LA CONJURA DE LA INNOVACION

 

caratula-libro.jpegRecibí la semana pasada por correo postal un “regalo”. Era un pequeño paquete que desde antes de abrirlo suscitó mi curiosidad y sacó a jugar al niño que llevo dentro. Especulé con mil posibilidades y al final resulto ser… un libro. Podría parecer que este acontecimiento era inocente. Sin embargo resulta que está poderosamente conectado con una de nuestras metas más ambiciosas del presente: diseñar un conjunto de actuaciones que contribuyan a favorecer los tránsitos de las empresas hacía organizaciones basadas, realmente, en las personas. Así que he sentido la reciente publicación de este libro como un hecho sincrónico con nuestro proyecto.

El libro en cuestión está escrito por Alfonso Vázquez  y su título es “Estrategias de la imaginación”, título que hace un juego de palabras con su anterior publicación “ La imaginación estratégica”.

Tengo que reconocer que he estado estos días enganchado a su lectura reposada. Me ha suscitado muchas ideas, he soñado distintos proyectos y posibilidades mientras lo leía… Creo que hace propuestas de calado para transitar hacia nuevos escenarios donde las personas realmente nos convirtamos en las protagonistas de nuestro devenir, también en el mundo de la empresa.

Como dice el propio Alfonso en el apartado de agradecimientos “El libro (una vez escrito) ya no es del autor sino del lector”, así que me voy a tomar la licencia de compartir con vosotros mi resumen personal del libro.

Todo comienza por la constatación que la esencia del trabajo ha sufrido una mutación radical. El conocimiento aparece tendencialmente como la fuerza masiva de producción. (Conocimiento entendido como  una combinación indisoluble entre el pensamiento, la emoción y la acción ).

Y a partir de este hecho todo se transforma. Para empezar es preciso cuestionarse tres principios de la empresa tradicional:

El conocimiento no puede ser obligado a desplegarse. El trabajador aplica su conocimiento cuando se apropia de su actividad y se hace dueño del significado de lo que hace. Por tanto si lo que yo tengo que hacer viene definido por otros y contribuye sólo a los fines de otro (la propiedad) la motivación se ve cercenada

  • El trabajador del conocimiento requiere libertad, luego la concentración del poder y su estructura jerárquica son un obstáculo al despliegue del conocimiento. Sólo la difusión del poder entre personas y equipos posibilitan la expansión del conocimiento
  • Las formas organizativas demandan más una red de personas y equipos interactuando de maneras no predeterminadas

Por tanto se requiere cuestionar la esencia de nuestras organizaciones y las ideologías que las sustenten y reproducen, de forma que podamos transformar unas y otras

Es necesario entender y extender las condiciones radicalmente nuevas que la sociedad del conocimiento reivindica, en especial en términos de libertad, diversidad, incertidumbre, complejidad, localidad e individualidad para poder inventar las organizaciones del siglo XXI

Es necesario incorporar nuevas miradas, nuevas ópticas, nuevos enfoques teóricos y prácticos que permitan avanzar a las organizaciones hacia una mayor capacidad de generación de riqueza para todos los componentes que la componen y la circundan.

Hace falta transitar desde los conceptos dominantes  hacia la construcción de nuevos conceptos, de de nuevas miradas que permitan ir creando rizoma.

Es preciso desarrollar estrategias de la imaginación para encontrar líneas de fuga donde se refuercen la intensidad de la subjetividad, la potencia del acontecimiento, el plano de la inmanencia frente a la trascendencia, la futilidad de la medida como guía del hacer y del ser… y el tiempo del aprendizaje, el tiempo del acontecimiento, Kairos.

Constatemos que en una organización existen múltiples finalidades encarnadas en los individuos que las componen y en las coaliciones que éstos crean en torno a sus intereses. La organización es bullicio de multiplicidades que mutan sin cesar, que se desplazan por su interior y en su exterior, que son continuamente cruzadas por acontecimientos inesperados. Es así como se despliega la vida

Las organizaciones más innovadoras son las que han sido capaces de desarrollar condiciones ambientales y políticas que favorecen la intensidad con la que esos hechos innovadores pueden desplegarse.

Es posible y deseable invertir la relación de las organizaciones con las personas, de forma que éstas sean las protagonistas del devenir, contribuyendo aquellas a su pleno desarrollo como seres humanos. La persona no es el medio, es el fin de la organización para que ésta sobreviva y prospere como tal. Todo lo demás son ficciones cruzadas de intereses.

El origen de la innovación es una idea, un deseo que despliega bifurcaciones y se separa de lo habitual. Podemos calificar a innovación como un fenómeno de inmanencia como algo que se despliega desde lo existente. Son nuestros deseos cuando en su realización adquieren intensidad y velocidad, los que precipitan la innovación, la separación de lo nuevo en relación a lo conocido. Limitar la innovación al juicio inmediato del mercado cercena el deseo

La innovación necesita encontrar campos fértiles para desplegarse. Y ello remite a las estructuras de poder  establecidas. Es preciso reinventar la democracia en su esencialidad. La democracia en la producción procederá desde la apropiación por parte de los productores de su trabajo en toda su dimensión y del apoderamiento sobre ella y sobre sus derivaciones sociales.

Despleguemos memoria e imaginación como despliegue reticular, no centrado sino rizomático, de la emergencia de lo nuevo, de la innovación, del devenir. Sintamos la importancia de los cruces diacrónicos y sincrónicos de continuos acontecimientos en lo que se produce. Necesitamos imaginar mundos posibles, conceptos, contextos… que nos permitan construir caminos no transitados antes

Nos encontramos en una encrucijada. Sólo nos queda construir desde lo que deseamos a través de lo que está dado.

El libro escrito por Alfonso Vazquez está dedicado a Jalihna, un hijo de acogida de los campamentos de refugiado saharauis. Según expresa les ha llenado la casa de vitalidad y les ha enseñado a ver otros mundos tantas veces ignorados. Pues bien, confío que esa vitalidad y esa capacidad de ver ampliada nos envuelva a todos en este apasionante viaje en el que ya nos hallamos inmersos.

Desde la creencia de que el efecto mariposa existe y sabiendo que se hace camino al andar, hago mía la frase que nos invita a ser realistas pidiendo lo imposible.

Discussion Area - Leave a Comment




*

Arbela. Bideak Eginez.