Language School, ¡Que cunda el ejemplo!

Una de las bondades del trabajo que desarrollamos es la oportunidad de aprender en las visitas que hacemos a personas inquietas de organizaciones que se esfuerzan por mejorar.

Un auténtico regalo. Una buena escuela de aprendizaje.

Ayer visité Language School que han trabajado intensamente en el programa bilgune. Tuve dos largas charlas con Imanol Ruiz y con Aydian y una breve conversación con Mónica.

Ante todo se sienten una “empresa social” trabajan con personas y para personas.

En su momento hicieron Premie y tenían un sistema de gestión definido pero su principal reto era conseguir una mayor contribución y aportaciones del profesorado.

Como decía Imanol se trata de superar las conversaciones políticamente correctas para provocar “encuentros” donde se comunique lo que realmente se siente, piensa y desea.

Entienden que la función de la dirección tiene que ver que la gente trabaje con satisfacción, con compromiso, con responsabilidad, con autonomía

Y todo empieza por confiar en las personas, darles espacio para que dentro de los límites de la organización, hagan las cosas a su manera, poniendo en valor sus capacidades, sus elementos diferenciales.

Necesitan dinamismo, evolución constante y para ello promueven que el equipo haga propuestas, se apropie de los proyectos y les de vida.

Y ello admitiendo la amplia diversidad de personas y caracteres con los que cuentan. Cada quién es capaz de aportar cosas únicas… siempre y cuando tenga espacio para poder desplegar esas posibilidades.

Aydian comentaba también el valor que él observa en las personas diferentes, que tienen un enfoque distinto al habitual y precisamente por ello tienen esa capacidad de contribuir de una forma única.

Dicen que tienen buen ambiente laboral. No estuve el tiempo suficiente para calibrarlo pero sí me pareció que la actitud del equipo directivo es favorecedora para que ello se produzca.

Hoy justo al ponerme a escribir esta entrada recibo un mensaje de Maite Darceles en relación con otro post sobre Zubietxe, una organización a la que tenemos en gran estima. En su día pasaron por Premie y por el programa de Transformación organizativa y fue ponente en alguna de las sesiones de arbela.

En dicho post se recogen una serie de claves que terminan de dar sentido a mi visita de ayer. Se hace una llamada a poner en valor la subjetividad de cada persona y en apostar por desplegar la autonomía de las personas y equipos.

Hay una frase que me conecta absolutamente con el espíritu bilgune, sobre todo cuando se dice que “se habló de cosas sobre las que nadie se atrevía a hablar abiertamente, aunque toda la organización era consciente de que estaban siendo motivo de múltiples conflictos”.

Si apostamos por innovar, por el dinamismo en la gestión “lo que necesitamos es tener una organización lo suficientemente dinámica y abierta para que detecte oportunidades y actúe con rapidez para aprovecharlas”

Sin duda en la sorganizaciones hay cada vez más personas que apuestan por estas formas de ser aunque necesitamos que haya cada vez más. ¡Que cunda el ejemplo! 😉

One Response to “Language School, ¡Que cunda el ejemplo!”

  1. Tienes razón Borja. Si queremos innovar, necesitamos una organización abierta. Me gusta sobre todo eso de “queremos … necesitamos”.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.