Entries Tagged as ''

Izaroren topaketa

Sarrera honek arbela plataformaren markoan sortu den amaierarik gabeko ipuinaren bigarren kapitulua jasotzen du.

Dena neguko solstizioan hasi zen eta, momentuz behintzat, udako solstizioarekin jarraitzen du.

Lehen kapitulua gogoratzeko egin klik egin klik hemen

II. kapitulua

Izarok izar bat jaiotzen ikusi zuen gau hura gogoratzen zuen bakoitzean… emozio itzela sentitzen zuen!

Irribarre egiten zuen gogoratzen zuenean nola, hasieran, bere lagunek  barre egin zioten, nola izarrez beteriko zerutik opariak erori ziren eta nola “arbela” hark  norberak bere desiorik onenak adierazteko gauza bihurtzeko aukera ematen zuen espazioa bideratu zuen.

Ordutik aurrera Izaro ez zen inoiz “arbela” magiko horretatik bereiztu. Abenduaren 16 hartatik Izaro beti joaten zen duela 6 hilabete dena gertatu zen toki idiliko hartara. Batzuetan bakarrik, gehienetan ondo lagunduta.

Eta hori horrela zen gauez izarren distira ikustearekin makina bat amets egiten zuelako, egunsentia iristen zenean amaitzen ez ziren eta egun osoan zehar bizirik irauten zuten ametsak, alegia. Zoriren bati esker gauez ikusten zituen gauza horiek guztiak eguneko gertaerekin sinkronizatuta zeuden!

Gauez “arbelean” marrazten ziren gauza guztiak, nolabait, egia bihurtzen ziren egunez. Ematen zuen arbelaren bidez aukera zegoela  ametsetako bizitza materializatzeko.

Bizitzaz betetako 6  hil. Jardueraz, amaierarik gabeko elkarrizketaz, lagun berriz,  jaiez, ospakizunez, aitorpen kutunez, konplizitatez,… betetako 6 hil.

Baina bazegoen gertatzen ari zen zerbait leun Izaro apur bat arduratzen zuena. Hasieran ez zen ia igarri ere egiten baina, denborak aurrera egin ahala, gero eta nabarmenagoa zen.

Berak toki horretan momentu eta une guztiak gozatzen zituenean, zer zen, bada, gertatzen ari zena eta gero eta handiagoa zen egonezina eragiten ziona?

Egun baten, ideia eta ardura hori burutik kentzea lortu zuenean, gertatzen zitzaion horretaz ohartarazi zen. Nola ez zen ordura arte konturatu?

Horixe zen! Abenduaren 16an hasita eta  inolako konponbiderik gabe gauak gero eta… la-bu-rra-go-ak ziren.

Amorru biziak barrua zeharkatu zion.  Ematen zuen patuak adarra jotzen ziola eta ez ziola aintzat hartzen berak gozatzeko, amets egiteko, sortzeko… zuen grina. Hainbeste denbora bere ametsetatik urrun eta, azkenean, amets horiekin bat egitea lortzen zuenean, denbora trinkotu eta estutu egiten zitzaion.

Bere burua erabat zegoen nekatuta  eta desengainatuta. Eta sentsazio txar hartatik ihes egiteko-edo, Izaro, lehenengoz gau guzti haietan,… lo geratu zen.  Morfeok bere altzoan hartzen zuen neurrian izarrak lausotu egiten zirela igarri zuen eta loak erabat hartu zuen.

Orduan ahots kantari batek iratzarri zuen. Norbait oso irribarretsu hurbiltzen ari zen bera zegoen norabidean. Nor izan zitekeen?

Bat-batean emakume bat bere aurrean agertu zen. Izarok begiak igurtzi zituen ezin zuelako sinetsi ikusten ari zena. Beste emakumea  ere erabat zegoen paralizatuta.

Nor zen bera bezalakoa zen emakume hura, salbu eta ilehoria zelako, eta ez beltzarana?

–         Nor zara? Zizakatu zuen Izarok ahots  dardaratiz.

–         Ni Eguzki, eta zu, nor zara? Zer egiten duzu hemen, neure tokian?

–         Ni Izaro naiz eta gauero etortzen naiz hona izarrak ikustera eta nire arbelean  ametsak marraztera.

Orduan Izaro ohartu zen eguneko argiarekin bat bere arbela ispilu bihurtuta zegoela. Aldi berean, konturatu zen  6 hilabetetan lehenengoz zegoela toki hartan… egunez.

–         Hau bai dela bitxia! Ni hona goizero etortzen naiz  joan den neguan, egun baten toki honetatik paseatzen nengoenean deskubritu nuenetik gauza nintzela ispilu honetara begiratuta beste pertsona batzuen ametsak ikusteko islatuta, eta amets horiek    nireak gogorarazten zizkidaten.

Elkarri begira geratu ziren luzaroan. Uko egin zioten bertan gertatzen ari zena ulertzeari. Nahiko zuten egoera sentitzearekin, bizitzearekin.

