¿te atreves a transformar tus formas de intervención para facilitar procesos de transformación en las organizaciones? (IV)

 Y así continuamos con una sesión más, bajo la pregunta que se ha hecho protagonista:

¿Y ahora qué? 

 Y tal vez por eso, Alberto lanza una pregunta dirigida a cada una y, a la vez, al conjunto de las personas:

              ◊       Todo esto ¿cómo me implica? (en singular)

 

          ◊      ¿Qué hacemos? (en plural)

Desde aquí se articula una pregunta que yo creo de gran valor y ligada a las “creencias”: ¿Qué creencias te posibilitan otro modo de intervención en consultoría y qué creencias te lo limitan?

A esto de las creencias tenemos que darle una vuelta porque por mucho que parezca que las creencias son nuestras, es decir, que las manejamos como algo de lo que somos sus dueños, no es así. Somos las creencias; yo suscribo el dicho de “Solo veo lo que creo”.

Las creencias nos han constituido como personas a tal punto que vivimos la ficción de que las poseemos, cuando de hecho, actuamos según sus directrices. Me comprometo a escribir algo sobre esto por el juego que puede dar.

Hacemos un barco, para hacer este viaje, a petición de Eva y en él escribimos las creencias favorecedoras y las creencias limitantes. Este es parte de nuestro bagaje, la carga que llevamos en las bodegas, la mercancía que sacamos al llegar a puerto.

En la puesta en común y en el apartado de lo positivo, aparecen conceptos como: capacidad para escuchar, empatía, saber técnico, motivación, búsqueda, creatividad, anarquía como concepto, pasión por lo que hago,…

En el sentido de aquello que limita, aparecen actitudes como: hablar más que escuchar, los prejuicios, uso excesivo de perfil técnico, miedo a fracasar, miedo a no hacerme entender, no cumplir objetivos, bla bla bla, pensar que las personas son supuestas,…

Alberto hace una señalización sobre las respuestas, que conviene pensar. Señala que las repuestas positivas pivotan sobre el “yo”, y en las limitantes, se hace más hincapié sobre las limitaciones externas. ¡Qué curiosa es la conciencia!

Y, entonces, ¿qué reto me pongo? ¿Qué podemos hacer juntos? ¿Qué forma le damos?

Eva propone hacer en grupo un mandala con fotos, dibujos, palabras, espacios vacíos… Se pretende mostrar así, el qué de las intenciones y cómo se pueden articular. Por eso Alberto insiste en preguntas sobre si continuamos, de qué modo, con qué sentido…Todo esto suscita un montón de preguntas y de propuestas sobre cómo hacer y cómo sacarle partido a esta energía acumulada en estas sesiones.

Esta energía es de cada uno y corre de aquí para allá, caótica, como las torrenteras de la alta montaña que lo inundan todo en la búsqueda de las tierras bajas y arrastran con vigor, cieno, hojas, troncos… ¿Conseguiremos crear una masa de agua permanente y persistente, un cauce, un delta?, ¿Habrá vida en sus orillas?, ¿Chopos en la ribera?

La petición es que cada uno de nosotros haga una propuesta de cómo hacer para hacer entre tod*s.

Cuento de Borja…

Y ahora… ¿qué?

One Response to “¿te atreves a transformar tus formas de intervención para facilitar procesos de transformación en las organizaciones? (IV)”

  1. Mila esker, Borja.
    Para ahondar en el tema de las creencias os recomiendo el primer capítulo del libro “Los siete saberes necesarios a la educación del futuro” de Edgar Morin. Lo podéis leer online aquí: http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/Articulos/Los7saberes/index.asp
    Este texto me ha recordado muchísimo a temas que se han ido planteando en el taller. Que lo disfrutéis…
    Muxu bat,
    Maite

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.