Los artesanos y artesanas en Bizkaia se ponen manos a la obra

Intenso y fructífero el encuentro que mantuvimos ayer más de 30 personas en la Alhondiga para abordar la problemática de la artesanía en Bizkaia.

En breve los eficaces Oscar Garro y Ane Aguirre nos enviaran un documento completo con todas las ideas que allí se expresaron, que confiamos puedan servir para ir poniendo en marcha diferentes proyectos para potenciar el sector de la artesanía y, muy especialmente, las relaciones entre las diferentes personas que hacen del oficio artesano un loable modo de vida.

En mi particular resumen de lo que ayer ocurrió quiero empezar por lo que a mí me pareció lo más relevante. Prácticamente al final de la sesión, cuando estábamos en la ronda de cierre Txema San Juan manifestó su emoción porque había sentido que a lo largo de la mañana el leit motiv había sido la importancia de dignificar el sector, de apostar por la calidad y por valorizar la artesanía. No sé si será porque justo estaba yo sentado a su lado, pero a mí su emoción me llego muy dentro. Algo en su interior se estaba derritiendo y de ese calor seguro que surgen nuevas posibilidades.

En la sesión hubo de todo: ausencias, reproches, quejas, dudas, … pero sobre todo mucha conversación, muchas propuestas y muchas ganas de afrontar la realidad para construir de manera colectiva un futuro más esperanzador. Especialmente reseñable la fuerza de muchas personas jóvenes que sin el lastre del pasado están dispuestas a tirar para adelante, sintiéndose protagonistas de su futuro.

La sesión discurrió con mucha fluidez. Facilitada de una manera muy dinámica, nadie la monopolizó, nadie ocupaba ningún lugar de predominio, las opiniones de todos contaban. La propuesta de sustituir el “pero” por el “y” fue un acierto porque nos enfocamos a sumar más que a confrontar. (Incluso los esporádicos momentos de confrontación fueron muy interesantes porque evidencian que persisten conflictos que habrá que ir afrontando, aún a sabiendas que nunca llueve a gusto de todos).

Entre las ideas que ayer se expresaron me quedo fundamentalmente con dos:

Con la importancia de establecer fluidos cauces de comunicación en el sector de la artesanía que faciliten la cantidad y calidad de las relaciones entre las artesanas y artesanos y entre éstos y la Administración y

Con la intención manifestada de buscar fórmulas para dignificar el sector, para darle el sitio que se merece, para rescatar todo su valor, porque cómo nos sugirió Sole Santisteban, aunque a veces lo que se ve desde fuera es un sector atomizado, descoordinado, con disputas… lo que se esconde dentro es una preciosa orquídea que solo necesita que se quiten los velos que la cubren para que toda su belleza quede a la vista de todos.

Del cierre, aparte de lo expresado al principio, me quedo a su vez con otros dos “detalles”:

Los deseos de que en breve podamos estar CELEBRANDO, que entre todos y todas, aquellos proyectos, que a modo de semillas, ayer se depositaron en la sesión vayan dando frutos y

Con la foto de “familia” que nos sacamos antes de despedirnos, no sin antes desear que este encuentro tenga continuidad y que las relaciones que ayer se tejieron sigan generando nuevas conversaciones y complicidades.

Y ahora la pelota sigue estando en el mismo sitio que al principio. En el tejado de todos aquellos que desean remar a favor de impulsar el noble oficio de la artesanía de manera que esta manera de vivir sea viable económicamente y enriquecedora personal y socialmente.

El cuento que Ilia Mitxelena trajo a la sesión, del libro de Eduardo Galeano, “Las palabras andantes” fue también un bonito símil de cómo el relevo generacional integra el saber hacer de las generaciones anteriores con las ilusiones y la savia nueva de las nuevas generaciones. Y creo que algo de eso también hubo ayer.

Cuando la sala quedó vacía y estábamos a punto de irnos nos percatamos que en una esquina de la sala había quedado ¿abandonado? un trozo de madera envuelto en un papel que contenía el siguiente mensaje:

“Partiendo de esto

Lo que queda por hacer

Está en nuestras manos

Hemendik abiatuz

Egiteko falta dena

Gure eskuetan dago”

Pues eso, es tiempo de esperanza, de oportunidades, de construcción colectiva.

One Response to “Los artesanos y artesanas en Bizkaia se ponen manos a la obra”

  1. ¿Hay alguna manera de colaborar en este proyecto?
    Aquí un consultor artesano. Lo digo en serio. Sigo pensando que tenemos que tender puentes.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.