Plantar semillas para construir catedrales

Debe ser que estoy en formato “pausa”. El caso es que ha sido parar y ponerme a escribir.

Si ayer publicaba unas reflexiones en torno al año que mañana cerramos, hoy quiero recoger unas ideas extraídas de una entrevista al filósofo Roman Krznaric.

En ella el filosofo australiano nos anima a alejarnos del cortoplacismo frenético en el que estamos inmersos para desarrollar más nuestra capacidad de tener lo que él denomina: “pensamientos catedral”.

“El pensamiento catedral es la capacidad de concebir y planificar proyectos con un horizonte muy amplio, tal vez décadas o siglos por delante y, por supuesto, se basa en la idea de las catedrales medievales. Se trata de hacer algo con una visión a muy largo plazo”.

Y una de las principales razones para hacerlo es que nuestras acciones tienen evidentes consecuencias en todas las generaciones futuras, por lo que hace falta incluir los “derechos” de las generaciones venideras para que como él dice se nos pueda considerar como “buenos ancestros”.

Y pone un ejemplo.

“En Japón, invitan a los habitantes de una localidad determinada para que discutan y diseñen los planes para ese lugar. Se dividen en dos grupos: a uno se les dice que son los residentes del presente y a la otra mitad se les dice que son los habitantes que vivirán allí a partir del año 2060.

Uno de los resultados asombrosos es que los residentes que se imaginan a partir del 2060 conciben planes mucho más radicales y trasformadores para sus ciudades, ya sea que se trate de la atención sanitaria, de inversiones o de acciones contra el cambio climático”.

Y en ese sentido nos anima a convertirnos en pensadores de catedrales. Para ello no podemos simplemente responder al presente, debemos pensar a largo plazo, ya sea que hablemos de la ecología del planeta, de los riesgos tecnológicos o de la próxima pandemia que pueda estar en el horizonte.

Si hacemos eso, las generaciones futuras nos podrán considerar como buenos ancestros.

Y esta lectura me sugiere la necesidad de incluir esta mirada en todo lo que hacemos en el ámbito del desarrollo territorial desde Bizkaia Orekan Sakonduz.

La importancia de soñar el futuro deseable incluyendo el mayor número de perspectivas posibles.

Ser consciente de que las semillas que hoy plantamos serán los árboles del futuro, así que nuestras decisiones facilitarán o no que donde hoy hay desiertos mañana pueda haber, ¿por qué no?, bosques plagados de biodiversidad. O incluso una Bizkaia equilibrada territorialmente.

El reto es atrayente, ¿te animas a cocrearlo?

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.