Hablemos de crisis…

bubbleEl pasado 5 de marzo nos volvimos a juntar las personas que integramos el foro del Lea Artibai. En esta ocasión, a raíz de la frase: “Cada vez tengo más claro que la crisis ha venido para quedarse” que dijo Patxi Aizpurua en la reunión anterior, articulamos una mesa de trabajo para compartir las experiencias que estamos viviendo entorno a la crisis.

Para provocar la reflexión se orientó la sesión entorno a una serie de preguntas:
– En que os está afectando la crisis?
– Hay algún efecto positivo que estéis experimentando?
– Qué cambios, si procede habéis tenido que hacer a raíz de la crisis?
– ¿Cómo veis el futuro inmediato?

En términos generales, todos los allí reunidos ratificamos que nuestro volumen de actividad ha bajado o se prevé que va a bajar. Esta situación está haciendo que las organizaciones reestructuren las plantillas:

No hemos tenido más remedio que hacer un E.R.E temporal reconfigurando la producción de lunes a viernes (antes no paraban ningún día de la semana) en cuatro turnos rotativos (paro, mañana, tarde y noche). En general, la gente está con miedo pero gracias a las complementaciones (fogasa) cobran más o menos lo mismo, por lo que algunas personas adoptan una postura cómoda y cuando hay puntas de trabajo, reniegan a salir de sus “minivacaciones” para volver a trabajar. Hemos tenido que establecer una lista de voluntarios para estas ocasiones. –comentó uno de los participantes.

En los demás casos, de los allí presentes, al ser cooperativas no pueden reducir la plantilla pero si la están diversificando en otros departamentos al objeto de reducir los costes indirectos, subcontratación. – “Economía de guerra: Hay que cubrir dos sillas con un culo”. – se dijo llanamente hablando.
Otra opción son las llamadas medidas flexibilizadoras (vacaciones, polivalencias de los puestos, formación…). Es un buen momento para formar a la gente.

Otra persona comentó que en su organización, al disminuir la carga de trabajo, se veía que los encargos se dilataban en el tiempo. –“Están más desorganizados, existe más descoordinación. Tienen más tiempo para pensar pero no lo aprovechan”.

En cuanto a los aspectos positivos: la situación actual es una vivencia, un aprendizaje duro pero valioso. Por lo general, se está más atento a lo que se mueve, a las oportunidades que puedan surgir.

En esta situación se ve qué personas están más concienciadas y quienes se encuentran desmotivadas. El ambiente es tenso, la gente necesita que se le transmita sensación de tranquilidad, de cercanía y de confianza ya que en estas situaciones suele haber cierto distanciamiento.

Otro aspecto que se resaltó fue la necesidad de que las personas interioricen la cuenta de resultados, conozcan de donde viene el dinero y lo que cuestan las cosas./blockquote>
Finalmente, charlamos sobre las perspectivas de futuro, en general no se vislumbraba un futuro oscuro, más bien era claro, lleno de ilusiones como por ejemplo hacer una ampliación de la planta, poder abarcar más, más capacidad de gestión, diversificar tanto producto como sector…en definitiva un montón de desafíos que nos retan para poder superarnos como personas.

Y si hablamos de retos…

La foto se la debemos a Galería de ▼

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.