GABI: PREMIEBERRI EN ASEM-INDAFISA (Textos del autor:Gabriel García Monzón)

Como ya sabéis, Gabriel García Monzón (Gabi en adelante que así es como él firma) ha llevado la experiencia piloto Premieberri en la empresa Asem-Indafisa, experiencia que ha sido presentada por él mismo en un informe (18/04/2010), yo diría que exhaustivo, y en el que refiere paso por paso el desarrollo de la experiencia.

Por motivos de enfermedad de algunas personas (yo concretamente) y de carga de trabajo de otras personas, no se colgaron los post de la experiencia de Gabi en el blog. Así pues, desde el Servicio, quedó pendiente la publicación adecuada de los post en el blog.

 Le pedí a Gabi que si podía él hacer una reflexión sobre su experiencia para que fuera publicada en el blog del Servicio, con su autorización, y esto que vais a ver es el resultado de mi petición. Gabi me pidió que a su texto le añadiera yo algún comentario, cosa que haré (con placer) y al que estamos tod*s convocad*s.

 A veces suceden estas cosas. A veces es cuestión de azar. A veces, cuando algo no se pudo hacer por alguna dificultad, puede tener una segunda vuelta, una oportunidad más y, en este caso, creo que ha merecido la pena esta segunda vuelta por el mordiente que tienen los relatos.

 Gabi propone dos textos. Uno de ellos, PREMIEBERRI EN ASEM INDAFISA. Es un texto limpio en el que Gabi resalta algunos de los conceptos y su posible efecto en la organización. Entre estos efectos, está el que él denomina “bucle”, algo así como la cara y la cruz de un mismo fenómeno al que encuentra una salida de otro orden. Ahí os mando la parte que creo más jugosa del texto:

 – “Al tratarse de una experiencia novedosa en la empresa, el planteamiento general de los objetivos de las tres sesiones, con la ambiciosa propuesta de construir equipo, compartir visiones sobre el futuro de la organización y concretar un plan de acción, produjo un cierto choque con los planteamientos tradicionales, que fue bien recibido, aunque con un cierto escepticismo sobre la consecución del alcance propuesto en el día a día de la empresa.

– Cuando se abordan los conceptos que estructuran la primera sesión (aprendizaje, liderazgo, valores e identidad y retos), el concepto de liderazgo produjo un interesante debate del que se puede extraer la conclusión de que dicho concepto no es considerado unánimemente en sus aspectos “positivos”, sino que esta impregnado de aspectos “dudosos” e incluso “negativos” de “manejo”, “arrastre”, “engaño”.

(NOTA: yo, por mi parte he provocado debates entre amigos (no consultores) sobre este tema y han salido conclusiones muy similares).

Considero que conviene evitar enzarzarse en debates conceptuales y aprovechar la visión sistémica de la propuesta del taller, ahondando en el liderazgo como concepto “factible” y su interrelación con la actitud como protagonista, más que como victima, afrontando problemas como retos a superar en común, con una perspectiva de equipo y, en esta línea, incidir especialmente en el lanzamiento del “mercado de conocimientos”, como planteamiento de acción que asiente los conceptos en la práctica y enfoque el taller, desde su primera sesión, al plan de acción y continuidad de dicha acción más allá del propio taller.

 – La segunda sesión se vio muy reforzada mediante la recopilación de resultados de la primera y sobre todo por la buena acogida del mercado de conocimientos como “salto de acción”.

Al igual que en la primera sesión, cuando se abordaron conceptos (escucha, empatía y confianza), surgió, con el concepto de empatía, otro debate sobre la escucha y su asociación, o no, con, la opinión y el consejo.

Al igual que lo comentado para la primera sesión, considero necesario no enzarzarse en debates conceptuales y aplicar el enfoque sistémico de cada concepto, más allá del concepto en si mismo y, apoyándose en ello, abordar la cuestión de la visión compartida del futuro de la organización.

Al abordar dicha cuestión surgió un “bloqueo” de visión de futuro, que he detectado en muchas otras organizaciones y que, desde mi punto de vista, supone la clave sobre la que desplegar una actuación basada en la extracción de problemas y su enfoque a retos que afrontar con acción en equipo a corto plazo.

 – La tercera sesión, como final del taller, fue enfocada a la recopilación de resultados de las sesiones anteriores y sobre todo a la acción.

En este planteamiento, surgió la exposición de la eterna cuestión de la “presión del día a día” y “lo urgente y lo importante” como enemigos, tanto de la visión compartida de futuro, como del planteamiento de acciones para llegar a ello y, como no, “los problemas de comunicación”, todo lo cual supone el gran reto, tanto para los objetivos del taller, como para la actuación, del consultor.

La salida a todo ello fue afrontada planteando, con sinceridad y máxima concreción, que sensaciones tenemos, que nos pasa, como problemas y como debemos afrontarlo, como retos en común en los que comprometernos como proyectos de acción.

Los resultados de este enfoque se estructuraron en base a 2 proyectos de acción que pueden considerarse estratégicos (el mercado de conocimientos y, a imagen y semejanza de este, el mercado de la comunicación), a partir de cuyo funcionamiento y evolución hacia una gestión del conocimiento y gestión de la comunicación, desplegar proyectos operativos que surjan de su propio desarrollo.

