Entries Tagged as 'Alfonso Vázquez'

Impulsar la cooperación para construir comunidad

Seguimos preparando con ilusión el encuentro de arbela del viernes. Estos días Ricardo Antón, Mª Eugenia García de Andoin y yo mismo conversábamos en torno a cómo diseñar una hoja de ruta de la sesión para facilitar que cada persona se apropie de todo aquello que mejor le pueda servir para impulsar procesos de cooperación en sus respectivos entornos.

También le hemos ido dando forma a una sencilla dinámica para tratar de recoger ideas diversas que puedan darnos luz de cara a las propuestas que queremos impulsar desde el Departamento en 2015. Ricardo nos comentaba “Creo que al final hemos logrado integrar todo. Esto demuestra que los procesos cooperativos, conversar, proponer, poner y quitar, aunque un poco más lento da frutos más sabrosos”.

Seguimos insistiendo que para llegar lejos, mejor ir en compañía 😉

Y en estas estamos cuando me llega un escrito de Alfonso Vázquez cuyo título no puede ser más sugerente: “El poder de la comunidad

En él Alfonso recoge la propuesta que hace Henry Mintzberg según la cual “para superar la desastrosa situación a la que hemos llegado en lo económico, lo social, lo político y lo medioambiental, es necesario y urgente rebalancear la sociedad entre lo Público, lo Privado y lo Plural”

Y es que “Evidentemente, la comunidad se constituye con personas que cooperan entre sí, que producen conjuntamente ligadas a un territorio donde viven, que desarrollan lazos de solidaridad y de afecto”

Tras narrar con motivo de tres aniversarios alguna anécdota de las experiencias de Lazpiur, L´Olivera y la Sociedad Deportiva Eibar, se pregunta qué tienen en común tres organizaciones longevas en un mundo de lo efímero. Y se responde que… precisamente la idea de comunidad.

Esperemos que entre todos y todas seamos capaces de encontrar múltiples caminos para ir construyendo comunidades que se apropien de sus sueños hasta construirlos… cooperativamente

Confiamos que este viernes algo podemos mover en esa dirección 😉

Elogio de la cooperación… y de la metamorfosis

Tras unos días de descanso, hoy me he reincorporado al trabajo. A la mañana he aprovechado para ponerme al día con correos atrasados y algunas cuestiones que dejé pendientes.

¡Es que el regalo que nos hizo Xabier Udaeta, gerente de Ingenet, el 22 de marzo me impidió ocuparme de cuestiones más prosaicas!, je je.

A la tarde venía por el camino a la oficina pensando que quería dedicarla a “imaginar” en qué nuevas propuestas queremos/podemos embarcarnos para dar respuesta, desde nuestro lugar, a todo aquello que está aconteciendo a nuestro alrededor.

Máxime cuando la semana que viene tenemos previsto reflexionar en grupo dentro del Servicio de Innovación sobre nuestro “modelo de negocio”: cuales son nuestras principales propuestas de valor, nuestras actividades clave, los colectivos con los que estamos ( o queremos estar) coordinados, los tipos de relaciones que queremos establecer con nuestros clientes…

Y yo creo mucho en la “sincronicidad” así que al llegar me he encontrado con que, justo media hora antes de llegar a la oficina, Alfonso Vazquez me había enviado un post que acaba de publicar cuyo sugerente título es ¿el ocaso del trabajo?

Lo recojo aquí porque su lectura me parece muy inspiradora. A mi me ha ofrecido hoy un hilo del que tirar para ir profundizando en un análisis de la realidad desde nuevas miradas que nos permitan encontrar distintas líneas de avance…

Entre las ideas que a mi más me han impactado del texto destaco las siguientes:

• La constatación que la actual degradación del “trabajo” viene explicada, entre otras causas, por el efecto de la financiarización de la economía y, paradójicamente, por las estructuras predominantes del trabajo que impiden, en su origen, la producción del “conocimiento”.
• La apelación a construir nuevas estructuras de trabajo para “abrir nuevas vías de formas de producción, cuyas posibilidades ya están dadas en el potencial de nuestras sociedades”.
• La sugerencia de que “recuperar la cooperación de los productores es esencial para constituir otra forma de economía”

Por otra parte la referencia que hace a la experiencia de Mol Matric me resulta especialmente entrañable. No en vano Fernando Cid y Máximo Villanueva tuvieron hace ya casi un año una presencia memorable en arbela. Todavía recuerdo la fuerza de su testimonio y la humildad de su testimonio. Tengo grabada en mi retina el dibujo de los castellets del graphic de Saioa.

