Entries Tagged as ''

Mol Matric: fabricando matrices, sembrando sueños

El pasado viernes el colectivo arbela nos autoregalamos una sesión muy enriquecedora en torno a la experiencia de la cooperativa Mol Matric.

Fernando Cid y Maximo Villafranca madrugaron ese día para coger el vuelo Barcelona Bilbao para hacernos participes de sus aventuras apostando por una manera de ser cooperativa que les permite sentirse dueños de su destino.

Alfonso Vázquez facilitó la sesión y nos planteó desde el principio dos preguntas que estuvieron sobrevolando durante toda la sesión: ¿qué elementos diferenciales se pueden advertir en la manera de gestionarse Mol Matric? Y ¿cómo se explica el éxito de una cooperativa cuyo sistema de gestión está tan alejada del management imperante?

Saioa Leguinagoicoa nos regaló con su arte y plasmó a través de su graphic recording la “esencia” de lo que allí se dijo.

Y las protagonistas… las 50 personas que asistimos a la sesión. 50 miradas, 50 interpretaciones diferentes… desde la mirada joven de Vaivata que evoca un sueño posible (tomar las riendas de nuestro destino), desde la mirada experta de un consultor como Germán Gómez que se da cuenta que la clave es “localizar”, encontrar el sitio desde el que queremos contribuir, hasta la mirada escéptica de quien no termina de “ver” cómo esto es posible…

Yo particularmente disfruté mucho del encuentro. Me parecieron especialmente significativas algunas de las claves que nos dieron nuestros amigos de Mol Matric:

• Poner en el centro el proyecto común en el que todos se sienten protagonistas porque realmente el proyecto les pertenece.
• Hacerlo, como en los castellets, desde la fuerza del equipo
• Entender que aunque hay que ser rentable, ese no el objetivo último, que es construir un proyecto que perdure.
• Dotar a los equipos de una dimensión humana y de amplia autonomía para que el trabajo tenga significado para las personas que los desarrollan
• Dar espacio a lo lúdico y a la solidaridad
• Tener claro que su potencial son las personas por lo que despedir es destruir capacidades

A mi esta historia me recuerda una historia zen que leí una vez en Internet. Se títula : “Los sembradores de consciencia” y dice así:

“Hay personas que esperan réditos inmediatos en la vida. Hacen lo que sea para conseguir dinero, poder y cualquier tipo de cosa que les aporte un beneficio en el corto plazo pensando única y exclusivamente en sí mismos.

Hay otras, sin embargo, cuyo propósito y preocupación es ayudar al bien común, intentan resolver los conflictos que nos acechan y trabajan día y noche, a veces en la sombra y otras desde los planos invisibles, para desarrollar una nueva consciencia que nos haga mejores y más humanos.”

Pues eso, creo que en los tiempo que corren el equipo de Mol Matric además de fabricar matrices… siembran consciencia”

Seguro que en breve van brotando los frutos de esta fértil cosecha.

Mila Esker. Moltes gràcies!

CONSULTORES BILGUNE (I): APORTACIÓN DE VALOR DE 6 NUEVOS CONSULTORES

Ya hemos recomenzado en este año una nueva aportación de consultores para la experiencia bilgune. La formación está estructurada en cuatro reuniones. Esta primera guiada con mucho arte en la transmisión de ideas y conceptos por Daniel Ortega (en adelante Dani).

Para mi, que estuve presente durante toda la sesión, la reunión fue un lujo, tanto por parte de todas las personas asistentes, que ya de suyo tienen un alto nivel, como por su experiencia en consultoría a empresas en los diversos campos orientación y asesoramiento, más en estos momentos tan inciertos que estamos atravesando. Por estos dos motivos y porque me siento afortunado de haber podido presenciar esta sesión, quiero citarlos por sus nombres: Ainhoa, Gonzalo, Idoia, Maru, Pablo y Tomás.

Porque los nombres son importantes en tanto identifican a cada persona como una individualidad: uno entre todos. Y en esta ultima frase, tan importante es ser “uno”, como ser “todos”, pues no hay forma de construir un equipo si no partimos de esta particularidad para construir un conjunto y del conjunto a la particularidad, algo que en Lógica Proposicional se expresa así: yo↔nosotros ; que se lee “si y sólo si”, marcando dos condiciones necesarias.

Desde ahí partió Dani, señalando precisamente la particularidad de cada cuál para poder hacer, con su consentimiento, un equipo: “Yo me llamo Dani y soy único, soy una persona” (sic).