– Como conclusión final del taller, se puede destacar una doble perspectiva:

1) La importancia que todos los participantes han dado a la comunicación interpersonal, más allá del “trabajo” y el “día a día”.

2) El escepticismo sobre la continuidad post-taller de las acciones planteadas por la propia presión del “trabajo” y el “día a día”.

Como consultor he abordado esta cuestión planteando mi apoyo en dicho “post-taller”, insistiendo en que a pesar de este apoyo, la salida al “bucle” planteado es una cuestión de creer en la posibilidad de salida y apostar por el compromiso común para dicha salida, dedicando tiempo al eje estratégico conocimientos-comunicación, como fuente de acción. 

En todo ello, PREMIEBERRI actúa como impulso del enfoque sistémico de las organizaciones, como personas comprometidas trabajando en equipo y en esta línea supone un reto común para las empresas, los consultores y la administración, al que debemos hacer frente, “aplicándonos el cuento” y reforzando nuestro compromiso común, “autoaplicándonos” PREMIEBERRI.”

 En el otro texto que nos envía: PREMIEBERRI EN ASEM INDAFISA… Y MÁS, Gabi hace una reflexión más personalizada que nos propone compartir. Como él dice, en cuanto se abordan cuestiones concretas como valores, liderazgo, identidad… asoma “la maravillosa individualidad con sus motivaciones ocultas…” Y se pregunta sobre la “posición de los consultores”: “Ser un gurú, ser un depravado”. La difícil posición de los consultores en cuanto se aborda ese apartado personal, intransferible, que está en la base de nuestras actitudes.

Lo mejor es el texto y, por eso, lo pego aquí:

 ”(…) voy a intentar ir un poco más allá, en plan aportaciones, reflexiones, dudas, sensaciones…, que unifiquen cuestiones que abarquen toda nuestra experiencia, tanto personal, como en común (PREMIE, COMUNIDAD DE CONSULTORES, COTALLER, PREMIEBERRI…).

 Creo que todos estamos de acuerdo en que el planteamiento del taller de reflexión de PREMIEBERRI supone un salto cualitativo de enorme importancia en el enfoque sistémico de la actuación de consultoría y que, como todo salto, si queremos consolidarlo, debe ser analizado en base a su puesta en práctica, para sus posibles ajustes de mejora continua (me puede el carácter, otra vez me sale el PDCA).

El planteamiento de construir equipo, compartir visiones y concretar un plan de acción me parece “perfecto” e “irrebatible”, el “problema” surge cuando empezamos a bordar cuestiones ¿concretas? (aprendizaje, liderazgo, valores e identidad, retos, escucha, empatía, confianza, visón común, compromiso).

 En estas cuestiones surge la maravillosa individualidad, con sus motivaciones ocultas y reflexiones íntimas, que hacen aflorar, sutilmente (a veces no tan sutilmente) la visión individual de la “vida” que cada uno tiene.

 Surgen matices, debates, dudas, de lo que en planteamiento puramente teórico es “perfecto”.

Ante esta situación, nos encontramos los “consultores”, en una posición que puede oscilar entre:

a) Gurus “iluminados” de los planteamientos de “paz y amor”.

b) Seres depravados que aconsejan – imponen como “gestionar a las personas”.

 Planteada esta ¿caricatura? de unos sobre otros, me planteo y os planteo.

¿EXISTE ESTE PLANTEAMIENTO O TODO ES FRUTO DE MI IMAGINACIÓN?

Si solo es fruto de mi imaginación, es solo mi problema. Procuraré curarme.

Si existe, propongo como plantearnos la eliminación de caricaturas y equilibrarnos.

¿ESTAMOS FLOTANDO EN EL GLOBO O METIDOS EN EL BARRO?

Si consideráis que no hay globo, ni barro, es solo mi problema. Procurare curarme.

Si consideráis que hay barro y globo, propongo plantearnos como actuar desde dicho barro y tener el globo dispuesto para subir y volver a bajar, subir y volver a bajar…

¿HAY BUENOS SUFRIENDO Y MALOS CONSPIRANDO O TODO ES UNA EXTRAÑA MEZCLA QUE DEBEMOS ANALIZAR PARA ACTUAR?

 Yo estoy de acuerdo con la frase de la fantástica Mae West:

“Cuando soy buena, soy muy buena. Cuando soy mala soy mejor”.

Un saludo a todos: GABI.”

Ante estas dificultades para unir lo personal con lo grupal en el que cada uno de estos dos aspectos debe tener su sitio propio, Gabi se hace una pregunta más, pretendiendo destacar los perfiles del objeto, que en esta espesa niebla, tantas veces paraliza nuestras elecciones (personales y grupales):

 ”¿HAY BUENOS SUFRIENDO Y MALOS CONSPIRANDO O TODO ES UNA EXTRAÑA MEZCLA QUE DEBEMOS ANALIZAR PARA ACTUAR?”

Me quedo con que debemos analizar y hago énfasis en el plural.

Por supuesto, también con la frase de Mae West, pero con todo el lote.

Abrazos

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.