APRENDIENDO DE OTROS: FUNDACIÓN PEÑASCAL

Ya hemos hablado en otros posts sobre el “taller de aprendizaje y co-escucha” que hemos lanzado en colaboración con HOBEST, y el que están participando empresas pequeñas (de menos de 20 personas) que están inmersas en procesos de transformación orientados a las personas. Las experiencias de las empresas son muy diversas y por eso el espacio del taller es muy rico porque en él se comparten con las vivencias de las aproximadamente 25 personas que estamos participando.

En esta ocasión el 19 de noviembre tuvimos la suerte de que Fundación Peñascal nos mostrase el proceso que han vivido en los últimos años y que les está llevando a ser una organización abierta, participada y sólida, pero humilde a la vez. Muchas gracias desde aquí a Juan Ibarretxe, coordinador general de Peñascal, que no sólo nos dio información sino que nos contagió su ilusión, la intensidad con que ha vivido este recorrido y, también, sus dudas y su confianza, sus miedos y sus ilusiones. Ha sido, ciertamente, una gozada contar con él y la cercanía con que nos ha mostrado el proyecto Peñascal.

De entre las muchas ideas que han aparecido en la exposición de Juan, podemos rescatar algunas (una pena que no quepan aquí muchas más):

• La necesidad o la insatisfacción que siempre están en todos los procesos de cambio. Esta insatisfacción es distinta en cada organización pero es denominador común que nos invita a dejar de hacer las cosas como se venían haciendo
• La potencia que tiene mirar hacia el futuro de forma compartida. Compartir la visión de la organización y construir en común el proyecto de futuro ayuda a superar situaciones que en el presente nos tienen paralizados y limitan el desarrollo de la empresa y las personas.
• El miedo al cambio, a sentirse incapaces de facilitar un cambio sustancial. Y en relación a esto, la importancia de encontrar referentes externos a la organización (consultores/as, mentores, personas de contraste…) que aconsejen, aporten seguridad y, en parte, concentre las miradas que antes se posaban en la “Dirección / Gerencia” para hacer más viable el proceso de cambio, porque los prejuicios que existen sobre la “Dirección” limitan las posibilidades de transformación.
• El enorme potencial de los procesos participativos. Estos espacios abren las posibilidades de crecimiento en vez de encerrarlas en un plan o programa que, en sí mismo, es autolimitante. La dinámica de cambio que se genera siempre tiene resultados positivos para las personas y la organización, también en términos puramente economicistas (cuenta de resultados). Este enfoque ayuda a liberarse de las expectativas sobre el resultado del proceso para centrarse mucho más en el camino, con la convicción de que los resultados aparecerán; seguro.
• La necesidad de que el proceso participativo venga acompañado de cambios estructurales en la organización que dejen bien a las claras que la transformación no es sólo cosmética.

Con los movimientos internos que nos causaba la experiencia de Peñascal aún frescos nos metimos de lleno en un debate sobre el PODER en las organizaciones, en torno a tres preguntas:
• La distribución desigual del poder, ¿qué nos dice?
• Autonomía ¿de quién?, ¿para qué?, ¿qué nos sugiere?
• El teórico óptimo de toma de decisiones es en asamblea o mediante consenso ¿cómo resuena esto?

Debate rico e intenso. Una pena que el tiempo vaya siempre más rápido de lo debido. Nos queda el eco de pensar cómo crear las condiciones en nuestras organizaciones para que las personas puedan y quieran asumir más poder.

Tenemos mucho que reflexionar hasta la próxima sesión. Nos veremos el 3 de diciembre.

4 Responses to “APRENDIENDO DE OTROS: FUNDACIÓN PEÑASCAL”

  1. Muy bueno el post, Jorge y muy buena la pregunta final sobre cómo crear condiciones en las que las personas puedan y quieran asumir más poder:¡hay que inventar!

  2. Qué bien poder conocer los elementos de estos procesos de Transformación!. Gracias, Jorge

  3. Jorge… sinceramente tu post me ha sido muy ÚTIL con mayúsculas!!! Me has tocado la fibra, tu síntesis creo que ha dado en el clavo, por lo menos de lo que yo entiendo por transformación y me ha abierto los ojos en cosas que muy probablemente estemos fallando. De verdad que no es retórica lo que digo ya que por la intensidad de nuestras intervenciones (mía y de Alfredo) creo que os podéis hacer todos idea de lo sensibilizados que estamos con el tema…
    La verdad es que este trabajo de reflexión “periódico” sobre el tema en cuestión y el intercambio de tanto puntos de vista, experiencias, miedos, éxitos y opiniones me está levantando el ánimo y empiezo a vislumbrar las “CLAVES” que no “HERRAMIENTAS” que nos van a permitir desencallar nuestra transformación!!
    De nuevo… GRACIAS!

  4. Muchas gracias, Jorge, por tu post, creo que recoge muy bien lo fundamental de lo tratado en el taller… y que a raíz de los amables comentarios recibidos, es una impresión compartida.
    Abrazos

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.