Mila esker Jon!

¡Cada cierto tiempo nos ocurre!.¡ Alguien viene y/o alguien se va del Servicio!. ¡Es ley de vida!.

Con cada marcha y cada incorporación todo cambia. A veces en la superficie no se nota demasiado pero la procesión (o la alegría) va por dentro.

A veces podemos parecer piezas intercambiables de un puzzle administrativo pero nunca es así. Cada quién vivimos de distinta manera estos cambios. Y es que cada uno tenemos nuestra forma de reaccionar, ¡con nuestras luces y nuestras sombras!. Y vamos conformando un equipo que a veces fluye y otras chirría.

Todo esto viene a cuento de que una de las personas que nunca sale en las fotos, se acaba de ir a otro Servicio. Se trata de Jon Abio.

Lo ha hecho por elección, tras estar algo más de 6 años con nosotros, que se dice pronto.

Y estos momentos de cambio no puedo evitar pensar sobre todo en quién se va, aunque también en quién llega y en los que nos quedamos.

Una de las asignaturas pendientes que tiene la Administración es cómo valorar, reconocer, estimular al conjunto de los y las administrativas.

Su labor es muy valiosa por toda la carga de trabajo administrativo que desarrollan pero en general les reconocemos poco.

La mayoría de las veces el trabajo es repetitivo y hay que esforzarse para mantener la atención en trabajos poco gratificantes.

Tienen muchas veces un jefe invisible: la aplicación informática, que lo mismo les facilita la tarea que les encorseta y maniata en lógicas que no se han pensado para ellas.

Por no hablar de los vaivenes entre períodos en que todo llega a la vez y es para ayer, con otros momentos en los que aparece el tedio por falta de contenido, que cada cual combate cómo puede.

En el caso de Jon siempre me ha llamado la atención sus contrastes.

Su apelación a la jubilación por obsolescencia técnica de la función administrativa por razón de la informática, su escepticismo sobre el valor de algunas de las propuestas que ofertamos… Y a la vez destaca por la buena atención telefónica que siempre ofrece, su capacidad de hacer el trabajo con rapidez y eficiencia y también por lo limpia que tiene la mesa de papeles.

Para mí cada vez que hay un cambio de este tipo es un momento adecuado para reflexionar sobre lo que nos está faltando para ofertar propuestas laborales más interesantes a este colectivo para que, al menos a ratos, se sientan más identificados con lo que les toca desempeñar. Y sobre todo para ofertar contenidos diferentes a los actuales con mayor valor desde su punto de vista.

No es tarea fácil, sino ya se hubiera hecho. Pero es un reto que merece la pena. Hace falta más escucha, mucha empatía y cambiar de gafas para ver otras posibilidades.

Gracias Jon por todo lo que nos has dado y sobre todo por haberte mostrado tal cómo eres.

Suerte en tu nuevo destino! Te vamos a echar de menos!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.