Sobre el CsO y algo que me ha sugerido su lectura

Pues es verdad que estoy leyendo a Deleuze y Guattari, pero el texto se me resite y me pregunto: ¿Qué quire decir cuando dice…? Así que avanzo poco a poco y sigo en esta era trillando este grano para separarlo de la paja. Y aún me queda aventarlo, en la espera de que una leve brisa se lleve lo que no pesa y hasta me imagino el mulo dando y dando vueltas en círculo mientras las piedras de sílex cortan las espigas. Bien, basta de bucolismo.
Hoy tengo un día melancólico y conozco la causa, que no tiene ningún interés, y ello me ayuda a pensar y a sentir con calma.
He estado dándole una vueltas al CsO de Deleuze en oposición al concepto de organismo. Entiendo que él define el organismo como el cuerpo de “lo social”, es decir, es un ser ya constituido y que goza (en el sentido del síntoma) de lo que la civilización le permite. Civilización, sociedad, poderes, en definitiva, la costumbre (morus),… la moral. Y es que, ¿de qué puede gozar un organismo que mora en el morus?: ¡pues de la moral!

La moral construye civilización y la civilización necesita de la moral para autorizarse, para convertirse en autoridad (esto me lo sugiere la “Máquina de guerra”). Y ¿cómo se vive dentro de la moral? Pues como ya dijo Gustavo Adolfo: “Hoy como ayer, mañana como hoy y siempre igual”.

En ocasiones, el arte, nos muestra la otra cara del organismo. Estoy pensando en el Gernika de Pablo Picasso. Según yo lo entiendo, las personas y animales ahí representados se encuentran en un punto límite de su existencia. Es tal el terror, que los organismos han perdido su consistencia: el caballo ya no es caballo, ha perdido su ser social, su amo, su diaria dedicación. No controla el pánico a que está sometido, es cabeza por un lado, pezuña por el otro boca que relincha contra el horror de un ejercicio de fuego y ruido. Lo mismo pasa con las personas. Pie zas del cuerpo desperdigadas. Gritos dirigidos a la nada, sin interlocutor, que nacen de bocas dentadas,mujeres que protejen con su cuerpo a los niños, brazos, manos…y una lacónica bombilla que alumbra la escena. ¿El telón de fondo?: Un ensayo militar.
Pero volvamos a lo nuestro y usemos este cuadro para comprender algo del CsO. Un organismo está feliz en su tristeza porque no existe otra cosa que la misma manera de enfocar la realidad. Es lo que creo, es lo correcto, es la civilización, en definitiva es lo que veo y por eso lo creo. De tanto coser el ojal, hemos conseguido cerrarlo del todo y ahora nos sobra un botón ¿para qué  hemos comprado un botón?, ¿y a quién coño se la ha ocurrido hacer un ojal?
Un CsO    #s i e n t e#   en cada poro de su piel y, si es capaz, encuentra cómo sobrevivir, cómo responder a la imposición del “manual de los sentimientos organizados”. Puede, así, ser creativo para consigo mismo y también para los demás. No será entoces caritativo, será generoso. No será listo, tendrá conocimiento. No tendrá líderes, porque sabrá quien es. No…porque sí…
Tampoco necesitará que un tercero (al modo del sádico) dé significado a su cuerpo, y no será un esquizofrénico con la realidad despedazada sin conocer cuál es su sitio en este mundo.  Conocerá, eso sí, las dos caras de la soledad (lo creativo: la belleza y el horror- y lo inefable: lo incomunicable) porque no querrá gozar de la neurosis del síntoma que tanto adormece al organismo.
Creo que este es , tal vez, algún límite que conviene visitar de vez en cuando, para abrevar y apaciguar la sed.
Gracias a tod*s por permitirme contaros alguna cuita y un abrazo.

2 Responses to “Sobre el CsO y algo que me ha sugerido su lectura”

  1. Como soy un torrrrrrrrrrrrrpe con la informática, he tenido que hacer varios borradores y no se lo que ha pasado que se me han perdido. En el primer borrador, os agradecía a tod@s vuestras aportaciones, de las que me nutro, y en especial a Alfonso que me ha presentado a Deleuze y a Guattari. Más abrazos

  2. Gracias Mikel por tu escrito que me parece, brillante como tú.

    Aunque lo he tenido que leer un par de veces para entender sólo parte de lo que explicas me quedo con dos frases. Una en la que hablas de “un organismo feliz en su tristeza porque no existe otra cosa que la mism amanera de enfocar la realidad” y la propuesta de que “Un cuerpo sin organos siente en cada poro respondiendo a la imposición del manual de los sentimientos organizados” (socialmente.

    Ello me habla de cómo tomar conciencia de:

    – la manera de ver la realidad que cada uno tenemos
    – los condicionamientos sociales que nos tienen y
    – el camino para conocer quien soy y despertar de la neurósis

    Aplicaciones pues para la vida de cada cual, las maneras de gestionar las organizaciones, los modos de hacer consultoría, la gobernanza de lo público…

    Eskerrik asko

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.