Entries Tagged as ''

Construir historias para cambiar la Historia

Una vez que una experiencia ha acontecido se suele escribir el relato que la explica. Todo parece lógico, se explica cronológicamente, pareciera que todo fue bien planificado, que los sucesos se fueron produciendo de una manera ordenada…

Ocurre también que hay miles de historias que se iniciaron y que no cuajaron. Seguramente las condiciones de partida fueron similares pero en estas ocasiones se quedaron atascadas en algún camino sin salida. Y como nadie las narra pareciera que no hubieran existido.

Viene esto a cuento porque estamos en las puertas de iniciar un nuevo programa que persigue fomentar que las personas que dirigen las organizaciones apuesten cada vez más por desarrollar más y mejores proyectos en cooperación para innovar.

Esto de la cooperación es tan antiguo como la vida misma. De hecho si algo está claro es que somos absolutamente interdependientes. Que aislados/as no hay futuro, que cada quién es, porque en conjunto somos.

Desde el Departamento ya existe un programa para impulsar la cooperación para la internacionalización, los proyectos de innovación en cooperación se priorizan, se han apoyado proyectos colaborativos con AIC, el centro de fabricación avanzada, los Smart grids… ¿Cómo seguir contribuyendo?

A modo de relato os contamos que llevamos tiempo gestando un nuevo proyecto. Más bien es una nueva historia, asi que…

Érase una vez que…

A finales de 2013 les pedimos colaboración a dos equipos de investigación: de Orkestra y del MIK (éstos en armonía con Hobest).

Con los resultados de aquellos informes y de la mano de las experiencias de Inkoa, Garaia y Metalúrgica Marina nos dimos cuenta de que, a veces, la cooperación transforma los grises en verdes

Lo “natural” hubiera sido que tras aquella inspiradora sesión de arbela el proyecto hubiera cogido breada. Sin embargo…otras cuestiones debían ser atendidas y aquel buen arranque hubo de estar un tiempo esperando paciente su turno.

A modo de experiencia piloto, de la mano de Tecnalia impulsamos un proyecto que vinimos a denominar Coolab haciendo un guiño a que pretendía ser un laboratorio para experimentar ésto tan complejo como necesario que es la cooperación.

Tras contactar con unas 100 organizaciones se realizaron una serie de dinámicas colectivas en las que 34 empresas hicieron su networking. No llegaron a desnudarse aunque striptease sí hubo.

Tras más de un año de idas y vueltas se identificaron 3 oportunidades de negocio en la que 10 empresas tomaron parte. Muchos claros y sombras en esta experiencia. Muchas lecciones aprendidas: la importancia de trabajar bien los preliminares, la necesidad de que las oportunidades de negocio identificadas sean claras, la importancia de que además del facilitador externo haya mucho motor interno, mucho compromiso…

Y cuando pareciera que la modestia de los resultados de esta experiencia fueran a ralentizar el proceso resulta que… todo lo contrario.

La apuesta por la cooperación se convierte en una de las prioridades elegidas por el Departamento para contribuir a que el presente y el futuro de la cooperación en Bizkaia se ensanche. El encargo tiene que ver con impulsar la proactividad, con facilitar las condiciones de entorno para que afloren más y mejores proyectos en cooperación.

Y entonces en vez de correr, se nos ocurre que es mejor ir despacio. 😉

Por una parte conectamos con el equipo de Colaborabora que nos ayudan a diseñar una metodología para trabajar intensamente los preliminares, los previos, las condiciones que pueden permitir que el conocimiento mutuo y la confianza se asienten sobre sólidas bases. Todo ello servido a modo de un buen cóctel.

De nuevo otra fecha mágica, el 12 del 12. En esta ocasión nos pusimos a “Kooptelear”: a preparar sabrosos cócteles para disfrutar en buena compañía.Hay que reconocer que la sesión fue otro subidón. Este reto es tan complejo como atractivo, así que ¡a por él!.

