Una propuesta para compartir el conocimiento en Kudeabide

Parece que fue ayer y ya son cuatro los años que el programa Kudeabide está operativo. Tres procesos completos y otro iniciándose.En este período hemos visto de todo: proyectos muy intensos, otros más modestos, sobre temas de estrategia, clientes, personas, procesos… Algunas características comunes de estos proyectos se refieren a:

  • La dedicación que, en general, al principio suele ser mayor, momentos en los que se suele hacer el desarrollo de la parte más documental de los proyectos. Luego el ritmo suele decaer.
  • La manida referencia a la falta de tiempo para desarrollar con profundidad y regularidad los proyectos.
  • La importancia del sello personal de la persona consultora como animadora del proyecto.
  • Las inercias que suelen obstaculizar el despliegue y consolidación de las mejoras de gestión planteadas.
  • Se suelen abordar temáticas que ya estaban presentes desde hace tiempo en la organización haciendo un run run molesto, y en estos proyectos se busca concretar alguna solución práctica.

En este sentido hay que decir que lo esencial del programa Kudeabide es la invitación a qué cada organización construya su propio camino en esto de la gestión, con sus avances y retrocesos, caminos siempre incompletos aunque poniendo el foco en cómo mejorar en el día a día.

Cuando hacemos las visitas de seguimiento, aparte de las evidencias objetivas que buscamos nos solemos fijar en:

  • La “energía” con que exponen el proyecto, pues nos parece un buen indicador de su grado de realidad.
  • La “sensación” que nos queda del aprendizaje que se ha producido, las cosas que se han dejado de hacer, las nuevas cuestiones que se han incorporado, los modos distintos de funcionamiento.

Y es que nuestro rol en las visitas de seguimiento tiene que ver con:

  • Escuchar la historia desde el interés y el reconocimiento delo que han sido capaces de hacer.
  • Hacerles preguntas para que se cuestionen su enfoque para ver si pueden incorporar nuevos puntos de vista que les enriquezcan.
  • En ocasiones contar alguna anécdota sobre otras experiencias que les pudiera dar nuevas pistas.

Pero todo esto no deja de ser un enfoque individual del programa (yo, mí, me, conmigo).

Tras estos años hay base suficiente para plantear alguna acción de carácter colectivo. Creemos que el potencial del programa se encuentra en su capacidad para compartir experiencias, dudas, fracasos, éxitos…

Por ello de cara a 2018 vamos a plantear diversos encuentros para socializar el conocimiento.

Sabemos de sobra que cuando se plantean estos temas se suele suscitar un interés que luego cuesta que se traduzca en asistencia, por cuestión de agendas, urgencias, imprevistos… lo cual lejos de desanimarnos nos reta.

Para ello en cada encuentro buscaremos que alguna organización cuente su experiencia como punto de arranque y a la vez identificaremos dos o tres cuestiones sobre las que debatir de cara a buscar nuevas respuestas.

Se admiten todo tipo de comentarios, sugerencias, críticas… y especialmente se valorarán los ofrecimientos.

Se trata de buscar de forma colectiva nuevas respuestas a las viejas preguntas y sobre todo ir encontrando también nuevas preguntas que nos desafíen.

¿Te animas?

Reinventar las organizaciones: el reto que permanece

El pasado día 13 se celebró en el Euskalduna un interesante encuentro en torno a la obra de Frederic Laloux “Reinventar las organizaciones”, algo de lo que desde hace muchos años se viene planteando en el País Vasco.

El evento fue organizado por K2K emocionando y en la mesa de dialogo que se conformó, moderada por Pedro Gorospe, participaron junto con el referido Frederic, Koldo Saratxaga y Ana Moreno.

El aforo estaba completo y se palpaba mucho interés. Entre las caras conocidas muchas personas que ya están recorriendo sus propios caminos en esto de reinventarse como organizaciones para dar espacio a las personas y los equipos en la construcción de su devenir.

Fue esperanzador que la diputada de Administración Pública y Relaciones Institucionales, de la Diputación Foral de Bizkaia, Ibone Bengoetxea hiciese la apertura. Sobre todo porque comentó que precisamente uno de los retos de la Diputación tiene que ver con su modernización y que para ello es clave mejorar los aspectos relacionados con la “gestión de las personas”.

Desde luego el potencial de una organización de 3.000 personas es increíble si se construyen las condiciones para que todo ese potencial pueda desplegarse. Hau dugu erronka potoloa!.

Uno de los principales valores de la obra de Frederic Laloux es que se basa en el análisis en profundidad de doce organizaciones variopintas en el que se han analizado sus estructuras y prácticas organizativas fundamentales. Concluye el autor que las organizaciones basadas en lo que él llama el paradigma evolutivo son más sanas y tienen un futuro más esperanzador.

Según comentó nos encontramos en un momento de transición aunque para ser capaz de verlo hace falta cambiar la metáfora con la que se interpretan las organizaciones. Hace falta pasar de ver las organizaciones como máquinas conformadas por multitud de piezas de un puzzle a una visión de las organizaciones como sistemas vivos.

