Entries Tagged as ''

En Común

Teníamos pendiente escribir una entrada relativa a la interesante sesión que celebramos el pasado día 8 de Julio. Así que nos ponemos a ello para dar visibilidad a lo acontecido.

En un post anterior ya os contamos un relato sobre los previos que han ido sucediéndose en este proyecto que persigue el impulso de la cooperación para la innovación.

Ya antes del día 8 de Julio había habido mucha cocina previa. Muchas conversaciones con diversos agentes intermedios a los que planteábamos básicamente tres preguntas:

  • ¿Y si nos ponemos a cooperar para fomentar la emergencia de proyectos de innovación cooperativa?
  • ¿Tiene sentido crear una red de agentes para este impulso?
  • ¿Cómo generamos oportunidades para todos y todas?

Básicamente conversaciones para conocer qué actividades ya venía desarrollando cada entidad, qué factores consideran que frenan este tipo de proyectos y cuales, en cambio, los fomentan.

En resumen se trataba de compartir las distintas visiones de la realidad para identificar de manera colaborativa una serie de claves sobre las que trabajar de forma conjunta.

Las personas que nos reunimos fuimos: Ainhoa Arrizubieta, de Azaro Fundazioa, Ana Villate, de Hegan, Joseba Sainz de Baranda, de FVEM, Txema Ipiña, de Eraikune, Augusto Uriarte, de la Mancomunidad de Durango, Josu Bilbao, de BEAZ, Alberto Bokos, Mariana Ruiz, Idoia Bidaurrazaga y Guillermo Irigoras de Innobasque y Silvia Rodriguez de ESLE (Eunate Ramirez, acababa de ser amatxu de Aitor 3 días antes, Zorionak Eunate!). Por cierto confieso que cuando un nacimiento coincide con eventos que llevamos gestando tiempo, siempre me parece una buena señal 😉
Por parte del Departamento estábamos Mª Eugenia García de Andoin, José Ramón Ipiñazar, Emilio Arranz y yo mismo.

Significativas fueron algunas de las manifestaciones iniciales relativas a que era “un día especial”, “una oportunidad para compartir y para aprender”, “un camino para identificar sinergias y para abrir nuevas vías de colaboración”… Y como no también muy importantes las llamadas que se hicieron a que este proyecto “aporte valor realmente” y “se construya desde la confianza”.

Tras ello, con la eficaz dinamización de Mariana Ruiz, con la valiosa colaboración de nuestra compañera Mª Eugenia García de Andoin, se fueron desarrollando los distintos puntos del orden del día.

Así validamos una primera versión de un mapa mental con las cuestiones más relevantes en esto del impulso (o no) de los proyectos en cooperación. Muy gráfico contemplar todo el conjunto de factores que interaccionan en este tipo de procesos. Cuáles son los principales detonantes de los procesos, cómo se desarrollan este tipo de proyectos y qué cuestiones son básicas para gestionarlos/dejarlos fluir, barreras y frenos a superar, el tema de la construcción de la confianza, la coordinación, los compromisos y roles a desempeñar…

A la vista de este mapa, que sigue sin ser el territorio 😉 , trabajamos en dos mesas para identificar oportunidades que pueden surgir desde la cooperación y el trabajo en red. Así que nos pusimos las gafas de leer entre líneas, digo entre mapas, para convertir problemas en retos y gaps en oportunidades.

Muchas ideas, algunas muy potentes, otras más modestas. Algunas muy parecidas, otras muy complementarias. Así que para poner más foco en nuestra intención decidimos transformar estas oportunidades en retos distinguiendo aquellos que son inmediatos (con plazo de ejecución previsto inferior al año) y otros que requieren más maduración y son, digamos de medio, largo plazo.

El siguiente ejercicio consistió en priorizar esos retos (para ello cada cual pudimos votar aquellos que nos parecían más significativos).

Un siguiente nivel de avance fue posicionar espacialmente estos retos seleccionados en un gráfico cuyas variables eran el modelo de colaboración requerido (Más individualista o más en red) y el nivel de esfuerzos/recursos requerido.

Este ejercicio fue una de las claves de la mañana. Dado que en función de donde ubicásemos los retos íbamos a visibilizar si la construcción de la red era pertinente o no. Y en este sentido hubo consenso al reconocer lo que ya dice el adagio “Si queremos ir lejos, mejor ir en compañía”.

