“Departamentitis” una afección crónica en muchas organizaciones

¿Qué hacer cuando las estructuras jerárquicas son tan rígidas que amortiguan el despliegue de las personas en las organizaciones? 

Enfocado así, la respuesta, a primera vista, es fácil: si es un impedimento para trabajar eficazmente pues, debiera de suprimirse.  

En la práctica, esto no es tan sencillo. Años nos ha llevado procedimentar, burocratizar, jerarquizar nuestras organizaciones donde cada individuo tiene una función determinada. Esta disciplina operacional nos limita, reduciendo nuestro campo de visión, minando nuestra imaginación… haciendo que la “departamentitis” conviva con nosotros como una mas. 

¿Qué podemos hacer para paliarla? ¿Existe cura? ¿Se puede desburocratizar una organización? La respuesta es SI, prueba de ello es lo que está aconteciendo en las algunas organizaciones de nuestro entorno.

Y como prueba… un botón. El pasado jueves 30 de octubre, dentro de las sesiones que se llevan a cabo desde el Foro del Lea Artibai, tuve el gusto de escuchar a Toni Azpiazu y Aitor Txurruka de la empresa Fagor Arrasate contar sus experiencias sobre los Equipos de Proyecto-Cliente.

Estos equipos se crean ad hoc para un proyecto (cliente) concreto. Son multidisciplinares, formado por personas de diferentes cargos y departamentos que participan con un objetivo común. Asumen responsabilidades y son dueños de la propia gestión del proyecto.

Equipo Proyecto-Cliente

Se podría decir que en este caso parten de unos “ingredientes esenciales” para lograr la posible cura:

Ingredientes

Reacción (logros)
Equipos multidisciplinares. No existen jerarquías Contexto de confianza
Comunicación abierta Motivación, implicación, ilusión
Contexto de aprendizaje colectivo Relaciones constructivas

La idea es que el Departamento vaya perdiendo importancia para que el concepto de  “Servicio”  coja protagonismo. ¿Y tú que ingredientes utilizas? 

Si este post os ha llamado la atención, os invito a que leáis la crónica detallada que Maite Darceles, realizó sobre esta experiencia.

2 Responses to ““Departamentitis” una afección crónica en muchas organizaciones”

  1. Entonces, si tantos beneficios generan estos planteamientos, ¿por qué no se trasladan a la totalidad de la organización? Es decir, ¿por qué no todo Fagor Arrasate se organiza en su totalidad según estos planteamientos, en lugar de ponerlos en práctica para un proyecto determinado, como se indica aquí? Debieran llamar a Koldo Saratxaga para que les facilite y les impulse el cambio que ven que necesitan.

  2. Hola Pau,

    Como bien dices, la lógica debiera inducir a un cambio radical en su forma de hacer. Pero bien es cierto, que la gran mayoría, somos poco amigos de los cambios, por aquello del miedo a lo desconocido.

    Mi interpretación de lo que nos contaron tanto Toni como Aitor es que, en Fagor Arrasate, quieren apostar por ese cambio pero de forma gradual. Inicialmente, han comenzado por formar Equipos Proyecto-Cliente y según se vayan afianzado en esta nueva forma de trabajar, se iran paulatinamente desplegando en el resto de áreas de la organización.

    Pero como digo, es mi percepción;-)

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.