Las primera de las ideas fuerza que plantea es la de la autogestión. Comenta que dado que la jerarquía no puede lidiar con la complejidad de la realidad hace falta favorecer que emerjan muchas jerarquías naturales. Para ello plantea una distribución del poder para tomar las decisiones de una manera mucho más distribuida. No se trata de que todas las personas tengan el mismo poder sino que cada una de ellas tenga el máximo poder posible. Para ello los mecanismos de coordinación son básicos.

Desde esta mirada las formas de tomar las decisiones, gestionar los conflictos, distribuir el poder, repartir los resultados, organizar los equipos adquiere otras dimensiones que pueden permitir la cacareada reinvención de las organizaciones.

Hizo una crítica severa a lo que denominó los juegos de los egos.Y es que en demasiadas ocasiones las reuniones se convierten en teatrillos donde cada quién desempeña el rol que se espera de él sin que muchas personas se atrevan a contar sus propuestas. Así que abogó por la construcción de espacios seguros dentro de las organizaciones para poder compartir nuestras capacidades, nuestras dudas, nuestros deseos.

También propuso soltar la necesidad de la planificación y el control para sustituirlos por esquemas basados en lo que denominó “percibir y responder”. La apuesta pasa por reforzar los procesos de escucha a lo que va emergiendo y aumentar la capacidad de respuesta ante la realidad, aunque no encaje con nuestras ideas previas. Se trata de activar la capacidad de actuar a medida que la realidad va aconteciendo.

Han creado una wiki en la que van desarrollando los conceptos en los que se basa su propuesta. Si bien advierten que no se trata de “implementar“ las prácticas de gestión propuestas sino, sobre todo, de tener una visión del mundo coherente con estas propuestas. Para ello es fundamental que la alta dirección sea consecuente con esta visión y que la propiedad posibilite de este tipo de propuestas.

Koldo Saratxaga por su parte hizo mención a las prácticas del Nuevo Estilo de Relaciones que proponen que se encuentran en sintonía con las indagaciones del autor belga.

Me tuve que ir antes de que concluyera el acto por otros compromisos por lo que me perdí las conversaciones posteriores a la presentación. ¡Una pena!.

El acto se grabó e imagino que en algún momento se podrá visionar. Mientras tanto he encontrado este vídeo en internet.

En cualquier caso quiero compartir que a medida que se iban produciendo las intervenciones mi lado nostálgico fue viajando a experiencias en las que hemos ido participando desde el Departamento para poner encima de la mesa este tipo de planteamientos. Entre los recuerdos que me llegaban están:

Muchas experiencias que demuestran estas cuestiones llevan mucho tiempo en el candelero y que apostar por ellas es una inversión que merece todos nuestros esfuerzos.

¡El reto permanece, nuestra ilusión también!

Ipar Etxe interiorismo

La Asociación de Carpintería de Bizkaia, lleva un tiempo trabajando, de la mano de Nekane Amondarain, en la dinamización del sector a través del impulso de experiencias para la mejora de los sistemas de gestión de sus organizaciones.

Se trata fundamentalmente de abrir debates internos para identificar proyectos concretos que les permitan ser más competitivas.

Posteriormente se buscará divulgar estas experiencias para compartir los aprendizajes y animar a nuevas carpinterías para que exploren estos caminos de avance y mejora.

En este contexto el pasado día 2 me acerqué a Ipar Etxe interiorismo para presenciar uno de los proyectos que están en marcha.

Alberto Etxeandia va a ser la persona consultora que les acompañe en este proceso.

En la tienda exposición nos esperaban Jon Ander, Carlos y Miguel.

Ipar Etxe es una carpintería que, además del taller, recientemente ha abierto una tienda para exposición, para llegar más y mejor a su clientes finales.

Esta apuesta ha tenido que ver con su deseo de visibilizar lo que hacen. Entienden que necesitan ofrecer sus servicios de la manera más global posible pues es lo que demandan sus clientes. Por ello hace algo más de un año dieron el paso de abrir la tienda.

Para iniciar el proceso Alberto les ha planteado una primera cuestión: ¿De qué cosas se sienten especial mente satisfechos en este proceso?.

Una invitación a explorar en los avances producidos, a verbalizarlos y a conectarse con esta emoción de logro.

Así fueron desgranando diversas cuestiones de las que se sentían orgullosos. Ha sido un año de mucho esfuerzo, con altibajos pero que ha demostrado que la apuesta merece la pena.

Al hablar constataron que la tienda se puede convertir en un lugar común con diversos colaboradores para ir construyendo un servicio más amplio que la propia carpintería.

Tienen claro que uno de sus elementos diferenciales debe ser la atención personalizada al cliente.

En otro momento Alberto les cuestionaba sobre cómo actuar para favorecer “que pasen cosas”, con cómo cultivar y activar el mundo de las relaciones para que su propuesta de valor sea cada vez más atrayente.

Porque una de las cosas que iba quedando manifiesta es que en la cabeza tenían muchas ideas, pero que hace falta poner foco. Hace falta elegir del amplio abanico de posibilidades que se les presentan aquellas que puedan ser las más interesantes a corto plazo.

Y es que reconocían que les cuesta organizarse, que a veces no saben decir que NO y que por momentos no dan abasto.

Ante ello Alberto les invitaba a identificar las 2 o 3 cosas que iban a aponer en marcha a corto plazo para mejorar, sobre todo para pasar del decir al hacer.

Otra propuesta fue trabajar también las fuentes de insatisfacción para poner encima de la mesa los proyectos que no han fluido al objeto de aprender de dichas experiencias.

