Del deseo a la acción

El pasado viernes nos juntamos 26 personas para identificar cuestiones de interés en torno a cómo mejorar la competitividad de las pequeñas empresas.

Previamente desde las agencias comarcales de Busturialdea, Duarangaldea y Ermua se habían hecho visitas a empresas para identificar sus principales áreas de interés. De dichas visitas se extrajeron estas 5 cuestiones clave:

• Cómo diversificar clientes y vender más
• Como gestionar mejor el tiempo y las prioridades
• Como abordar los procesos de relevo generacional
• Cómo cooperar de una manera efectiva
• Cómo salir a mercados internacionales

En la ronda de presentación inicial compartimos quiénes somos (y alguna de nuestras aficiones) así como éxitos conseguidos a nivel de empresa y retos que tenemos entre manos.

Fue muy interesante escuchar las distintas experiencias y opiniones que cada cual mostramos para darnos cuenta de que aunque muchos no nos conocíamos, sin embargo teníamos muchas cosas en común.

Además también queríamos traer a la sesión la sensación de logro. Ya que posteriormente íbamos a hablar de preocupaciones y retos, era interesante llenarnos de la energía de superación por la que ya hemos ido transitando.

Tras ello nos juntamos en pequeñas mesas de 5/7 personas para hablar de los temas antes mencionados. Se trataba de crear microespacios donde todos tuviéramos tiempo para traer nuestra necesidad y compartirla para poder contrastarla.

Hicimos dos rondas para que cada quién al menos pudiera abordar dos de las temáticas identificadas.

Fueron momentos de mucho diálogo y mucha sinceridad. En general el tono fue muy propositivo y constructivo. No se trataba de “llorar” sino de nombrar todo aquello que nos reta y empezar a atisbar posibles soluciones.

Se alternaron momentos de coincidencias y de discrepancias. Los primeros sirvieron para ver que en este camino no estamos solos y los segundos fueron útiles para conocer otros puntos de vista con los que enriquecer cada mirada.

Tras las dos rondas y un reparador cafecito pusimos en común las principales conclusiones de las mesas.

Fue como sacar una foto panorámica a todo el trabajo previo. Sirvió para concretar posibles cursos de acción para abordar estas cuestiones. Ahora toca llevar esos hitos a la realidad. En ello estamos.

Aunque al menos yo quisiera compartir una anécdota que para mí fue muy significativa.

Se produjo cuando la mesa que trató el tema de “gestionar el tiempo” comentó que hay gente cuyo reto es qué hacer con el tiempo ocioso. En este sentido se contaron algunas experiencias en las que a determinadas personas se les había animado a abordar trabajos para los que estaban especialmente capacitados por sus talentos naturales. Y es que a veces encasillamos a las personas según la tarea que desempeñan y no sabemos ver su potencial. En estos casos un problema como el tiempo ocioso había servido para asignar nuevas funciones donde todos ganan: cada persona y la organización.

Todo ello nos llevó a hablar de lo condicionados que estamos por nuestros respectivos sistemas de creencias y la necesidad de quitarnos de vez en cuando las gafas con las que miramos la realidad para descubrir nuevos detalles.

Hace tiempo escribí un cuento titulado “Si no lo creo no lo veo” que se hace eco de esta realidad. Y es que creemos que vemos lo que es, cuando realmente vemos como somos. Por eso nos cuesta tanto salir de nuestra forma de entender la realidad. En este sentido este tipo de encuentros creo que son valiosos para avanzar en esa comprensión.

Al despedirnos la sensación era muy positiva. Se palpaban las ganas de seguir trabajando en las cuestiones planteadas para que esto no sea flor de un día.

Y ya que estamos en primavera, en época de florecer, como dice Irma, ahora se trata de pasar del deseo a la acción.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.