A mi el elogio que Alfonso Vazquez hace de la cooperación me ha conectado a otro elogio… esta vez de Edgar Morin: el elogio de la metamorfosis, donde plantea la urgencia de cambiar nuestros modos de pensar y vivir para que lo probable, la desintegración no se produzca. Y en su lugar ocurra lo improbable, aunque posible, la metamorfosis.

Como decíamos en otro post Edgar Morin “plantea la necesidad de deshacernos de las alternativas reductoras a las que nos convoca el pensamiento dominante y propone apostar por aquellas propuestas rupturistas, marginales, innovadoras… que son el vivero del futuro, gracias a su capacidad para la regeneración económica y social.

Plantea también la necesidad no solo de denunciar, sino sobre todo de enunciar nuevas vías que conduzcan a una nueva Vía”

Porque cómo la experiencia de Mol Matric y tantas otras expresan el cambio, perdón la metamorfosis, ya se está produciendo. No es una utopia, es una realidad aunque aún sin la masa crítica necesaria para que se visualice con mayor nitidez.

Por eso hoy brindo por los dos elogios el de la cooperación y el de la metamorfosis… aunque tal vez sean solo las dos caras de la misma moneda.

Redes de colaboración para construir esperanza

En un comentario al último post sobre el primer año de arbela, Alfonso nos trae una cita del último libro de Manuel Castells. En ella Castells  sostiene que “lo que impulsa la transformación de las sociedades es la esperanza que surge cuando la indignación es capaz de canalizarse en redes de colaboración y generación de comunidades.”

Casi a la vez una compañera del servicio de innovación, Saioa Leguinagoicoa, nos hace llegar el flasmob WOP today is my future publicado ayer mismo.

Tras el visionado del video leo con emoción como Mikel Renteria y su mujer Mentxu fundaron en 2010 un proyecto (Walk On Project, WOP) para la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas. Todo empezó tras conocer el diagnóstico que le hacen a finales de 2008 a  su hijo Jon en relación a una enfermedad fatal neurodegenerativa (leucodistrofia).

Y entonces cuando el panorama se tiñe de negro… “Mikel retoma la música como herramienta para expresar la explosión de sentimientos que esta situación ha ido generando en su familia y entorno. Y la música es junto con la tenacidad, el optimismo y la esperanza el cimiento de WOP.

Y el susurro de Mikel y Mentxu se convirtió en un estruendo musical, en una alegoría perfecta de lo que está ocurriendo con WOP. Mucha gente se está sumando al proyecto haciendo posible lo imposible y movilizando a la sociedad en esta lucha llena de trabajo y emoción que consigue sacar lo mejor de cada uno.”

Y así dos hechos tan dispares pero que acontecen prácticamente a la vez… me indican que, sin duda, una de las vías para salir de la situación en la que nos encontramos tiene que ver con crear redes de de colaboración y generación de comunidades que nos ayuden a crear futuro y esperanza.

Manos a la obra, cada cual desde donde se encuentre!!!

LA CONJURA DE LA INNOVACION

 

caratula-libro.jpegRecibí la semana pasada por correo postal un “regalo”. Era un pequeño paquete que desde antes de abrirlo suscitó mi curiosidad y sacó a jugar al niño que llevo dentro. Especulé con mil posibilidades y al final resulto ser… un libro. Podría parecer que este acontecimiento era inocente. Sin embargo resulta que está poderosamente conectado con una de nuestras metas más ambiciosas del presente: diseñar un conjunto de actuaciones que contribuyan a favorecer los tránsitos de las empresas hacía organizaciones basadas, realmente, en las personas. Así que he sentido la reciente publicación de este libro como un hecho sincrónico con nuestro proyecto.

El libro en cuestión está escrito por Alfonso Vázquez  y su título es “Estrategias de la imaginación”, título que hace un juego de palabras con su anterior publicación “ La imaginación estratégica”.

Tengo que reconocer que he estado estos días enganchado a su lectura reposada. Me ha suscitado muchas ideas, he soñado distintos proyectos y posibilidades mientras lo leía… Creo que hace propuestas de calado para transitar hacia nuevos escenarios donde las personas realmente nos convirtamos en las protagonistas de nuestro devenir, también en el mundo de la empresa.

Como dice el propio Alfonso en el apartado de agradecimientos “El libro (una vez escrito) ya no es del autor sino del lector”, así que me voy a tomar la licencia de compartir con vosotros mi resumen personal del libro.

Todo comienza por la constatación que la esencia del trabajo ha sufrido una mutación radical. El conocimiento aparece tendencialmente como la fuerza masiva de producción. (Conocimiento entendido como  una combinación indisoluble entre el pensamiento, la emoción y la acción ).

