Kosortzen: testeando posibles cooperaciones

Este martes día 18 hemos celebrado la tercera de las sesiones del taller ko-sortzen.

Con algo menos de quórum que la sesión anterior pero con similar buen ambiente nos dimos cita en el Palacio Larragoiti de Zamudio.

La sesión fue dinamizada con la originalidad habitual del equipo de Manahmana.

A modo de caldeamiento tratamos de recordar de que habían ido los dos encuentros anteriores. Y yo por lo menos me dí cuenta de que básicamente habían consistido en conocernos más, vernos unos a otros como una posibilidad, hacer dinámicas de juego autoorganizado y sobre todo mucha conversación.

El objetivo de esta sesión era compartir el grado de avance de los proyectos que los distintos equipos habían estado trabajando desde el último encuentro. Se presentaron dos propuestas.

Uno de los equipos ha diseñado una dinámica que pretende facilitar que una organización reflexione sobre cuales han sido los aspectos esenciales en su devenir que le han permitido sobrevivir para desde ahí identificar líneas de acción a futuro.

Entre las características de esta propuesta destacaría las siguientes:

• Se hace cargo de la confusión en la que viven muchas organizaciones muy apremiadas por las exigencias de corto plazo y tratan de llevarlas a la acción
• Pretende incluir las diferentes miradas que coexisten en torno a cualquier organización para enriquecer el mapa de la realidad con las distintas aportaciones. Para ello propician la creación de diversos ámbitos para el debate.
• Proponen dinámicas para que aflore lo no evidente e invitan a pensar diferente
• Se basan en la importancia de reconectar con la esencia de cada proyecto empresarial y hacerlo evolucionar para adaptarse a los nuevos tiempos
• Además de un equipo representativo de la empresa incluyen a clientes, proveedores, personas jubiladas, representantes de la comunidad donde se insertan…

A mí por lo menos me pareció que era una propuesta fresca, directa y muy orientada a la reflexión-acción, donde lo diferencial está en la propia dinámica que proponen.

En otro de los equipos explicamos algunas experiencias que se han suscitado en torno a la comprensión de cómo juegan los esquemas de poder en las organizaciones.

En concreto en algunos proyectos de asesoría se han incluido ejercicios para tratar de tomar mayor conciencia de cómo interpretamos el PODER en las organizaciones y cómo diferentes interpretaciones conducen a diferentes estilos de gestión.

Básicamente se ha debatido en grupos con qué significados asociamos la palabra poder. Y es que no hay que dar nada por supuesto. Muy interesante percibir atribuciones de significado radicalmente opuestas. Algunas cierran muchas puertas a la construcción de un proyecto colectivo y otras en cambio posibilitan el crecimiento personal y profesional de las personas y los equipos.

Similar ejercicio se plantea con los conceptos de “poder sobre” y “poder para”. Muy interesante constatar como en estos sencillos ejercicios afloran las creencias y los deseos que se esconden en la acción: deseos de un mayor empoderamiento, inhibiciones ante determinados ejercicios de la autoridad, reclamos de mayores cotas de autonomía, demanda de que los “jefes” se encarguen de ordenar la tarea…

Comentamos que sería interesante para descargar de posible carga teórica a estos ejercicios hacerlo también a la luz de situaciones reales que se están dando en una organización. Del análisis de superficie ir indagando que juegos de poder se están desplegando que explican estas situaciones.

Y así se fueron encadenando diversas conversaciones que nos hicieron sentir que se iban creando posibles proyectos de colaboración basados en la aportación colectiva.

En este sentido destacar que casi al final del encuentro surgió un debate muy interesante sobre lo que cada cual entendemos por cooperación y los muy diferentes niveles que se dan en la cooperación.

Los juegos de cesiones y concesiones que se dan en este tipo de proyectos en cooperación, la colaboración en las fases de diseño de un producto o en el proceso de comercialización, el cobusiness…

Algunas de las ideas que se barajaron tenían especialmente que ver con aprender a cooperar, a establecer lazos de colaboración estables e inestables, a los movimientos de apego y desapego, a respetar los plazos y los ritmos.

Fue interesante constatar la importancia de no dar nada por supuesto y de conversar hasta que verifiquemos que nos hemos entendido.

Nos comprometimos a seguir explorando estas posibilidades de cara a la próxima sesión que será el próximo 15 de diciembre y nos llevamos puestos diversos retos a trabajar y la sensación de que cuando hay apertura hay aprendizaje y colaboración.

5 Responses to “Kosortzen: testeando posibles cooperaciones”

  1. A mi me gustó la reflexión que surgió sobre la idea de ¿qué valor aporta la cooperación? ¿Para qué cooperamos? ¿Qué ganamos cuando cooperamos? ¿A qué tenemos que renunciar? Y darnos cuenta de que en estos grupos lo que se está haciendo es crear el germen, plantar la semilla para que la cooperación sea posible.

    Otra aspecto que me llamó la atención es que se planteo que hay dos condiciones que pueden llevarme a cooperarr: Buena química con la gente con la que voy a cooperar o un tema común que me apasione, y que si sólo se da la primera, mejor me voy de cena con esa gente sin plantearme la cooperación porque no va a llevar a ningún lugar. Vamos, que me lío, que para cooperar se necesita un “en qué” común y apasionante…

    Seguiremos reflexionando sobre el tema…

  2. A mi también me pareció interesante el debate que surgió entorno a lo que cada uno entendíamos por cooperación:
    “El proyecto tira de las personas…o…de la buena relación de las personas se crea un proyecto compartido” ¿qué fue primero el huevo o la gallina? Lo que si tengo claro es que todo pasa por conocernos mejor o peor y saber respetar el espacio de cada uno. Se trata de un aprendizaje mutuo donde uno+uno es más que dos

  3. Del último taller me quedo con el optimismo. Podíamos habernos dejado llevar por la falta de quorum o por los deberes sin hacer, pero nos centramos en la idea-semilla de la cooperación, la pintamos de formas y colores variados, conocimos algunos brotes aun pequeños y nos comprometimos a seguir creando las condiciones para su desarrollo. Me gustó la sinceridad en las expectativas personales, el valor de lo pequeño y la idea de dejarnos sorprender por lo que surja.

  4. Lo único que no me gustó es que me tuve que marchar antes de la hora.

  5. […] Tenía pendiente escribir la crónica de la sesión que hace un mes, el 15 de Diciembre, celebramos en Zamudio de la mano de Manahmana dentro del proyecto Kosortzen. […]

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.