En este sentido me llamó la atención la madurez con la que reconocieron sus errores en un proyecto determinado.

Lejos de quejarse expresaron que en sus relaciones con otros gremios hacía falta trabajar mejor los temas relacionados con el compromiso y la responsabilidad para no confundir la confianza con la falta de seguimiento.
Al final de la sesión hicieron una síntesis con los temas que habían ido apareciendo a lo largo de la reunión. Yo anoté los siguientes:

  • Hay que dedicar tiempo a lo que deja margen
  • Hay que poner foco en lo importante para no estar continuamente arreglando rotos y descosidos
  • La importancia de planificar bien la carga de trabajo para establecer prioridades
  • A veces en la vorágine del día a día tienden a hacer lo que les gusta en vez de lo que les corresponde y esta es una cuestión a trabajarse
  • La realidad es inevitablemente imprevisible, pero hay que aprender a llevar bien las riendas para evitar la sensación de ir a remolque, para ello conviene fomentar la capacidad de autoorganización.
  • Cuando se quieren conseguir grandes objetivos, es mejor fraccionarlos en pequeños pasos

Al final de la sesión la sensación con la que yo me quedé es que se habían empezado a poner las bases para avanzar. Mucha sinceridad y realismo.

Nos convocamos para dentro de dos semanas para pensar el tipo de organización en el que se quieren convertir en los próximos años. Seguro que el abordaje de sus sueños les permite que vayan tomando forma.

Mila esker Jon!

¡Cada cierto tiempo nos ocurre!.¡ Alguien viene y/o alguien se va del Servicio!. ¡Es ley de vida!.

Con cada marcha y cada incorporación todo cambia. A veces en la superficie no se nota demasiado pero la procesión (o la alegría) va por dentro.

A veces podemos parecer piezas intercambiables de un puzzle administrativo pero nunca es así. Cada quién vivimos de distinta manera estos cambios. Y es que cada uno tenemos nuestra forma de reaccionar, ¡con nuestras luces y nuestras sombras!. Y vamos conformando un equipo que a veces fluye y otras chirría.

Todo esto viene a cuento de que una de las personas que nunca sale en las fotos, se acaba de ir a otro Servicio. Se trata de Jon Abio.

Lo ha hecho por elección, tras estar algo más de 6 años con nosotros, que se dice pronto.

Y estos momentos de cambio no puedo evitar pensar sobre todo en quién se va, aunque también en quién llega y en los que nos quedamos.

Una de las asignaturas pendientes que tiene la Administración es cómo valorar, reconocer, estimular al conjunto de los y las administrativas.

Su labor es muy valiosa por toda la carga de trabajo administrativo que desarrollan pero en general les reconocemos poco.

La mayoría de las veces el trabajo es repetitivo y hay que esforzarse para mantener la atención en trabajos poco gratificantes.

Tienen muchas veces un jefe invisible: la aplicación informática, que lo mismo les facilita la tarea que les encorseta y maniata en lógicas que no se han pensado para ellas.

Por no hablar de los vaivenes entre períodos en que todo llega a la vez y es para ayer, con otros momentos en los que aparece el tedio por falta de contenido, que cada cual combate cómo puede.

En el caso de Jon siempre me ha llamado la atención sus contrastes.

Su apelación a la jubilación por obsolescencia técnica de la función administrativa por razón de la informática, su escepticismo sobre el valor de algunas de las propuestas que ofertamos… Y a la vez destaca por la buena atención telefónica que siempre ofrece, su capacidad de hacer el trabajo con rapidez y eficiencia y también por lo limpia que tiene la mesa de papeles.

Para mí cada vez que hay un cambio de este tipo es un momento adecuado para reflexionar sobre lo que nos está faltando para ofertar propuestas laborales más interesantes a este colectivo para que, al menos a ratos, se sientan más identificados con lo que les toca desempeñar. Y sobre todo para ofertar contenidos diferentes a los actuales con mayor valor desde su punto de vista.

No es tarea fácil, sino ya se hubiera hecho. Pero es un reto que merece la pena. Hace falta más escucha, mucha empatía y cambiar de gafas para ver otras posibilidades.

Gracias Jon por todo lo que nos has dado y sobre todo por haberte mostrado tal cómo eres.

Suerte en tu nuevo destino! Te vamos a echar de menos!

Isoleika: La “suerte” de abrir las puertas

Tras la vuelta de las vacaciones de verano, una de las primeras actividades que me ha correspondido hacer ha sido la visita de seguimiento del proyecto Isoleika dentro del programa Kudeabide.

Así que le he animado a mi compañero Aitor Ortega para que me acompañe en la intuición de que iba a ser una visita con mucho aprendizaje.

Nos ha recibido el gerente Iñigo Garai que con mucha paciencia y detalle nos ha ido contando las distintas vicisitudes que han recorrido en este último año dentro del proceso de elaboración de su “plan estratégico” 2017/2020.

Llama la atención que una empresa como Isoleika con un tamaño tan reducido realice periódicamente una reflexión estratégica tan profunda. Sin embargo para ellos es un tiempo que se (auto)conceden para reflexionar, para salir de la vorágine del día a día y calmarse y (re)plantearse nuevos retos.

