Etorkintza: compartiendo inquietudes recogiendo complicidades

Ayer tuve la suerte de participar en los locales de la Fundación Etorkintza de una reunión muy nutritiva, diferente…

El proyecto de cambio que Etorkintza lleva desarrollando los últimos años lo sentimos cercano.

Lo diferente en esta ocasión fue que Salvia Hierro, Bego Rio y Manolo querían compartir sus inquietudes, sus dudas, sus dificultades para seguir avanzando… con otras personas. Mostrarse y abrirse a otros puntos de vista para enriquecerse en el contraste.

Así que bautizamos esta convocatoria con el nombre de: “Las dificultades de Etorkintza son las nuestras”. La propuesta era explorar en torno a las siguientes cuestiones:

• Cómo buscar un equilibrio entre los diferentes intereses personales y los distintos grados de implicación que emergen en estos procesos de cambio (cómo potenciar el proyecto colectivo, cómo respetar las visiones individuales y la diversidad, hasta cuándo hay que apostar por la generosidad, cómo poner los límites, cómo tratar las resistencias y las fricciones…)
• Cómo abordar la dispersión geográfica en estos procesos donde la comunicación y la cercanía son tan importantes
• Cómo articular el sistema retributivo para que potencie el proyecto colectivo

11 personas, 6 mujeres y 5 hombres, nos reunimos en círculo en torno a una mesa para debatir sobre estas cuestiones que todos podemos hacer nuestras porque realmente se reproducen en todas las organizaciones. Muy especialmente eso de “integrar lo personal y lo colectivo”.

De la breve exposición inicial que Salvia hizo para poner en contexto las cuestiones me quedo con el dato de que la elaboración del plan de trabajo de Etorkintza para 2012 se decidió en una sesión de trabajo en la que las personas que componen Etorkintza se reunieron. Una jornada realmente productiva donde se identificaron 50 propuestas que se han desplegado a través de 22 equipos de trabajo. Zorionak!

Del debate posterior me quedo sobre todo con el TONO de la conversación, el deseo de todos y todas de aportar, el contraste de pareceres y las divergencias, de las propuestas y contrapropuestas… porque al final más que las propias ideas que surgieron, que fueron muy interesantes, surgió… RELACION, complicidad, posibilidades de seguir compartiendo.

Cuestiones que parecieron en esta larga conversación fueron:

• La importancia de crear espacios de encuentro con mucha calidad de presencia para generar vínculos y pertenencia
• Entender que los problemas que se plantean incluyen la solución deseada
• La importancia de fomentar el protagonismo de cada persona desde sus intereses personales y profesionales
• La importancia del contacto, del encuentro, de dar feed back, de afrontar los problemas cuando se plantean en vez de ocultarlos o diferirlos
• Observar donde ponemos la energía en lo que va bien o en lo que va mal. Como repartimos el 80/20 (y darnos cuenta también de qué dice eso de nosotros)
• Se habló mucho de la generosidad necesaria para desplegar estos procesos y la necesidad de poner límites para que una serie de reglas de actuación queden claras para todos
• Tratar de compartir y socializar tanto los retos como las dificultades para dar a todos espacio para aportar
• Las tensiones son inevitables. Son también fuente de información. Tirando de ese hilo seguro que descubrimos cuestiones que necesitan ser abordadas

• Se habló también de sistemas de evaluación de las personas, de uso de la metodología Belbin para el tema de roles de equipos, de sistemas retributivos basados en objetivos…

En resumidas cuentas se habló de creer en las personas, de confiar en el proceso y de relajar las expectativas y los ideales.

Muchas veces menos es más y cuando dejamos de pretender controlar un proceso o de empeñarnos en que discurra de una determinada manera resulta que… todo fluye. Con sus avances y retrocesos, sus luces y sombras… porque precisamente en cada dificultad está la semilla para el próximo avance.

En toda esta sesión creo que sobrevolaba el “espíritu Etorkintza”. No en vano se dedican a incluir a los excluidos sociales desde unos valores que hablan de ética y compromiso con la sociedad.

Gracias a Etorkintza por abrirnos sus puertas y a todas las personas que asistieron por abrir mente y corazón.

No me cabe duda de que ayer atisbos de luz emergieron de hacer propias las dificultades de otros.

