El valor de mirar debajo de la alfombra

Estoy asistiendo como “observador a las sesiones Premieberri en Tecoplas. Un privilegio. El pasado lunes día 8 presencié una nueva sesión que para mi tuvo dos partes.

En la primera parte se arrancó con dificultades. Surgieron una serie de cuestiones relativas a la necesidad de organizarse de otras maneras en las que la confianza sea generadora de mayor comunicación.

Me pareció significativo un hecho. Con cierta facilidad se identificaban algunas cuestiones que se esconden debajo de la alfombra. Y a la vez noté bastante reticencia a levantar la alfombra y limpiar lo que aparezca. Efectivamente, es más fácil señalar las carencias que enfrentarlas de manera decidida. Muy significativo el uso de las palabras “arriba” y “abajo” para denotar cómo se vive en la empresa en dos dimensiones diferentes.

En la segunda parte se dedicaron a soñar su futuro. En cuanto se alejaron de lo cotidiano y se pusieron a pensar en nuevas posibilidades creció el ánimo. Empezaron a imaginar nuevos clientes, nuevos productos, mejor comunicación, mejora de las instalaciones productivas, clientes más satisfechos…

En las caras aprecié tanto el deseo de avanzar hacia ese nuevo escenario como la incertidumbre de cómo hacerlo.

En la ronda de cierre se expresó optimismo, esperanza, ganas de poner en marcha lo que están hablando…

Sin duda en la próxima sesión habrá que hacer un esfuerzo por concretar e integrar las distintas propuestas, aunque algunas ya se perfilaban: Trabajar por proyectos integrando las áreas técnica, productiva y comercial, eliminar los cuellos de botella y reforzar los canales de comunicación, compartir los conocimientos de los que disponen…

Confio que en estos días hasta la próxima sesión crezcan las conversaciones en el taller y en las oficinas para que se encienda la chispa que lleve a la acción tantas posibilidades. ¡Así sea!

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.