Isoleika: La “suerte” de abrir las puertas

Tras la vuelta de las vacaciones de verano, una de las primeras actividades que me ha correspondido hacer ha sido la visita de seguimiento del proyecto Isoleika dentro del programa Kudeabide.

Así que le he animado a mi compañero Aitor Ortega para que me acompañe en la intuición de que iba a ser una visita con mucho aprendizaje.

Nos ha recibido el gerente Iñigo Garai que con mucha paciencia y detalle nos ha ido contando las distintas vicisitudes que han recorrido en este último año dentro del proceso de elaboración de su “plan estratégico” 2017/2020.

Llama la atención que una empresa como Isoleika con un tamaño tan reducido realice periódicamente una reflexión estratégica tan profunda. Sin embargo para ellos es un tiempo que se (auto)conceden para reflexionar, para salir de la vorágine del día a día y calmarse y (re)plantearse nuevos retos.

A diferencia de las ocasiones anteriores que lo han hecho de manera autónoma, en este caso han contado con el valioso acompañamiento de Azaro Fundazioa que es quién ha dinamizado todo el proceso.

Según Iñigo la principal aportación de Azaro ha sido la propuesta de que se “abran” a captar las opiniones y sugerencias del mayor número posible de personas, de dentro y de fuera de la organización. Así que han abierto puertas y ventanas para que entre aire fresco.

Para ello han identificado diversas personas a las que implicar en una especie de construcción colectiva de su plan estratégico. Han hablado con clientes, con distribuidores, con proveedores, con personas de la competencia, de la división de componentes de la Corporación Mondragon, de Eika y por supuesto de Isoleika.

En ellas se les ha pedido feedback de cómo les ven, de cómo podrían enfocar mejor su capacidad de ofertar sus servicios y que nuevas oportunidades comerciales pueden existir.

Reconoce también que han tenido la “suerte” de encontrar gente muy valiosa y con mucha experiencia que se han implicado en el proceso y que les han dado pistas para encontrar nuevas aplicaciones potenciales para su producto. Les han señalado nuevos lugares en los que mirar, nuevas posibles alianzas que explorar y así han sido capaces de redefinir su posicionamiento.

Y es que si algo ha hecho Isoleika desde su nacimiento allá por 2010 ha sido reinventarse continuamente, adecuarse a los vaivenes del mercado, cambiar las apuestas a medida que el mercado nos las validaba.

Así una cooperativa que nació de la mano de Eika para suministrar paneles aislantes para frigoríficos, ha ido buscando nuevos mercados en el mundo de los ascensores para el tema de los paneles ignífugos y actualmente están entrando el sector termosolar.

Si algo les caracteriza es esa capacidad de adaptación y de afrontar las dificultades a través de la identificación de nuevos retos.

Siguiendo con la metáfora de la “suerte” están empezando a colaborar con una empresa alemana muy potente de la competencia con la que han descubierto que se complementan en gama. Algo impensable, algo casi imposible y sin embargo algo tan real que les permite ir mejor que nunca. Todavía les falta suelo, tienen que consolidar varias de las apuestas que tienen abiertas.

La “suerte” también es necesaria. Hay proyectos que surgen que no estaban previstos pero ellos demuestran su capacidad para leer las oportunidades que van emergiendo en el mercado y su actitud proactiva. No esperan. Saben que no pueden pararse en un mercado también cambiante y con una competencia tan fuerte.

Y sin embargo cada cierto tiempo deciden regalarse estos “espacios de calma” en los que siembran las condiciones para que la “suerte” les acompañe. Y es que la inspiración y la suerte, siempre les pilla trabajando.

¡Zorionak al equipo de Isoleika y a todas las personas colaboradoras!

¡Que la suerte os siga acompañando! 

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.