Construyendo futuro … para crear nuevas realidades

Hoy he vuelto al trabajo tras unas disfrutadas vacaciones. Como siempre, tras los saludos de rigor a las personas que ya estaban trabajando, he empezado con el ritual del primer día: leer los mensajes acumulados en la bandeja de entrada para ponerme al día de avisos varios.

Cada vez creo más en la sincronía. Lo digo porque en los últimos días de mis vacaciones he estado dando vueltas a los proyectos en los que estamos embarcados a nivel laboral. Y una de mis intenciones es cómo generar la ilusión y la conexión suficiente para que los distintos proyectos tengan sentido y permitan alumbrar escenarios donde se puedan desplegar tanta potencialidad dormida.

Y no ha sido casual que entre la infinidad de mensajes uno de ellos ha captado mi atención lo suficiente como para que me animara a ver el video que incluía. Viniendo el mensaje de Mercedes estaba seguro que sería realmente interesante, como así ha sido hasta el punto de haberme inspirado para escribir estas líneas.

El referido video lleva por título. “Construyendo tu futuro”.  En él, Mario Alonso Puig hace una serie de propuestas que me parecen muy sugerentes para los tiempos que vivimos.

Las propuestas del video que más me han llamado la atención han sido las siguientes:

• La apelación a cuestionar las ideas que nos tienen y la invitación a generar nuevas ideas haciendo uso de nuestra imaginación para crear nuevas realidades.
• La propuesta de buscar el futuro desde un lugar donde la fe en nuestras posibilidades y la chispa de la pasión nos permitan superar el vértigo que nos produce salir de nuestra zona de confort.
• La invitación a despertar nuestras capacidades dormidas para desplegar todo nuestro potencial. Y para ello ser capaz de mirar hacia dentro, de usar la introspección para cerrar los ojos y, paradójicamente, poder ver la mariposa que duerme en el interior del gusano.
• La constatación de que cuando ante los retos ponemos ilusión, crecen las conexiones neuronales y somos capaces de crear nuevas neuronas. Esta neuroplasticidad creo, además, que también es aplicable en el ámbito social. De forma que cuando crecen las conexiones entre personas y equipos, los retos imposibles se tornan posibles.
• La propuesta de pensar en grande y actuar paso a paso para convertirnos nuestros sueños en realidad.
• …

Confio que esta “señal” nos permita orientar nuestro actuar con esta intención. ¡Manos a la obra!

8 Responses to “Construyendo futuro … para crear nuevas realidades”

  1. Sigo tu listado de propuestas añadiendo las 3 frases que más me han marcado a mí:

    “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”

    “Cierro mis ojos para poder ver”

    “Todos estamos aquí para marcar la diferencia”

    Gran vídeo y reflexión 😉

  2. Ánimo con la vuelta de vacaciones. ¿Vacaciones? Es una palabra bonita, ¿no? 😉

  3. Hola,

    Necesitamos una chispa de ilusión dice Mario Puig en el video…Mi chispa de ilusión fue un tortazo. Y lo primero que sentí fue, qué bien, me ha venido “Dios” a ver. Esto es lo que necesitaba. Lo digo totalmente en serio. Me preguntaba hace poco qué habría sido de Jobs si no se hubiese dado el tortazo que se dio cuando le echaron de Apple. Eso tuvo que ser un gran aprendizaje para él. Para mí “fracasar” también lo fue.

    La ciencia nos ayuda a justificar (vuelve el intelecto jeje) y a creer en lo intangible. A dar el salto y a “creer en la fe”. Y es genial. Estoy con Puig en que la fe en nuestra capacidad para despertar ese “algo dormido” muy importante.

    Lo ha dicho Puig y lo dijo también Krishnamurti: la búsqueda interior es percibir. Percibir lo que está inconsciente. Creo que la toma de conciencia es un proceso gradual que vamos “esculpiendo” con fe y con trabajo día a día. Pero lo más importante, para mí al menos, fue la fe. Esa fe, ese conectar con lo que sentía que eran mis habilidades de serie, lo que me gustaba hacer cuando eran niño, me sobrevino después de darme un tortazo. A otros les sobrevendrá de otra manera, otros se darán cuenta de esta voz interior pronto en la vida y algunos pocos le harán caso.

    Las historias no son cuentos en el sentido de “fantasías” . Creo que el proceso de percibir(nos) es en si mismo una historia, algo que nos vamos contando poco a poco. Ese contarnos y contar (compartir) lo que percibimos nos ayudan a ver si lo que decimos está alienado con nuestros valores. Una vez que tenemos fe y aunque la mente nos siga engañando ya no es tan fácil que lo haga durante mucho tiempo. Nos damos cuenta antes y empezamos a desconfiar de nuestros propias motivaciones. Vamos entrenando el percibir.

