Entries Tagged as ''

Dynamik Technological Alliance: La colaboración como estrategia

El pasado 23 de mayo celebramos un nuevo encuentro en arbela que fue muy bien amenizado por Pedro Mari Olaeta, consejero delegado de Dynamik Technological Alliance, un consorcio que integra 9 organizaciones que se complementan en sus capacidades y que apuestan por la colaboración como estrategia.

Lo más valioso de la sesión fue el testimonio de Pedro Mari Olaeta. Compartió su experiencia y nos ofreció pistas para la acción muy interesantes. Aunque yo particularmente me quedo con la energía con la que nos transmitió sus propuestas, que deduzco es una de las claves para la que lo improbable se convierta en posible.

Bultzaki, Elay, Larreno, Alzuaran, Lebario, Ingeinnova, Inyectados Gabi, Microdeco y Plaiber integran esta oferta multitecnológica con la que pretenden entregar conjuntos de gran cualificación al sector del automóvil en 2016.

En 2008 8 empresas del sector del automóvil inician una serie de conversaciones para aunar fuerzas y poder saltar eslabones en la cadena de valor de automoción. Posteriormente se unió un a ingeniería para dar más consistencia al proyecto.

La idea era trabajar en conjunto manteniendo la individualidad de cada organización. Extraer del sumatorio de planes estratégicos individuales otro conjunto. Y asi tras un proceso de maduración de la idea en Abril de 2012 constituyeron Dynamik. Una alianza coparticipada a partes IGUALES por las 9 organizaciones.

En los aspectos técnicos del proyecto no me voy a detener. Para ello os invitamos a navegar por su página web. Lo único destacar las tres frases que ellos mismos destacan en su web: Son “un nuevo equipo con sólidos componentes”, ”con capacidad tecnológica para desarrollar el futuro” y “con vocación de expansión global”.

Últimamente la apelación a la colaboración y lo CO en general es uno de los mantras que con más frecuencia se repiten. Efectivamente parece una estrategia adecuada a los tiempos que corren, y no sólo por cuestiones estrictas de competitividad. Lo que ocurre es venimos de formas de hacer muy individualistas y donde “el otro” era esencialmente un competidor al que había que batir. Y ahora hacer esa transición a formas de hacer más cooperativas parece un tema complejo.

Por eso testimonios como el de Dynamik nos ayudan a abrir los ojos a otras posibilidades de acción. Constatar la realidad de estas experiencias nos confirma que hay alternativas diferentes y que lo esencial es creer en ellas y apostar por estas otras formas de relación entre organizaciones complementarias que juntas son capaces de llegar más lejos en beneficio de todos.

Entre las claves que han sido de utilidad para Dynamik destaco las siguientes:

En el proceso previo de conformación del consorcio es fundamental ir sembrando confianza, compartiendo información, generando complicidades, señalando las complementariedades y las nuevas capacidades que surgen en las intersecciones entre las distintas organizaciones.

Hay que sortear muchos miedos, reticencias, escepticismos, inercias previas… y para ello la GENEROSIDAD es una de las claves. De hecho han creado el consorcio de forma paritaria para resaltar la fuerza del conjunto sobre las individualidades. Han sido capaces cada uno de renunciar a una parte de sus intereses para que la estrategia sea inclusiva y todos y cada uno tuvieran un espacio suficiente para poder cocrear.

Es importante partir de los denominadores comunes. Muchas veces solos no podemos, pero en cooperación sí, si compartimos objetivos comunes.

En este proceso han contado también con unos facilitadores que han ejercido su función de mediación para impedir discusiones estériles y para ceñir el debate a las cuestiones críticas.

Igualmente es fundamental identificar PROYECTOS que den VIDA a la estrategia conjunta compartiendo riesgos y resultados. Y es que el camino se hace al andar. O sea la colaboración se refuerza colaborando. Y son los propios proyectos los que generan cohesión

Tomar conciencia de las nuevas oportunidades que surgen cuando se comparten proyectos, activos, tecnologías… lo que posibilita la diversificación tecnológica y se incrementa la capacidad de internacionalizarse.

El liderazgo debe ser muy incluyente, mediador, generoso e incluso rotativo

Comentó también lo obsoleto del derecho mercantil para dar cauce a este tipo de proyectos en colaboración. Y es que cuando queremos regular lo nuevo con las normas antiguas muchas costuras chirrían.

Por último Pedro Mari nos habló de la “sociotecnología”, esto es, de la necesidad de añadir un enfoque social al tecnológico como propuesta para ser capaces de resolver los conflictos que van surgiendo en estos procesos. Y es que la confrontación, el debate, la discusión son ingredientes naturales de estos procesos sociales por lo que la habilidad para gestionar los conflictos es una capacidad muy necesaria para este tipo de procesos. Él nos recomendaba empezar por poner el foco en todo aquello que nos une y después ir desagranado una a una las cuestiones en que existen discrepancias para poder ir dirimiéndolas.

En su disertación final Pedro Mari Olaeta nos dijo que vivimos un cambio de época en el que los paradigmas, las formas de pensar están cambiando y que en este sentido hay que apostar por todo aquello que nos ayude a fomentar la colaboración para poder construir un futuro en el que todos podamos estar incluidos.

Ciertamente fue una sesión muy nutritiva y que nos anima a seguir explorando cursos de acción para poner la COLABORACION en nuestra agenda de trabajo como una prioridad fundamental.

Y es que como dice el dicho africano: “Si quieres llegar rápido vete sólo, pero si quieres llegar lejos, ve en compañía”

 

Arbela. Bideak Eginez.