Pedro Mª Olaeta: Un testimonio que muestra caminos de esperanza en la colaboración

Últimamente estoy teniendo la fortuna de coincidir con cierta asiduidad con Pedro Mª Olaeta. Le conocí en una charla que nos dio a mediados de 2013 en el marco de los encuentros arbela, sobre el proyecto de cooperación Dynamik.

La última de las veces ha sido ayer mismo mientras contaba a cámara su testimonio sobre la experiencia de Dynamik Technological Alliance, en la que ya llegan embarcados 6 años. ¡En breve dispondremos del video!

Habla de la colaboración con mucha convicción. Su práctica le avala lo cual hace que su discurso este cargado de vitalidad.

Desde el Departamento la apuesta por crear espacios y oportunidades para la innovación en colaboración es una de nuestras prioridades. Ocurre que la siembra que vamos haciendo requiere de paciencia y de saber que es una apuesta a largo plazo en la que no hay que desfallecer. Por eso escucharle nos confirma en nuestra intención y nos refuerza en este caminar.

Explica el itinerario de Dynamik como un proceso conversacional donde la clave está siendo ir granando puntos de confianza. Suele referirse a sus encuentros iniciales como ejercicios de desnudez donde quedan al aire tanto virtudes como defectos.

Según cuenta la clave de bóveda de estos procesos es cómo transitar de una manera ágil de ser un grupo a ser un equipo. No existen manuales que puedan metodizar este proceso. Es un recorrido con infinidad de interacciones donde nada está bajo control. Y es que esto de la colaboración va de relaciones entre personas.

Si acaso suele proponer algunas claves a tener en cuenta para no perderse en este empeño. Él, entre otras, propone las siguientes:

Dejar muy claro desde el comienzo cual es la perspectiva con la que se afronta el proyecto. Cuál es el para qué profundo del proyecto colaborativo. En este sentido aboga por huir del “mercantilismo”. Desde su mirada en la coyuntura actual existen muchas amenazas de carácter estratégico para el devenir de las organizaciones. Por ello la cooperación debe ser una respuesta estratégica. Por supuesto, sostenible económicamente. Esa condición es necesaria… pero no suficiente. Hablamos de futuro, de proyectos que aportan valor, de confluencia de capacidades, conocimientos, sueños, de saltar a nuevos lugares donde el quehacer individual no alcanza.

También comenta que es básico emplear herramientas que ayuden afrontar las debilidades y encarar los conflictos. Según su experiencia es fundamental apostar por estrategias de inclusión. Para generar en el equipo un imaginario colectivo que de espacio al nosotros como un elemento superador del yo individual. Hacen falta propuestas organizativas y sociales imaginativas, innovadoras. Ellos eligieron que cada socio participará con la misma cuota. Que cada entidad mantuviese su propia identidad… y además el nosotros, el proyecto en común en una suerte de modelo amalgama.

El diferencial es que con el proyecto conjunto, con Dynamik, buscan proyectos donde todos están un peldaño más alto en la cadena de valor. Desarrollan ingeniería para entregar subconjuntos ya ensamblados. Cambian el interlocutor del cliente. Ya no hablan con el Departamento de Compras ahora lo hacen con Ingeniería
En los nuevos proyectos ya no se trata solo de trabajar la eficiencia de cada planta se trata de ingeniería de producto-proceso, de nuevos desarrollos.

En estos procesos es esencial que haya un liderazgo natural para favorecer que el proyecto tenga un buen motor. Para avanzar en las adversidades sin perder ninguno de los vagones. No solo eso, favoreciendo que cada vagón se sienta orgulloso de pertenecer a ese tren. Pilotar el proceso para aterrizar la euforia, para salvar las adversidades. Para ir gestionando los compromisos. Para establecer las reglas de convivencia comunes que puedan servir de pegamento en las distintas vicisitudes. Todo ello, para hacer ese tránsito necesario de grupo a equipo.

Todo tiene su tempus. Invertir en la fase inicial de conocimiento mutuo y de construcción de confianzas es básico para que la base para la colaboración sea sólida. Hace falta conjugar la paciencia con los resultados, con los nuevos proyectos, con los nuevos negocios.

Ante quienes se cuestionan que tipo de futuro nos espera, su respuesta es que hay salidas. Sobre todo las que nos ayuden a generar un imaginario colectivo donde en la colaboración está la potencia, está el potencial.

Visto el ejemplo, escuchando el mensaje no cabe sino redoblar el ánimo para dinamizar alianzas de cooperación que sean capaces de superar muchos de los límites autoimpuestos en los que quedamos encorsetados.

¡Gracias Pedro Mª por la ilusión contagiosa que pones en tu quehacer profesional, y por tu generosidad compartiendo tus experiencias!.

¡Tu testimonio nos muestra el camino!. ¡Nuestra mirada se dirige al horizonte de esperanza que señala!.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.