Durante la exposición de esta primera formación, Dani creó dos espacios. Un círculo de sillas con el espacio vacio que se crea en su interior, y una mesa con una silla para cada uno en la que él se incluía. Me pareció una forma muy gráfica de mostrar dos espacios de aprendizaje (pido perdón a Dani por la interpretación), uno de ellos lo grupal, el otro, lo individual-teórico.

Y allí anduvo Dani, de acá para allá y de allá para acá desgranando conceptos variados según estuviera en un sitio o en el otro.

Importante escuchar, importante aprender. Lo ejemplificó Dani con un cuento sufí que yo no conocía y que es muy interesante porque enseña a entender –directamente- lo que se quiere transmitir:

***Nasrudín llegó a ser primer ministro del rey. En cierta ocasión, mientras deambulaba por el palacio, vio por vez primera en su vida un halcón real.

Hasta entonces, Nasrudín jamás había visto semejante clase de pájaro. Solamente conocía a las palomas. De modo que tomó unas tijeras y cortó con ellas las garras, las alas y el pico del halcón.

— Ahora pareces una paloma como es debido- dijo —. Tu cuidador te ha tenido muy descuidada.

Como insistía Dani, escuchar bien y aprender lo que dice la persona y el grupo es clave para no ser un Nasrudín y no matar aquello que es lo más vital de las organizaciones: la diferencia.

Y luego hubo en la sesión lo que tenía que haber, el cuerpo teórico que sostiene nuestra idea de bilgune: liderazgo, aprendizaje, valores, responsabilidad, identidad, acción…

Conceptos estos que hay que (lo subrayo) manejar pero bajo este otro contexto, para que tengan otros significados que nos lleven a otras significaciones.

No me extenderé más, pues aún quedan tres sesiones y será un placer contároslas por mí o por otra persona del equipo.

 BERRIKUNTZA ZERBITZUKO TALDEA__EL EQUIPO DEL SERVICIO DE INNOVACION

Ver lo excluido para darle su lugar

Según llego de disfrutar de unos días de vacaciones me encuentro con un texto escrito por una persona a la que aprecio mucho y que es muy sabia, Katia del Rivero.

Es un texto referido al significado del “enfoque sistémico”. Sin duda es una “señal”. Así que sigo mi impulso y decido aprovecharlo para escribir esta entrada.

Dice Katia que en su más simple expresión un sistema es un conjunto de elementos que tienen una característica particular e indispensable que es la que los conforma como tal y es que interactúan entre sí. Y al hacerlo generan propiedades emergentes.

Y esa es la clave: lo que emerge en la interacción, en el vínculo, por lo que transformar el vínculo es como generar un nuevo sistema a partir de los mismos elementos.

Según este enfoque no necesitamos necesariamente cambiar a los elementos del sistema para transformarlo, puede bastar con establecer otras vinculaciones que posibiliten propiedades emergentes más cercanas a lo que nos gustaría encontrar.

Por lo que nos invita a mirar el mundo en término de vínculos y propiedades que emergen de esos vínculos para poder comprender mejor la realidad.

Advierte que la génesis de muchos conflictos tiene que ver con que hemos excluido elementos que pertenecen al sistema en cuestión y que actúan en el vínculo.

Por ello el enfoque sistémico nos permite percatarnos de algo que se nos había olvidado o que habíamos excluido intencionalmente y que pertenece a la relación.

La mirada sistémica nos da la posibilidad de identificar aquello que requiere un lugar, aquello que necesita ser visto y reconocido para poder transformar el vínculo.

Concluye con un llamamiento a gestionar los vínculos de una forma más integradora de todo aquello que pertenece a ese sistema.

A mi este texto me conecta con muchos de los proyectos que hemos visitado en el marco de los distintos programas que impulsamos o de los debates que estamos alentando desde arbela.

Por ejemplo es significativo que una cuestión recurrente en el taller de reflexión inicial del programa bilgune sea la necesidad de fomentar espacios de mayor densidad de comunicación o que uno de los aspectos más valorados por las personas sea que se les haya dado voz.

Me resuena también con distintos debates en los que se ha apostado por impulsar nuevas dinámicas y nuevas arquitecturas organizativas en las que el sentido del trabajo, el trabajo en equipo y las relaciones entre los equipos se enriquezcan.

Es una sensación que tengo desde hace tiempo. Todo lo que necesitamos para transformar la realidad lo tenemos justamente delante nuestro aunque muchas veces no somos capaces de verlo.

Me parecen por ello claves tanto la capacidad de “ver” aquellas cuestiones que perteneciendo al sistema están siendo excluidas como la sabiduría para dar a esos elementos su lugar, de forma que puedan aparecer nuevos vínculos y por tanto nuevas propiedades emergentes.

