Tiempo de nuevas oportunidades

Las vacaciones, como siempre, pasan en un (agradable) suspiro!.

Así que parte del equipo ya hemos vuelto y el resto poco a poco se irá reincorporando.

Cómo decíamos en una entrada anterior, estamos a las puertas de un nuevo ciclo.

Buen momento para hacerse nuevas preguntas o para buscar nuevas respuestas a las preguntas de siempre. Ocasión para contrastar con personas diversas para construir entre todas nuevos caminos de avance.

Tiempo pues para replantearse cual queremos que sea en esencia nuestra contribución a la sociedad y qué (nuevos) roles queremos jugar para dar (más) sentido a nuestro trabajo.

De nuevo el folio en blanco para el próximo cuatrienio, aunque evidentemente con importantes compromisos previos que hay que seguir respetando.

En cualquier caso, el inicio de una nueva legislatura siempre es un momento propicio para proponer nuevas iniciativas o para reformular las existentes.

Tiempo de cambios, de oportunidades, de nuevos retos, de experimentar otros enfoques. De ilusión.

Todo para que las inercias no nos impidan nuevas exploraciones.

Por supuesto honrando el camino recorrido hasta la fecha. Y a la vez decidiendo que es preciso dejar de hacer, que hay que seguir haciendo como siempre o de otras maneras, y sobre todo, qué espacios hay que abrir a lo nuevo para que emerjan nuevas propuestas.

En mi caso particular además con la conciencia de que a nivel laboral la que se inicia va a ser probablemente mi última legislatura. Con lo que me planteo cual quiero que sea mi contribución en este período.

Una parte de mí trata de rescatar del pasado aquellos momentos intensos en cuanto a creación, contactos y propuestas más o menos transformadoras.

Para ello este verano he estado releyendo algunas de las entradas de este blog. Porque parece que fue ayer pero llevamos ya casi 12 años relatando experiencias o compartiendo reflexiones.

Buscando inspiración en el camino recorrido he escogido los titulares de algunas de las entradas de este blog, porque me parecían evocadoras. Como por ejemplo:

Y así hasta más de 400 entradas que empezamos de la mano de Julen Iturbe-Ormaetxe con la intención primigenia de atrevernos a cruzar fronteras, al estilo de los mugalaris!.

Echando la vista atrás conecto mucho con la prolífica época en la que desplegamos foros diversos. Se trataba de crear espacios de encuentro para compartir experiencias y abrir reflexiones para darnos cuenta del tipo de creencias que cada quién teníamos para decidir si eran o no (auto) limitantes. Al final la intención era poner en cuestión las formas de mirar la realidad para ver nuevas posibilidades de acción más sanas socialmente.

Y desde luego en mi interior anhelo recuperar esos espacios.

Mirando hacia el futuro conecto con cuestiones relacionadas tanto con asuntos de rabiosa actualidad como otras cuestiones en las que llevamos largo tiempo impulsando.

Es preciso hacernos eco de los distintos retos que como sociedad tenemos. Como por ejemplo:

  • La emergencia climática en la que estamos inmersos y que requiere respuestas inmediatas.
  • La necesaria transformación de las organizaciones al objeto de construir una sociedad más sostenible y donde la VIDA y las personas ocupemos el centro.
  • Hace falta profundizar en el desarrollo territorial de Bizkaia desde claves de equilibrio y equidad.
  • Es un reto activar propuestas para la participación ciudadana

Y cuando me detengo en el presente, me siguen resonando las recomendaciones que en su momento nos hizo Miren Larrea relativas a que cuando los problemas son complejos de lo que se trata es de CONSTRUIR LA SOLUCIÓN. Y para ello lo básico es ir viendo como fluyen los acontecimientos, para ver cómo evoluciona el proceso. No es tanto una cuestión técnica como un proceso de construcción social donde es precisa mucha facilitación.

Para ello necesitamos propiciar mil y una conexiones con otros agentes, con otras propuestas para que la suma de esfuerzos multiplique los resultados y sobre todo enriquezca la cualidad de nuestros servicios.

Ello me sugiere la conveniencia de proponer básicamente tres cuestiones:

  • Poner en el centro de nuestra acción el deseo de trabajar en conexión con otros agentes e iniciativas para ir construyendo redes que afronten retos de mayor alcance.
  • Tal vez mejor que un plan demasiado definido sea mejor apostar por una estrategia emergente, que se vaya adaptando a los acontecimientos a medida que se producen. Como decíamos en un post ya muy antiguo, se trata de pasar: “De la hoja de ruta a transitar por 1000 rutas
  • Trabajar con especial mimo todo lo que tiene que ver con la acción comunicativa, con ir haciendo el relato de cada experiencia para compartir aprendizajes y para ir construyendo comunidad.

Se trata por tanto de proponer un viaje colectivo ilusionante para cuatro años llenos de vida y (nuevos) proyectos.

Sin duda, es tiempo de nuevas oportunidades. Toca aprovecharlas!

One Response to “Tiempo de nuevas oportunidades”

  1. Gracias, Borja. Muy fresco, muy sugerente. Es importante aprovechar el viento fresco veraniego para agitar nuestras cabezas, después de un curso intenso que no dejaba mucho espacio a la creatividad.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.