Puede parecer esta una cuestión que estaba cantada, pero no para nosotros. Es verdad que muchas veces se alaba el valor de la cooperación, pero ¡cuantas veces, cuando nos ponemos a la obra, preferimos hacerlo solos que en compañía!. No somos ingenuos sabemos que queda mucho camino por andar y está por ver hasta donde somos capaces de apostar por proyectos en cooperación. Pero al menos en la posición de partida parece que sí somos conscientes de la necesidad de activar conexiones y de generar dinámicas concretas para la colaborac(c)ión.

Nos dio tiempo también para hacer una primera caracterización de los dos espacios identificados. Así para los retos a abordar a corto plazo hablamos de:

  • Compartir lo que hacemos
  • Compartir las oportunidades de negocio
  • Aprovechar el capital relacional
  • Establecer compromisos, reglas conjuntas de funcionamiento para trabajar en red
  • Compartir y/o desarrollar nuevas herramientas, metodologías y sobre todo criterios de acción
  • Divulgar aquellas buenas prácticas que contribuyan adifundir la cultura de la cooperación

En el espacio 2, relacionado con acciones a más plazo comentamos:

  • Co-construir un mapa de agentes y sinergias para aprovechar primero lo que ya existe
  • Crear espacios estables de encuentro
  • Impulsar procesos de capacitación reciproca
  • Trabajar en estructurar sistemas de vigilancia y de conexión entre organizaciones para impulsar consorcios de cooperación
  • Consolidar y estructurar la red desde la diversidad y la complementariedad
  • Establecer los compromisos de cada entidad, los roles a desempeñar y las formas de resolución de conflictos
  • Crear plataformas digitales para favorecer estos procesos

Por último Mariana nos exhortó a que expresásemos cuales son los compromisos que queremos asumir en este proyecto, cuáles pueden ser nuestras contribuciones al proyecto. Se trataba de ver las potencialidades que atesoramos si nos ponemos en modo cooperativo.

Tras el cierre de la sesión Guillermo Irigoras, nos ha enviado una síntesis de lo tratado y nos plantea una hoja de ruta para trabajar los próximos meses.

De ello trabajaremos en setiembre y os seguiremos contando 😉

Para mí en este proyecto lo que subyace es el reto de dar ejemplo y trabajar EN COMÚN. Y es que, además de la importancia de los QUÉs, va a ser crucial también la cuestión de los CÓMOs.

No se trata de alimentar una cooperación forzada ni impostada.

Todo lo contrario, trabajar EN COMÚN requiere que la participación sea real, ya que el proyecto extraerá su fuerza del compromiso práctico que nos vincule a todas las personas. Y para ello es fundamental que construyamos confianza y que nos vayamos dotando de aquellas reglas con las que nos sintamos corresponsables.

Algunas reflexiones en torno al Informe de competitividad del País Vasco 2015: Realidades, retos y… prioridades

Estamos estrenando nueva legislatura y es época de valoraciones y propuestas de cara al próximo cuatrienio. Ilusión, responsabilidad y muchas incógnitas 😉

Coincide que Orkestra, Instituto Vasco de Competitividad, acaba de publicar el “Informe de competitividad del País Vasco 2015” donde recogen diversas aportaciones y reflexiones para la identificación de retos críticos para el devenir de nuestro desarrollo económico y social.

Todo un compendio de series estadísticas, entrevistas con múltiples personas expertas en diversos ámbitos y, por supuesto, las propias aportaciones del equipo de Orkestra a la hora de hacer propuestas de acción para la “transformación productiva en la práctica”.

Y es que, como recogen en el informe, es necesario ir más allá de los datos y generar espacios y procesos para que la información se transforme en conocimiento estratégico.

Mil lecturas se pueden hacer de este informe. El foco, la atención, los matices a resaltar estarán en función de las maneras de mirar la realidad de cada quién. Así que recomendamos su lectura detallada para forjarse una opinión propia 😉

En este blog queremos destacar que dicho informe presenta un panorama de “claroscuros”. La fotografía que se obtiene por la agregación de los datos de las empresas oculta realidades muy dispares. Entre los datos que se manejan se detectan algunos ciertamente esperanzadores mientras que otros manifiestan que la situación sigue siendo muy preocupante para amplios colectivos de personas y empresas. No podemos hablar en general, hace falta particularizar los análisis para que el bosque no nos impida ver los árboles.

Señalan que un importante número de empresas de la CAPV se encuentran en buenas condiciones financieras y económicas para poner en marcha políticas de inversión y crecimiento. Valoran la existencia de una treintena de campeones ocultos (empresas líderes en nichos de mercados internacionales) con tasas de crecimiento estables, una actitud innovadora constante y un alto grado de internacionalización.