Con ello conseguiríamos que lo natural fueran proyectos con permiso para que todas las partes implicadas puedan tener su sitio y por tanto desarrollarse de manera más armónica.

Veremos tirando de este hilo lo que va emergiendo. ¡Gracias Katia!

¡Entre celebraciones y nostalgias Premie!

Para mi el acto de reconocimiento de las organizaciones que han alcanzado el diploma Premie que celebramos el pasado día 30 de Marzo fue mucho más que la entrega de unas esculturas de bronce a una serie de personas que se habían hecho merecedoras de ellas.

Puede que fueran imaginaciones mías, pero… había algo más en el ambiente… sobre todo alegría.. De hecho creo que la palabra que más se empleó en la sesión fue: “Zorionak!”. Y es que esa era la esencia de la reunión. Felicitar y felicitarnos por el trabajo realizado.

Dada la excelente capacidad de Mikel de sintetizar las propuestas clave del programa en la entrada que ha escrito, me voy a permitir discurrir por otros derroteros.

Mi lado más nostálgico hizo un viaje en el tiempo y pudo ver toda la trayectoria vital de este programa en sus ya 17 años de existencia.

Más de 1.100 organizaciones han pasado por el programa en algún momento, más de 200 personas han estado homologadas como consultoras Premie, un equipo bastante estable y comprometido con la dinamización del programa…

Muchos sueños, esfuerzo, constancia, logros, fracasos… Personas y organizaciones orgullosas de su trabajo y comprometidas con su presente para construir su futuro deseado.

Me cuesta referirme a Premie “encasillándolo” como un programa, aunque por supuesto también lo es. Pasa que para los que lo vivimos de cerca… es sobre todo experiencia vital, una fuente continua de aprendizaje, un espacio privilegiado de encuentro y relación, una referencia de un estilo, de una manera de hacer y de ser.

Premie, de forma humilde, se ha ido ganando la confianza de muchas organizaciones de Bizkaia que han apostado por mejorar su sistema de gestión tratando de encontrar mayor sentido a lo que hacen, más integración entre las distintas áreas de su gestión, más coherencia entre su decir y su hacer.

Siempre hemos dicho que Premie no es ninguna panacea, que su valor sólo es tal cuando las personas que lo aplican entienden que solo con su entrega y compromiso llegan los resultados.

No pude dejar de acordarme de personas y organizaciones que ya no están pero que han dejado su huella en el patrimonio Premie. Sin ellos el programa sería otro. ¡Especial recuerdo para Ana Larrea y para Luis Beroiz!

Una ausencia muy presente en la reunión fue la de Oihana Jauregui. Sin duda una de las personas que más ha contribuido a la buena salud de este programa, junto con la pleyade de consultores y consultoras homologadas, muchos equipos de trabajo… y por supuesto las personas del servicio de innovación.

Me dio especial gusto el protagonismo de Mikel Jaureguibeitia en la presentación del acto. Desde luego si alguien se lo merecía era él. Lo que hubiera sido aún más completo hubiera sido que el acto de presentación lo hubiera hecho al alimón con Mª Eugenia Mardones. Lo dejaremos como propuesta de mejora para la siguiente ocasión, ja ja.

Para completar estas impresiones destacar también la alocución del diputado, Imanol Pradales, cuyas palabras fueron seguidas con mucha atención, la foto de familia de las personas homenajeadas y los ecos de las conversaciones posteriores mientras degustábamos unos pintxos que sabían a victoria.

Por un día la mirilla puso el foco en Premie. Pero ese foco, lejos de deslumbrarnos nos señala que el camino emprendido es el que nos permite hacernos cargo de nuestro destino.

Y así entre celebraciones y nostalgias… la vida prosigue.

Eutsi goiari eta zorionak berriro Premie saria jaso duten guztioi!

PD: Y hablando de celebraciones… hoy es un gran día. Manex, ¡por fin!, se ha animado a visitarnos. El pasado día 30 estuvo atento sintiéndolo todo desde el vientre materno. Zorionak Mª Eugenia (Garcia de Andoin)!

Una visión heterodoxa de… Luís Cañada

Luís Cañada ha participado recientemente en un par de eventos dinamizados dentro de arbela. Y por eso de la sincronicidad ha caído en mis manos un texto suyo titulado “El continuo discontinuo. Una aproximación heterodoxa al mundo de la empresa”.