Kapaz ziren bestearen begien sakontasunean  euren burua ikusteko.

Egoera horretatik ahots batzuen oihartzunarekin esnatu ziren eta ematen zuenean zarata hura haragotik zetorrela… konturatu ziren  sute bat egiteko egurra biltzen zuen gazte jendearen talde bat baino ez zela.

Zelai baten erdian isil-isilik elkarri adi zeuden eta ilearen kolorea izan ezik erabat berdinak ziren bi pertsonek eratzen zuten irudi bitxiarekin harritu gabe gazteek  eurekin joatera gonbidatu zituzten  urteko gaurik motzena eta egunik luzeena ospatzeko egin behar zuten sutearen inguruko jaira.

Euren buruen barruan zerbaitek eztanda egin zuen. Zer ari zen gertatzen? Zer zerikusi zuen har guztiak eurekin? Agian Izaro Eguzkiren itzala zen? Agian Eguzki Izaroren ametsen materializazioa zen? Dena al zen ametsa?

Izarok  eta Eguzkik, elkar begiratuz, momentuan jakin zuten   gau magiko hartan bien arteko elkarrizketa luzea burutu behar zutela.

Eta horregatik gainerako gazteekin bat egin zuten egur gehiago biltzeko. Gau hartan sute itzela egin behar zuten, bere argiak ebatzi gabe zituzten misterioak argitu behar zituelako.

Hau planeta osoan bizi diren Izaro eta Eguzki guztientzat da eta, halaber,  guztiok barruan ditugun Izaroren  eta Eguzkiren   atalentzat.

Celebrando con las empresas

El viernes 22 de junio se producía una feliz coincidencia: arbela cumplía 6 meses de vida y teníamos en nuestras manos el libro que recoge 7 casos de empresas que avanzan hacía mayores cotas de participación. Y como no sabemos hacer las cosas de otro modo, organizamos una jornadita que nos permitiese celebrar ambas cosas. La llamamos “de solsticio a solsticio”. Un poco cacofónico, pero muy significativo.

Vinieron unas 60 personas al Faculty Club de la Comercial de Deusto; no está nada mal con los tiempos que corren. Y deliberadamente quisimos que el tono general fuese de optimismo. Porque se pueden hacer las cosas de forma distinta incluso en circunstancias adversas y en un ambiente de derrotismo generalizado. Porque esas 7 empresas y muchas más nos demuestran cada día que se puede optar por empresas más “humanas” que pueden seguir compitiendo (de hecho ¡¡¡ compiten mejor !!!) en el despiadado mercado. Porque algunos funcionarios soñadores tienen el descaro de darles espacio. Por… tantas cosas.

Miguel Angel Larrinaga, que junto a Josune Baniandrés ha coordinado el estudio, nos presentó, brillantemente, una visión general del estudio. De forma premeditada pasó por las conclusiones como alma que lleva el diablo. No para que nos leamos el libro con detenimiento sino para que las personas que asistían a las jornadas llegasen a sus propias conclusiones. Gracias, Miguel Angel.

Y en arbela no nos gustan los monólogos sino los diálogos ricos. Por eso no pedimos a las 7 empresas/organizaciones que nos contasen sus experiencias desde el atril, sino que formamos 7 grupos, 7 corros, y en cada uno había algún representante de una de esas 7 organizaciones que iba a contar su caso abiertamente y en el que se podía preguntar sin limitaciones, sin frenos, sin miedos. Fue complicado detener el diálogo en esos grupos y no hay mejor señal que esa de que las conversaciones estaban mereciendo la pena.

Lo que hay que aprender de Artez, Fabricaciones Electromecánicas Eder, Fundación Etorkintza, Inauxa, Lancor, Virtualware y Walter Pack es muchísimo. Y lo que tenemos que agradecer también muchísimo porque siempre se han mostrado dispuestos/as a enseñarnos las tripas de sus organizaciones, sus luces y sus sombras, como bien dice el subtítulo de libro.

Las conclusiones que compartimos entre todos/as refrendan mucho de lo que Miguel Angel nos avanzaba en su presentación. Buena señal. Y gran fuente de aprendizaje.

Por último, a modo de cierre, Borja nos regaló la continuación del cuento que ayudó a dar a luz arbela en la jornada de presentación. Otro pequeño lujo para una jornada llena de ellos.

El encuentro de Izaro

Esta entrada recoge el segundo capítulo de un cuento interminable creado en el marco de la plataforma arbela.

Todo empezó en el solsticio de invierno y de momento continúa en el soslsticio de verano.

Para recordar el primer capítulo pinchar aquí edo hemen

Capítulo II

Cada vez que Izaro pensaba en aquella noche en la que había visto nacer una estrella… ¡sentía una gran emoción!.

Sonreía recordando cómo al principio sus amigos se habían reído de ella, cómo habían llovido regalos del cielo estrellado y cómo aquella “arbela” había facilitado un espacio dónde cada quién había sido capaz de expresar sus mejores deseos.

