¿Y ahora qué?

El viernes tuvo lugar el “último” encuentro del taller Nuevas formas de consultoria.

Empezamos la sesión hablando de qué comportamientos se darían en una organización cuando se cree y cuando no se cree en las personas:Comportamientos

Y tomando esto como base, nos dividimos en grupos de 4 para escenificar, a modo de teatro, un rol de los siguientes:

  1. persona que cree en las personas, generando comportamientos que llevan a unos contextos organizacionales de comunicación, confianza.
  2. persona que cree en las personas, pero su contexto organizativo no le permite desplegarlo.
  3. persona que no cree en las personas, que cree que cree o quiere creer, planteando iniciativas que suenan a participación pero que en el fondo lo que buscan es controlar.
  4. persona que no cree en las personas, si no en el control, la autoridad.

Las escenificaciones fueron muy, muy buenas. Esta noche ha sido la entrega de los Oscar y creo que alguna de las que estuvimos el viernes ayer se paseó por la alfombra roja para recoger una estatuilla, ja, ja.

Lo que más me llamó la atención es que ninguna persona representó un personaje correspondiente a la descripción 1. La mayoría nos fuimos hacia 3 y 4. Parece que sabemos mejor como es ese rol, al igual que sabemos describir mejor los comportamientos que priman, como aparece reflejado en el cuadro de arriba.

Hablamos de lo que sentíamos al ver a la persona directiva ejerciendo un rol determinado, de lo que nos pasaba a cada uno y de lo que sentía la persona que representaba el rol.

Llegamos a la conclusión de que a veces la gerencia no está preparada para creer, pero otras veces es la gente la que no está preparada.

Tras el café intentamos hacer una dinámica de confianza, inflando un globo y llevándolo sujeto entre la espalda y el pecho en una especie de cadena humana: persona-globo-persona-globo… Esto, que prometía ser divertido, se quedó en agua de borrajas por las interrupciones de la persona de la sala de al lado, a quien la música y el ruido que hacíamos le molestaba en su negociación con un cliente. Por lo que al final, dejamos de “bailar”. Así que no me queda muy claro cual era el fin de la dinámica al dejarla a medias ¿Me lo puedes aclarar, Eva?barco

Pensando en nuestros retos, hicimos un barco de papel en el que apuntamos hacia donde los queremos dirigir.

Después, nos volvimos a juntar en grupos para responder a la pregunta que da título a este post ¿Y ahora qué? ¿Qué retos me gustaría llevar a cabo tras las reflexiones de este taller? ¿Qué puedo hacer diferente para conseguir estos retos?

Para ello, creamos un mandala donde recogimos las ideas de cada grupo. En la foto os pongo el de mi grupo.

tallerNFC 001

Finalizamos exponiendo qué nos llevamos cada uno y a qué nos comprometemos.

Y como no, Borja terminó su cuento.

Ahora “solo” queda ver ¿y ahora qué?

7 Responses to “¿Y ahora qué?”

  1. Yo tb. me apunto a experimentar y a lo que haga falta! y más si además es divertido como se intuye.

    Muy interesante la crónica de la 4ª sesión

    Un abrazo,

    Txema

  2. Si ya decía yo que alguien acabaría recibiendo una estatuilla!!! Cuanto glamour…
    Vale, Eva, me apunto a esa jornada para “experimentar” de verdad. Me has dejado con las ganas, ja, ja.

  3. Por cierto, ayer me pareció ver a nuestra amiga, Arantxa Quintana, deslizándose por la alfombra roja, entre Penélope Cruz y Sandra Bullock. ¡Hemos descubierto a una pedazo actriz, admirable!

  4. Muy bonito el post,Saioa,me ha gustado mucho¡enhorabuena!

    ¿El fin de la dinámica?jeje…,¡sorpresa!. Como me he comprometido a compartir con todas las personas de los talleres, las experiencias de transformación que estamos llevando a cabo, prometo que incluiré la dinámica de baile-globos en esta siguiente sesión. Y para ello elegiremos un sitio donde nos dejen “experimentar” de verdad.

    Y de momento, ¡seguiremos dando vida, pasión y picardía a los sueños y retos de nuestros mandalas, construyendo y soñando todos juntos!

    Que disfrutéis de la tarde.
    Eva Isasi

  5. La verdad es que yo también disfruté mucho
    Al hilo de las creencias quisiera comentar como nuestras propias inercias (las mías al menos) nos empujan a adoptar un rol u otro. Me explico, cuando estábamos trabajando la dinámica de los roles, si se escenificaba a una persona que cree pero no lo sabe pues el resto del equipo nos posicionábamos en empujarle a que supere sus miedos mientras que, si la interpretación venia de una persona creyente le mirábamos con recelo, a ver por donde nos viene este…
    El darme cuenta de esta actitud me ha hecho reflexionar. Eskerrik asko a las personas organizadoras.

  6. Muy oportuno el comentario de Saioa respecto de que a veces la gerencia no está preparada para creer (en las personas) y que, otras veces, es la gente la que no está preparada. Yo creo que sí es así y que este fenómeno nos resulta común.
    Creo que este es uno de los efectos del “discurso” imperante. Esto que llamamos el discurso, es el lugar tópico donde se resume el conjunto de creencias y de automatismos mentales que consagra esa parte de la cultura resistente al cambio.
    Creo que la única manera de superar esta creencia es deseando y actuando (muy en gerundio)para que sea de otra manera.
    Besos

  7. Sí, es muy interesante explorar intelectualmente el conjunto de creencias y automatismos con los que operamos inidividual y colectivamente, y también lo es explorar formas más vivenciales en las que hacernos conscientes, de nuevo, individual y colectivamente, de estos temas. Por cierto, Baketik organiza un curso “nivel 2º” de Teatro Forum en abril, que podemos decir que fue el origen de esta dinámica (antes de hacer aquel curso nunca se me hubiera ocurrido una dinámica como la que hicimos…).
    Ondo izan eta mila esker,
    Maite

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.