El primer semestre de 2015 ha sido un periodo de conversaciones con otros agentes, con otras personas involucradas con la misma intención… así que nada mejor que construir una red desde la que estos esfuerzos colectivos se coordinen, se retroalimenten, se contrasten, se refuercen.

De la mano de un equipo de Innobasque hemos ido generando encuentros en los que se trataba de explorar las distintas visiones existentes, las experiencias previas, con sus aciertos y sus fracasos, las prioridades, las necesidades, los recursos y capacidades disponibles, el nivel de compromiso con el proyecto…

Todo a fuego lento, meneando la cazuela para que no se pegue el guiso ( ¡no siempre lo conseguimos) ;-(

Y así poco a poco sentimos que es hora de juntarnos y crear un espacio de encuentro. Para que la presencia física nos energetice, para poner alas, ruedas, gasolina, ilusión a este proyecto.

En la primera quincena de Julio nos reuniremos, nos “confabularemos”. Sin duda será un día de encuentro y reencuentros, de soñar, de compartir ilusiones y dudas, de reforzar nuestro compromiso por esta forma de hacer colaborativa que nos puede permitir llegar a escenarios imposibles de manera individual.

Miramos para atrás y vemos el recorrido hecho. No vemos todas las otras múltiples posibilidades que hemos ido descartando sin saber bien a dónde hubieran conducido.

Miramos para adelante y solo vemos cruces, bifurcaciones, decisiones que esperan ser tomadas. Vemos también mucha niebla. Entornamos los ojos para tratar de ver aquello que apenas se divisa en el horizonte. Habrá que tener paciencia, avanzar y ver entonces con más claridad para poder actuar.

Hasta aquí un relato de esta historia. Algunas preguntas que nos surgen son:

  • ¿Por qué no escribimos la historia que queremos que emerja?
  • ¿Y si nos atreviéramos a escribir, esta vez, la historia a priori?
  • ¿Y si hacemos un ejercicio de visión para soñar lo que viene, para dar rienda suelta a nuestra intuición, para cargarnos de fuerza con todo lo que está por construir?

Como dice el adagio “Si no lo crees no lo ves”. Hace falta creer para crear lo nuevo. Saber que en este interminable camino, lo importante es ir disfrutando de cada experiencia que nos regale el camino, celebrar cada avance, saber que van a surgir dificultades, que también habrá retrocesos y que es esos frágiles momentos habrá que tener mucha serenidad y aprender de cada experiencia. Habrá que atravesar dudas y miedos sabiendo que todo sigue, todo se va transformando a medida se va desplegando… y entonces resulta que podemos pasar de ver la cooperación como la asignatura pendiente, casi imposible, a verla como la salida natural para afrontar los retos que se presentan, sabiendo que en compañía (casi) todo está al alcance de NUESTRAS posibilidades.

Soñar lo improbable para hacerlo posible. Y hacerlo en compañía, celebrando cada hito.

¡A caminar! ¡A construir esta historia que puede cambiar la realidad y, sobre todo, nos puede cambiar!

¡Al fin y al cabo se trata de eso, de construir historias que cambien la Historia!

Crecer es pararse, retarse y… atreverse

Ayer era un día de reencuentros. Nos juntamos en un nuevo taller con las empresas que están participando en el proyecto “Aprender a crecer”, liderado por Klaus North y con la colaboración de un equipo de profesoras de la Universidad de Deusto. (El enlace a la crónica anterior aquí).

Se trataba de compartir el estado actual de los proyectos que cada organización ha identificado.
Las personas representantes de Moldes Ura, Comercial Argi, Viajes Amaia y Aisilan fueron exponiendo los avances que han ido experimentando en estos 3 últimos meses a través de unos posters.

Parecía que había sido ayer la última sesión y sin embargo, por el grado de avance de cada proyecto se apreciaba que se habían tomado muy en serio su paso por esta iniciativa. Han trabajado duro para ir aterrizando sus propuestas.

