Premie y el experiendizaje

Como decíamos en alguna entrada anterior ¡habemus prototipo Premie!. En dicha nueva versión metodológica del programa hemos tratado de incorporar aquellas cuestiones que a lo largo de estos años hemos ido aprendiendo desde la experiencia.

Tras varias sesiones de trabajo con el colectivo de (personas) consultoras Premie estamos en un proceso de reflexión para ver cómo abrimos un proceso de diálogo con ellas y con otras personas para seguir recogiendo nuevas aportaciones.

Tenemos especial interés en dejarnos influir por otras experiencias que nos reten, que nos cuestionen, que nos enriquezcan, que nos saquen los colores…

Incluso diría que más allá de los mecanismos que queremos activar para este proceso de renovación, tenemos la INTENCIÓN de estar alerta a cuántas propuestas puedan ir apareciendo que nos puedan señalar vías de avance diversas.

Y en estas estamos cuando por una suerte de extrañas carambolas he topado con una página de Baketik que lleva por título “La pedagogía del experiendizaje”, como maridaje entre dos conceptos: la experiencia y el aprendizaje.

Y leer ese texto me ha estimulado y por ello quiero compartir aquí algunas de las perlas de dicho texto:

Empiezan reconociendo que la premisa metodológica de esta pedagogía es algo tan básico cómo reconocer que aprendemos desde nuestras experiencias. Plantean, entre otras cuestiones, tres aprendizajes instrumentales:

• Dialogar desde la conciencia de que mis perspectivas son siempre incompletas
• Ser empáticas, no sólo para saber ponernos en el lugar de la otra persona, como, sobre todo, para sentir, en alguna medida, como propio el sufrimiento ajeno para actuar sobre sus causas o consecuencias.
• Adquirir paciencia (aguante y constancia) para afrontar constructivamente retos, dificultades y sufrimientos

¡Casi nada!

Señalan que el “experiendizaje” no enseña nada nuevo, ni nos hace depender de otras personas expertas o de complicadas metodologías. Simplemente desvela y potencia lo que ya está dado en cada persona.

Esta propuesta se fundamenta en la creencia de que una persona sana es un ser con capacidad de mejorar su realidad personal y social, por sí misma, en interrelación y colaboración con su entorno. Lo que es un canto a la autonomía de la persona en su medio social.

Por último nos deja para la reflexión la constatación de que aunque somos seres con capacidad innata para mejorar también lo somos para hacernos trampas en el solitario. Nosotras elegimos… en la medida de que nos demos cuenta de ello, ¡claro está!.

Según esto:

  • ¿cómo discernir en nuestra propuesta aquellos aspectos que potencian la genuina apropiación de las organizaciones de aquello que necesitan, de aquello que saben, aunque a veces esté oculto?
  • ¿cómo intervenir en las organizaciones para que sea la propia experiencia el fiel de la balanza sobre lo que les ayuda (o no) a mejorar, a ser más auténticas?
  • ¿cómo incluir en el programa aspectos relacionados con la calidad de las conversaciones, la opción por la empatía o la apuesta por la paciencia, en tiempos de tanta urgencia?

¡Seguiremos haciéndonos preguntas y captando señales para que a su debido tiempo las respuestas que necesitamos vayan emergiendo!. Mientras tanto buena digestión. On egin!

P:D: Post dedicado a dos personas:

A una persona del equipo que hoy cumple años y que nos enseña en el trabajo con su constancia, empatía y capacidad de escucha. Zorionak!!!!
Y a otra del equipo externo que anda viajando por el mundo que atesora una gran de capacidad de aprender desde la observación de las experiencias ajenas al ser capaz de hacerlo suspendiendo su juicio propio. Mila esker horrela izateagatik!!!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.