Manu Agirre, la alegría de la huerta

Llevo días queriendo escribir este post en homenaje a un amigo que se acaba de jubilar en el Departamento. Sin embargo me noto también muchas resistencias. Es como si quisiera negar una realidad que se me hace difícil de asumir. Manu Agirre, como reza el titular “la alegría de la huerta” se acaba de jubilar.

Ha sido cumplir 60 años y pedir la cuenta para apropiarse de todo su tiempo para hacer aquello que en cada momento más le apetezca. Todas las páginas de su diario en blanco para ir escribiéndolas a su manera, sin normas externas que cumplir, él convirtiéndose en su propio patrón. Ha sido como un intercambio: perder dinero, ganar libertad.

La semana pasada estuve con él en tres momentos. A principios de semana cuando presentía su pronta jubilación no cabía en sí de alegría, el brillo de sus ojos lo explicaba todo

Su último día laboral en cambio, tras pasar a despedirse personalmente de cada uno de sus, hasta ese día, compañeros le ví bastante nervioso y afectado y es que también es importante lo que deja atrás, especialmente las relaciones con mucha gente. Porque Manu es de esas personas que dejan huella.

Coincidió además que su primer día como “jubilado” lo empleó en reivindicar por las calles de Bilbao otra política social, más pensada en las necesidades de las personas que en satisfacer la lógica de los mercados. Y él allí estaba en su salsa, en su sitio, donde quería estar.

En fin, por alguna casualidad hemos compartido en el Departamento casi 26 años. Nunca hemos trabajado en el mismo servicio y sin embargo siempre nos hemos sentido muy unidos. A veces aparecía en el despacho se sentaba enfrente de mi, me observaba un rato en silencio y me decía con ironía ¿ya vale para algo eso que haces?. Y aunque él no lo sabía esa pregunta ha sido para mi como un mantra durante estos años. Me la sigo haciendo cada día ¿para qué sirve lo que hago? Y la preguntita de marras me estimula para buscarle sentido y ponerle ganas a lo que hago. Me hacía gracia porque a pesar de la aparente sorna con la que me formulaba la pregunta, luego le veía desvivirse por atender bien a las personas que venían a hacerle alguna consulta. Y ese comportamiento también me estimulaba.

Muchas anécdotas, muchas celebraciones, muchos momentos de dolor compartidos, muchas aventuras y desventuras… y es que tantos años dan para mucho.

Para mi conocerle a Manu ha sido quererle. Desde luego personaje especial donde los haya con una personalidad muy rica en matices. De entre todos ellos destacaría tres: su capacidad para sacarle chispa a las situaciones y convertirlas en momentos de disfrute, su entrega y lealtad con sus amigos hasta mucho más allá de lo habitual y su carácter reivindicativo para tratar de conseguir una sociedad más justa y más humana.

¡Y ya se ha jubilado! ¡Qué rara se me hace su ausencia!

En fin, toda una vida por delante para seguir aportando su manera de ser en las mil causas en las que decida participar. Puede que su experiencia laboral le haya costado un riñón pero le queda otro para dar mucha guerra y seguir disfrutando de tantas pequeñas, y grandes, cosas, para seguir siendo en muchos ámbitos, “la alegría de la huerta”.

¡Disfruta de todo lo que hagas, y de vez en cuando ya quedaremos para seguir compartiendo trocitos de vida!

11 Responses to “Manu Agirre, la alegría de la huerta”

  1. “La alegría de la huerta”, y nunca mejor expresado lo que Manu aporta a los que estamos a su alrededor. Reconozco que Borja ha sabido describir a Manu perfectamente y me gustaría destacar, aunque sea volver a repetir más de lo mismo, su alegría y su solidaridad. Manu, te echamos de menos.

  2. gora Agirre lehendakaria! biba besta, biba Pellot!

  3. Manuel, te echamos de menos, pero has elegido bien y espero que ahora, cuando te despiertes por las mañanas, sigas soñando y disfrutes a tope de tu LIBERTAD. Aprovecha para abrazar masssssssssssssssssssss a los tuyos. Un abrazo.
    P.D.: ¡Pedazo marrón me has dejado!

  4. Manu, a mi me has dejado sin palabras y triste. Te echo mucho de menos y me acuerdo de ti todas las mañanas cuando suena el desgraciado del despertador y pienso: Don Manu en la cama como un señor.

