T4: Coherencia e intensidad que mejoran la Calidad de Vida

El pasado día 14 le acompañé a Oihana Jauregui en la auditoría Premie de la ASOCIACIÓN CIUDADANA DE LUCHA CONTRA EL SIDA (T4)

Más que trabajo era puro placer. Tenía especial interés tras la conversación que previamente había mantenido con Ana López, de la que ya hablé en otra entrada

Nos atendieron 4 de las 5 personas del equipo directivo: Ana, Igor, Álvaro y Maribel (Faltaba Marco aunque también estuvo muy presente en varios momentos de la conversación). Un equipo cohesionado, coherente, muy consciente de la importante labor social que desarrollan y con mucho compromiso personal con lo que hacen.

Y otra vez de la mano de la Fundación EDE, en este caso con la inestimable colaboración de Itziar Garay, una asociación del tercer sector se “complica” con programas de gestión diseñados principalmente para organizaciones empresariales, industriales.

Y claro hay que hacer por enésima vez un esfuerzo de adaptación de lenguaje, sostener al equipo cuando surgen los miedos, los complejos, la ansiedad, las urgencias del día a día y la duda existencial del transfondo del proyecto. Han sabido atravesar todas estas situaciones para encontrar el sentido que tiene para ellas las propuestas que han ido implementando. Han tenido varios momentos de crisis a lo largo del intenso año y medio que les ha durado el proceso de implantación del programa Premie.

Y de nuevo, una organización del tercer sector, nos da ejemplo con su testimonio, con la profundidad con la que han asumido este reto de los resultados que se pueden alcanzar cuando se aúnan equipo, coherencia y mucho compromiso.

Según nos comentaron este proceso les ha resultado muy transformador. Lo han vivido como una suerte de refundación del equipo directivo, de la estructura organizativa, de las formas de gestionarse de una manera crecientemente inclusiva.

El equipo directivo empezó por sí mismo, haciendo un ejercicio de coherencia y transparencia, realizaron una “Declaración de intenciones y compromisos que adquieren con el equipo”. Se trataba de predicar con el ejemplo y de transparentar su compromiso.

Han hecho tantas cosas que hacer la lista es complicado. Destacaría que han conformado equipos ampliados con la participación de las personas más directamente implicadas en cada cuestión, han dibujado su mapa de procesos, se han evaluado por activa y por pasiva, de forma interna y con las devoluciones externas, han revisado los servicios que ofrecen viendo sobre todo como mejorar la Calidad de Vida de sus usuarias, cómo revisar su mirada para poner el foco en todo lo bueno que traen y no tanto en lo que les falta…

Han apostado por las tutorías individualizadas, por la evaluación del desempeño, por crear espacios de desarrollo para sus personas. Y es que de igual forma que hay protocolos para los planes de acogida les ha parecido oportuno diseñar planes de atención individualizados para las personas de T4 para que incluir sus aspiraciones, sus inquietudes, sus motivaciones dé más sentido a su trabajo y se incremente la corresponsabilidad.

Por allí olía a trabajo. A mucho trabajo, pero trabajo hecho desde una inequívoca vocación de servicio público.

Mucha coherencia y mucha intensidad. Un coctel muy bien agitado, con ingredientes muy variados, hecho con mucho cariño y , claro, con esas premisas, con mucho SABOR.

¡Gracias por abrirnos vuestras puertas, por mostrarnos que cuando se abrazan otras formas de hacer desde sólidos valores, otras formas de gestión, otro mundo es posible!.

¡Gracias a personas como vosotras la Calidad de Vida se puede escribir con mayúsculas!. 😉

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.