Algunas reflexiones en torno al Informe de competitividad del País Vasco 2015: Realidades, retos y… prioridades

Estamos estrenando nueva legislatura y es época de valoraciones y propuestas de cara al próximo cuatrienio. Ilusión, responsabilidad y muchas incógnitas 😉

Coincide que Orkestra, Instituto Vasco de Competitividad, acaba de publicar el “Informe de competitividad del País Vasco 2015” donde recogen diversas aportaciones y reflexiones para la identificación de retos críticos para el devenir de nuestro desarrollo económico y social.

Todo un compendio de series estadísticas, entrevistas con múltiples personas expertas en diversos ámbitos y, por supuesto, las propias aportaciones del equipo de Orkestra a la hora de hacer propuestas de acción para la “transformación productiva en la práctica”.

Y es que, como recogen en el informe, es necesario ir más allá de los datos y generar espacios y procesos para que la información se transforme en conocimiento estratégico.

Mil lecturas se pueden hacer de este informe. El foco, la atención, los matices a resaltar estarán en función de las maneras de mirar la realidad de cada quién. Así que recomendamos su lectura detallada para forjarse una opinión propia 😉

En este blog queremos destacar que dicho informe presenta un panorama de “claroscuros”. La fotografía que se obtiene por la agregación de los datos de las empresas oculta realidades muy dispares. Entre los datos que se manejan se detectan algunos ciertamente esperanzadores mientras que otros manifiestan que la situación sigue siendo muy preocupante para amplios colectivos de personas y empresas. No podemos hablar en general, hace falta particularizar los análisis para que el bosque no nos impida ver los árboles.

Señalan que un importante número de empresas de la CAPV se encuentran en buenas condiciones financieras y económicas para poner en marcha políticas de inversión y crecimiento. Valoran la existencia de una treintena de campeones ocultos (empresas líderes en nichos de mercados internacionales) con tasas de crecimiento estables, una actitud innovadora constante y un alto grado de internacionalización.

Y a la vez … un tercio de las empresas siguen en situación de vulnerabilidad, todavía en pérdidas y con altos niveles de endeudamiento. Y es que la CAPV está especializada en sectores sometidos a la presión por los productos procedentes de países con menores costes.

Por ello apuntan el peligro de evolucionar hacia un territorio dual de grandes y crecientes desigualdades.

Proponen que el diseño de las políticas públicas tenga en cuenta esta “doble realidad”, de forma que se combinen políticas de inversión y crecimiento para avanzar en la transformación productiva, con políticas que garanticen que “no quedan excluidos de la crisis colectivos significativos de empresas, trabajadores o personas”.

A nivel sectorial plantean tres prioridades que coinciden con las apuestas del RIS3. En biociencias, un cluster en un estadio emergente cuya apuesta es a largo plazo, con una mayor base científica y rupturista, en Energía, dado el legado industrial que tenemos, la existencia de empresas tractoras y las infraestructuras energéticas y tecnológicas y, por último, la denominada Fabricación avanzada donde resulta especialmente preocupante el bajo número de empresas con producto propio, la excesiva orientación a los procesos, el escaso desarrollo de la innovación no tecnológica y las limitadas capacidades en las empresas para incorporar e integrar las TIC para replantear los modelos de negocio. Si bien, por otra, parte las tecnologías de fabricación avanzada pueden facilitar estrategias de diversificación basadas en la modernización de sectores ya existentes y avanzar hacia la servitización.

De nuevo, a nivel sectorial, retos competitivos diferentes que reclaman medidas y respuestas diversas.

A nivel territorial también se señala la necesidad de diseñar políticas de ordenación y cohesión territorial que tengan en cuenta la situación de partida y los retos específicos de cada comarca. En este sentido se aboga por trabajar en la coordinación interinstitucional, en trabajar en construir nuevos modelos de gobernanza y de innovación en las administraciones públicas. . La capilaridad territorial es clave para llegar a las pequeñas empresas.

La generación de empleo sigue siendo uno de los principales retos a los que nos enfrentamos y para ello va a ser clave pasar de considerar el desarrollo económico, social y medioambiental como elementos separados a entender su interrelación.

Hay por tanto una llamada a hacer un doble movimiento. Por una parte ver con perspectiva global, entender las conexiones entre las diferentes realidades que conviven para ir creando una visión más o menos compartida, y por otra ver también lo micro, ser capaces de discernir problemáticas específicas que requieren respuestas ad hoc. Ambas miradas deben ser complementarias para evitar peligrosas exclusiones. Y es que las fórmulas de “café para todos” no son válidas, como dicen “One size doesn´t fit all”.

En el informe se plantea como transitar de un estadio competitivo basado en la eficiencia a otro basado en la innovación. Para ello plantean trabajar intensamente las variables que mejor explican estos procesos de cambio, que en su opinión son:

  • el tamaño empresarial,
  • la propiedad de las empresas,
  • el sector o clúster de actividad
  • la localización territorial y
  • los comportamientos individuales de cada organización

A lo largo del Informe van desgranando una serie de propuestas de interés para abordar estas cuestiones entre las que destacamos las siguientes:

  • Aumentar la cooperación y la conexión del sistema vasco de innovación con el exterior. Se trata de impulsar procesos reales de cooperación y no meros procesos de subcontratación o de repartos de tareas.
  • Impulsar modelos de crecimiento basados en la economía real y el conocimiento
  • Reforzar programas públicos que impulsen la innovación organizativa y comercial
  • Hacer frente al reto del envejecimiento, a la pérdida por los flujos migratorios y a afrontar los problemas sociales derivados del aumento de la desigualdad

En resumen, se trata de buscar equilibrio entre apuestas o impactos a largo y corto plazo, entre procesos de diversificación más rupturistas y más incrementales, entre las transformaciones productivas con una base más científica o más ingenieril, donde se hace particularmente necesario mejorar la conectividad y coordinación.

La realidad es plural, compleja, cambiante… lo que requiere respuestas variadas, flexibles… por lo que la apertura a lo nuevo, a los enfoques inclusivos y cooperativos resultan fundamentales ante los retos que enfrentamos.

Toca concretar, elegir, priorizar, actuar de manera coordinada apostando por la imaginación y la cooperación.

Hace falta poner cara a los números para humanizar las políticas y para ello una imagen , en este caso un vídeo, vale más que mil palabras. Os invitamos a sentir el mensaje que este video realizado por Caritas nos muestra. On egin!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.