cuando se comparten proyectos, activos, tecnologías… lo que posibilita la diversificación tecnológica y se incrementa la capacidad de internacionalizarse.

El liderazgo debe ser muy incluyente, mediador, generoso e incluso rotativo

Comentó también lo obsoleto del derecho mercantil para dar cauce a este tipo de proyectos en colaboración. Y es que cuando queremos regular lo nuevo con las normas antiguas muchas costuras chirrían.

Por último Pedro Mari nos habló de la “sociotecnología”, esto es, de la necesidad de añadir un enfoque social al tecnológico como propuesta para ser capaces de resolver los conflictos que van surgiendo en estos procesos. Y es que la confrontación, el debate, la discusión son ingredientes naturales de estos procesos sociales por lo que la habilidad para gestionar los conflictos es una capacidad muy necesaria para este tipo de procesos. Él nos recomendaba empezar por poner el foco en todo aquello que nos une y después ir desagranado una a una las cuestiones en que existen discrepancias para poder ir dirimiéndolas.

En su disertación final Pedro Mari Olaeta nos dijo que vivimos un cambio de época en el que los paradigmas, las formas de pensar están cambiando y que en este sentido hay que apostar por todo aquello que nos ayude a fomentar la colaboración para poder construir un futuro en el que todos podamos estar incluidos.

Ciertamente fue una sesión muy nutritiva y que nos anima a seguir explorando cursos de acción para poner la COLABORACION en nuestra agenda de trabajo como una prioridad fundamental.

Y es que como dice el dicho africano: “Si quieres llegar rápido vete sólo, pero si quieres llegar lejos, ve en compañía”

 

Zorionak, Reiner!

La semana pasada la Cámara de Comercio de Gipuzkoa ha distinguido a la firma Reiner de Deba como empresa del año durante el acto de entrega de la XXI Edición de los Premios a la Empresa de Gipuzkoa, que sirve para reconocer la labor de estas como generadoras de riqueza y empleo en el territorio. En dicho acto se destacó el proceso de adaptación de Reiner a los nuevos tiempos.

Nos alegramos con ellos, máxime cuando hace unos meses Javier Igarza, Jose Cruz y Mikel Gorostidi compartieron con nosotros uno de los encuentros arbela. El título de aquella crónica “Reiner: soplo de aire fresco e inyección de moral”.

Reiner es una empresa de 85 años con espíritu joven. Hace poco más de 10 años una fría hoja Excel anunció su inviabilidad.

Ante ello su nuevo gerente, Javier Igarza decidió seguir su porpia intuición y apostar por la permanencia de la empresa.

Hoy facturan 17 millones de euros, con un incremento superior al 20% anual en los dos últimos años.

Para llegar hasta aqui el camino que siguieron tuvo una doble dirección.

  • Por una parte eligieron liberar el trabajo de tantas ataduras organizativas autoimpuestas y dar confianza a las personas a través de formas organizativas que fomenten la autonomía de las personas y los equipos para que tomen decisiones.
  • Y por otra parte apostaron por ir tejiendo una red a través de alianzas con otras organizaciones con las que sus conocimientos son complementarios.

Rescato tres de las ideas que se destacaron aquel día:

  • La importancia de combinar la creación de una red y la organización interna dando una dimensión humana al proyecto
  • La importancia de hacer los cambios con naturalidad, sin mucho bombo, con autenticidad
  • Confiar en que la sabiduría necesaria para hacer este cambio está dentro y que solo hay que darle el contexto necesario para que pueda emerger

Por nuestra parte, seguimos trabajando desde el Servicio de Innovación en esa doble intención:

  • Facilitar procesos de transformación organizativa que favorezcan formas de trabajo enriquecidas e
  • Impulsar procesos de cooperación para desarrollar nuevos proyectos basados en complementar entre diferentes.

¡Gracias Reiner por señalar, con vuestro ejemplo, este camino!

¡Gracias, de nuevo, por este soplo de aire fresco y por esta inyección de moral!

Arbela. Bideak Eginez.