Desde entonces Izaro no se había separado de aquella “arbela” mágica. Desde aquel 16 de diciembre, Izaro siempre había acudido a aquel idílico lugar dónde todo había ocurrido hacía ya 6 meses. A veces en soledad, la mayoría de las veces en buena compañía.

Y es que observar por las noches el brillar de las estrellas le inspiraba multitud de sueños que no se acababan al amanecer sino que seguían viviendo durante el día. ¡Por alguna suerte de sincronicidad todas aquellas visiones nocturnas estaban conectadas con los acontecimientos diurnos!.

Todo aquello que se dibujaba por la noche en la “arbela”, de alguna manera se realizaba durante el día. Como si a través de aquella pizarra la posibilidad de dar vida a los sueños se pudiera materializar.

6 meses llenos de vida. 6 meses llenos de actividad, de conversaciones interminables, de nuevas compañías, de fiestas, de celebraciones, de confesiones entrañables, de complicidad…

Pero algo sutil estaba ocurriendo que a Izaro le producía un cierto malestar. Al principio casi imperceptible y después de forma cada vez más notoria.

Siendo que ella disfrutaba de cada instante que vivía en aquel paraje ¿qué podía ser lo qué estaba ocurriendo que provocaba aquel malestar creciente?

Hasta que un día, cuando dejo de pensar en ello se dio cuenta de lo que pasaba. ¿Cómo no lo había visto antes?

¡Era eso! Las noches inexorablemente desde aquel 16 de Diciembre se estaban…a-cor-tan-do.

Una ola de rabia le invadió por dentro. Como si el destino le jugase una broma pesada y se riera de su ansia por disfrutar, por soñar, por crear…Tanto tiempo alejada de sus sueños y cuando por fin conectaba con ellos resulta que el tiempo se comprimía.

Se sintió profundamente cansada y decepcionada. Y como queriendo huir de aquella desagradable percepción, Izaro, por primera vez en todas aquellas noches,… se quedó dormida. A medida que Morfeo la iba envolviendo en sus brazos notaba cómo las estrellas se iban difuminando hasta que quedó profundamente dormida.

Una voz cantarina le despertó. Alguien se acercaba muy risueña por el camino en aquella dirección. ¿Quién podría ser?

De repente una mujer apareció delante de ella. Izaro se frotó los ojos porque no podía dar crédito a lo que estaba viendo. La otra mujer se quedó igualmente paralizada.

¿Quién podía ser aquella mujer que era exactamente igual que ella excepto porque era rubia en vez de morena?

–         ¿Quién eres tú? balbuceó Izaro con voz temblorosa

–         Yo soy Eguzki ¿y tú, quién eres? ¿qué haces aquí, en mi sitio?

–         Yo soy Izaro y vengo aquí todas las noches a contemplar las estrellas y a dibujar en mi arbela mis sueños

En esto, Izaro se dio cuenta de que a la luz del día su pizarra se había convertido en un espejo. A la vez se dio cuenta de que por primera vez en 6 meses estaba en aquel lugar… a la luz del día

–         ¡Que casualidad! Yo vengo aquí cada mañana desde que un día de invierno paseando por este lugar descubrí que mirando en este espejo era capaz de ver reflejados los sueños de otras personas que me recordaban los mios

Ambas se quedaron mirándose largamente. Renunciando a comprender lo qué allí estaba ocurriendo. Simplemente sintiéndolo, viviéndolo.

Cada una era capaz de verse en la profundidad de los ojos de la otra.

El eco de unas voces les sacó de su ensimismamiento y cuando parecía que aquel rumor venía del más allá… se dieron cuenta de que simplemente era una cuadrilla de gente jóven que recogía madera en el monte para hacer una hoguera.

Sin sorprenderse por aquella curiosa escena que componían dos personas exactamente iguales, excepto por el color del pelo, que se miraban en silencio en mitad de aquel prado, les invitaron a reunirse con ellos en la fiesta que esa misma noche celebrarían alrededor del fuego para festejar la noche más corta del año y a la vez el día más largo del año.

Algo resonó dentro de ellas. ¿Qué estaba pasando? ¿qué tenía que ver todo aquello con ellas? ¿Sería Izaro la sombra de Eguzki? ¿Sería Eguzki la materialización de los sueños de Izaro? ¿sería todo un sueño?

Izaro y Eguzki se miraron y sin decir palabra supieron al instante que en aquella noche mágica tenían pendiente una larga conversación

Así que sin dudarlo se unieron al resto de jóvenes para recoger más madera. Aquella noche tenía que celebrarse una hoguera monumental para que su luz iluminase tantos misterios por desentrañar.

Dedicado a las Izaro y Eguzki que pueblan el planeta y a la parte de Izaro y de Eguzki que cada uno tenemos

Arbela. Bideak Eginez.