Constelaciones organizacionales, de la mano de Katia del Rivero

El pasado viernes día 26 tuvimos el placer de compartir una jornada de formación facilitada por Katia del Rivero. Todo empezó con una llamada telefónica de María Carrascal, de la Fundación Ede, que nos comentó la oportunidad de aprovechar la visita de Katia a Bilbao para conocer de primera mano sus planteamientos en torno a la visión sistémica y a las posibilidades que las “constelaciones organizacionales” ofrecen para desvelar algunas claves que subyacen a las dinámicas organizativas que arrojen luz para su comprensión.

La verdad es que la sesión fue un acierto. Katia nos pidió como primera condición que “lo pasáramos rico” (¡que lo disfrutáramos!), que creásemos un espacio de aprendizaje compartido y que discrepásemos de todo aquello que necesitásemos. Expuso con pasión, más que sus planteamientos, su experiencia vital, su recorrido personal como facilitadora de constelaciones organizacionales, y su progresivo entendimiento de estos planteamientos. Con su gracia mejicana apuntó que durante la sesión había sentido entre las asistentes más de un crujido mental para integrar lo explicado con las creencias previas de todos los que nos basamos, especialmente, en la mente.

Y es que cómo tantas veces ocurre, este tipo de cuestiones más que entenderlas hay que experimentarlas, así que tras una explicación breve para establecer un marco teórico nos dedicamos a vivir varias experiencias.

La constelación organizacional es como un “configuración” viviente de los elementos de una organización y sus relaciones, de forma que al representarla pueden aparecer una serie de claves que permiten comprender con mayor profundidad las variables que están afectando al sistema.

Empezó criticando la visión compacta que muchas veces tenemos de la empresa como si fuese un todo monolítico, cuando en realidad es un sistema en el que sus partes interactúan de diversas maneras. Conceptuó a las organizaciones como sistemas vivientes que responden a ciertos principios; orden, pertenencia y equilibrio. Y especialmente apeló a la importancia de tener en cuenta todos los elementos que pertenecen al sistema para darles su lugar y reconocimiento debidos. (Hubo mucho debate sobre los principios, si bien siempre queda la duda sobre si discutimos sobre las palabras o sobre los conceptos. Se habló de la importancia de resignificar muchas palabras que han quedado desgastadas por su uso)

Explicó el cambio como un quiebre de la estabilidad, y sugirió una serie de “amortiguadores” para facilitar el cambio:

• Practicar la escucha sistémica (¿A quien no se ha tomado en cuenta? ¿Quién ha sido excluido del sistema?)
• No empujar el cambio, sino crear espacios atractivos para que la gente desee el cambio
• Manejar la válvula de la presión para que el sistema no salte por los aires
• Poner el foco en las personas, en tenerlas en cuenta
• Comunicar el cambio: qué vamos a hacer, para qué, cómo…

Siguiendo el dicho de que “el mapa no es el territorio” darse cuenta de que la constelación es también un mapa, que lo que hace es facilitar una mirada diferente que abre visiones más abarcadoras de la realidad.

Se planteó también cual es el lugar del consultor en estos procesos. Se hizo una apuesta por respetar al máximo que la sabiduría siempre está dentro de la propia organización. El consultor no es un salvador, sino una persona que se acerca reconociendo que los recursos para comprender y modificar las dinámicas que están aconteciendo están dentro. Su aportación está en que desde su distancia facilita un acompañamiento que favorece que se vea lo que por estar tan cerca no se está observando.

De los distintos ejercicios que se hicieron yo me quedé con la sensación de que la “respuesta” a lo que cada uno buscamos la tenemos dentro y que para encontrarla dos elementos que nos pueden ayudar son: desapegarnos de nuestras certezas para que emerjan nuevas posibilidades y afrontar los asuntos inconclusos para recuperar la fluidez perdida.

En esa dialéctica entre la apariencia y la realidad, considero que esta aproximación ayuda a establecer mejor las conexiones entre los fenómenos y por tanto a comprender más, y no solo desde la mente.

¡Gracias Katia por saltar el charco para compartir tus experiencias! ¡Un placer!