Y a la vez … un tercio de las empresas siguen en situación de vulnerabilidad, todavía en pérdidas y con altos niveles de endeudamiento. Y es que la CAPV está especializada en sectores sometidos a la presión por los productos procedentes de países con menores costes.

Por ello apuntan el peligro de evolucionar hacia un territorio dual de grandes y crecientes desigualdades.

Proponen que el diseño de las políticas públicas tenga en cuenta esta “doble realidad”, de forma que se combinen políticas de inversión y crecimiento para avanzar en la transformación productiva, con políticas que garanticen que “no quedan excluidos de la crisis colectivos significativos de empresas, trabajadores o personas”.

A nivel sectorial plantean tres prioridades que coinciden con las apuestas del RIS3. En biociencias, un cluster en un estadio emergente cuya apuesta es a largo plazo, con una mayor base científica y rupturista, en Energía, dado el legado industrial que tenemos, la existencia de empresas tractoras y las infraestructuras energéticas y tecnológicas y, por último, la denominada Fabricación avanzada donde resulta especialmente preocupante el bajo número de empresas con producto propio, la excesiva orientación a los procesos, el escaso desarrollo de la innovación no tecnológica y las limitadas capacidades en las empresas para incorporar e integrar las TIC para replantear los modelos de negocio. Si bien, por otra, parte las tecnologías de fabricación avanzada pueden facilitar estrategias de diversificación basadas en la modernización de sectores ya existentes y avanzar hacia la servitización.

De nuevo, a nivel sectorial, retos competitivos diferentes que reclaman medidas y respuestas diversas.

A nivel territorial también se señala la necesidad de diseñar políticas de ordenación y cohesión territorial que tengan en cuenta la situación de partida y los retos específicos de cada comarca. En este sentido se aboga por trabajar en la coordinación interinstitucional, en trabajar en construir nuevos modelos de gobernanza y de innovación en las administraciones públicas. . La capilaridad territorial es clave para llegar a las pequeñas empresas.

La generación de empleo sigue siendo uno de los principales retos a los que nos enfrentamos y para ello va a ser clave pasar de considerar el desarrollo económico, social y medioambiental como elementos separados a entender su interrelación.

Hay por tanto una llamada a hacer un doble movimiento. Por una parte ver con perspectiva global, entender las conexiones entre las diferentes realidades que conviven para ir creando una visión más o menos compartida, y por otra ver también lo micro, ser capaces de discernir problemáticas específicas que requieren respuestas ad hoc. Ambas miradas deben ser complementarias para evitar peligrosas exclusiones. Y es que las fórmulas de “café para todos” no son válidas, como dicen “One size doesn´t fit all”.

En el informe se plantea como transitar de un estadio competitivo basado en la eficiencia a otro basado en la innovación. Para ello plantean trabajar intensamente las variables que mejor explican estos procesos de cambio, que en su opinión son:

  • el tamaño empresarial,
  • la propiedad de las empresas,
  • el sector o clúster de actividad
  • la localización territorial y
  • los comportamientos individuales de cada organización

A lo largo del Informe van desgranando una serie de propuestas de interés para abordar estas cuestiones entre las que destacamos las siguientes:

  • Aumentar la cooperación y la conexión del sistema vasco de innovación con el exterior. Se trata de impulsar procesos reales de cooperación y no meros procesos de subcontratación o de repartos de tareas.
  • Impulsar modelos de crecimiento basados en la economía real y el conocimiento
  • Reforzar programas públicos que impulsen la innovación organizativa y comercial
  • Hacer frente al reto del envejecimiento, a la pérdida por los flujos migratorios y a afrontar los problemas sociales derivados del aumento de la desigualdad

En resumen, se trata de buscar equilibrio entre apuestas o impactos a largo y corto plazo, entre procesos de diversificación más rupturistas y más incrementales, entre las transformaciones productivas con una base más científica o más ingenieril, donde se hace particularmente necesario mejorar la conectividad y coordinación.

La realidad es plural, compleja, cambiante… lo que requiere respuestas variadas, flexibles… por lo que la apertura a lo nuevo, a los enfoques inclusivos y cooperativos resultan fundamentales ante los retos que enfrentamos.

Toca concretar, elegir, priorizar, actuar de manera coordinada apostando por la imaginación y la cooperación.

Hace falta poner cara a los números para humanizar las políticas y para ello una imagen , en este caso un vídeo, vale más que mil palabras. Os invitamos a sentir el mensaje que este video realizado por Caritas nos muestra. On egin!

Arbela. Bideak Eginez.