Lo traigo aquí porque su lectura me parece muy sugerente. Dice Luís que “hacer empresa es algo así como estar continuamente en movimiento de forma discontinua, con la única condición de que nunca se puede estar parado”. Y es que la vida se mueve en un continuo devenir con ritmos discontinuos.

En dicho texto el autor nos aporta su perspectiva después de una intensa actividad profesional en la que a través de formulaciones simples trata de sintetizar la esencia del devenir empresarial. Para ello nos presenta una visión diferente, heterodoxa, que puede ser muy útil para entender con mayor profundidad las dinámicas que se dan en las organizaciones. Y es que cómo dice él: “el mundo se mueve porque lo traccionan las personas heterodoxas”.

Recomiendo la lectura del texto. Yo por mi parte destacaría algunas de las propuestas que Luís Cañada hace en su exposición. En un formato de conversación entre dos personas: Anit y Suil va destilando sus reflexiones en torno al mundo de la empresa.

Y empieza por dos algoritmos.

En uno de ellos formula que la adopción de soluciones sabias tiene que ver con favorecer el despliegue del emotalento (las emociones y el talento) de todas y cada una de las personas de la organización y de la red de personas que se relacionan con cada organización. Y es que para él, el mundo empresarial es como una red multinodal donde cada persona, cada equipo de la red de emotalento se corresponde con un nodo.

Y en el otro vincula la sostenibilidad de una organización con la capacidad de vivir en la frontera del conocimiento humano, la ambición por aprender, el arte de cuestionarse lo que ocurre, la capacidad de soñar lo que queremos que emerja… así como el liderazgo, la internacionalización, la innovación, la solvencia financiera, los nuevos desarrollos, etc. Y en este segundo algoritmo propone también incluir la capacidad de “aprender de la crisis” para salir fortalecidos de la coyuntura en la que vivimos. Y es que “siempre hay algo sabio esperando detrás de la puerta y a ello solo se llega abriéndola”

Especial énfasis pone en la adopción de un indicador de medida de la salud de una organización. El % de horas internas/externas dedicadas a la actualización o regeneración de nuevos conocimientos y el impulso de las ágoras de emotalento

En el fondo lo que subyace en todo el texto es la propuesta de cambio del paradigma empresarial vigente para dar cabida a lo que él llama trabajar en la fábrica del futuro, donde las personas nos podamos integrar tal y como somos.

Identifica cuatro claves básicas que son las personas (su empoderamiento, un nuevo equilibrio de poderes… que acabe en el compartir la propiedad), la sostenibilidad ambiental, la responabilidad social y el módelo de gestión.

Concluye con una pregunta de una antigua canción: ¿qué hay detrás dela puerta verde? Su respuesta es que… hay esperanza.

Imanol Pradales, Diputado de Promoción Económica, distingue en un acto a empresas Premie por su mejora en la gestion.

Una vez más  las empresas de bizkaia que eligieron el programa Premie para mejorar su sistema de gestión, han sido reconocidas  en  su interés por desarrollar  mejoras en sus organizaciones, en esta ocasión por Imanol Pradales, Diputado de Promoción Económica.



Desde nuestra parte, desde nosotros, siempre hemos considerado Premie como un programa que enseña  a aprender, como el principio de un aprendizaje que, como todo aprendizaje, no tiene un final predeterminado, sino el que cada cual quiera señalar.

Premie es una práctica que se aprende haciendo y esto no quiere decir que no tenga un cuerpo teórico, que lo tiene, sino que la teoría es un pretexto para “hacer” aquello que se pretende hacer y para “llegar” allí a donde se pretende llegar, aún a sabiendas de que nunca se llega. Lo que creemos que este programa enseña es “un modo” de  adquirir la experiencia de estar en lugar en donde los hechos suceden.

No se aprende en soledad, se aprende compartiendo con las personas de la empresa y con la ayuda de un consultor.

Nosotros queremos que Premie sea un principio para saber gestionar lo nuevo porque, más allá y más acá de la imprescindible cuenta de resultados, todo lo que en la vida sucede – todo – debe ser gestionado.

Para las empresas que en esta ocasión han recibido el reconocimiento a su buena gestión, recibirlo de la mano de Imanol Pradales será un recuerdo valioso de vuestro paso por el programa y, nosotros esperamos que, un impulso para continuar en la mejora de vuestras organizaciones a través de otros programas que promocionamos desde este Departamento.

Como un hito más de este recuerdo, incorporo la noticia que salió en prensa:

http://info.elcorreo.com/vida-social/evento.php?cod=7301

Así que a todos y a todas felicidades por vuestro reconocimiento  y sabed que os esperamos en la siguiente vuelta.



Arbela. Bideak Eginez.