A nivel telegráfico diré que Moldes Ura está empeñada en hacer un desarrollo participativo de su estrategia de negocio. Para ello han articulado una serie de reuniones de coordinación entre el taller y el área comercial. Se trataba de dar espacio y poner nombres a los problemas para poder afrontarlos. Han desplegado un importante proceso de delegación para dar más contenido a los trabajos de cada persona y para liberar tiempos para diseñar el futuro que quieren alcanzar. Los formatos de liderazgo tipo Superman o Superwoman son agotadores y muy limitantes. 😉

Todo ello les ha llevado a plantearse como proyecto principal el salto hacía la fabricación de moldes más grandes, lo que implica un necesario cambio de instalaciones en el que ya están inmersos.

En Comercial Argi el reto es consolidar su red comercial externa. Así que han decidido aprender de sus errores, tomar datos, fijar objetivos más concretos y definir criterios y pautas para desarrollar las competencias que necesitan, para reforzar la formación y establecer un plan de acogida que facilite una mayor integración en el equipo comercial.

Disponen de una comunicación muy fluida aunque les faltaba más coordinación. Por eso han apostado por hacer una pausa para analizar, aclarar, revisar y explicitar cómo quieren desplegar su estrategia comercial. Se trata de conciliar su apuesta por el equipo comercial y establecer una serie de criterios comunes de trabajo.

En Viajes Amaia siguen enganchados a la música. De hecho están consiguiendo organizar importantes paquetes para el 80% de las giras nacionales. Internet ha pasado de convertirse en un enemigo a un gran aliado. Es cuestión, ¡como siempre!, del color de las gafas con que miramos.

Están en un profundo proceso de modernización. Como les dijo Klaus aunque no lo habéis nombrado así, estáis transformando vuestro modelo de negocio de una agencia de viajes tradicional a una organizadora de eventos (fundamentalmente musicales) integrando servicios desde una orientación muy de cliente.

Desde Aisilan nos comentaban que están en proceso de especializarse en la gestión de espacios escénicos. Y para ello están estableciendo cauces para una mayor cercanía tanto con los clientes como con los/as trabajadores/as.

Han creado una figura de coordinador que trata de estar cerca de las personas para darles apoyo, empatizar, ofertar formación para crecer en conocimientos, activar la comunicación. En definitiva para que se sientan parte de un proyecto más global. Donde no solo se viva el proyecto directo en el que cada quién está implicado sino que se sientan miembros de algo más grande.

Se trata de mejorar lo operacional para mejorar la estructura organizativa. De crear sentido de pertenencia y de ponerse retos continuamente para ir creciendo en calidad y cantidad.

Tras las exposiciones hicimos un listado de aprendizajes y dificultades que han ido apareciendo en el proceso, tanto desde el punto de vista de las participantes como de las faciltadoras de la Universidad de Deusto.

Muchas y diversas ideas. Algunas de las que se citaron fueron la importancia de:
• Establecer dinámicas nuevas para mejorar la comunicación
• Compartir y trabajar más en equipo
• Delegar y mejorar la coordinación
• Enfocarse a resultados y ponerse retos
• Pararse para avanzar 😉

Entre las dificultades:

• La recurrente referencia a la ¿falta de tiempo?
• Las dificultades de comunicarse de forma eficaz
• Vender la idea de cambio a nivel interno
• Concretar y pasar a la acción

Klaus les felicitaba porque están poniendo bases sólidas para crecer y mejorar. Más que “quick wins” están trabajando por llegar a entendimientos comunes y por reinventarse.

Entre mis lecciones aprendidas de ayer destacaría cuatro:

  1. La importancia de PARAR para analizar, para crear nuevos espacios, para escucha r de una manera inclusiva
  2. A veces hay que volver para atrás… para reescribir la historia
  3. Para no atarse al presente hay que RETARSE
  4. Saltar, ATREVERSE es el arte de verse con otra mirada para ser capaz de crecer y recrearse

Por último hablamos sobre el valor de la delegación entendida como dar autonomía a las personas y los equipos para que crezcan en sentido, contenido y responsabilidad.

Que una cosa es pasar un marrón, otra pretender que los demás hagan lo que yo hago como yo lo hago y otra es… delegar: dar el poder para que la persona delegada se encargue de ese proyecto con autonomía y responsabilidad. ¡Sin duda otra forma de crecer!.