Y a partir de este hecho todo se transforma. Para empezar es preciso cuestionarse tres principios de la empresa tradicional:

El conocimiento no puede ser obligado a desplegarse. El trabajador aplica su conocimiento cuando se apropia de su actividad y se hace dueño del significado de lo que hace. Por tanto si lo que yo tengo que hacer viene definido por otros y contribuye sólo a los fines de otro (la propiedad) la motivación se ve cercenada

  • El trabajador del conocimiento requiere libertad, luego la concentración del poder y su estructura jerárquica son un obstáculo al despliegue del conocimiento. Sólo la difusión del poder entre personas y equipos posibilitan la expansión del conocimiento
  • Las formas organizativas demandan más una red de personas y equipos interactuando de maneras no predeterminadas

Por tanto se requiere cuestionar la esencia de nuestras organizaciones y las ideologías que las sustenten y reproducen, de forma que podamos transformar unas y otras

Es necesario entender y extender las condiciones radicalmente nuevas que la sociedad del conocimiento reivindica, en especial en términos de libertad, diversidad, incertidumbre, complejidad, localidad e individualidad para poder inventar las organizaciones del siglo XXI

Es necesario incorporar nuevas miradas, nuevas ópticas, nuevos enfoques teóricos y prácticos que permitan avanzar a las organizaciones hacia una mayor capacidad de generación de riqueza para todos los componentes que la componen y la circundan.

Hace falta transitar desde los conceptos dominantes  hacia la construcción de nuevos conceptos, de de nuevas miradas que permitan ir creando rizoma.

Es preciso desarrollar estrategias de la imaginación para encontrar líneas de fuga donde se refuercen la intensidad de la subjetividad, la potencia del acontecimiento, el plano de la inmanencia frente a la trascendencia, la futilidad de la medida como guía del hacer y del ser… y el tiempo del aprendizaje, el tiempo del acontecimiento, Kairos.

Constatemos que en una organización existen múltiples finalidades encarnadas en los individuos que las componen y en las coaliciones que éstos crean en torno a sus intereses. La organización es bullicio de multiplicidades que mutan sin cesar, que se desplazan por su interior y en su exterior, que son continuamente cruzadas por acontecimientos inesperados. Es así como se despliega la vida

Las organizaciones más innovadoras son las que han sido capaces de desarrollar condiciones ambientales y políticas que favorecen la intensidad con la que esos hechos innovadores pueden desplegarse.

Es posible y deseable invertir la relación de las organizaciones con las personas, de forma que éstas sean las protagonistas del devenir, contribuyendo aquellas a su pleno desarrollo como seres humanos. La persona no es el medio, es el fin de la organización para que ésta sobreviva y prospere como tal. Todo lo demás son ficciones cruzadas de intereses.

El origen de la innovación es una idea, un deseo que despliega bifurcaciones y se separa de lo habitual. Podemos calificar a innovación como un fenómeno de inmanencia como algo que se despliega desde lo existente. Son nuestros deseos cuando en su realización adquieren intensidad y velocidad, los que precipitan la innovación, la separación de lo nuevo en relación a lo conocido. Limitar la innovación al juicio inmediato del mercado cercena el deseo

La innovación necesita encontrar campos fértiles para desplegarse. Y ello remite a las estructuras de poder  establecidas. Es preciso reinventar la democracia en su esencialidad. La democracia en la producción procederá desde la apropiación por parte de los productores de su trabajo en toda su dimensión y del apoderamiento sobre ella y sobre sus derivaciones sociales.

Despleguemos memoria e imaginación como despliegue reticular, no centrado sino rizomático, de la emergencia de lo nuevo, de la innovación, del devenir. Sintamos la importancia de los cruces diacrónicos y sincrónicos de continuos acontecimientos en lo que se produce. Necesitamos imaginar mundos posibles, conceptos, contextos… que nos permitan construir caminos no transitados antes

Nos encontramos en una encrucijada. Sólo nos queda construir desde lo que deseamos a través de lo que está dado.

El libro escrito por Alfonso Vazquez está dedicado a Jalihna, un hijo de acogida de los campamentos de refugiado saharauis. Según expresa les ha llenado la casa de vitalidad y les ha enseñado a ver otros mundos tantas veces ignorados. Pues bien, confío que esa vitalidad y esa capacidad de ver ampliada nos envuelva a todos en este apasionante viaje en el que ya nos hallamos inmersos.

Desde la creencia de que el efecto mariposa existe y sabiendo que se hace camino al andar, hago mía la frase que nos invita a ser realistas pidiendo lo imposible.

Arbela. Bideak Eginez.