Entries Tagged as ''

Encuentros que facilitan aprendizajes

El pasado martes día 20 celebramos una interesante reunión en el Departamento con 8 empresas que han participado en el programa Kudeabide en torno a lo que para ellas significa el concepto “Estrategia”.

¡Para mí fue un día muy ilusionante!. Suponía retomar la organización de un “foro” de encuentro entre empresas para compartir experiencias y para abrir mil y un debates en torno al sentido de lo que hacemos en el día a la día y sobre la necesidad de reinventarnos para dar nuevas respuestas en el entorno cambiante en el que estamos inmersos.

En los 4 años de existencia de Kudeabide en torno a 130 empresas menores de 50 personas han pasado por el programa en Bizkaia. Y de todos los proyectos presentados los relativos a la “reflexión estratégica” han sido los más habituales.

Por ello nos pareció oportuno iniciar esta serie de encuentros con esta cuestión: el papel de la estrategia en el devenir de las organizaciones.

Para ello elegimos dos personas para que mostraran sus experiencias de cara a abrir el debate. En concreto les invitamos a Nieves Zabala, gerente de Laboratorios Biotalde, S.L. y a Andoni García, gerente de Laenk Servicios Empresariales S.L.

No se trata de que sean experiencias pluscuamperfectas, ni modélicas. El motivo de la selección: su compromiso genuino con lo que hacen, la implicación sincera con sus equipos y su generosidad para compartir su experiencia.

Antes de sus intervenciones y a modo de presentación quisimos plantear un dilema en torno a la estrategia.

Como todos los dilemas, son falsos de saque, porque se mueven en esquemas de mentira o verdad. Todo depende del contexto y del momento. Pero queríamos provocar. Queríamos hacer pensar y sobre todo sembrar la duda para qué cada quién explore en cómo aborda las cuestiones estratégicas y qué le sobra o qué le falta.

El dilema en cuestión era si es más oportuno trabajar en profundidad en la elaboración de procesos de reflexión estratégica o si por el contrario esto debe ser algo sencillo y donde hay que poner el énfasis es en activar la escucha de la realidad para responder en multitud de procesos de reflexión/acción. ¿Dónde situarse en esta polaridad?.

A la hora convenida nos juntamos 13 personas de 9 organizaciones en un círculo de sillas que invitaba a la conversación.

Hicimos una ronda inicial para compartir el significado que para cada quién tenía esto de la “estrategia”. Fue una ronda intensa, pausada. Desde el primer minuto se veía que la gente venía dispuesta a participar. Por resumir las ideas principales que salieron en esta ronda se habló de que la estrategia les servía para:

• Visionar lo que anhelan y para poner foco en sus prioridades
• Afrontar el futuro desde una intención concreta y con un propósito definido
• Volver a empezar cada vez, reinventándose y cuestionándose su esencia
• Ir creando una cultura de empresa en la que las personas se sientan partícipes.

Otra cuestión que se constató fue la importancia decisiva que en estos procesos tiene contar con las personas afectadas para posibilitar el despliegue de la estrategia.

A continuación Nieves Zabala tomó la palabra y con un estilo muy directo nos fue contando la experiencia de Biotalde. Lo hizo desde las tripas. A su lado Susana Echenagusia con quién ha cocreado el proyecto.

Nos contó como unas biólogas sin idea de cómo gestionar una empresa se habían atrevido a montar una empresa inserta de lleno en el terreno de la salud pública.

Lo que les ha movido ha sido su inquietud, sus ganas de mejorar y, como decía ella, su “todopalantismo”.

Han conocido múltiples sistemas de control y diversos procedimientos para qué todo salga cómo está previsto. Han participado de casi todas las modas de gestión que han ido apareciendo.

Hasta que todo hizo crack y se dieron cuenta que les faltaba “algo” (¿o les sobraba?). Hasta que reivindicaron que lo esencial es hacer las cosas a su manera. Hasta que se dieron cuenta de la necesidad de cuestionar el modelo mental que les tenía presas y se percataron de que lo primero, lo más importante era virar su propio esquema mental para construir su proyecto, elaborar su estrategia como si fuera un traje a medida.

Y es que en la realidad siempre falta información, hay ángulos muertos, hay incertidumbres. Por ello lo importante es coger perspectiva, tener claro el propósito que les alienta. Facilitar que las personas del equipo participen en la toma de decisiones. Saber ver que cada persona es distinta, que lo importante es que se puedan expresar y que no se puede pedir a todas lo mismo.