9 Responses to “Constelaciones organizacionales, de la mano de Katia del Rivero”

  1. Me hubiera gustado muchisiiimo poder haber asistido a la jornada de Katia del Rivero, somos muy novatos en el tema de las constelaciones organizacionales pero lo poco que he podido experimentar me ha gustado y me ha sorprendido de una forma inusual…

    Muchas gracias Borja por tu descripción e interpretación de lo acontecido… como suele decir mi madre… “cuando no hay pan buenas son tortas” jejejejeje… en el mejor sentido de la frase puesto que como siempre tu post es de lo más descriptivo e ilustrativo!!!

  2. Yo tengo que reconocer que, aunque lo disfruté de lo lindo, soy de esas personas que por ahora mi lado izquierdo está presente en todas las situaciones y me hace dudar de todo lo que veo, intentando racionalizarlo…si bien es cierto que el lado derecho se debe de estar despertando cuando al menos soy consciente de que hago eso
    Así que sí, era una de las que “crujía”.
    Además de agradecer a Katia su dedicación, también me gustaría dar las gracias a Angel por atreverse a compartir su experiencia empresarial con nosotros y así haber podido disfrutar de un DAFO doble ciego!!! Aún lo estoy racionalizando, que me diga, asimilando…

  3. Gracias a ambos, Victor y Asier. Entre todos estiramos este encuentro más allá de lo presencial. Veremos a qué nuevos sitios nos llevan estas propuestas…. y seguiremos encontrandonos en el camino. Buena Semana Santa

  4. Me gusta leerte Borja

    Que capacidad para recoger algo que a mi me hubiera sido imposible.

    Hemos tenido mucha suerte esta semana. Estar cerca de Katia y verla trabajar es un privilegio.

    Zorionak por el curro y la valentía para apostar por estrategias diferentes para llegar a lugares nuevos.

    Besarkada haundi bat

  5. A mi me encantó también la jornada con Katia, después de 2 años practicando constelaciones, todavía me siguen sorprendiendo y en esta jornada con esta linda mexicana, me soprendieron nuevas miradas, nuevos formas de ver, ¡un placer!. ¡Se me pasaron las horas rapidísimo!

    Y Saioa, a mí, me pasó lo mismo cuando comencé a estudiar las constelaciones, no entendía nada, y quería racionalizarlo todo, porque hasta el momento, esta racionalización, me había servido y creo que cuando dejé de hacerlo, me relajé y empecé a experimentarlas, ha sido cuando las he entendido.

    Seguiremos atreviéndonos y constelando juntos jeje…

    Ondo pasa aste santuan!!

  6. Mila esker, Borja. Como siempre, un placer leerte.
    Es curioso cómo hacemos esta disociación de la mente: racional, emocional… Y hablamos de “racional” cuando nos aferramos a creencias que no nos permiten ver otras cosas que están sucediendo… La racionalidad, que no la racionalización -que es un mecanismo de defensa-, debe integrarse en una mentalidad abierta para que se pueda considerar como tal. Y cuando la razón no permite entender lo que estamos viendo, se nos abre un maravilloso campo de exploración racional y emocional…
    Y me ha gustado mucho este binomio: “desapegarnos de nuestras certezas para que emerjan nuevas posibilidades y afrontar los asuntos inconclusos para recuperar la fluidez perdida.”
    Besarkada bat,
    Maite

  7. Tengo el DAFO doble ciego a la “derecha” de mi mesa, por casualidad …. o a lo mejor no es por casualidad. Después de realizarlo empiezo a sospechar de las casualidades. A veces, lo miro de reojo … ¿y si fuera cierto?.Fue un placer sorprendente participar en la experiencia. Cuestionar las certezas que nos guían a diario es una buena práctica.

  8. Un abrazo a todos y muchas, muchas gracias por permitirme acompañarles en esta linda experiencia. Yo aprendí muchísimo!!!!

  9. Hola Borja, impresionante resúmen y análisis de lo que vivimos con Katia. A mí personalmente hay algo que me llama de las constelaciones y lo sistémico y tiene que ver con el hecho de salirse de uno, de dejar de ser el centro, de dejar de tener conversaciones con uno mismo para empezar a tenerlas con el entorno. Fusionar lo de dentro y lo de fuera. Creo que en mi caso va por ahí.
    Dicho esto para el que le pueda interesar un abrazo a todos los que allí estuvisteís.
    Jose

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.