3 horas intensas, en las que además de ideas, nos llevamos ganas y energía para seguir creciendo.

¡Gracias por el regalo de ayer! 😉

Como una imagen vale más que mil palabras, aqui una de las fotos que hizo mi compañera Mónica Varela de una María sonriente 😉

0 PROYECTOS (2)

CONEXIONES

Estamos estableciendo diversas conversaciones con asociaciones empresariales, agencias de desarrollo local, clusters para explorar formas de intervenir que faciliten la emergencia de proyectos de innovación en colaboración.

La intención ir creando en torno a este propósito una RED que siembre las condiciones para que broten más y mejores proyectos en colaboración. Queremos practicar desde el ejemplo por lo que queremos que esta red sea colaborativa 😉 ¡Seguramente será un buen equipo en el que aplicar las propuestas de la metodología Kooptel!

No sé si vamos despacio. Aunque ya sabemos que si tenemos prisa es mejor vestirnos despacio 😉 Entendemos que en estos procesos los “preliminares” son muy importantes y llevan su tiempo. Se trata de sembrar confianza, que haya afinidad, que se sienta que participamos en un proyecto en común, que vayamos identificando aquellas cuestiones que de manera generosa cada quién podemos/queremos compartir. ¡Seguro que el cruce entre necesidades de unas y ofertas de otras nos permite crecer de manera colectiva!.¡Es lo que tiene compartir!

Confiamos que antes de irnos de vacaciones de verano podamos haber tenido una primera reunión donde se puedan visibilizar los avances silenciosos que vamos teniendo.

Mientas tanto seguimos dando vueltas a qué nuevas propuestas hay que ir formulando para dar mejores respuestas a los retos sociales y económicos en los que estamos inmersos. Y cada vez es más nítida la necesidad de realmente avanzar hacia lo que se viene en denominar fabricación avanzada, industria 4.0. Como decíamos en un post anterior “Cuando se habla de la fábrica del futuro se habla de una fábrica flexible, conectada, sostenible, inteligente, automatizada y social”. Así que seguro que los esfuerzos que estamos haciendo por fomentar lo colaborativo facilitan proyectos que hibridan las capacidades de organizaciones diversas.

Siguiendo con este “juego” de buscar conexiones entre las distintas propuestas en las que estamos involucrados habría que ver de qué formas favorecemos vía Kudeabide proyectos de gestión avanzada donde se pongan en cuestión los modelos de negocio, se fomenten alianzas estratégicas entre organizaciones y se apueste por formas de trabajo donde la cooperación interna y externa sean el mantra de la gestión.

¡Que los hilos que conectan unas propuestas y otras nos permitan tejer ropa de abrigo para pasar los duros inviernos y tejidos suaves para los meses cálidos!.

Insistimos en la importancia de integrar agentes y propuestas y por apostar por las CONEXIONES.

Industria 4.0: Cambiar las miradas y abrirse a la necesaria colaboración

El pasado viernes, por intermediación de Saioa Leguinagoicoa, el equipo del Servicio de Innovación y el de BEAZ , tuvimos la fortuna de escucharle a Agustin Sáenz, de Tecnalia, hablar sobre “industria 4.0”, algo de lo que se viene oyendo últimamente con mucha intensidad si bien, la percepción que cada quién tenemos suele ser muy diversa.

Dentro de los distintos programas que se ofertan desde todas las Administraciones Públicas cada vez adquieren más presencia las apuestas por la fabricación avanzada, el internet de las cosas, la servitización, la industria 4.0, etc.

Por ello nos pareció conveniente dedicar buena parte de la mañana del viernes a conversar con un experto en estas cuestiones para profundizar en nuestro conocimiento en estos ámbitos y para ir construyendo un lenguaje común, al menos a nivel interno.

Lo primero que quisiera destacar es la claridad en la exposición de Agustin y su esfuerzo por dar una panorámica global de las cuestiones clave que están afectando a lo que se viene en denominar 4ª revolución industrial. ¡Gracias Agustin!