    Lo que quiero decir es que cuando tenemos fe en lo que estamos haciendo creo que la fe en lo que estamos contando es percibida también por otros de manera natural. La historia que contamos deja de ser solo un cuento o una fantasía. La historia que contamos se convierte en un contenedor que muestra lo bueno pero también lo malo que nos pasa. Las historias muestran las polaridades y lo complejo de la vida. Muestran que además de éxitos, las vidas de las personas, las de las empresas o las organizaciones también está llena de baches. La historia no trata de socializar penurias pero si de mostrar a qué ha tenido que hacer uno frente y qué ha percibido en el camino. El contar significativo viene después de haber vivido.

    Me recomendó Julen Iturbe que te siguiera y así lo llevo haciendo un tiempo. Creo que estaba esperando mi turno para comentar y este post me ha venido al dedo. Saludos y buena vuelta.

    Álvaro

  4. Gracias Arrate por incluir las frases que a ti te han impactado y Gracias Julen por tus ánimos.

    Gracias también a ti Alvaro por tu aportación.ç

    La vida tiene mucho que ver con cómo afrontamos aquello que nos ocurre, cómo lo interpretamos para darle un significado que nos ayude a crecer y del coraje para afrontar especialmente todo aquello que nos duele, que nos atemoriza… Porque cuando nos atrevemos a enfrentarlo podemos descubrir que tras un envoltorio aparentemente desagradable nos encontramos también con oportunidades para dar el salto que nos estaba faltando. Esto de la fe, de la (auto)confianza me parece que efectivamente mueve montañas. No sé si siempre “creer es crear” pero desde luego en innumerables ocasiones asi es.

    Gracias por lo que nos cuentas, después de haberlo vivido, porque demuestra que en este caminar nunca estamos solos. ¡Buenas experiencias!

  5. Gracias a ti Borja. Da gusto poder leer y compartir experiencias sobre estas cosas de las que es tan difícil escribir (y hablar!!).

    Creo que es precisamente lo que dices de “cómo lo interpretamos” dónde está el néctar de las historias. Dejar espacios compartidos para ver “cómo interpretamos las cosas, construir historias que den y dejen espacio a las diferentes maneras de interpretar la realidad (por los empleados de una empresa por ejemplo). Hace poco leí que los valores de una empresa puestos en acción por sus empleados (dejando que estos aporten su propia creatividad) siempre será más rico que un procedimiento. Que ante el mismo procedimiento las personas puede que se atrevan a aplicarlo de manera diferente (y creativa!) si confiamos en ellas. Igual habría sorpresas!

    Las conversaciones e historias que nos contamos y compartimos unos a otros dicen mucho del tipo de realidades que imaginamos. Mantenerlas, darles aire, voz y lugar, no solo palabras, creo que ayuda a imaginar historias nuevas. Pero primero tenemos que ver de dónde partimos y reconocer la historia que (nos) estamos contando, sea la que sea. Y perdón que no siga que me embalo.

    Y aunque esto escrito parezca muy bonito escrito así, la realidad es mucho más compleja.

  6. Pues nada Álvaro, cualquier día de estos tendremos que quedar para tomar una cervecita y seguir charlando sobre estas cuestiones.

    Ciertamente las conversaciones y las historias que (nos) contamos conforman la realidad en las que vivimos (construimos). De hecho hay quien formula que la fortaleza competitiva de una organización se puede medir por la calidad de sus conversaciones, al fin y al cabo somos redes de conversación.

    Por eso diseñar espacios para que pueda emerger lo que está anhelando aflorar, dar voz a (todas) las personas, entender que todas las posiciones se complementan y enriquecen cuando hay voluntad incluyente… son señales de que a veces “menos es más” y que aligerar las estructuras de control para confiar en la responsabilidad y el buen criterio de las personas y los equipos nos permite fluir con más ligereza.

    Y de repente al desmontar tanta norma paralizante, llegamos a descubrir que lo natural es la capacidad creativa de las personas.

    Pasa que para arriesgarnos a explorar estos mundos hace falta primero creerlo.

    Que la exploración que cada cual hagamos nos ayude a encontrar(nos) aquello que buscamos.

  7. Sugerente idea esa de que somos “redes de conversación”…Me parece, se me está ocurriendo ahora mientras escribo, que esa idea también define un poco lo que es una historia porque la historia también incluye, de manera implícita, esas redes de conversación además de las propias conversaciones. Sobre todo en Internet donde además podemos darles otro tipo visibilidad (estoy pensando en conversaciones de Twitter que agregas en un blog o Storify por ejemplo).

    Encantado yo también de tomar esa cervecita una tarde. Te escribo un email.

    Saludos.

  8. Borja, no encuentro un email para escribirte. Me puedes escribir si quieres a la dirección de email que he dejado en el comentario y hablamos para vernos.

    Gracias.
    Álvaro

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.