En todo su proceso se han estado moviendo continuamente buscando el equilibrio entre mantener la estabilidad de lo que funciona y buscar cambiar para mejorar de manera permanente. Y para ello parece que Nieves y Susana se complementan muy bien.

Nieves abogaba también por la FLEXIBILIDAD. Por elegir en cada momento la pauta de acción precisa en función de si lo que prevalece es el cambio o la continuidad.

Hacer caso de los casos era otra de las pistas que nos facilitaba. Buscan traducir cada experiencia en aprendizaje colectivo, donde las historias que les suceden son el contexto del que aprenden.

También se retan continuamente para salir del día a día. Y para ellos asignan tiempo, toman píldoras formativas, participan en redes de las que aprenden.

Cuando escribo estas líneas me doy cuenta de que son una pálida sombra de su mensaje. Porque sobre todo nos llegó su fuerza, su autenticidad y su ilusión, que se mantiene intacta.

Con un listón tan alto, y con la programación de tiempos por los suelos tomo el testigo Andoni.

Pero enseguida nos demostró que también con él habíamos acertado al seleccionarle como ponente.

Tras mostrar su afinidad con lo dicho por Nieves, sobre todo en lo relativo a elaborar la estrategia desde las entrañas y a medida de las necesidades particulares, lo primero a lo que nos invitó fue a “parar el balón”. En muchos “juegos” tan importante como desplegar estrategias es saber parar para encontrar el foco, el propósito, la intención, la pausa.

Porque la innovación no es una cuestión de magia ni de tirarse al vacío. Se trata de construir el proyecto desde quienes somos, pasando del yo al nosotros.

En este sentido abogó por una definición de líder que caló mucho en la sala: “Líder es quién es capaz de crear líderes”, para lo cual es básico abrir espacios para el desarrollo del talento de cada persona, distribuir responsabilidades huyendo del paternalismo y aceptar los posibles errores.

Para él la clave ha sido saber identificar las necesidades y expectativas de los distintos grupos de interés para que todos los colectivos se sientan incluidos en la estrategia.

Continuamente se pregunta dónde se encuentran como organización y cuál es el contexto, interno y externo, en el que se tienen que desenvolver para incrementar su capacidad de adaptación y sobre todo para desplegar su estrategia “, a su manera”.

A partir de ahí se inició un rico debate en el que hubo muchas aportaciones nacidas de las experiencias de las asistentes. Entre las distintas perlas, destaco las siguientes:

  • Es clave la simplificación, que todas las personas comprendan según sus códigos la estrategia
  • Muchas veces los mensajes de la gerencia están agotados y es preciso buscar momentos distintos (se habló del momento txoko y del momento tómbola) para romper inercias y facilitar encuentros.
  • En el rol de la gerencia la flexibilidad y la búsqueda del equilibrio son básicas
  • Más que una cuestión de estrategia se trata de ir tomando decisiones continuamente a medida que la realidad las reclama estando muy abiertos a lo que ocurre
  • Empoderar a las personas, distribuir el poder y las responsabilidades son maneras sanas de crecer en gestión

Al cierre de la sesión se destacaba lo valioso que es compartir experiencias, encontrarte con iguales que lidian con situaciones similares con respuestas a veces parecidas a veces muy diferentes.

En el cierre nos animábamos mutuamente para volver a encontrarnos y seguir con éste o con otros debates, sobre todo para compartir experiencias.

Los sentimientos que predominaban eran los del agradecimiento mutuo y la satisfacción por un encuentro tan fecundo.
De alguna manera las personas allí reunidas era como si formáramos parte de una tribu que desea seguir encontrándose para seguir creciendo.

De hecho en las conversaciones posteriores ya había quién invitaba a otros a acercarse a su empresa y a compartir este tipo de conversaciones con su equipo.

Kudeabide tiene forma de programa de subvenciones, de servicio a través tanto de los contrastes de Euskalit como de las valiosas aportaciones de los consultores.

Y junto con todo ello uno de sus mayores potenciales es precisamente el valor de compartir las experiencias para aprender de otros lo que muchas veces nuestras sombras no nos dejan ver.

Compartíamos Aitor, Ane y yo (una pena que Mª Eugenia al final no pudiera asistir) que sesiones como ésta, dan sentido a nuestro trabajo.

Seguiremos encontrándonos para seguir aprendiendo y creciendo.

Mila esker!

Arbela. Bideak Eginez.