Viajando por lo invisible para poner la VIDA en el centro.

Como decía en el post anterior, Mugarik Gabe nos hace una propuesta muy retadora que puede parecer una locura, aunque creo que de lo que está lleno es de cordura: Un viaje por lo invisible.

Cómo verás en este video explicativo el destino de este particular viaje es la transformación feminista de nuestros entornos, nuestras relaciones y nuestras vidas a través de un viaje que aborde procesos de cambio organizacional.

Los viajes, incluso los invisibles, también precisan de una brújula. Muchas veces en la vorágine del hacer perdemos el norte, el para qué. Y es que a veces detrás de los cambios aparentes, ni cambian las formas de hacer, ni las prioridades y se convierten en cambios que no transforman. Una clave de esta brújula es ayudarnos a entender los procesos de cambio organizacional pro equidad de género en toda su INTEGRALIDAD.

Por si el viaje requiere de mochila nos advierte de tener cuidado con los sobrepesos, incluir alguna esterilla para “cuidarse” en los momentos de descanso, incluir algún chubasquero para protegerse de las resistencias y dificultades y de no olvidar la guía de viaje , porque cada etapa del camino forma parte de un Todo que llena de sentido cada elemento particular.

Sabiendo que estos procesos de cambio organizacional son muy amplios y complejos distinguen viajes por AIRE, por TIERRA y por las PROFUNDIDADES.

Los viajes por el aire aluden a la gestión de los poderes, para lo cual nos invitan a analizar en profundidad tanto las cuestiones relacionadas con los liderazgos como la inclusión de los aspectos emocionales.

Para viajar por Tierra nada mejor que revisar los modelos de trabajo. Para ello proponen potenciar el trabajo en equipo a través del buen desempeño de los roles de sostén de las organizaciones y trabajar la corresponsabilidad y la distribución amplia de tareas.

Por último no hay que olvidar que a veces los viajes también se mueven por las profundidades y para ello nada cómo fomentar la participación desde los cuidados y a aprender a abordar los inevitables conflictos. Proponen un abordaje interesante y bastante poco conocido: la provención . Ésta se diferencia de la prevención de conflictos en qué su objetivo no es evitar el conflicto sino aprender cómo afrontarlo.

A lo largo de esta atractiva propuesta proponen diversas preguntas, entre las que destacamos las siguientes:

  • ¿Cómo generar una mayor redistribución de los poderes en la organización posibilitando que todas las personas ocupen el puesto de mayor responsabilidad a su alcance?
  • ¿Cómo se concilian las distintas dimensiones del poder: El poder visible (jerárquico), el invisible (el que deriva de la capacidad de influencia) y el oculto (el que se ejerce desde fuera de los cauces establecidos)?
  • ¿Cómo se hacen visibles las emociones y se toma conciencia de la conexión recíproca entre lo emocional y lo racional?
  • ¿Cómo habría que generar un espacio de empoderamiento colectivo donde se distribuyan las distintas tareas necesarias para el buen funcionamiento de la organización? ¿Y si una clave esencial fuera trabajar los roles para facilitar las reuniones?
  • ¿Cómo fortalecer el reparto equitativo de las responsabilidades y tareas unido a una visión colectiva de la organización?. ¿Cómo poner el énfasis en el trabajo colectivo, teniendo en cuenta los saberes y prácticas concretas, para superar el individualismo heroico tan presente en los equipos?
  • ¿Cómo potenciar los roles de cuidados? Se trata de poner foco en las ideas, sentimientos, necesidades y demandas del equipo y organización con respecto al tema que le corresponde. ¿Quién hace de guardiana de esta mirada donde el foco está en la vida y su reproducción dentro de la organización?
  • ¿Cómo visibilizar y abordar las necesidades de cuidados en nuestras organizaciones? ¿Cómo fomentar la conexión entre lo personal y lo colectivo?
  • ¿Cómo construir una estructura que posibilite tener diferentes niveles de implicación, tanto de tiempo como de responsabilidad, cargas de trabajo y acceso a los poderes, favoreciendo la implicación de más personas y posibilitando la conexión de distintos momentos vitales?
  • Dado que los conflictos son una parte ineludible en la gestión de las organizaciones, ¿cómo abordar el conflicto fomentando la capacidad de negociación para el acuerdo? ¿Cómo incluir un enfoque de provención para aprender a regular los conflictos y cuidar la vida del grupo para reforzar el trabajo en equipo?

Mil preguntas, otras tantas respuestas. Cada organización desde su lugar, desde su momento, desde su intención, desde sus miembros, desde su visión…

El reto es apasionante. Seguramente una de las claves principales es, ¡cómo no! llenar de vida las organizaciones.

¡Gracias! Mugarik Gabe por recoger estas propuestas que cómo decís, forma parte de un proceso de construcción colectiva de más de tres años.

Gracias a las pioneras de este trabajo, a las organizaciones viajeras y también a todas aquellas nuevas organizaciones que se atrevan a este viaje por lo invisible por su contribución a esta transformación social para que la vida ocupe el lugar que le corresponde, EL CENTRO.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.