A diferencia de las ocasiones anteriores que lo han hecho de manera autónoma, en este caso han contado con el valioso acompañamiento de Azaro Fundazioa que es quién ha dinamizado todo el proceso.

Según Iñigo la principal aportación de Azaro ha sido la propuesta de que se “abran” a captar las opiniones y sugerencias del mayor número posible de personas, de dentro y de fuera de la organización. Así que han abierto puertas y ventanas para que entre aire fresco.

Para ello han identificado diversas personas a las que implicar en una especie de construcción colectiva de su plan estratégico. Han hablado con clientes, con distribuidores, con proveedores, con personas de la competencia, de la división de componentes de la Corporación Mondragon, de Eika y por supuesto de Isoleika.

En ellas se les ha pedido feedback de cómo les ven, de cómo podrían enfocar mejor su capacidad de ofertar sus servicios y que nuevas oportunidades comerciales pueden existir.

Reconoce también que han tenido la “suerte” de encontrar gente muy valiosa y con mucha experiencia que se han implicado en el proceso y que les han dado pistas para encontrar nuevas aplicaciones potenciales para su producto. Les han señalado nuevos lugares en los que mirar, nuevas posibles alianzas que explorar y así han sido capaces de redefinir su posicionamiento.

Y es que si algo ha hecho Isoleika desde su nacimiento allá por 2010 ha sido reinventarse continuamente, adecuarse a los vaivenes del mercado, cambiar las apuestas a medida que el mercado nos las validaba.

Así una cooperativa que nació de la mano de Eika para suministrar paneles aislantes para frigoríficos, ha ido buscando nuevos mercados en el mundo de los ascensores para el tema de los paneles ignífugos y actualmente están entrando el sector termosolar.

Si algo les caracteriza es esa capacidad de adaptación y de afrontar las dificultades a través de la identificación de nuevos retos.

Siguiendo con la metáfora de la “suerte” están empezando a colaborar con una empresa alemana muy potente de la competencia con la que han descubierto que se complementan en gama. Algo impensable, algo casi imposible y sin embargo algo tan real que les permite ir mejor que nunca. Todavía les falta suelo, tienen que consolidar varias de las apuestas que tienen abiertas.

La “suerte” también es necesaria. Hay proyectos que surgen que no estaban previstos pero ellos demuestran su capacidad para leer las oportunidades que van emergiendo en el mercado y su actitud proactiva. No esperan. Saben que no pueden pararse en un mercado también cambiante y con una competencia tan fuerte.

Y sin embargo cada cierto tiempo deciden regalarse estos “espacios de calma” en los que siembran las condiciones para que la “suerte” les acompañe. Y es que la inspiración y la suerte, siempre les pilla trabajando.

¡Zorionak al equipo de Isoleika y a todas las personas colaboradoras!

¡Que la suerte os siga acompañando! 

Caminante no hay camino se hace camino al andar

Continuando con la referencia a la no existencia de fórmulas mágicas con la que Luis Becerra acaba su post sobre el Congreso Innovation Growth Lab 2017, me gustaría añadir un par de líneas más en relación a la experimentación.

Y es que, a pesar de como bien dice Luis, no existen fórmulas mágicas que garanticen los resultados esperados de una determinada política pública, la experimentación de las políticas públicas fue otro de los temas que cobró especial relevancia a lo largo de las sesiones plenarias y talleres de trabajo que tuvieron lugar en el evento organizado por Nesta. Cuestión completamente lógica, habida cuenta de la actividad de quienes organizaron el evento, pero que no por ello deja de ser interesante.

En este sentido, se defendió que las políticas públicas deben estar basadas en evidencias (evidence based policy making) y no al revés (policy-based evidences). Para ello, es preciso testar los diseños previos de las políticas a través de experimentos y revisar dichos diseños en función de los resultados obtenidos en los experimentos. Es así como la experimentación se convierte en una manera de acelerar el aprendizaje, explorar lo que a priori no resulta obvio, transformar la incertidumbre en riesgo y de reformular el fallo. Consiste pues, en diseñar políticas públicas siguiendo un proceso circular similar al PDCA basándose en hipótesis contrastables en lugar de concebirlas de forma lineal, es decir, fundadas en asunciones del tipo “si hago esto ocurrirá aquello”. De acuerdo a uno de los ponentes del evento, tan sólo el 20% de las soluciones a un problema son obvias, luego al experimentar con hipótesis en lugar de diseñar políticas basándonos en asunciones, nos ofrece la posibilidad de dar con el otro 80% de las soluciones al mismo problema.

Esto que más de uno puede considerar obvio, sólo lo han puesto en práctica, o cuando menos lo dan a conocer con el nombre de experimentación, en algunos pocos países, entre los que caben destacar Singapur, Finlandia y Canadá. Estos tres países tienen, de hecho, un órgano administrativo que impulsa la experimentación de políticas innovadoras con objeto de buscar esa fórmula mágica que he citado al inicio, cual si fueran el Ministerio de Magia de Hogwarts, con los debidos respetos.