En la sesión de trabajo se planteó la necesidad de concienciar sobre estas cuestiones y de la urgencia de acelerar el proceso de adaptación de estas cuestiones en las pymes.

Cuando se habla de la fábrica del futuro se habla de una fábrica flexible, conectada, sostenible, inteligente, automatizada y social. ¡Casi nada!

Y es que no se trata solo de introducir TICS en el mundo industrial. No es sólo una cuestión de brecha digital. Sobre todo se trata de revisar los modelos de negocio. Tomar conciencia de cómo impacta en la industria tradicional esta nueva revolución industrial.

Más que problemas tecnológicos, ¡que también!, se trata de cómo hibridar las tecnologías industriales y las de las TICs. ¡Cómo acceder a un mundo donde la clave está en la conexión, en la hibridación, en la mezcla, en el mestizaje!

Como decía Agustin, “No es tanto la inclusión de los CPS (sistemas ciberfísicos) como que hay que comunicarse, que es difícil tener todo el core-knowledge a nivel interno. Hay que abrazar cada vez con más fuerza la innovación colaborativa, la innovación abierta porque es el signo de los nuevos tiempos”.

Este mensaje todavía no es obvio para muchas empresas. Las inercias del pasado ralentizan este avance. Cuesta entender y sobre todo aplicar estos conceptos en la práctica.

Se trata de cambiar la mirada para ver el nuevo negocio mucho más ligado a los nuevos servicios que están exigiendo los clientes. Hay que llenar con servicios de conocimiento la venta tradicional.

¿Por qué no hablar de leasing de mecanizado, de venta de ahorros energéticos, de transformar productos en servicios de valor añadido?

Se avanza hacia una customización masiva donde la flexibilidad empieza a ser casi absoluta. Al punto de que cada vez más las ordenes de producción vienen determinadas más por las órdenes de compra de los usuarios que por las direcciones de producción.

Esta nueva revolución requiere en coherencia una gestión 4.0, una formación 4.0, nuevas formas de producir, incluso una nueva forma de acompañar a las organizaciones desde lo tecnológico donde hay que activar mucho la escucha y la capacidad de adaptación.

Es precisa mucha escucha, saber traducir necesidades en servicios, catalizar procesos de cooperación que den respuesta a retos cada vez más complejos. Incluir nuevas visiones para encontrar nuevas respuestas.

El concepto Smart, inteligente, requiere tener la capacidad de tomar decisiones de manera continua en función de lo que está ocurriendo. Y para ello hay que gestionar infinidad de datos en tiempo real.

Nuestra experiencia y saber hacer nos han traído hasta aquí. ¡Y está bien!. Ahora todo hay que reescribirlo en términos de conexión, cooperación, servicio…

Como decía Agustin en esta carrera de fórmula 1 ha salido el coche de seguridad por lo que las distancias entre las empresas se reducen en estos ámbitos al ser nuevos para todos y todas. En breve el coche de seguridad se retirará de la pista y quienes mejor hayan aprovechado estas vueltas neutralizadas estarán en mejor posición para reanudar la marcha y avanzar posiciones.

Que el ruido de los motores y los avances tecnológicos no nos despisten. Esta vez, de nuevo, se trata de un cambio social, de una nueva forma de mirar la realidad donde es clave nuestra capacidad de dar servicios y nuestra capacidad de colaborar con diferentes para que en la diversidad del mestizaje nuestra capacidad de comprensión y acción permitan nuevas posibilidades.

Toca activar todas las antenas pues nos jugamos mucho en este nuevo envite.

Si queremos llegar lejos en este reto, nada mejor que hacerlo en cooperación. Hay mucho que desaprender para poder aprender las nuevas competencias que requieren los nuevos retos.

A nosotras también nos toca adaptar nuestros mensajes y nuestros programas a los nuevos tiempos que corren.

Nos vamos encontrando por estos caminos 4.0 y los venideros 😉

Arbela. Bideak Eginez.