TECOPLAS: Pulsando teclas para comunicarse mejor

Algunas películas empiezan por el final y luego se van narrando. En este caso os cuento que en la ronda de cierre de la sesión que este lunes 18 celebramos en Tecoplas, en el marco del programa Premieberri, fue muy curioso constatar la diversidad y la diferencia de las sensaciones que se expresaron por el colectivo. Prácticamente la mitad de las personas hablaron de oportunidad, confianza, esperanza… y la otra mitad hablo de incertidumbre, incredulidad, preocupación… ¿habíamos celebrado una sola reunión o se había desglosado en dos planos paralelos?. Aprovechando mi posición de observador en dicha sesión os doy mi versión más desapegada.

Empiezo por resaltar la masiva asistencia, el alto interés con el que se siguió toda la sesión y sobre todo… la SINCERIDAD con la que se expresan todas las cuestiones.

Me sorprende agradablemente la naturalidad con la que hablan y que no evitan ninguna cuestión, van derechitos al meollo. Eso sí, en el lenguaje aprecio expresiones que a ratos asumen responsabilidades a ratos aparece como víctimas inocentes.

Para mi fue una sesión igual de rica que la primera. Hicieron autocrítica de algunas cuestiones que deben mejorarse, apuntaron ideas hacia las que desean dirigir sus esfuerzos, expresaron retos personasles y colectivos en los que desean trabajar…

Si en la primera sesión para mí la palabra más repetida fue la de CONFIANZA, en esta segunda hablaría de COMUNICACION: su importancia y su necesidad de mejorarla.

Una de las propuestas que surgió, con la aportación de Alberto Etxeandia, fue la de reforzar la comunicación entre todas las personas que participan en cada proyecto, de forma que los errores disminuyan y la sensación de trabajar coordinadamente en equipo crezca.

Me sorprendió cuando al final de la sesión afloró esa “división” de sentires y pensé ¿qué es lo que se me ha escapado desde mi puesto de observador?

En algún sitio leí que los sentimientos que tenemos están siempre asociados a necesidades que tenemos. Cuando nuestras necesidades están satisfechas los sentimientos son agradables, cuando las necesidades no están satisfechas los sentimientos son desagradables. Por ello creo que la situación que se generó al final de la sesión es una oportunidad para que exploren cuales son, en cada caso, las necesidades que están surgiendo y cómo se van satisfaciendo (o no).

Creo además que en el espacio de encuentro que van creando tienen la posibilidad de poner en acción iniciativas para ir avanzando. De lo que no me cabe la menor duda es que recursos tienen de sobra.

Se emplazaron para el próximo 8 de noviembre y se llevaron sus cuadernos de aprendizaje con unos cuantos “deberes” que Juan Antonio Muñoz generosamente les regaló.

Confio que en estas tres semanas se produzca un fluido intercambio de conocimientos en el que todos pueden enseñar y todos pueden aprender. ¡Que lo disfruten, incluso con sus momentos de incertidumbre!

¡Que las teclas que vayan pulsando generen notas armónicas!

3 Responses to “TECOPLAS: Pulsando teclas para comunicarse mejor”

  1. Gracias Borja por narrar y compartir tus interesantes impresiones. Nos viene muy bien a todos, en particular a quienes estamos metidos en PremieBerri.

    Yo también he estado “observando” en el TRI que se ha desarrollado en Residencia Torrezuri, de la mano de Txema Aizpurua, que lo ha hecho genial. He aprendido un huevo, sobre todo a escuchar y a experimentar como se trabaja de formas más o menos diferentes a las mías. Me propuse, y lo he conseguido, no intervenir (con la palabra). Ya sabes lo que nos cuesta eso a los consultores.

  2. Gracias Gonzalo! Con la vis cómica que tienes verte trabajar sin palabras tiene que ser una pasada, yo si me dejas me apunto para aprender de ti, je je

  3. Gracias por las flores,Gonzalo. Te debo unas birras más que nada para seguir charlando un rato.

    Borja, me parecido muy interesante el apunte que haces: “En algún sitio leí que los sentimientos que tenemos están siempre asociados a necesidades que tenemos. Cuando nuestras necesidades están satisfechas los sentimientos son agradables, cuando las necesidades no están satisfechas los sentimientos son desagradables”…seguramente será debido al sentido de supervivencia ó ¿egoísmo? que tenemos las personas…aunque esto Mikel y cía. sabrá decirlo

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.