La estrategia de desarrollo de Singapur, país que uno de los ponentes presentaba como un experimento o living lab en sí mismo, se basa en tres pilares: inversión en I+D, 7 estrategias pilotadas por un Committee on the Future Economy y una inversión masiva en re-capacitación orientada a todos sus habitantes, con objeto de hacer mejor lo que ya saben hacer bien, reforzar y escalar las capacidades de las empresas y digitalizar la economía. Con todo, el representante de Singapur, país que más invierte en I+D+i (19 billones de dólares en 2020) en el mundo, no fue del todo claro a la hora de responder a cómo cerraban el ciclo de inversión, es decir, como obtienen los ingresos para invertir tanto.

Finlandia, considerada un caso de éxito, también dispone de un órgano administrativo específico, Finnish Government’s Office of Experimentation. El éxito de sus políticas públicas reside en la combinación de una cultura del emprendimiento que les dota de agilidad y de la innovación o experimentación a la hora de elaborar las correspondientes políticas. Un buen ejemplo de lo anterior es el experimento que han lanzado antes de abordar una mejora de su sistema de protección social, a través del cual están probando a cambiar los baremos de su RGI.

En lo que respecta a Canadá, la experimentación tiene su origen en un mandato directo del Primer Ministro mediante el cual se obliga que cada departamento destine un porcentaje de su presupuesto a ello. Es decir, cada departamento debe reservar un determinado porcentaje para experimentar con nuevos enfoques y medir el impacto de sus programas. De ese modo, la experimentación, la transparencia y la “digitalización administrativa” se han convertido en los tres aspectos que promueve el gobierno de Canadá.

En general, de los casos de experimentación expuestos, destaca la idea de que la experimentación requiere un contexto basado en regulaciones (más) inteligentes y la colaboración entre todos los agentes del ecosistema innovador :Administraciones Públicas, Universidades y sector educativo, empresas, agencias de desarrollo y otros agentes intermedios así como los propios emprendedores y los innovadores.

Y aquí es donde quería llegar. Ya de vuelta de a casa, el Servicio de Innovación del Departamento de Desarrollo Económico y Territorial contaba con un análisis preliminar de los proyectos presentados a la convocatoria Elkarlanean 2017. Como dice el Decreto que lo regula “este programa acoge el desarrollo de proyectos de innovación en colaboración como estrategia de crecimiento así como el análisis de la viabilidad técnica, económica y legal de aquellas oportunidades de negocio identificadas de manera cooperativa entre empresas. En esta estrategia es también crucial contar con la complicidad de todos aquellos agentes intermedios que de unas u otras formas ya están tratando de fomentar este tipo de proyectos”. Es decir, estamos apuntando en la dirección que marcan las tendencias que se mostraron durante el congreso; la colaboración. Sin embargo los resultados no han sido los previstos, luego tendremos que analizar por qué y quizá reformular el programa.

Mientras tanto, a falta de fórmulas mágicas y universales que resuelvan nuestros problemas, al igual que hace un par de semanas lo hice volando a Barcelona, esta tarde acudiré caminando a la Conferencia de Competitividad del País Vasco 2017, donde espero recabar ideas que también nos sean útiles en el marco de la reflexión que estamos llevando a cabo en el Servicio de Innovación para tratar de mejorar nuestros programas.

Al fin y a al cabo, como decía Machado: “caminante no hay camino se hace al andar”.

Unai Castro

IGL 2017: Buscando ideas para mejorar los programas de promoción de la innovación

En el marco de la reflexión que estamos llevando a cabo en el Servicio de Innovación para tratar de mejorar nuestros programas, el pasado 13 de junio Unai Castro y quien suscribe volamos a Barcelona en busca de ideas y con la intención de conocer más de cerca las experiencias que existen en otros lugares del mundo en el ámbito de la innovación. Allí asistimos a la Innovation Growth Lab Global Conference 2017, organizada por la fundación Nesta, y que en torno a las políticas de la innovación y del crecimiento congregó a más de 200 personas de 32 países procedentes de administraciones públicas, fundaciones, centros de investigación, agencias intermedias de desarrollo, entidades financieras, empresas de consultoría y otros agentes privados.

La conferencia se celebró en dos días, con una jornada inicial dedicada a la conferencia propiamente dicha, distribuida en 2 sesiones centrales y 9 paralelas, y una jornada adicional (el 14/06/2017) dedicada al Policy & Practice Learning Lab, en el que se trabajaron nuevos modelos de promoción de la innovación, apoyo al intraemprendimiento y de aceleración del crecimiento empresarial.

El formato de sesiones era muy ágil estaba planteado para fomentar la participación de los asistentes, a través de dos o tres ponencias de apertura, breves y muy orientadas a generar debate y reflexión en torno a un tema principal, para posteriormente, dedicar una gran parte de la sesión a preguntas y opiniones de los asistentes o del moderador. De este modo, lejos de plantear verdades absolutas o conceptos indiscutibles, el resultado de cada sesión terminaba siendo una recopilación de experiencias, ideas y valoraciones, que cada asistente ordenaba y ponderaba en función de su propia experiencia y del interés y las expectativas puestas en cada tema.