¡Que siga la rueda!

5 Responses to “Etorkintza: compartiendo inquietudes recogiendo complicidades”

  1. Buenas,
    Hacía tiempo que no asistía a un evento organizado por el departamento, quizás porque son momentos donde hay que centrtarse en lo importante…. ya me entendeís.

    Pero en esta ocasión y una vez leida la convocatoria “Las dificultades de Etorkintza son las nuestras” me pareció un formato muy interesante ya que una empresa que está en el mismo transito que nosotros pedia ayuda para abordar algunas cuestiones. Entonces me dije… hay que ir!!!

    La reunión fué muy interesante donde, tal y como comenta Borja, surgieron varios hilos de conversación que espero le pueda dar otra visión al equipo de Salvia, Bego y Manolo, y ellos encuentren la forma de encontrar la solución a las cuestiones planteadas.

    No les descubrimos nada nuevo, sino que hablamos de nuestra experiencia (de unos y de otros) y en algunos casos confirmamos que esa línea que nos da miedo o respeto aboradarla,….. hay que hacerlo, pero siempre de forma participativa y donde las personas tengan su protagonismo a la hora de diseñar dichas acciones, y que de forma transparente se vayan informando de los avances.

    Seguro que lo van a hacer muy bien!!!
    Saludos a todos

  2. Gracias borja por tu crónica como siempre acertada en tiempo y en contendio!!!!
    Yo fuí uno de los participantes y me sentí super a gusto y el clima que se generó fue de mucha confianza e incluso de generosidad por todas las personas que estabamos presentes. Fue un rato (que se me pasó volando) donde además de construir e intercambiar opiniones me fuí con la sensación de llevarme mucho aprendido y de haber podido dejar por lo menos un granito de arena.
    El enfoque de la sesión me parece estupendo y el desparpajo y sinceridad con la que las PERSONAS de Etorkintza trasmitieron es de admirar.

  3. Hola,

    No suelo animarme a participar en Blogs, que sepáis que es la primera vez que lo hago.
    Quisiera agradecer a todas las personas que nos acompañastéis el pasado miércoles, Leire, Arritxu, Estine, Eva, Alfredo, Jose Luis, Victor y Borja, en esta reflexión, por vuestro tiempo (bien escaso), por vuestras aportaciones y complicidad.
    Para nosotros ha sido un hallazgo compartir con otras personas que ya nos conocíamos, pero de otra manera, es decir hablando “de lo que nos cuesta”.
    Es verdad, que no se habló de nada que no supierámos o no intuyéramos, pero constatar que las dificultades son comunes, aún siendo entidades tan distintas, nos acerca más.

    Muchas gracias y seguiremos….

  4. Gracias a gente como vosotros, Alfredo, Victor, Salvia… cada día se aprecia que ganamos en capacidad de compartir, en generosidad, en valor para afrontar nuestras vulnerabilidades…

    Lo curioso en sesiones como la del otro día es que, cuando parece que lo importante es encontrar respuestas a las preguntas formuladas, descubrimos que es aún más importante el proceso que se abre de diálogo y reflexión, las nuevas relaciones interpersonales que surgen, las intuiciones que afloran…

    Sólo hace falta estar receptivo para que surja la magia. La “magia” es sentir que ya disponemos de todos los recursos para lograr aquello que deseamos.

    Porque aunque nos han vendido que vivimos en un mundo de escasez resulta que cuando se activa la cooperación aparece la abundancia.

    Como decía el lema de esta jornada, cuando hacemos nuestras las dificultades de otros resulta que estamos en disposición de superar nuestros propios retos.

    Es la consecuencia de “estar conectados/as”

    Hasta la próxima

  5. Eskerrik asko a las personas de Etorkintza: Salvia, Bego y Manolo, por abrir las puertas de vuestra casa y por hablar con total naturalidad de vuestras vivencias.
    Creo que todos nos sentimos como en nuestra casa, en un entorno de confianza y de cocreación juntos, donde dábamos y recibíamos. ¿Era la sala de terapia, verdad? jeje..
    Estoy de acuerdo con los comentarios de Alfredo, Víctor y Borja. Un verdadero placer que seguro que repetimos jeje…
    Egun ona pasa!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.