Hanna Instruments, ¡construyendo su propio camino!

Hoy os quiero contar una experiencia que tuve el placer de conocer el pasado día 30 de Junio en los locales del Behargintza de Güeñes.

Miren Elexpuru y Miren Bengoetxea nos narraron en una hora lo que está siendo la historia de los últimos años de una empresa que persigue el cambio: Hanna Instruments, S.L., una empresa eibarresa cuya propiedad se reparten una empresa familiar y una multinacional.

Hace 5 años se plantearon el reto de hacer una metamorfosis. En aquel momento la dirección de la empresa era muy personalista, apenas tenían fuerza de ventas, no había orgullo de marca… No obstante las cosas iban bien.

Aprovechando un momento de relevo generacional, Miren Elexpuru se plantea la oportunidad de dar un giro a la manera de gestionar la empresa dado que en su criterio son las personas de Hanna las que hacen el servicio posible.

Para ello con la colaboración del Alfonso Vázquez de Hobest, se plantean, en 2006, un proceso para crear una cultura de empresa dirigida al mercado potenciando la curiosidad. La idea es favorecer el despliegue del potencial de las personas dándoles espacio y oportunidades, poniendo el foco en aquellas personas que están más predispuestas a participar en esta nueva manera de hacer.

Para ello se crea un equipo tractor donde se incluyen todas las personas que coordinan los distintos departamentos que a su vez se convierten en unidades de negocio por mercados.

Identifican que la clave para diferenciarse de la competencia es apostar por el SERVICIO.

Para enfocar el proyecto empiezan por algo básico: preguntar a los clientes que opinan de ellos y cuáles consideran que son sus fortalezas para seguir reforzándolas. Y así de una manera natural pasan de vender productos a vender servicios, a ofrecer valor de acuerdo con las necesidades e intereses de los clientes.

Identifican también como clave mimar los aspectos relativos a la COMUNICACIÓN con los clientes lo que les permite tener mayores y mejores relaciones.

Se plantean también la necesidad de trabajar de nuevas maneras. Querían romper el trabajar porque siempre se ha hecho así.

Para ello impulsan la creación de proyectos con participación de personas de diferentes departamentos para resolver problemas prácticos y en los que se potencie la intensidad de las relaciones.

Una idea que les ha funcionado muy bien es, durante 24 horas, ponerse en el lugar del otro para ENTENDER con mayúsculas desde que prisma ve la realidad la otra persona y poder mejorar así las relaciones.

Han impulsado proyectos pequeñitos que sin embargo están dando grandes resultados.

Cada mes crean espacios para compartir los conocimientos. Buscan un tema de interés general y quien tiene mayor conocimiento de ese tema se convierte en quien forma

Van abandonando los indicadores muy cuantitativos para pasar a otros que “midan” el grado de mejora de cada persona en su puesto, donde las cuestiones actitudinales y la capacidad de trabajar en equipo son especialmente valoradas

Y por último CELEBRAR lo positivo porque son logros de todos y todas.

Como en otras ocasiones más que lo qué dijeron fue cómo lo hicieron, con qué ilusión, con que energía, con que pasión… ¡se les iba el alma contándolo!

Recalcaron la importancia de DAR VOZ a las personas. En ese sentido nos recordaba Alberto Etxeandia que en toda la exposición no había habido ningún “cántico” a las personas sino que la intervención había girado sobre todas aquellas iniciativas que habían desplegado teniendo en cuenta que son las personas quienes las ejecutan.

En el turno de preguntas que hicieron los representantes de las empresas de Enkarterriak se desvelaron algunas nuevas perlas como:

Que la comunicación consiste en que la información fluya, que haya transparencia y en tratar a todos por igual, tratando de que haya más y mejores conexiones

Que el día a día se trasciende creando nuevos espacios para que surjan nuevas iniciativas

Que a la gerencia le pagan por obtener resultados y para ello debe sacar más rendimiento del potencial de las personas y para ello debe escuchar, retar, crear contextos nuevos…

Que compartir ideas que tienen que ver más con lo que se quiere que con lo que se hace permite abrir el proyecto a todo el equipo

Que en vez de megaproyectos se pueden dar pequeños pasos que van construyendo el camino

En fin un placer de mañana en la que aprendimos cómo la modificación de las dinámicas de trabajo y las formas de comunicación eran garantía de mayor competitividad y sobre todo de crecimiento personal y organizativo.

Gracias a las dos Miren y a todo el equipo de Hanna Instruments por enseñarnos con su ejemplo que otras formas de hacer empresa son posibles y además son muy gratificantes.

One Response to “Hanna Instruments, ¡construyendo su propio camino!”

  1. […] Hemos vuelto a invitar a nuestras amigas de Hanna Instruments a compartir su experiencia con nosotros/as. Ya estuvieron hace casi un año, con un grupo de empresas de Enkarterrialde (aquí el post). […]

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.