2ª sesión taller “nuevas formas de consultoria”

El pasado viernes tuvo lugar la segunda sesión del taller que comenzamos entorno al cambio en las formas de intervención para facilitar procesos de trasformación en las organizaciones.

Con este objetivo, Maite Darceles comenzó la sesión aclarando lo que para ella quieren decir los conceptos “intervenir –> transformación organizacional“:

  • transformación organizacional: llegar a cambiar las dinámicas de trabajo.
  • intervenir: influir sobre el comportamiento de otras personas

Formas de intervención según Maite:

 cuadro Maite

 Este planteamiento generó un debate donde surgieron aspectos como:

  • existe un miedo a cambiar nuestras formas de intervención
  • evolución a psicolog=s de empresas
  • ¿la consultoria mueve o son las personas carismáticas de una organización?
  • Los dos modelos son válidos ¿pueden ir en paralelo o son alternativas?
  • autoorganización vs. nueva dependencia
  • ¿punto de partida para iniciar el proceso?
  • éxito económico vs. resultado.

¿En que tipo de intervención estoy yo ahora? ¿Cuantos momentos tengo de intervención al uso y cuantos de avanzada? ¿Hacia donde quiero ir? ¿Qué tengo que hacer diferente para ir allí? ¿qué cosas tendría que dejar de hacer para posibilitar este tránsito?

A continuación Alfonso Vázquez nos planteó una aporía:

En (casi) todos los debates que se abren últimamente –y que vienen de antiguo- hay una problemática continuamente presente: ¿Por dónde empezamos? ¿Por cambiar la sociedad (sus instituciones/organizaciones)? ¿O por cambiar a las personas?

Evidentemente, estamos ante una aporía. Pues la sociedad no es otra cosa que una constitución de las personas que la componen, aunque paulatinamente los focos de poder determinen unos u otros comportamientos. Y las personas vienen instituidas –al menos parcialmente- por la sociedad en la que nacen, se socializan y de desenvuelven.

De esta aporía se deriva un doble error:

  • Cambiar las formas estructurales de las instituciones u organizaciones, esperando que esto cambie el futuro. Absurdo, puesto que las personas que las componen siguen asumiendo sus propios roles sin modificarlos sustancialmente, y estos roles son los constituyentes de la sociedad.
  • Cambiar a las personas, dotándolas de cualidades excepcionales para desenvolverse en un mundo cruel. Estúpido, cuando no meramente manipulador, ya que las personas se socializan y desenvuelven en el seno de las instituciones, de sus normas y leyes, de su sabiduría convencional. El ser humano es un ser social, y se desenvuelve en su contexto, con ligeras variantes. Así, teorías U, V, W, X, Y, Z… son puro artificio, cuando no un intento de integración complaciente de la persona en un contexto dado que, precisamente, no es muy acogedor. Las corrientes marginales del psicoanálisis ya hablaron de esto…

Por ninguno de los dos caminos hay resolución de la aporía… ¿Entonces?

 De esta reflexión surgieron varias ideas:

  • ¿es el contexto el que determina a las personas o son las personas las que determinan el contexto?
  • persona u organización vs. persona y organización
  • posibilidad de espiral: personas-organización-personas
  • conciliar objetivos personas-organización ¿cómo?
  • ¿Por donde empezar?
  • es imposible alinear deseos de las personas con los de la organización (que no tiene deseos)
  • empleado satisfecho vs. empleado libre.

Y finalizamos la sesión con un nuevo capitulo del cuento de Borja.

Bueno, mirando lo escrito veo que me ha quedado de lo más largo sin contar casi nada de lo que allí pasó!!!

7 Responses to “2ª sesión taller “nuevas formas de consultoria””

  1. Buen resumen Saioa e interesante la foto jugando con la analogía entre la nueva cocina vasca y las nuevas formas de consultoría

    En breve igual me animo a escribir un post recogiendo “el caos y la confusión” que creo que pululaban al final de la sesión

  2. Cuando surgió el tema de la cabeza vs. las tripas, comentabamos que muchas veces racionalizamos las ideas, las entendemos, entendemos que el cambio se está produciendo,pero no lo sentimos y no sabiamos muy bien la causa ¿es que no estamos realmente convencidos? ¿es que estamos cómodos como estamos?

  3. No se explica qué concepto de “las tripas” se ha manejado en este seminario. Pese a ello, sugiero que sería interesante complementar el concepto que se tenga con el punto de vista de Koldo Saratxaga, que habla de ellas, las tripas, como la etapa siguiente que hacen las creaciones del cerebro, es decir, las ideas. Éstas, las ideas, rápidamente se comprenden, o no tan rápidamente, pero convertirlas en realidad se consigue sintiéndolas como propias, teniéndolas en las tripas, desde donde pueden ejercer todo su potencial creador como ideas. De lo contrario se quedan en palabras, sonidos en el plano físico y correspondencias en forma de concepto en la mente.
    Una vez leí en un blog unas notas sobre una charla de Koldo Saratxaga. El blogger contaba que, más o menos, decía Koldo en aquella ocasión: Del cerebro al estómago (a las tripas) puede haber unos 50 cm, pero a veces ni toda una vida es suficiente para recorrer esta distancia.
    Para pensar, ¿verdad? Y sobre todo para sentirlo conectado… en las tripas

  4. Ahora mismo en la tripa ná de ná, pero en la nariz tengo unos mocossssss… ¡¡¡aaaachíiiis!!!
    Joder, estoy hecho una piltrafa humana

  5. se hace lo que se puede…
    ¿que te pasa en la tripa? ja, ja.

  6. Saioa, qué bien que lo pasáis, aunque a mí las tripas, tripas… como que no me convencen del todo

  7. @ Saioa
    Gracias por la respuesta sobre las tripas. En este caso, parece pues que refleja una vivencia cotidiana. Tu explicación me ha hecho recordar la expresión “el cuerpo viaja más deprisa que el alma”, que he leído en distintas versiones en diferentes autores. Es una experiencia también al alcance de toda persona y sencillamente nos dice que necesitamos tiempo (por cierto, otra idea de Koldo Saratxaga. Los proyectos necesitan tiempo, tranquilidad, espacios…).
    Y un saludo al mocoso.
    Hasta otra, gero arte

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.