    Disfruta cada día a tope, que son enteros por y para ti (bueno y para las dos joyas que tienes en casa).

    No te olvides de nosotros.
    Que seas muy feliz. Muchos besos.

  5. quién se ha quedado sin mote?. Desde luego que se agradece siempre que alguien te tome el pelo con bondad… Manu, disfruta del cambio.

  6. Yo si que me he quedado de piedra!!!! No tenía ni idea de que se jubilaba!!!!
    Yo al igual que Borja no he tenido el placer de trabajar con el pero si tengo por recordar la primera vez que le vi, al poco de incorporarme al departamento: vino directo hacia mi y me tomo el pelo como si me conociera de toda la vida. Ese momento se lo agradeceré toda la vida, eskerrik aso.
    Disfruta de cada momento. Muxus

  7. beti arte Manu! eskerrik asko danagaitik, gazte!

  8. Cuando tenía que elegir a que departamento ir a trabajar, llame a preguntar por los puestos y me pasaron con manu. Me dijo que no sabia que tendría que hacer pero que me esperaban con los brazos abiertos, y lo dijo de tal forma que me convenció….
    Te deseo que vivas con la misma pasión o mas esta nueva etapa. Se te va a echar de menos. Como dice Xabi, nos vamos a quedar sin motes!!!

  9. Hola Manu y toda la compañia.
    Ya ves que, como casi siempre, tardo en reaccionar. Esta manera de hacer las cosas, me ha hecho perder algunas oportunidades en la vida y ganar otras: el saldo es favorable hasta la fecha.
    Cuando estabas aquí, y desde que nos conocimos, siempre te he tenido por alguien que hacía que las relaciones fueran fáciles. Te recuerdo como conversador, dialogante, argumentando… y también celebrando las reuniones, las comidas (en alguna estuve de visita)y siempre con buena cara y buen ánimo.
    Es así como te recuerdo y como te recordaré. Creo que esas virtudes son tuyas y que te pertenecen más allá de las circunstancias del momento y eso siempre ayuda en la relación, la amistad y en la vida.
    Yo aprecio mucho este recuerdo porque aunque parezca sencillo, que lo es, no es fácil.
    Besos y abrazos

  10. Tuve primero la suerte de conocerte “txatito”, hace ya mas de 5 lustros y luego tuve la oportunidad de compartir contigo momentos de trabajo, de reivindicacion y lucha y hasta de desánimo, pero como lo hacias todo tan sencillo…era dificil no quererte, disfrutar de tu buen humor y sobre todo de tu humanidad,bueno… disfrutar y seguir disfrutando porque yo se y tu sabes que nos vamos a seguir viendo en muchos momentos, que vamos a coincidir en muchos lugares porque todavia tienes muchisimo que aportar. Bueno lindo, ya sabes que siempre te espero, aqui y al otro lado del atlantico disfruta de este tiempo bien merecido (me das una envidia, cabron) y nos vemos porque vamos por el mismo camino. Gora gu ta gutarrak

  11. Bueno, como siempre el que empieza este blog nos ha dejado sin palabras y a mí que me sobran, pues……..no sé que decir. Aparte de todo lo que se ha dicho, lo cual corroboro, este “personajillo” es un sinvergüenza que no ha pensado muy bien como deja a ciertos compañeros, ¡¡¡¡yo solo con 7 chicaaaaaaas de momento, a ver como salimos de esta!!!!!!.
    Echo de menos la ventana abierta a las 8 de la mañana con 3 grados en la calle y las pequeñas peleas con los radiadores. Fuera de bromas lo que más voy o vamos a echar en falta por estos lares es esa vidilla que sabe darle a las pequeñas cosas. No es broma, esta parte del edificio se está convirtiendo en un cementerio, todo el mundo a lo suyo y no se oye hablar a nadie, estos momentos eran los que aprovechabas para poner un poco de música (a veces aceptable y otras……..) para volver a traernos otra vez al mundo de las relaciones humanas.
    Solo me falta decir que pienses un poquito (de vez en cuando, que tampoco hay que pasarse) en esos pobres que vamos a tener que estar aquí hasta los 80.
    Un saludo muy fuerte y no te olvides de donde estamos.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.