En mi caso particular, pude anotar una serie de ideas que pueden clasificarse en torno a cuatro ideas:

  1. Una de mis principales expectativas era conocer lo último en los ámbitos de la industria 4.0 y el análisis de big data. Sin embargo, la realidad es que si hubo un aspecto en el que se puso el foco a lo largo de la conferencia, lejos de ser las últimas tendencias en tecnología, ése fueron las personas. Y es que todas las opiniones apuntan a que son las capacidades y cualificación de las personas el aspecto clave que determina cualquier política de desarrollo tecnológico, independientemente de la perspectiva que adoptemos: así, desde una perspectiva de empresa la cualificación de los empleados es un factor esencial para que la transferencia de tecnología sea o no exitosa, es decir, rentable; y desde una perspectiva más amplia, de país o de sociedad, resulta fundamental que las políticas educativas tengan en cuenta las capacidades digitales y tecnológicas que el mercado va a demandar como consecuencia de los fenómenos de automatización y computerización, así como que existan políticas que promuevan la re-capacitación de la fuerza laboral para adaptar el tejido productivo y revertir así los impactos negativos (desempleo masivo) que dichos procesos amenazan con generar. Todo ello, sin olvidar que la formación no puede nunca perder de vista la esencia de cada trabajo; por ejemplo, en la producción de videojuegos, en los países de formación digital avanzada, lo que verdaderamente necesitan son contadores de historias (story-tellers).
  2. Sin perder de vista lo anterior, es evidente que la tecnología es un factor clave de competitividad y que los retrasos en la incorporación de la misma pueden implicar a las empresas pérdidas de competitividad e incluso dejarlas fuera del mercado. Sin embargo, la transferencia de tecnología sólo es realmente efectiva si la empresa tiene interiorizados unos mínimos estándares de gestión que le permitan definir sus necesidades tecnológicas y rentabilizar las ventajas de la tecnología adquirida y siempre que la posición tecnológica de la empresa no sea excesivamente elevada, ya que en ese caso los requisitos y necesidades de personalización suelen ser excesivamente altos para las posibilidades del mercado.
    Se ve, por tanto, que no es efectivo aplicar el mismo tipo de política a todas las empresas, sino que hay que complementar las ayudas a la inversión, eficaces en el segmento medio de empresa, con otras actuaciones que en las empresas que no alcanzan los mínimos citados deben orientarse a fomentar las mejoras en gestión y cualificación, y en empresas gestionadas en clave de excelencia, deben priorizar el apoyo a proyectos de I+D.
  3. Si de algo se habló en los diferentes foros y talleres fue de que las políticas públicas deben estar basadas en evidencias, para lo cual es preciso testar los diseños previos de las políticas a través de experimentos y revisar dichos diseños en función de los resultados obtenidos.
    Ahora bien, esa experimentación requiere que se den ciertas condiciones técnicas de partida en las política a ensayar (muestra e indicadores adecuados, factibilidad de la modificación, indicadores definidos, etc.) así como otras premisas no menos importantes, como son la existencia de un contexto basado tanto en regulaciones y acuerdos o de una cultura de aceptación del fracaso.
  4. Una forma de entender las oportunidades y necesidades que se nos presentan a las administraciones que trabajamos en el ámbito de la promoción económica es considerar que existe un ecosistema conformado por todos los agentes implicados (Administraciones Públicas, Universidades y sector educativo, empresas, y otros agentes), que presentan una serie de interrelaciones que hay que cuidar, y que requieren de acciones destinadas a fomentar entre ellos la colaboración y la difundir del conocimiento (buenas prácticas, enseñanzas, etc.).
    El cuidado de ese ecosistema exige, además, que la búsqueda de beneficios vaya más allá que la simple consecución de crecimientos a corto plazo; requiere incluir entre los objetivos de las políticas el lograr que los crecimientos sean inclusivos, es decir, que tengan un saldo de beneficio neto en la comunidad, lo cual obliga a valorar cómo afectan las ayudas al resto de agentes del sistema (one firm’s gain is another firm’s pain).

En resumidas cuentas, y partiendo de la premisa de que no hay fórmulas mágicas, lo que los nuevos tiempos requieren de las administraciones públicas es que sean capaces de innovar en el diseño de las propias políticas que ponen en marcha y, eso sí, que lo hagan basándose en evidencias y sean capaces de contrastar sus resultados, condiciones necesarias para que las políticas funcionen y generan la necesaria credibilidad en la sociedad.

Luis Becerra

Visita al Centro de Fabricación Avanzada Aeronáutica

El pasado 22 de Mayo, la mayoría de las personas que formamos parte del Servicio de innovación realizamos una visita a las instalaciones de CFAA (Centro de Fabricación Avanzada Aeronáutica) en Zamudio.

Nos recibió D. Norberto López de Lacalle, profesor de la Universidad del País Vasco, que nos explicó qué cómo surgió CFAA, sus objetivos y nos guió por sus instalaciones.

Así, CFAA nació por un acuerdo entre la Universidad y algunas empresas y con el apoyo de la DFB y el Gobierno Vasco. Actualmente,además de estas instituciones cuenta con el apoyo de empresas asociadas que, principalmente, pertenecen a los sectores de la aeronáutica, la máquina – herramienta y sectores auxiliares a éstos.

Su objetivo es desarrollar tecnologías avanzadas de fabricación en fase ya muy cercana a su implantación en las empresas del sector de la aviación. Nos explicó que, de acuerdo con el llamado MRL (Manufacturing Readiness Level) o lo que es lo mismo el grado de preparación de una pieza para la fabricación, un nivel que se divide en 9 etapas, de las cuáles la 1 es cuando se empieza a concebir una pieza y la 9 es la inmediatamente anterior al comienzo de la producción, ellos se centran en las etapas 5 y 6 (Son las etapas que unen la fase de laboratorio con las primeras fabricaciones de demostración en las máquinas donde se van a producir definitivamente las piezas).

