El arte circular

El pasado 8 de marzo toda la atención se centró en las manifestaciones reivindicativas del día internacional de la mujer y en la apoteósica victoria del Athletic sobre el Manchester United en Old Trafford.

Sin embargo hoy quiero traer aquí a colación otro suceso que “casi” paso inadvertido esa misma jornada. Me estoy refiriendo a la presentación del libro que han escrito al alimón Alfonso Longo y Almudena Eizaguirre, titulado “El arte circular”, y cuyo subtitulo reza “Cómo VIVIR los negocios más allá de los éxitos y las dificultades”.

De la presentación propiamente dicha me quedo con dos claves. Por una parte con la cercanía y la honestidad con la que hablaron las personas que acompañaron a los autores del libro: María García Feijoo, Gartzen Aurtenetxe, Iñaki Vidaurrazaga y Juan Carlos Cubeiro y por otra con la “renuncia” por parte de Almudena y Alfonso a hablar de su libro. Eligieron ponerse a disposición del auditorio para responder a las preguntas que se formularon.

Al terminar la presentación me fui casi corriendo porque quería ver el partido del Athletic, ¡humano que es uno!, pero con la intención de leer reposadamente el libro para dejarme influir por la propuesta que se había esbozado de manera sutil en el acto de presentación.

Una vez leído quiero expresar que me ha parecido un libro muy sugerente. Lleno de propuestas que merecen ser vividas para que nos informen de nuevas posibilidades.

Me encanta la continua apelación a “lo circular”. Un círculo que no tiene ni principio ni fin. Y así nos propone:

• Mirar dentro para ver lo que sucede fuera y observar fuera para entender lo que pasa dentro
• Alimentar el desarrollo de las personas apoyando el crecimiento de los equipos y propiciar el desarrollo de los equipos propiciando el desarrollo de las personas
• Analizar de manera circular como las creencias que tenemos actúan como conectores de nuestras conductas y nuestras emociones

Realmente lo que subyace en el libro es una invitación a:

• cuestionar la realidad y a cuestionarnos
• prestar atención a las bifurcaciones del camino con que nos vamos encontrando
• ser capaz de generar nuevas formas de hacer las cosas
• tener capacidad de influencia… para hacer que las cosas pasen.

A partir de ahí describe una serie de principios de dominio personal relacionados con:

• Somos 100 % responsables de nuestros comportamientos y sentimientos. Podemos escoger.
• Sabiendo que actuamos siempre condicionados, nos invitan a retar nuestras propias creencias, a sospecharnos para seguir creciendo
• Alertan sobre aquellas discusiones que se convierten en diálogos de besugos por no compartir los sentidos de las palabras con que nos expresamos
• Para crear las condiciones adecuadas para que los grupos avancen, se propone sustituir el control unilateral por la construcción compartida
• Tomar conciencia de la fuerza que tienen en un grupo las creencias compartidas que convierte “la fuerza tribal” en un arma poderosa

A continuación plantean la competitividad en las organizaciones como un círculo entre equipo y estrategia. De forma que el equipo construye la estrategia y la estrategia creada construye a su vez el equipo. Equipo y estrategia se desarrollan mutuamente en un proceso continuo de adaptación.

Entienden la estrategia como la adaptación a entornos complejos e impredecibles con infinitas soluciones que son precisas construir.

A continuación se centran en una serie de factores de competitividad entre los que enuncian:

• Que en las organizaciones más que datos recogemos experiencia. Y es que la manera de contar lo que pasa en una organización no es única. De hecho en una organización no hay nunca una única historia sino muchas historias que hay que reconocer, agradecer, integrar
• No está escrito lo que debemos hacer sino que decidimos lo que queremos hacer. Por lo que es importante conectar lo que cada persona desea con lo que queremos como organización. Las partes generan el todo que a su vez modifica las partes. El círculo de nuevo. En ese sentido nos animan a sentirnos libres para valorar la infinidad de caminos posibles que están a nuestro alcance.
• Nos preparamos y construimos el futuro, no lo adivinamos
• El “partido” lo jugamos poniendo en valor nuestras competencias nucleares, lo que nos hace diferentes y únicos
• Actuamos en el aquí y en el ahora. Ni a la parálisis por el análisis ni el todo vale. Lo importante es actuar en el momento oportuno. Además la estrategia actúa como un campo de energía que orienta la acción y reduce la necesidad de la supervisión y el control.
• Somos los que estamos y estamos los que somos. Por lo que es básico dedicar tiempo a construir los contextos relacionales
• Cogemos el toro por los cuernos. Para lo cual hay que aprender tanto a consensuar como a confrontar. Nos sugieren, cuando hay dificultades, dar un paso atrás y plantearse las razones por las que el equipo no es capaz de construir una decisión compartida.
• Nos divertimos con lo importante. Y es que generalmente somos, precisamente, buenos en aquello que nos gusta

Concluyen proponiendo conversaciones en círculo para honrar el pasado y visionar juntos el futuro y, así, crear organizaciones donde la atención se centra en todas aquellas oportunidades que continuamente emergen, para quien es capaz de verlas.

Por supuesto el libro es mucho más rico en matices que esta crónica Además resultan de especial valor las ocho dinámicas que proponen que son muy prácticas.

Especialmente me han gustado también los cuentos que incluyen. Las conversaciones entre Maruk y su nieta Almina sobre el mago, la jueza y la sacerdotisa que cada cual llevamos dentro y la postrera conversación entre Almina y su nieto, en la que aquella decide influir sin hacerse notar para que el círculo de sabiduría se siga propagando al objeto de que cada cual podamos ocupar el lugar en el mundo que nos corresponde cuando escuchamos nuestra genuina voz interior.

Para terminar esta entrada recojo lo que Juan Carlos Cubeiro cuenta en el prólogo. Vivimos en un cambio de época. Se trata del “fin del mundo” tal y como lo hemos conocido. Por lo que nos hace falta renacer, transformarnos a nosotros mismos y a nuestras organizaciones.

Seguro que esta metáfora de lo circular nos permite seguir encontrando múltiples conexiones entre estas propuestas y los diversos proyectos en los que cada uno andamos enredados.

¡Alfonso, Almudena, eskerrik asko! Las vibraciones que recogimos ese día solo podían transformarse en la histórica victoria del Athletic en Old Trafford, el teatro de los sueños. Y este libro nos permite seguir soñando. Y como cuenta el Doctor Deseo en su último disco… “Al amanecer… seguir soñando”

One Response to “El arte circular”

  1. Borja, qué buen resumen!!!! A mí también me ha gustado un montó de ideas y reflexiones del libro. La idea de conversaciones circulares (en el sentido más amplio) me parece muy provechosa… Ane

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.