Coolab: sembrando cooperación

Ayer celebramos en la Cámara de Comercio de Bilbao la jornada de presentación del proyecto Coolab, cuya intención es fomentar proyectos de cooperación entre empresas para innovar a través del desarrollo conjunto de productos/servicios.

Como expresó en la apertura el diputado foral Imanol Pradales, el Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia considera que en la coyuntura que estamos viviendo la COOPERACIÓN es una alternativa que emerge para superar las limitaciones del tejido empresarial debido al tamaño medio de sus empresas.

Ante la realidad económica actual toca ser proactivo. Tomar la iniciativa. Hacer de la necesidad virtud y explorar nuevos caminos para llegar a nuevos destinos.

La cuestión es que esto de la COOPERACIÓN son palabras mayores. Lo son porque nos exige un cambio cultural. Comprender que la competitividad no puede ahogar la cooperación. Que ambas deben ser compatibles. Que debemos incorporar otras formas de VER para darnos cuenta que desde un enfoque cooperativo las imposibilidades actuales se pueden tornar en nuevas posibilidades.

Y es que en la matemática de la cooperación, ¿cuántas veces la suma de varios “Yo solo no puedo” se pueden convertir en un “Juntos podemos”?.

En este sentido el diputado foral anunció la intención de reforzar estas líneas de acción desde el Departamento para que la cooperación sea una actividad cada vez más habitual entre la Administración y las empresas.

Posteriormente Manuel Olariaga, director de la División de Estrategias e Innovación de Tecnalia puso en valor el papel de Tecnalia como socio tecnológico y facilitador de procesos de cooperación entre empresas para desarrollar oportunidades de negocio de base tecnológica.

Elorri Beloki, como responsable técnica del proyecto Coolab, explicó en detalle los entresijos de la iniciativa Coolab, las fases de que consta y demás detalles de interés del proyecto. Un breve resumen de la iniciativa se puede leer pinchando aqui 

Incidió en la importancia de ampliar la red de relaciones para encontrar sinergias que hagan posible la emergencia de proyectos desde una lógica cooperativa.

Hablo de cuatro fases sucesivas en las que se va madurando la posibilidad de desarrollar proyectos en cooperación. Se trata de una hoja de ruta completa desde la identificación de la idea hasta el apoyo para la implantación del proyecto.

Todo comienza con una primera fase de sensibilización. Configurando grupos de empresas según afinidad, estableciendo conexiones para encontrar complicidades. De una manera gradual.

En la fase explorativa se trata de compartir capacidades individuales para descubrir capacidades colectivas. Hablar sobre los retos y los intereses individuales para identificar lugares de encuentro.

En esa coctelera se incluirán análisis de tendencias tecnológicas, entrevistas a clientes potenciales… para ir afinando los ámbitos de interés para generar en una tercera fase oportunidades de negocio sobre las que hacer un estudio sobre la viabilidad técnica y de mercado.

En la cuarta y última fase se trata de encaminar los proyectos definiendo los modelos de negocio y la viabilidad económica.

Para avalar con su experiencia esta propuesta, estuvo también con nosotros Francisco López de la empresa ALCAD que acaba de vivir una experiencia de corte similar.

Nos habló de la oportunidad de este tipo de iniciativas siempre y cuando se tenga claro el para qué nos acercamos a proyectos de esta naturaleza. Exista un compromiso importante para trabajar en el proyecto y de verdad creamos en el tema de la COOPERACION.

Alertó también de los momentos de bajón, de dudas, de incertidumbre que aparecen en este tipo de proyectos. Siempre nos queda abandonar el proyecto cuando no lo veamos viable. O también nos queda atravesar esos momentos para encontrar que detrás de las dudas se escondían proyectos que les permiten diversificarse con la compañía de nuevos socios.

Para concluir se hizo énfasis en la búsqueda de nexos comunes de hibridación, una adecuada gestión de la diversidad y darle a la colaboración su tiempo.

Seguramente un primer paso es preguntarnos a nosotros mismo si de verdad creemos en la cooperación como fórmula vital. Rescatar momentos personales dónde la cooperación haya sido esencial en nuestras vidas: a nivel familiar, social, empresarial… Porque tal vez descubramos que cooperamos mucho más de lo que parece.

Al final Txema Bilbao, subdirector de Promoción Económica cerró el acto e invitó a las empresas que tuvieran interés que nos enviarán una solicitud de inscripción a Coolab para el 15 de noviembre.

Un viejo adagio dice “si quieres ir rápido vete sólo, pero si quieres llegar lejos ve en compañía”. Coolab pretende ser una oportunidad para que encontremos proyectos en cooperación que nos permitan llegar lejos en nuestros quehaceres económicos y sociales.

El valor que tenga esta iniciativa estará en función del impulso que entre todos y todas seamos capaces de darle. Así que , por suerte, está en nuestras manos. Ekin lanari!

3 Responses to “Coolab: sembrando cooperación”

  1. Bueno, pues a ver lo que da sí esta iniciativa. Creo que hay que trabajar en diversos planos para “ensanchar” el concepto de cooperación, como ya hemos comentado en más de una ocasión. Por cierto, hay un libro de nuestro artesano Richard Sennett, “Juntos”, en el que centra su mirada en la cooperación.
    Tiene allí un esquema que a mí me parece muy útil, el que va desde un extremo competitivo hasta un extremo cooperativo y donde hay posiciones intermedias. A mi me sirve para contemplar diferentes escenarios.
    Escribí de ello por aquí: La escala competición-cooperación.
    Nos vemos :-)

  2. Eso de E N S A N C H A R la cooperación suena muy sano. Habrá que trabajar con iniciiativas diversas para encontrar formulas de cooperación adecuadas a cada situación.

    Gracias por la referencia de Sennett

  3. […] hemos explicado en otro post, a través de este proyecto se trata de favorecer el encuentro entre personas de diversas […]

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.