Es decir, las empresas que acuden al CFAA pueden realizar pruebas de fabricación sin necesidad de invertir en este tipo de maquinaria hasta haber podido contrastar que los resultados son los buscados. Además el CFAA puede ayudarles en muchísimas actividades, como por ejemplo:
– Fabricación de prototipos
– Validación de piezas tras cambios en el diseño o en el proceso
– Validación de nuevos proyectos
– Demostraciones a clientes
– Etc.

Para ello cuentan con maquinaria de última generación, gran parte de ella fabricada por empresas vascas que pudimos ver in situ, aunque desgraciadamente, la mayoría no estaban en funcionamiento en aquel momento.

De entre la maquinaria que pudimos ver, eran de destacar cuatro centros de mecanizado: de las marcas Danobat, Hermle, GMTK e Ibarmia. En el caso de estas dos últimas marcas, los centros de mecanizado habían supuesto para estas empresas un salto cualitativo importante en el nivel de producto de lo que habían hecho hasta ahora por lo que el CFAA supone un banco de pruebas ideal para su nueva maquinaria. Además de tratarse de máquinas muy avanzadas tecnológicamente, se trata de máquinas de gran tonelaje, por lo que ha sido necesario, acondicionar el suelo previamente para poder acogerlas.

Otras máquinas dignas de mención son dos de electroerosión de la marca Ona y otras dos de fabricación aditiva (impresión 3D) de piezas metálicas. Además disponen de aparatos de metrología y de inspección por Rayos X.

Se han instalado en una nave del Parque Tecnológico de Zamudio, donde anteriormente estaba Robotiker. Y si algún pero se le puede sacar al proyecto es que, según el Sr López de Lacalle, debido al éxito del proyecto, pronto se quedarán con falta de espacio en la nave actual y el previsible futuro traslado será complicado debido al gran tonelaje de los centros de mecanizado.

En fín, un proyecto muy interesante que, sin duda va a contribuir a mejorar la competitividad de las empresas vascas de los sectores aeronáutico, máquina-herramienta y auxiliares que puede servir de ejemplo para futuros proyecos de innovación y una visita realmente motivante.

Ramón Sagristà Lasa

Del deseo a la acción

El pasado viernes nos juntamos 26 personas para identificar cuestiones de interés en torno a cómo mejorar la competitividad de las pequeñas empresas.

Previamente desde las agencias comarcales de Busturialdea, Duarangaldea y Ermua se habían hecho visitas a empresas para identificar sus principales áreas de interés. De dichas visitas se extrajeron estas 5 cuestiones clave:

• Cómo diversificar clientes y vender más
• Como gestionar mejor el tiempo y las prioridades
• Como abordar los procesos de relevo generacional
• Cómo cooperar de una manera efectiva
• Cómo salir a mercados internacionales

En la ronda de presentación inicial compartimos quiénes somos (y alguna de nuestras aficiones) así como éxitos conseguidos a nivel de empresa y retos que tenemos entre manos.

Fue muy interesante escuchar las distintas experiencias y opiniones que cada cual mostramos para darnos cuenta de que aunque muchos no nos conocíamos, sin embargo teníamos muchas cosas en común.

Además también queríamos traer a la sesión la sensación de logro. Ya que posteriormente íbamos a hablar de preocupaciones y retos, era interesante llenarnos de la energía de superación por la que ya hemos ido transitando.

Tras ello nos juntamos en pequeñas mesas de 5/7 personas para hablar de los temas antes mencionados. Se trataba de crear microespacios donde todos tuviéramos tiempo para traer nuestra necesidad y compartirla para poder contrastarla.

Hicimos dos rondas para que cada quién al menos pudiera abordar dos de las temáticas identificadas.

Fueron momentos de mucho diálogo y mucha sinceridad. En general el tono fue muy propositivo y constructivo. No se trataba de “llorar” sino de nombrar todo aquello que nos reta y empezar a atisbar posibles soluciones.

Se alternaron momentos de coincidencias y de discrepancias. Los primeros sirvieron para ver que en este camino no estamos solos y los segundos fueron útiles para conocer otros puntos de vista con los que enriquecer cada mirada.

Tras las dos rondas y un reparador cafecito pusimos en común las principales conclusiones de las mesas.

Fue como sacar una foto panorámica a todo el trabajo previo. Sirvió para concretar posibles cursos de acción para abordar estas cuestiones. Ahora toca llevar esos hitos a la realidad. En ello estamos.

Aunque al menos yo quisiera compartir una anécdota que para mí fue muy significativa.

Se produjo cuando la mesa que trató el tema de “gestionar el tiempo” comentó que hay gente cuyo reto es qué hacer con el tiempo ocioso. En este sentido se contaron algunas experiencias en las que a determinadas personas se les había animado a abordar trabajos para los que estaban especialmente capacitados por sus talentos naturales. Y es que a veces encasillamos a las personas según la tarea que desempeñan y no sabemos ver su potencial. En estos casos un problema como el tiempo ocioso había servido para asignar nuevas funciones donde todos ganan: cada persona y la organización.

