Fondaki – Empresas soñando… y haciendo

El miércoles 3 de octubre me pasé por la presentación de Fondaki, un proyecto que se autodenomina como “Servicio de Inteligencia Pública” y es fruto de la colaboración entre NER Group y Las indias electrónicas.

La sala estaba a reventar y se veía un ambiente de expectación por la heterodoxia del proyecto, aunque muchos aún no sabíamos gran cosa sobre él. Y lo que vimos, escuchamos y sentimos creo que no defraudó a (casi) nadie.

Sus promotores seguro que definen mucho mejor que nadie qué es Fondaki pero ¿quién se resiste a explicarlo con sus propias palabras? Yo no. Y, por lo que escuché, creo que Fondaki es:
–    un proyecto empresarial (una empresa, vamos)
–    sin ánimo de lucro pero también sin ánimo de quiebra, es decir, que sale a empatar y no a lucrar a sus propietarios
–    en el que se han comprometido, poniendo capital, 11 empresas de NER Group
–    que quiere ofrecer servicios de análisis inteligente de información (luego me explayo sobre esto), y para eso cuenta con toda la experiencia de Las indias electrónicas
–    y que quiere ayudar a crear una cultura de conocimiento compartido

Nos contaron que de momento ofrecerán 3 servicios de análisis de información:
–    Un servicio ad-hoc para empresas, para suministrarlas información ya digerida sobre algún tema específico (alguna innovación emergente, algún nuevo nicho de negocio, próximas licitaciones internacionales…). Esto no parece muy novedoso, pero aquí hay que tener en cuenta el estilo y la experiencia de Las indias electrónicas. Esto es lo que lo hace diferente.
–    Un servicio para cargos públicos, suministrándoles documentación relevante para los temas que tengan entre manos, de forma similar a lo que hace la biblioteca del congreso de EE.UU. y el de Chile.
–    Y un servicio para administraciones públicas sobre “sustitución competitiva de importaciones”, es decir, detectar productos que hoy día estamos importando y que se podrían producir aquí al mismo precio o menos. Es servicio tiene un muy interesante poso transformador porque busca recuperar circuitos locales de producción y consumo, y quizá sea esa una de las vías de salir de la sempiterna crisis sin caer en replicar los mismos mecanismos globales en manos de mercados anónimos, sin rostro y sin piedad. Ojalá de aquí puedan salir iniciativas empresariales, impulsadas por administraciones públicas, con sentido y fuerza.

Hasta aquí, los hechos. Pero además hay muchas sensaciones. Hay un halo de esperanza, de optimismo y de deseo de cambio que se ve claramente alrededor de este proyecto. Parece un proyecto que puede ser sostenible económicamente (aunque Koldo Saratxaga diga que “jamás ha hecho un plan de viabilidad para adivinar el futuro”), pero que no busca maximizar el lucro sino ofrecer un servicio útil para la sociedad. Un proyecto que utiliza la tecnología, pero no se basa en la tecnología sino en las personas, en los 5 analistas de información que ya están trabajando en él (y por tanto, ¡¡ya ha creado 5 puestos de trabajo!!). Que ha sabido reunir el compromiso de 11 empresas, que se juegan 70.000 € en esta aventura, y que vinieron en pleno a respaldar el proyecto en su presentación.

Este proyecto parece una rara avis, pero ya no lo es tanto porque cada vez hay más ejemplos de emprendedores sociales, empresas sociales, 4º sector, economía alternativa y solidaria… que no conciben las empresas como máquinas de hacer dinero sino como una forma de ofrecer algo útil a la sociedad y, a la vez, sean espacios donde las personas que trabajan en ellas puedan encontrar sentido a su trabajo y oportunidades de disfrute.

Sólo me queda desearle…¡¡buena suerte en el camino!!

2 Responses to “Fondaki – Empresas soñando… y haciendo”

  1. El servicio que ofrecen es relativamente tradicional, si bien quizá el saber hacer de Natalia, María, David & cía puede marcar la diferencia. Va a ser muy interesante cómo se desarrolla este proyecto que nace de la confluencia de dos perspectivas tan diferentes. El punto de conexión ya se ha dado. Ahora queda ver el recorrido.
    Interesante desde luego.
    Saludos.
    Julen

  2. Buena aportación, me quedo, sobre todo, con el último párrafo por lo que contiene de ilusión positiva y realista por el cambio en las formas de hacer sociedad a través de la actividad económico-empresarial.
    Añadir un apunte que concreta algo más los puntos suspensivos (y que a buen seguro la autoría del post conoce) referido a todo lo que se mueve en torno a ” los comunes” y a la “resiliencia y territorios en transición”.
    Respecto a la primera parte del comentario, aún reconociendo lo de “relativamente tradicional” (conocido por una éite de ” personas curiosas intelectuales irreductibles”), remarcar que hasta ahora esos servicios son muy privados y muy caros. accesibles a muy pocos bolsillos.
    Fondaki le da también la vuelta a eso de que la (buena) información es poder…en manos de unos pocos.
    Salud y larga vida.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.