METAFORAS DE UN VIAJE A LA PATAGONIA

Acabo de llegar de mi particular viaje a la Patagonia. Más de 12.600 km de distancia entre Bilbao y Ushuaia.

El viaje empezó hace mucho tiempo. Concretamente cuando declaré, hace ya unos años, que al cumplir los 50 iba a viajar a la Patagonia, y claro, puestos a cumplir promesas, lo mejor es empezar con las que nos hacemos a nosotros mismos, ¡que hay que dar ejemplo!

Han sido 17 días de ensueño, en dos palabras: ¡una gozada!: por la compañía, por la generosa naturaleza que hemos podido admirar, por las personas con las que hemos coincidido, por el tiempo… ¡Seguro que la actitud con la que partimos también ha tenido mucho que ver en esta sensación tan placentera!

Ha sido un viaje con muchas dimensiones y con aprendizajes varios. Entre ellas destaco las siguientes. Darme cuenta de que, a veces…:

el verano está a solo 12 horas de vuelo
la nieve que nevó hace 300 años es la que se funde en el agua 35 kilometros más adelante
muchos espacios recuerdan reivindicaciones antiguas que nos invitan a seguir reivindicando
en ocasiones recorremos miles de kilómetros para encontrarnos con lo que está a solo un palmo nuestro
lo que parece un viaje exterior, es también un viaje al interior
a veces en la distancia te sientes especialmente cercano de tus seres queridos
el disfrute de volar se completa cuando tomas tierra
soltar el control facilita el disfrute
cruzar fronteras es solo un ritual que simboliza el paso entre dos mundos, no siempre distintos
lo imprevisto muchas veces es mejor que lo planificado
siempre se puede aprender algo de cada persona que aparece en el viaje
a veces debajo del viaje geográfico se esconden viajes a través de la historia, viajes a la infancia
lo que fotografiamos o filmamos, para nada encapsula la realidad, si acaso nos permitirá recrear momentos del viaje viviéndolos como nuevos
a veces aparecen las cosas que hemos dejado de buscar
las guías a veces nos confunden
la impaciencia y la prisa son malas consejeras
cuando estás atento surgen destellos de aquello que necesitamos comprender
Es mucho mejor seguir el instinto que la razón
Cada rincón del “caminito” puede sorprenderte con una pareja de tango deseante de que bailes con ella
Cuando aceptamos la perdida, aparece lo “perdido”
El fin del mundo alumbra el inicio de lo nuevo
La esencia del viaje es experimentar lo que te ocurre a cada momento

Ahora estoy en pleno proceso de hacer la digestión de todo lo vivido, ver cómo integro estas “enseñanzas” en mi día a día.

¿Por qué cuento estas andanzas personales en este blog?, pues porque trato de aprovechar este viaje para el viaje laboral que empezamos de cara a 2011: año de cambios, de nuevas posibilidades, de nuevos compañeros de viaje, de pérdidas y encuentros, de sueños, de nuevos vuelos y necesarios aterrizajes…

Dejaremos espacio para lo imprevisto, si bien lo que destacaría entre los propósitos para este año que se inicia es el deseo de crear nuevos servicios y de participar en red con otras personas con las que compartiremos trozos del camino.

Que tengamos buen faro para ver más allá de la oscuridad (y sobre todo, deseo de mirar lo que viene)

13 Responses to “METAFORAS DE UN VIAJE A LA PATAGONIA”

  1. Ya decía yo que la Patagonia quedaba al sur de Islandia :) .

  2. Muy bonito, Borja, y además con la reflexión. Especialmente me gusta esta: “Cuando aceptamos la pérdida, aparece lo “perdido””.
    Me parece muy cierta y, además, nos da un lugar en el tiempo. Besos

  3. Pues sí, Borja, muy bonito tu escrito, y muy emocional. Como a Mikel, me ha impactado la misma frase (previa deducción de que faltaba un acento que Mikel ha puesto…). Bienvenido y a seguir viajando por nuevos mundos. Abrazos,
    Alfonso

  4. Viajante no hay camino, se hace camino al andar.
    Es maravilloso encontrar a otro compañero de camino y sobre todo que cumple promesas propias, a pesar del tiempo.
    Gracias por hacernos viajar contigo.
    He sentido la nieve y su frescor con tu descripción
    Pero por favor y de forma egoista entra en la web de zermatt y en suiza, que quisiera compartir contigo también la belleza y el silencio de fuerza y poder de mi MaTTERHORN

    CORDIALMENTE
    DELIA

  5. Gracias Delia, por tu invitación a disfrutar de la belleza de Zermatt y de Matterhorn. En cualquier caso la belelza siempre está en los ojos de quien mira. Confio que tendré ocasión para visitar y sentir in situ el silencio y la fuerza de un paisaje tan grandioso. Un abrazo.

  6. Interesante esa coincidencia entre ambos, Mikel y Alfonso. Ciertamente he experimentado en el viaje las ventajas de no aferrarte a las cosas para disfrutar de lo que llega. Un abrazo

  7. “bidaia egiten dugula emoten du baina bidaia bera da gu egiten gaituena”- Alberto Iñurrategi

  8. Alberto hori oso bidaiatua eta oso azkarra da. Bizitza bera bidai bat dela askotan ematen du baina Albertori jarraituz agian gure bizitza bera bidai baten barruan dago. Edozein kasutan bidaiaz disfrutatu dezagun!

  9. Zorionak Borja!!!
    Has emprendido un gran viaje, en el que tenemos cabida tod@s.
    Gracias por compartirlo.
    un beso. María

  10. Pues sí María, tanto la Patagonia física como la mental son inmensas, así que cabemos todos y todas. Además ahora tengo una facilidad grande para viajar a aaquellso glaciares, lagos, volcanes, bosques… y me pongo las pilas ja ja. Beste muxu bat.

  11. Que creativo , profundo y tierno…… la verdad cada una de las palabras que expresas estan llenas de inspiración..tu reflexión hace reflexionar…… un abrazo. Mercè

  12. Gracias por hacerme participe de tu vida, de tus viajes, de tus cosas. Poco a poco cada dia mas cerca, no me expreso nada bien escribiendo y es que me ha emocionado lo que cuentas. Eres un sol.Un abrazo fuerte. Aitor.

  13. Que hermosa reflexión… sabiduría pura… Te quiero montones!!!!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.