Enkarterri buruan ibili munduan!

Tenía pendiente escribir una crónica en torno a la presentación del comienzo del Plan Estratégico Comarcal de Enkarterri que tuvo lugar el pasado día 7 en Zalla.

Se trataba de presentar el proyecto a la Mancomunidad de Enkarterri y a sus 11 alcaldes y alcaldesas.

Echamos de menos a uno de los alcaldes que no pudo asistir y al representante de Gobierno Vasco, que por un error no recibió a tiempo la comunicación. Ciertamente trabajar en proyectos de esta naturaleza requiere mimar todos los aspectos de coordinación y en ocasiones como ésta quedan patentes. En cualquier caso dejamos dos sillas vacías porque queríamos darles el espacio que tienen en este importante proyecto.

Así que tras pedir disculpas fue Ainara Basurko, la diputada de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia la que tomo la palabra para dar la bienvenida y dar simbólicamente el pistoletazo de salida al proyecto. Sin duda era el lugar adecuado, allí, ante los y las representantes más cercanos de Enkarterri.

El Plan de Estímulo de Enkarterri sin duda es un buen precedente sobre los proyectos que se pueden impulsar cuando se pone el foco en lo territorial y cuando las diversas instituciones y organismos se ponen a trabajar en común.

Si bien en este caso se trata de dar un salto. Porque la intención declarada es definir una serie de actuaciones de carácter integral que den respuesta a los grandes retos de la comarca.

No se trata tanto de elaborar un listado de acciones más o menos ambiciosas para el impulso de Enkarterri se trata de instituir una forma de hacer donde desde la colaboración interinstitucional y la gobernanza colaborativa se abra un proceso cuyo foco sea la transformación de Enkarterri.

Con el horizonte 2030 se trata de pensar en grande, en proyectos transformadores. Apostar por el orgullo de pertenencia. Huir del victimismo o la queja.

La apuesta persigue la articulación de planes de trabajo pegados a la realidad, que maximicen lo que ya existe y sobre todo que identifiquen nuevas oportunidades económicas y sociales.

Cristina Mugica directora de competitividad territorial y turismo puso especial énfasis en la necesaria coordinación y en buscar la complementariedad entre las distintas actuaciones que ya se vienen desarrollando entre Gobierno, Diputación y Ayuntamientos.

Abogó por la combinación de proyectos ambiciosos, con otros que aunque sean más modestos tengan continuidad y permitan un impacto real y sostenible. Se trata de mirar al horizonte y poner las bases para el progreso de Enkarterri.

Cristina Mugica explicó el modelo de gobernanza del proyecto donde se irán articulando foros de expertos y de participación ciudadana. Y donde en el grupo motor el peso mayoritario será el municipal. Todo ello con el apoyo de una secretaría técnica que dinamice el proceso.

El calendario de trabajo marca para el próximo 31 de marzo la elaboración del plan estratégico comarcal de cara a su implementación en el periodo 2020/30.

Y en la segunda parte de la sesión se cambiaron los roles. Quienes habían ido a hablar se pusieron en formato escucha y al revés, quienes habían estado escuchando las explicaciones, tomaron la palabra. Y es que si el protagonismo es compartido hace falta conjugar ambos roles: hablar y escuchar de manera recursiva.

Hubo un debate rico y animado y mucha sinceridad. O al menos yo eso percibí. Entre las principales cuestiones que se expresaron destacaría las siguientes:

  • Hubo un reconocimiento generalizado de que habitualmente son los intereses municipales los que se anteponen y que es preciso superar la visión localista para dar paso a una perspectiva más comarcal, más colectiva, más colaborativa.
  • Es importante atreverse a SOÑAR en lo que Enkarterri puede convertirse trabajando de manera alineada.
  • Se necesitan referencias para no caer en los típicos proyectos de siempre. Hay que activar las antenas y buscar inspiración de otras experiencias.
  • Hay que gestionar muy bien las expectativas para evitar posibles frustraciones.
  • Va a hacer falta mucho esfuerzo, compromiso, apostar por la marca Enkarterri.
  • Se proponía dar el salto que se persigue apalancándose en sus puntos fuertes, en lo que ya son, en lo que tienen.
  • La generosidad de todos es lo que va a permitir que los proyectos tengan ese sello comarcal.
  • Hay que imbuirse de que el proceso persigue CREAR nuevas posibilidades. Hay que tener ambición y luego mucha perseverancia. Incluso se abogaba por el papel que la propia Mancomunidad puede jugar para servir de interlocutor, de dinamizador, al punto que se identificaba incluso como un posible primer proyecto la propia creación de ese organismo común que les articule.
  • Se comentó también la necesidad de que cada proyecto exista un grupo comprometido con su impulso para que las ideas no se queden en papel. De hecho se hizo también referencia a malas experiencias por la falta de ese padrino o madrina.
  • Se mencionó también la existencia de distintas velocidades en Enkarterri. Se empleó como expresión las “dos encartaciones”: la que vive en torno al Cadagua y la interior.
  • Hay que asumir desde el principio que no se va a acertar en todo. Lo importante va a ser la disposición a construir una dinámica de trabajo colaborativa que pueda alumbrar proyectos ambiciosos, ilusionantes, concretos.
  • Por último se hizo énfasis en que se trata de trabajar en clave de futuro. Hay que hacer un ejercicio de visión a largo plazo que nos permita visibilizar caminos de avance hacia esa realidad deseada que hay que construir… en clave comarcal.

En resumen mucho sentido común. Y a partes iguales ilusión e incertidumbre.

Habrá pues que dar de comer a la ilusión para que sea ésta quién contagie el proyecto de la energía necesaria para hacer realidad los sueños.

Y adaptando un dicho famoso: Enkarterri buruan, ibili munduan!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.