Jose Ramón Ipiñazar pasa el testigo

Es curioso como muchas veces anhelamos ese tiempo mejor que sin duda es la jubilación (Por eso la palabra deriva de júbilo).

Sin embargo vengo observando como ese último día laboral añorado es un auténtico cóctel de emociones.

Por supuesto, por dentro, la alegría por el ciclo nuevo que se abre donde todas las opciones están disponibles.

Aunque el cuerpo no engaña. Y éste delata también una “tristeza” y cierta “añoranza” por un tiempo que concluye.

Es inevitable la vista atrás. Y el cerebro siempre nos muestra lo bueno.

  • Aquellos proyectos en los que pusimos ilusión.
  • Aquellos proyectos que tuvieron utilidad.
  • Aquellas relaciones que fueron nutritivas.

Y además el recuerdo de lo jóvenes que éramos. :-)

Lo digo esto a la vuelta de tomar las personas del Servicio de Innovación un cafecito de despedida de José Ramón Ipiñazar.

Lo que aflora suelen ser las bromas, la celebración, los buenos deseos, la “envidia”, los consejos…

Lo que no aflora porque se reprime suele ser la pena por la pérdida del contacto con una persona donde más allá de las coincidencias y las disidencias queda el empuje que siempre ha tenido para impulsar todos aquellos proyectos en los que ha participado. Y ya sabemos cómo es la gente de Arratia :-).

Cómo le decía hoy, él fue uno de los que trajo la innovación a Bizkaia :-).

Y es que su entrada en la Dipu coincidió con la creación de este Departamento donde todo estaba por hacer. Y por ello fue tiempo de creación, de largas jornadas, de exprimirse el coco, de apuestas arriesgadas, de muchas dudas, de equivocaciones… Y eso deja huella, marca carácter.

Yo la verdad es que he trabajado con Joserra muchos años.

En muchas cuestiones hemos coincidido, en otras no tanto, teníamos visiones diferentes.

Lo que siempre he apreciado en él ha sido su fuerza por tirar para adelante, aunque a veces hubiera preferido menos vigor :-).

Y es que Joserra es de esas personas que lo da todo en lo que hace.

Seguro que en lo nuevo que elija lo seguirá haciendo, porque el carácter es el carácter.

Aunque ahora es tiempo de un merecido descanso.

Ya tendrá tiempo para decidir en qué nuevos charcos meterse.

Seguramente le será difícil volver a entrar en este Departamento que ha sido su segunda casa. Y es que a veces en los procesos de duelo saber cortar es una elección complicada pero necesaria.

Ahora que en el Departamento se abre un ciclo nuevo seguro que de alguna manera su sombra alargada perdura en las nuevas iniciativas, aunque con otros estilos, de otras maneras. De alguna forma nos pasa el testigo y ahora a otras nos toca tomar decisiones e imaginar posibles nuevos escenarios.

Joserra, gracias por haberlo dado todo, por haber sido honrado en tu forma de trabajar y por los buenos momentos.

Que en la nueva etapa que inicias encuentres elementos que te sigan nutriendo y dando vida.

Y de momento mañana que te pille el amanecer contemplando tu querido Gorbea y lo que queda por hacer.

Ekin bizitzari eta disfrutatzeari!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.