Todo ello nos llevó a hablar de lo condicionados que estamos por nuestros respectivos sistemas de creencias y la necesidad de quitarnos de vez en cuando las gafas con las que miramos la realidad para descubrir nuevos detalles.

Hace tiempo escribí un cuento titulado “Si no lo creo no lo veo” que se hace eco de esta realidad. Y es que creemos que vemos lo que es, cuando realmente vemos como somos. Por eso nos cuesta tanto salir de nuestra forma de entender la realidad. En este sentido este tipo de encuentros creo que son valiosos para avanzar en esa comprensión.

Al despedirnos la sensación era muy positiva. Se palpaban las ganas de seguir trabajando en las cuestiones planteadas para que esto no sea flor de un día.

Y ya que estamos en primavera, en época de florecer, como dice Irma, ahora se trata de pasar del deseo a la acción.

Tres programas y una intención: Construir futuro

En el Boletin Oficial de Bizkaia de hoy se publica la normativa de tres programas de subvenciones del Departamento de Desarrollo Económico y Territorial dirigidos a fomentar la competitividad de las empresas de Bizkaia.

En concreto se trata de los programas 2I, chequeos tecnológicos y Kudeabide.

El Plan 2I integra los planes de Promoción de la Innovación y Afipyme de años anteriores. Oferta subvenciones de hasta 120.000€ para financiar proyectos de innovación así como inversiones tecnológicamente avanzadas. Es la oferta estrella, no en vano dispone de un presupuesto de algo más de 5.500.000€.

Este programa pretende financiar todos aquellos proyectos de innovación y de inversión que permitan dar un salto de competitividad significativo a las empresas del Territorio.

Se buscan tanto proyectos con impacto como el fomento de la innovación en empresas con poca experiencia en los terrenos de la innovación, para ello se otorga un plus de 10 puntos a este tipo de organizaciones para que también puedan competir en la asignación de recursos.

Para pulsar el tipo de proyectos que se financian nada mejor que conocer los testimonios de algunas de las personas que han participado en ediciones anteriores que nos cuentan su experiencia.

Por su parte la oferta del programa Chequeos Tecnológicos es muy potente. Financia el 80% de los gastos externos para el abordaje de cualquier cuestión tecnológica que una Pyme pueda tener . De hecho se entiende por Chequeo Tecnológico el asesoramiento realizado por un Agente Tecnológico sobre un problema concreto detectado por la empresa en uno de sus productos o procesos productivos, que implantará la solución más adecuada, o bien, aportará la información clave necesaria para afrontar la solución idónea.

En resumen una vía de financiación privilegiada para solventar o encauzar cualquier dificultad tecnológica que tenga una empresa gracias a la capacidad de las ingenierías, los diseñadores industriales, los centros de formación profesional y los centros tecnológicos.

¡Dificil dar más!

Y por último el programa Innobideak-Kudeabide que llevamos varios años ofertando en coordinación con el Gobierno Vasco, las Diputaciones de Araba y Gipuzkoa y con la colaboración de Euskalit.

En este caso el propósito es favorecer los proyectos de mejora de la gestión.

Se trata de que los sistemas de gestión de las empresas posibiliten unas formas de hacer y relacionarse que sostengan los diferentes proyectos de futuro que las empresas quieran acometer. En este sentido este programa persigue que este tipo de cuestiones estén en las agendas de las empresas de una manera preferente.

Toma como referencia el modelo de gestión avanzada como un espejo en el que las empresas pueden mirarse a la hora de identificar los proyectos de mejora más convenientes.

Para ello, con el respaldo de Euskalit, las empresas pueden solicitar con carácter gratuito un contraste externo a través de la página www.kudeabide.com . El 31 de Mayo finaliza dicho plazo por lo que es preciso hacerlo cuanto antes.

En suma tres programas diferentes que se suman a otros, como el de Elkarlanean que sigue en vigor hasta el 26 de mayo, persiguen un objetivo común: construir futuro.

Y para ello nada mejor que aprovechar eficientemente las capacidades internas de las organizaciones así como los múltiples recursos existentes en el ecosistema económico de Bizkaia.

En definitiva se trata, como dice Bart Kamp y su equipo de Orkestra, que en nuestro Territorio cada vez haya más “campeones ocultos” líderes a nivel internacional en sus respectivos nichos de mercado.

Según se describe en el informe de Orkestra “Mapeo y caracterización de líderes en nichos de mercado internacionales en la Comunidad Autónoma del País Vasco”, estas empresas son de tamaño mediano y actúan en nichos muy definidos, donde son líderes europeos o mundiales en cuota de mercado.

Y de entre las conclusiones de dicho informe hay una que queremos destacar: “que existe una interesante interdependencia e interrelación entre varias de las empresas citadas, así como entre las empresas que son y no son líderes en algún nicho de mercado internacional. Esto es así hasta el punto de que se puede afirmar que la colaboración entre las empresas hacen que los líderes en nichos de mercado internacionales deban en parte su estatus a las otras empresas”.

Pues eso, que detrás de la lista oficial de “los campeones ocultos” hay una larga lista de campeones y campeonas que facilitan el triunfo colectivo.

¡Que los programas hoy aprobados sirvan para poner su granito de arena en este esfuerzo colectivo!

Arbela. Bideak Eginez.