La experiencia de GEA IBERICA ( ahora GEA Heat Exchangers ) en la iniciativa bilgune. Espacios para entenderse mejor

El proceso de diseño y lanzamiento de la iniciativa bilgune ha sido para nosotras, las personas del Servicio de Innovación, una de las experiencias más gratificantes que hemos vivido en los últimos años.

Tan contentas estábamos que hasta editamos un video en el convencimiento de que una imagen vale más que mil palabras.

Para nosotras bilgune significa la oportunidad que surge cuando se crean espacios donde las personas nos podemos sentar a dialogar sobre todo aquello que nos es especialmente relevante en el devenir de la organización.

Partimos de la creencia que el conocimiento se expande en cooperación. Por ello apostamos por la creación de lugares comunes en los que compartir ideas, inquietudes, ilusiones, preocupaciones. Es, sin duda, una de las cosas más sanas que se puede hacer para VER todo aquello que precisa ser visto y para crear la energía suficiente para acometer aquellos RETOS que son precisos abordar.

Pero…a pesar de la ilusión y esperanzas que tenemos puestas en esta iniciativa, muy pocas empresas, hasta ahora, están apostando por esta vía.

Da vértigo abrir determinadas puertas sin saber qué tipo de cuestiones van a aflorar. No tanto porque no haya una intuición importante de que esas problemáticas existen sino porque a veces preferimos no enfrentarlas y pagar el precio de su persistencia. Por no hablar de que abrir este tipo de espacios requiere a continuación una acción coherente en el resto de planteamientos para no entrar en contradicciones esquizofrénicas.

Por eso las visitas que hacemos tras los procesos de cierre de las experiencias bilgune nos parecen muy valiosas.

Ayer, Mª Eugenia Mardones y yo nos fuimos a Igorre a conocer la experiencia que Gea Ibérica (ahora denominada GEA Heat Exchangers) de la mano de Tomas Elorriaga ha vivido en bilgune.

Nos recibió Sara Garcia-Gurtubay, responsable de RRHH. Tras la visita supongo que se trata de la responsable de Relaciones Humanas porque si algo quedó claro de lo que nos transmitió es que su intención es activar todas aquellas propuestas que puedan permitir que mejoren las relaciones entre las personas y entre las distintas áreas funcionales de la organización.

La empresa está en pleno proceso de cambio. Por una parte recientemente ha sido vendida a un grupo de inversión y por otra parte recientemente ha habido un cambio en la gerencia por la jubilación del anterior gerente.

Todo ello hace que la precaución y la prudencia sean especialmente necesarias en este momento de cambio.
Sin embargo confiamos que la experiencia vivida en bilgune les pueda servir de referencia para avanzar en el camino abierto.

De entre las cuestiones que Sara nos relató destacaría que la creación de un equipo interdisciplinar, en este caso formado por 15 personas, les ha permitido darse cuenta de las diferentes visiones que cada parte de la organización tiene de los mismos hechos.

Ello ha permitido enriquecer la comprensión de las problemáticas al incluir los puntos de vista de otros departamentos. Y es que siguiendo el adagio de que “El mapa no es el territorio” el ir completando el mapa que cada quién tenemos de la realidad nos hace tener más puntos de referencia, mejores criterios para tomar decisiones teniendo en cuenta más perspectivas.

Por otra parte ha sido también significativo constatar la congruencia de las opiniones. Los sistemas de votación de varias de las cuestiones han puesto de manifiesto que se hacía un diagnóstico bastante compartido. En este caso las cuestiones que aparecían como más importantes han sido:

• El tema del compromiso. Para lo que se proponen crear dinámicas y nuevas formas organizativas que mejoren el compromiso
• El tratamiento de los errores. Aquí pretenden cambiar la cultura de tapar los errores y transformarlos en oportunidades para el aprendizaje organizativo.

De hecho han creado un equipo que denominan SINERGIAS en el que mensualmente se reúnen los responsables departamentales para reforzar la coordinación interna y para apostar por ir introduciendo este tipo de dinámicas.

Nos reunimos también con Antonio Moreno y con Jaione Cubas que nos trasladaron también el valor de las reuniones en las que han participado junto con personas de otros equipos. Sobre todo para:

• Tener más consciencia sobre las repercusiones globales de determinadas acciones
• Enriquecer la capacidad de comprensión de las problemáticas al incluir otras perspectivas
• El propio valor de reunirse, juntarse y escucharse

Fruto de ello:

• han activado el mercado de conocimientos para compartir aquellos saberes que unos poseen y otros necesitan
• Se han conseguido concretar acciones para cuestiones que antes se sabían pero no se abordaban
• Se han implementado otro tipo de reuniones de coordinación

Es interesante constatar que tras el paso de estos procesos suele aparecer la sensación de que las propuestas de acción surgidas son de puro sentido común y entonces la pregunta es ¿por qué no se ha hecho antes?.

Y es que en demasiadas ocasiones las inercias organizativas, la fuerza de la costumbre nos dominan.

Hace falta pararse, preguntarse por lo que está ocurriendo, observarlo, cuestionarlo, compartir puntos de vista diferentes… y pasar a la acción.

Nos fuimos con la esperanza de que la semilla plantada en este proceso sirva para que este camino se siga recorriendo a futuro. Seguramente en este momento de cambio que están viviendo la creación de este tipo de espacios para debatir y compartir puede ser un buen hilo del que tirar para crear una organización más fortalecida.

¡Así la construyan! Nosotras de vez en cuando les iremos recordando este compromiso

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.